Revolución de 1952 en Bolivia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Revolución de 1952 (Bolivia)»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Revolución Nacional
Revolucion Nacional.jpg
Diferentes momentos de la revolución
Contexto del acontecimiento
Fecha 9 de abril de 1952 - 11 de abril de 1952
Sitio Bolivia
Impulsores Víctor Paz Estenssoro, Hernán Siles Zuazo, Juan Lechín Oquendo, Walter Guevara, Carlos Montenegro
Motivos Inmediatos, desconocimiento de la victoria electoral del MNR, renuncia del presidente Urriolagoitia y nombramiento arbitrario primero de de una junta de gobierno y luego de Hugo Ballivian como presidente. Estructurales, agotamiento del antiguo orden oligárquico.
Influencias ideológicas de los impulsores Nacionalismo Revolucionario, Populismo, indigenismo.
Gobierno previo
Gobernante Hugo Ballivian
Forma de gobierno Autoritarismo y oligarquía
Gobierno resultante
Gobernante Víctor Paz Estenssoro(1952-1956, 1960-1964 y 1964), Hernán Siles Zuazo (1956-1960)
Forma de gobierno Nacionalismo Revolucionario
[editar datos en Wikidata ]

La Revolución boliviana de 1952, popularmente conocida como la Revolución Nacional (RN), marca el ingreso de Bolivia al siglo XX. Es un periodo que comprende desde el 9 de abril de 1952 hasta el golpe de estado del 4 de noviembre de 1964 durante el cual gobernó el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR). En estos doce años el MNR llevó a cabo un proceso de modernización que cambió el rumbo del desarrollo político, económico y social del país.

La RN realizó transformaciones fundamentales en la participación ciudadana, la distribución de tierras –a través de una reforma agraria que logró acabar con el régimen terrateniente imperante en el occidente del país–, control del Estado sobre los recursos naturales y la economía boliviana. Incorpora además, por primera vez, al escenario político nacional a la mayoría indígena-campesina y a las mujeres, al establecer el voto universal. Fue una revolución social que en su momento fue equiparada a la Revolución mexicana y que antecedió a la Revolución cubana. Se desarrolló en el contexto de la Guerra Fría y fue la única de las revoluciones sociales de América Latina que contó con el apoyo de los Estados Unidos.

Antecedentes[editar]

Los orígenes de esta revolución se encuentran en la Gran Depresión y la derrota de Bolivia en la Guerra del Chaco. La Gran Depresión debilitó a la Gran Minería, auspició el ingreso del Estado a la economía a través del control de divisas y cupos de exportación de estaño.[1] A su vez, la derrota sufrida por Bolivia en el Chaco demostró las limitaciones del modelo político y económico vigente hasta entonces, agotó a los partidos políticos tradicionales de la oligarquía y puso en evidencia la fragilidad del Estado boliviano.[2]

Un antecedente importante fue el gobierno de Gualberto Villarroel (1943-1946) durante el cual se realizaron esfuerzos por incrementar el control del estado sobre la minería, el MNR co-gobernó con los militares y se llevó a cabo el Congreso Indígena de 1945 que inició la radicalización en el área rural.

Inicios[editar]

El año 1951 el MNR obtiene un triunfo en las elecciones. De forma inmediata se forma una Junta Militar de Gobierno (auspiciada por la oligarquía minera) para evitar la llegada al poder del MNR. La reacción de la población no se deja esperar el 11 de abril, y surge un movimiento liderado por los obreros de las minas en contra de la Rosca, derrotándose al ejército con un saldo de 490 muertos. Inmediatamente, se forma un gobierno a la cabeza de Hernán Siles Zuazo junto a Juan Lechín Oquendo, quienes cargados en hombros por la masa obrera boliviana son llevados hasta el Palacio Quemado para que asuman el mando hasta el regreso de Víctor Paz Estenssoro.

Desarrollo[editar]

Revolución Nacional, abril de 1952








Voto Universal[editar]

El 21 de julio de 1952 el gobierno implantó el voto universal. Al otorgar el derecho a voto a analfabetos, indígenas y mujeres, se incrementó en número de electores de 205 000 (6.6 por ciento de la población total) en 1951 a 1 125 000 (33.8 por ciento) en 1956. La ampliación del derecho a voto era una medida radical en el contexto latinoamericano. Por ejemplo, el voto a la mujer recién se otorgó en el Brasil en 1946, en la Argentina en 1951, en Chile en 1952, en México en 1955 y en Perú en 1956. El voto a los analfabetos fue concedido en 1980 en el Perú y recién en 1986 en Brasil.[3]

Central Obrera Boliviana[editar]

La Central Obrera Boliviana (COB) fue fundada el 17 de abril de 1952 con el objetivo de integrar los sindicatos de mineros, fabriles, ferroviarios, bancarios, gráficos, empleados de industria y comercio, constructores, panificadores y campesinos. Su primer secretario ejecutivo fue Juan Lechín Oquendo, que había sido secretario ejecutivo de la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (FSTMB) fundada en 1944. Lechín también era Ministro de Minas y Petróleo del primer gabinete de Víctor Paz Estenssoro. Entre los objetivos principales de la COB estaba luchar por la nacionalización de las minas y ferrocarriles, por la revolución agraria y la derogación de medidas anti obreras dictadas por gobiernos anteriores.[4] Durante todo el gobierno del MNR la COB fue "el ala revolucionaria radical" de la revolución exigiendo la aceleración y profundización de los cambios sociales y económicos.[5]

