Fumarola

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Fumarolas en Furnas, Azores (Portugal).

Una fumarola es una mezcla de gases y vapores que surgen por las grietas exteriores de un volcán (o sea fuera de su cráter) a temperaturas altas. También se desprenden de las coladas de lava. Su composición varía según la temperatura a que son emitidas, de tal manera que este va cambiando a lo largo del "ciclo de vida" de una fumarola. Se distinguen los siguientes grupos:

Fumarolas terrestres[editar]

  • Fumarolas secas (o anhidras): son las que emite la lava en estado de fusión, en las proximidades del cráter. Su temperatura es superior a 500 °C y están compuestas principalmente por cloruros de sodio, potasio y anhídrido sulfuroso y carbónico, careciendo por completo de vapor de agua. También contienen, aunque en pequeñas proporciones, otros cloruros (de potasio, hierro, cobre, etc.), algunos fluoruros y a veces hidrocarburos que producen llamaradas.
  • Fumarolas ácidas (o clorhidrosulfurosas): no son tan calientes: se encuentran a temperaturas entre 300 °C y 400 °C. Esto porque emanan de la capa superficial de las coladas de lava. Contienen gran cantidad de vapor de agua, y proporciones menores de ácido clorhídrico y anhídrido sulfuroso.
  • Fumarolas alcalinas (o amoniacales): son relativamente más frías, alcanzando aproximadamente 100 °C. Constan sobre todo de vapor de agua con ácido sulfhídrico y cloruro amónico.
  • Fumarolas frías (o sulfhídricas): sólo alcanzan unas cuantas decenas de grados, consistiendo esencialmente de vapor de agua con un pequeño porcentaje de anhídrido carbónico y sulfuroso.

Fumarolas marinas[editar]

  • Fumarolas negras: son calientes, de hasta 400 °C, forman chimeneas de hasta 10 m de altura que arrojan hierro y sulfuro al océano.[1]
  • Fumarolas blancas: estructuras pequeñas del suelo marino con emisiones no muy calientes, ácidas y con depósitos minerales.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]