Protobionte

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Un Protobionte (pre-celular) es un tipo o tipos de estructuras abióticas que precedieron a las células.

Sin embargo también se suele usar para referirse a una etapa más avanzada del origen de la vida, en el cual es descrito como un tipo primitivo de organismo vivo celular simple, que teóricamente precedió a las células procariontes; en este último caso se utiliza igualmente el término Progenote (pre-genoma).

Concepto de protobionte[editar]

Un protobionte hace referencia a las primeras estructuras y formaciones de moléculas orgánicas que pudieron haber evolucionado en los primeros seres vivos. Dentro de los niveles de complejidad biológica, los protobiontes se consideran precursores de la vida celular.

El protobionte es un agregado acelular de polímeros orgánicos ensamblados espontáneamente de forma abiótica, rodeado por una estructura membranosa. Los protobiontes exhiben algunas de las propiedades que se asocian con la vida, como la reproducción simple, el metabolismo y la excitabilidad, así como el mantenimiento de un medio químico interno diferente del exterior.

Un ejemplo de protobionte está en los experimentos de Aleksandr Oparin y Sidney W. Fox, que han demostrado que pueden formarse espontáneamente en condiciones similares a las que se cree que existían en la época de la formación de la Tierra.[1] En estos experimentos se formaron liposomas y microesferas con estructuras membranosas similares a las bicapas fosfolipídicas de la célula.

A partir de ello, se ha discutido si el origen de la vida y el origen del proceso de evolución surgieron al mismo tiempo. Se ha postulado que, de forma equivalente a como actúa el proceso de evolución en los seres vivos, también actuarían los mecanismos evolutivos en compuestos químicos antes de que hubiese vida.

En este sentido, científicos como Martin A. Nowak y Hisashi Ohtsuki han postulado cómo y cuándo la cinética química pasa a convertirse en una dinámica evolutiva, formulando una teoría matemática general para el origen de la evolución. En ella se describe la previda como un alfabeto de activos monómeros que forman al azar polímeros, siendo un sistema generativo que puede producir la información, en la que originalmente se presenta una preevolutiva dinámica de selección y mutación, pero no replicación, a diferencia de la vida. A partir de análisis matemático se concluye que las mejores y más competentes candidatas moleculares para la vida ya habían sido seleccionadas antes incluso de que empezaran a reproducirse. Igualmente, aunque la previda es un andamiaje en que se basa la vida, existe una fase de transición en la que, si la tasa efectiva de replicación supera un valor crítico, entonces la vida compite con la previda y, finalmente, la vida destruye a la previda.[2]

Concepto de Progenote[editar]

Usualmente el término progenote se considera sinónimo de protobionte, pero en ocasiones se usa también para describir a una forma de vida celular primitiva equivalente del último antepasado común universal de todos los seres vivos y por ende antepasado de las células procariontes (las células más simples y primitivas conocidas); siendo por ello una estructura más evolucionada de protobionte que ya presentaría características celulares.[3] Es posible que la naturaleza filogenética del progenote haya intervenido toda una red de transferencia horizontal de genes.[4] Relacionado a este aspecto se ha estudiado cual sería el genoma mínimo necesario para la vida (genoma posiblemente equivalente al genoma del progenote); investigación que actualmente se ha llevado a cabo mediante la creación del Mycoplasma laboratorium.

Referencias[editar]

  1. Cornell University: Protocells: What did the early protocells look like? Dump vom 5. Oktober 2012
  2. Martin A. Nowak y Hisashi Ohtsuki (2008). «Prevolutionary dynamics and the origin of evolution». Proceedings of the National Academy of Sciences 105 (39):  pp. 14924-14927. doi:10.1073/pnas.0806714105. http://www.pnas.org/content/early/2008/09/11/0806714105.full.pdf+html. 
  3. C. R. Woese and G. E. Fox (1977) J. Mol. Evol. 10, 1-6
  4. E. Hilario and J. P. Gogarten (1993) BioSystems 31, 111-119

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]