Disolución y reforma del ejército[editar]

El MNR redujo el tamaño del ejército de aproximadamente 20 000 a 5000 soldados entre abril de 1952 y enero de 1953, al licenciar a los conscriptos. Además, se estima que retiró a alrededor de 300 oficiales. El presupuesto del ejército fue recortado de 20 % del presupuesto general a la mitad en 1953 y a 6,7 % en 1957.[6] En reemplazo del ejército, el MNR formó milicias urbanas de obreros y rurales de campesinos. Entre 1952 y 1956, la policía y las milicias populares predominaron en la seguridad interna y orden público. A partir de 1956 y hasta 1964, se redujo la legitimidad de las milicias y la importancia de la policía a medida que se re-constituyó el ejército, quién predominó en la seguridad interna y orden público.[7]

Nacionalización de las minas[editar]

Reforma Agraria[editar]

La reforma agraria en Bolivia, 1953

A mediados del siglo XX Bolivia contaba con un sistema agrario latifundista caracterizado por una desigual tenencia de la tierra, condiciones de trabajo semi-feudales y con baja capacidad de proveer alimentos a Bolivia. Aproximadamente 4.5 % de la población era propietaria del 70 % de la tierra agrícola.[8] El trabajo agrario consistía de un sistema del control de la mano de obra a través del acceso a tierra a través de prestaciones laborales. Adicionalmente, los indios tenían que aportar con semillas, herramientas y hasta animales para realizar el trabajo. Además de obligaciones laborales agropecuarias, los indios estaban obligados a ofrecer servicios personales remanentes de la época colonial (pongueaje) al hacendado y su familia. [9] La ineficiencia del sector agropecuario era tal que entre el 35 al 40 por ciento de las importaciones eran de alimentos.[8] En enero de 1953 se organizó un Comisión de Reforma Agraria presidida por el Vicepresidente Hernán Siles Suazo con miembros de partidos de la oposición como el POR y el PIR y miembros del MNR. El 3 de agosto de 1953 en Ucureña, Cochabamba se firmó el Decreto de Reforma Agraria. El decreto ofrecía indemnización a los terratenientes y otorgaba las tierras de las haciendas a los indios a través de sus sindicatos y comunidades con la condición que no fueran vendidas a título personal. [10] El sistema de implementación de la reforma era engorroso. De los 15 322 casos iniciados entre 1953 y 1966, solo se llegó a concluir 7 322 o el 48,8 %. Entre 1954 y 1968 el Servicio Nacional de Reforma Agraria había procesado ocho millones de las aproximadamente treinta y seis millones de hectáreas por distribuirse.[11] En los subsiguientes 30 años, sin embargo, se lograron distribuir 39 millones de hectáreas adicionales (llegando a un total de 47 millones de hectáreas) con más de 650 000 beneficiarios.[12]

Reforma Educativa[editar]

En 1950, el 25.8 % de la población en edad estaba en primaria y dos tercios de la población (67.9 %) era analfabeta. Al año del inicio de la Revolución y para adecuar el sistema educativo a las transformaciones anteriores, en 1953 el gobierno creó la Comisión Nacional de Reforma Educativa que en 120 días presentó su propuesta. Recién ante demandas del magisterio en 1955 se promulgó el Código de la Educación Boliviana. El Código dividió el sistema educativo en un ámbito urbano, a cargo del Ministerio de Educación, y otro de educación rural a cargo del recientemente creado Ministerio de Asuntos Campesinos. El Código buscaba extender la educación a las mayorías y re-orientar la educación hacia una educación técnica. También planteaba la importancia castellanizar al indio y en su afán modernizador, convertirlo en campesino. Sin duda se expandió la cobertura de la matrícula en área rural, sin embargo ésta fue de baja calidad.[13] Luego de analizar las falencias del sistema educativo (predominancia de la memorización y recitación; provisión de sólo rudimentos de escritura, lectura y matemática; escasa preparación de maestros; y brevedad del año escolar por excesivos feriados) el antropólogo estadounidense Lambros Comitas concluia:

...en educación, la Revolución de 1952 y los 14 años de predominio del MNR hicieron poco para modificar el orden jerárquico de segmentos socialmente significativos de la sociedad boliviana e hicieron poco, si algo hicieron, para proveer nuevas formas institucionalizadas de articulación social.[14]

Evolución de la economía y desarrollo económico[editar]

Cuadro 1. Tasa anual de crecimiento del Producto Interno Bruto a precios constantes, 1951-1964
1951-56 1956-61 1961-64
Producto Interno Bruto -1,3 % 1,5 % 5,7 %
Agricultura -2,4 4,8 2,1
Minería -4,3 -3,9 8,6
Petróleo 44,2 0,2 7,5
Manufactura 0,6 -2,5 7,4
Construcción 7,6 20,0 15,5
Transporte 8,1 2,4 5,9
Comercio 0,4 -1,3 5,4
Gobierno 1,5 4,6 7,1
Fuente:[15]

