Pelota

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
De rugby.
De fútbol.
De golf.

Una pelota es una bola utilizada en deportes de pelota y otros juegos. Las pelotas normalmente son esféricas, pero pueden poseer formas diferentes, como las pelotas de rugby o las de fútbol americano. Las hay elásticas y livianas, como las de fútbol y rugby, que se inflan con aire. Otras son rígidas y pesadas, como las de golf y hockey sobre hierba. A la pelota de tamaño considerable se le llama balón.[1]

En la mayoría de los juegos en que se emplean pelotas, el objetivo del juego consiste en manipular la pelota con partes del cuerpo o con alguna herramienta, e introducirla en un área de meta, que varía según cada juego.

Historia[editar]

La pelota de cuero la inventaron los chinos en el siglo IV a. C. Los chinos rellenaban estas pelotas con cerdas. Esto surgió cuando uno de los cinco grandes gobernantes de China en la antigüedad, Fu-Hi, apasionado inventor, apelmazó varias raíces duras hasta formar una masa esférica a la que recubrió con pedazos de cuero crudo: acababa de inventar la pelota. Lo primero que se hizo con ella fue sencillamente jugar a pasarla de mano en mano. No la utilizaron en campeonatos. Las culturas mesoamericanas fueron las primeras en usar las pelotas que rebotan, pues ellos inventaron las pelotas de caucho y látex.

En la antigüedad, en Egipto, Grecia, Roma, China, Japón y Mesoamérica se jugaban juegos de pelota.

Aerodinámica[editar]

Los factores físicos existentes influyen el movimiento de la pelota, y al modo y aplicación de las fuerzas para obtener su desplazamiento. Entre éstos se encuentran, mas no se limitan a: la forma, aire, volumen, presión, temperatura, material y textura, etc.

El material con que una pelota es construida, tanto exterior como interiormente, también afecta el peso, alcance y rebote de ésta; esto es evidente en la manufactura de pelotas de golf, ya que su peso es equivalente.

La textura externa es un factor determinante a los resultados del movimiento; por ejemplo, las costuras de la pelota usada en los lanzamientos del béisbol son empleadas para producir algún efecto deseado. Otro ejemplo es el de la pelota usada en el balompié, donde la cantidad de costuras y superficies hacen del cuerpo una esfera más o menos perfecta; es decir, que un balón clásico de hexágonos y pentágonos, se comportará aerodinámicamente distinto a uno que tenga una cantidad mayor o menor de superficies de contorno; esto es evidente en la facilidad de aplicar o controlar un chanfle. Hay que anotar que no todos los balones eran redondos (si tomamos que un redondo solo tiene un lado, sin ninguna arista), aunque esto pareciera ser una ridiculez: los primeros balones tenían formas icosaédricas, las cuales permitían al balón “rodar”, a pesar de poseer lados.

El balón de fútbol[editar]

El balón reglamentario de fútbol es de cuero o similar, con un perímetro de entre 68 y 70 cm (diámetro entre 21.65 y 22.29 cm). Su masa varía de 410 a 450 g y su presión de inflado, de 1,6 a 2,1 atmósferas.

Aunque al balón de fútbol se le llama “esférico”, los balones de fútbol más comunes son icosaedros truncados con 12 pentágonos y 20 hexágonos regulares. Las caras no son completamente planas, sino ligeramente curvas.

La FIFA define tres niveles de calidad diferentes para los balones de fútbol:

  • Aprobado por la FIFA
  • Inspeccionado por la FIFA
  • Balón Internacional Estándar

Todos los balones utilizados en competiciones oficiales han de incluir uno de estos tres sellos. Siendo FIFA Approved (Aprobado por la FIFA) la certificación más exigente de las tres. Para obtener alguna de éstas, los balones han de superar un análisis de laboratorio. En dicho análisis se evalúa su peso, circunferencia, esfericidad, pérdida de presión, absorción de agua y su rebote.[2]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]