Ley Orgánica Constitucional

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Ley orgánica constitucional»)
Saltar a: navegación, búsqueda

La ley orgánica constitucional es una categoría especial de ley del ordenamiento jurídico chileno, establecida por la Constitución de 1980, que versa sobre materias expresamente previstas en el mismo texto constitucional y que requieren para ser aprobadas, modificadas o derogadas de una mayoría especial de cuatro séptimos (57%) de los diputados y senadores en ejercicio. Son objeto de control preventivo de constitucionalidad obligatorio ante el Tribunal Constitucional y no pueden ser objeto de delegación de facultades legislativas.

Esta clase de legislación está inspirada en la Ley Orgánica de la Constitución francesa de 1958 y se le considera directamente complementaria de la normativa constitucional.

Las materias que la Constitución confía a leyes orgánicas constitucionales son en total dieciocho y son las siguientes:

Críticas[editar]

Las leyes orgánicas constitucionales son víctimas de una fuerte controversia debido al quórum especial de aprobación que necesitan. Desde una perspectiva democrática del Derecho estos quórums especiales de reforma son considerados por algunas personas como problemáticos porque sostienen que solamente la regla de la mayoría (50%+1) es verdaderamente democrática. Esto porque la regla de la mayoría supone que todos los votos valen lo mismo, cuestión fundada en que todos los ciudadanos tienen igual opinión e igualdad dignidad, por lo que ningún voto puede valer más que el de otro ciudadano o grupo de ciudadanos. Por otra parte las leyes que exigen quórums supramayoritarios pueden ser vistas por algunos como antidemocráticas, pues suponen que existe un grupo cuyos votos valen más que los de los otros, es decir poder de veto sobre el otro. Por ejemplo una ley que exige para su reforma 4/7 significa, que 3/7 tienen poder de veto sobre los 4/7. Es por eso que a este tipo de leyes la doctrina jurídica las ha denominado también contramayoritarias.

La justificación de que existan estos altos quórums contramayoritarios de aprobación es que obligan a generar consenso. Sin embargo, algunos piensan que esa es una justificación superficial que obscurece el hecho de que las leyes que exijan quórums superiores a la regla de la mayoría son por definición antidemocráticas.[cita requerida]

Esta situación es particular y peculiarmente relevante, porque algunos piensan que es un engranaje más de la Constitución de 1980 para evitar la canalización de la voluntad soberana del pueblo a través de la institucionalidad. El primero es el sistema electoral binominal, sistema que algunos ven como conducente a un empate técnico en el congreso, debido a que las reglas que lo configuran permiten que con la obtención del 33% de los votos se tenga la mitad del parlamento. Este empate es aprovechado por las leyes de quórum calificado, ya que exigen más de la regla de la mayoría. Entonces como el sistema binominal lleva a un empate, no se pueden tener los quórums de reforma necesario para modificar, o derogar aquellas leyes.

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

  • Silva Bascuñán, Alejandro (2000). Tratado de Derecho Constitucional. Tomo VII: Congreso Nacional. La función legislativa. Santiago de Chile: Editorial Jurídica de Chile. ISBN 956-10-1314-2. Segunda edición. 
  • Verdugo Marinkovic, Mario; Pfeffer Urquiaga, Emilio; Nogueira Alcalá, Humberto. (1997). Derecho Constitucional. Santiago de Chile: Editorial Jurídica de Chile. ISBN 956-10-1059-3.