Ayuda de los EE.UU.[editar]

A diferencia de la Revolución mexicana, la Revolución Nacional paradójicamente contó con el apoyo de los Estados Unidos. Una vez que Bolivia acordó indemnizar a Patiño, Hoschild y Aramayo por la nacionalización de las minas y el gobierno estadounidense se convenció que el MNR no era comunista, sino nacionalista, la ayuda de EE.UU. se incrementó. Primero llegó en forma de alimentos y fue clave para sobrellevar la escasez de alimentos producto de la desorganización de los primeros efectos de la reforma agraria. La ayuda de EE.UU. creció 1.5 millones de dólares en 1952 a 79 millones en 1964. De este monto total, la ayuda militar ascendía a 0.1 millones de dólares en 1952 y a 3.2 millones en 1964.[16]

Sobre el gradual proceso y los efectos de la ayuda estadounidense a Bolivia, Sergio Almaraz anotaba:

En 1953 llegaron los primeros alimentos norteamericanos. En 1957 se impuso el plan de estabilización monetaria. Más tarde se reorganizó del ejército. Se aceptaron asesores norteamericanos en los organismos más importantes del Estado. Se votó el Código de Petróleo. Una cosa predisponía a la otra.[17]

Según Klein esta ayuda fue "decisiva para la seguridad y el crecimiento económico de Bolivia." La ayuda previno la carestía de alimentos en los centros urbanos y por tanto proveyó serenidad al gobierno del MNR a los inicios de la revolución. También contribuyó al desarrollo de infraestructura vial, la expansión e integración del oriente boliviano y el fortalecimiento de los servicios de educación y salud. [18]

Referencias[editar]

  1. Whitehead, 1972.
  2. Klein, 1968.
  3. Whitehead, 2003, p. 32.
  4. Bedregal, 1999, pp. 380-381.
  5. Klein, 1991, p. 238.
  6. Corbett, 1972, pp. 29-31.
  7. Quintana, 2003, p. 92.
  8. a b Carter, 1971, p. 238.
  9. Klein, 1991, pp. 234-235.
  10. Klein, 1991, p. 240.
  11. Carter, 1971, pp. 245-246.
  12. Dunkerley, 2013, p. 329.
  13. Contreras, 1999, pp. 487-491.
  14. Citado en Contreras (1999, p. 491)
  15. Thorn, 1971, p. 167.
  16. Blasier, 1971, pp. 390-391.
  17. Almaraz, 1969, p. 17.
  18. Klein, 1991, p. 245.

Bibliografía[editar]

  • Almaraz, Sergio (1969). Réquiem para una república. La Paz: Universidad Mayor de San Andrés. 
  • Bedregal, Guillermo (1999). Víctor Paz Estenssoro, el político. Una semblanza crítica. México, D.F.: Fondo de Cultura Económica. ISBN 9681659902. 
  • Carter, Cole (1971), «Revolution and the Agrarian Sector», en Malloy, James; Thorn, Richard, Beyond the Revolution: Bolivia since 1952, Pittsburgh: University of Pittsburgh Press, ISBN 082293202 .
  • Corbett, Charles D. (1972). The Latin American Military as a Socio-Political Force. Case Studies of Bolivia and Argentina. Miami: Center for Advanced International Studies, University of Miami. 
  • Blasier, Cole (1971), «The United States and the Revolution», en Malloy, James; Thorn, Richard, Beyond the Revolution: Bolivia since 1952, Pittsburgh: University of Pittsburgh Press, ISBN 082293202 .
  • Dunkerley, James (2013). «The Bolivian Revolution at 60: Politics and Historiography». Journal of Latin American Studies 45. 
  • Dunkerley, James (1984). Rebellion in the veins : political struggle in Bolivia, 1952-82. London: Verso. ISBN 0860917940. 
  • Klein, Herbert S. (1968). Orígenes de la revolución nacional boliviana. La crisis de la generación del Chaco. La Paz: Juventud. 
  • Klein, Herbert S. (1991). Historia de Bolivia. La Paz: Juventud. 
  • Malloy, J.M. (1989). La revolución inconclusa. La Paz: CERES. 
  • Quintana, Juan Ramón (2003). «El 9 de abril: Su impacto institucional en la seguridad interna y el orden público». historias ... Revista de la Coordinadora de Historia 6. 
  • Thorn, Richard (1971), «The Economic Transformation», en Malloy, James; Thorn, Richard, Beyond the Revolution: Bolivia since 1952, Pittsburgh: University of Pittsburgh Press, ISBN 082293202 .
  • Whitehead, Laurence (1972). «El impacto de la gran depresión en Bolivia». Desarrollo económico 45. 
  • Whitehead, Laurence (2003), «The Bolivian National Revolution: A Comparison», en Grindle, Merilee; Domingo, Pilar, Proclaiming Revolution: Bolivia in Comparative Perspective, Cambridge, MA: Harvard University Press, ISBN 0674011414 .