Política de Chile

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Como lo consagra la Constitución Política de 1980, Chile es un Estado unitario, con un territorio dividido en 15 regiones. La soberanía radica esencialmente en la nación, quien la ejerce a través de la elección de sus representantes por medio del sufragio o tomando decisiones particulares a través del plebiscito.

El sistema político chileno es la democracia republicana. Pese a existir una división clásica de los poderes, los politólogos concuerdan en que la Constitución de 1980 define otros poderes o funciones, como las del Tribunal Constitucional, el Banco Central, el Consejo de Seguridad Nacional y otros órganos.

La forma de gobierno es la República presidencial, lo que básicamente se traduce en que el presidente de la República es a la vez Jefe de Estado y Jefe de Gobierno. Consecuentemente, en esta autoridad se han concentrado amplias facultades, entre las que se cuentan: la iniciativa exclusiva en diversas materias de ley, la imposición de estados de excepción constitucional, la posibilidad de dictar Decretos con Fuerza de Ley (previa ley delegatoria de facultades por parte del Congreso), la convocación a plebiscitos y, naturalmente, el nombramiento de los ministros de Estado, y un cuerpo importante de funcionarios que colaboran con él en la administración del Estado, entre otras.

Institucionalidad[editar]

  • Jefatura del Estado: En Chile el jefe de estado es el presidente de la República, quien nombra a los comandantes en jefe de las fuerzas armadas, presidiendo el Consejo de Seguridad Nacional. También nombra a los ministros de la Corte Suprema, previa aprobación del senado, además de poseer otras facultades propias de la jefatura estatal como la aplicación del Estado de Sitio y el Estado de Excepción.
  • Poder Ejecutivo - Jefatura del Gobierno: El presidente de la República, además es jefe de gobierno, siendo asesorado por un gabinete de ministros de estado. Si bien todos los ministros tienen las mismas competencias constitucionales, lo usual es que el ministro del interior y seguridad pública sea quien lidere el gabinete cuando no lo preside el presidente. Además de los Ministerios, el poder ejecutivo se desconcentra administrativamente en subsecretarías de estado, Direcciones Ministeriales y más especificamente las unidades ministeriales, atendiendo así materias de distinta indole. Territorialmente el poder ejecutivo se desconcentra con Intendentes en las Regiones y Gobernadores en las Provincias, todos estos cargos son designados por el presidente. La única institución del poder ejecutivo que no depende administrativamente del presidente de la República son las Ilustres Municipalidades de cada comuna, compuestas por alcaldes, estos son asesorados por sus secretarios municipales.
  • Poder Legislativo: Corresponde al Congreso Nacional (parlamento de tipo bicameral, compuesto por un Senado y una Cámara de Diputados) y al presidente de la República, actuando como colegisladores, quienes son los encargados de elaborar las leyes. Una ley orgánica institucional regula las atribuciones y funcionamiento del Gobierno Nacional en materia de tramitación de los proyectos de ley, los vetos del presidente de la República y tramitación de las acusaciones constitucionales.
  • Poder Judicial: Corresponde al Poder Judicial, es decir, a todos los tribunales de la República, ordinarios o especiales, bajo la dirección de la Corte Suprema (las leyes hablan de una «superintendencia directiva, correccional y económica» de esta Corte con respecto a los demás tribunales; este poder jerárquico es de intensidad variable). Los tribunales son los encargados de conocer, juzgar y ejecutar todas aquellas causas que la Constitución y las leyes han puesto en la esfera de sus atribuciones.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]