Opiliones

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Opiliones
Opiliones harvestman.jpg
Leiobunum politum
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Arthropoda
Clase: Arachnida
Orden: Opiliones
Sundevall, 1833
Subórdenes

Los opiliones son un orden de arácnidos conocidos vulgarmente como murgaños o segadores. Superficialmente son parecidos a las arañas (orden Araneae) de las que se diferencian enseguida por la ausencia de estrechamiento (cintura) entre el prosoma y el opistosoma, es decir, el pedicelo; además éste último presenta segmentación patente, y los quelíceros acaban en pinza o quela en vez de en una uña, y carecen de glándula venenosa. Se han descrito unas 6.500 especies.[1] [2]

Características[editar]

El cuerpo no aparece claramente regionalizado como en la mayoría de los arácnidos, sino que prosoma (cefalotórax) y opistosoma (o abdomen) forman un todo globoso en el que apenas se distinguen. El tronco globoso mide típicamente entre 5 y 10 mm, pero puede llegar a 20 en especies tropicales y también hay formas diminutas. Del cuerpo salen los mismos apéndices que en todos los arácnidos: un par de quelíceros, un par de pedipalpos y cuatro pares de patas locomotoras.

Las patas son largas, a veces desmesuradamente, pudiendo cubrir un diámetro de hasta 12 cm. Los tarsos (las piezas terminales) son multiarticulados y las patas son muy flexibles. Aunque normalmente se mueven con parsimonia también pueden maniobrar con agilidad cuando las circunstancias lo requieren. Practican la autotomía (autoamputación) para distraer a los depredadores, continuando la pata separada moviéndose durante mucho tiempo gracias a la posesión de un oscilador nervioso independiente.

Los ojos simples, relativamente grandes, se insertan a ambos lados de una protuberancia colocada en lo alto del prosoma.

La respiración es traqueal, con un par de espiráculos en posición ventral del prosoma y, en algunos casos, en las tibias. La excreción se produce por glándulas coxales (las coxas son los artejos basales de las patas). A ambos lados del prosoma se abren sendas glándulas repugnatorias, que producen quinonas malolientes con las que se defienden de los predadores.

Modo de vida[editar]

Se aprecia la protuberancia dorsal que porta los ojos

Muchas especies son omnívoros, alimentándose principalmente de pequeños insectos, todo tipo de material vegetal, e incluso fungis; frecuentemente saprófagos, o depredadores. Los omnívoros pueden alternar pequeños animales con restos vegetales. A diferencia de muchos otros arácnidos no poseen un estómago succionador y un sistema de filtraje, por lo que ingieren pequeñas partículas de su alimento, haciéndolos vulnerables a parásitos internos tales como las gregarinas.

Utilizan su segundo par de patas como antenas, debido a que sus ojos no son capaces de formar imágenes. Carecen de glándulas venenosas y son absolutamente inofensivos.

Aunque algunas especies utilizan la partenogénesis para reproducirse, la mayoría de los opiliones se reproducen de manera sexual. La fecundación es interna, lo que es raro entre los arácnidos, estando el macho dotado de un órgano copulador, que hace pasar por entre los quelíceros de la hembra. Ésta cuenta con un ovipositor, un órgano protráctil que extiende para poner los huevos. En algunas especies los machos cuidan a la hembra luego del coito, mientras que otros defienden el territorio. La hembra pone los huevos poco después o puede demorar meses, siendo muy variable el periodo de incubación que puede ser desde 20 días a seis meses. Unas pocas especies construyen un nido para este propósito, habiendo una característica única en el modo de incubación de ciertas especies en las que el macho es el único responsable del cuidado de los huevos. Los opiliones necesitan de entre cuatro a ocho estados ninfales para alcanzar la madurez, siendo lo más común seis.

Individuos congregados bajo una roca

Son frecuentes en hábitats escondidos, como cuevas, troncos huecos o los ojos de los puentes. Algunos opiliones de cuevas se encuentran amenazados por la exigüidad de su área y la vulnerabilidad de su hábitat. Se ha observado que los individuos llegan a congregarse en gran número, desde unos 200 en Laniatores hasta unos 70.000 en ciertos Eupnoi; esto se cree que es una estrategia ante el clima, pero también contra los depredadores, ya que así combinan el efecto de las glándulas repelentes y reducen la vulnerabilidad de cada uno.

Evolución y diversidad[editar]

Han sido descritas unos 1.500 géneros y más de 6.000 especies de todas las latitudes, aunque faltan en las polares y son más abundantes en las tropicales.[2] Los fósiles de mayor antigüedad se encontraron en la formación del Rhynie Chert escocés, de principios del Devónico (hace unos 410 millones de años), y aunque se cuentan entre los más antiguos artrópodos, se parecen ya mucho a los actuales. Como en otros órdenes de arácnidos, los hallazgos confirman la antigüedad de su diferenciación. Los análisis filogenéticos modernos tienden a situarlos en la base de un clado que incluye además a escorpiones, solífugos y pseudoscorpiones.

Sistemática[editar]

Los opiliones se dividen en 4 subórdenes, con cerca de 45 familias, de las que no están bien estudiadas las diferencias entre ellas y probablemente haya aún familias no descritas.[2] [1] [3] [4]

  • Suborden Cyphophthalmi Simon 1879 (unas 100 especies), considerados el suborden más primitivo, con distribución mundial.
  • Suborden Eupnoi Hansen & Sørensen 1904 (unas 1.800 especies), también de distribución amplia, son los mejor conocidos.
  • Suborden Dyspnoi Hansen & Sørensen 1904 (unas 320 especies), con algunas especies de gran tamaño, habitan en el hemisferio norte.
  • Suborden Laniatores Thorell, 1876 (unas 4.000 species), se encuentran en regiones tropicales y en hemisferio sur.

La familia Stygophalangiidae (1 especie, Stygophalangium karamani, en aguas subterráneas en República de Macedonia) a veces es clasificada en Phalangioidea, pero no es un opilión.

Referencias[editar]

  1. a b Kury, A. B. 2007. Classification of Opiliones. Museo Nacional, Río de Janeiro
  2. a b c Pinto-da-Rocha, R., Machado, G. & Giribet, G. (eds.) (2007): Harvestmen - The Biology of Opiliones. Harvard University Press ISBN 0-674-02343-9
  3. González-Sponga, M. A. 1987. “Arácnidos de Venezuela. Opiliones Laniatores I. Familias Phalangodidae y Agoristenidae”. Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales. XXIII 562 pp. Caracas - Venezuela. ISBN 980-265-653-4 http://www.museunacional.ufrj.br/mndi/Aracnologia/pdfliteratura/Gonzalez%20Sponga%201987%20Book%20Phalangodidae.pdf
  4. González-Sponga, M. A. 1992. “Arácnidos de Venezuela. Opiliones Laniatores II. Familia Cosmetidae”. Boletín de la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales XXVI 432 pp. Caracas - Venezuela. ISBN 980-6195-01-9 http://www.museunacional.ufrj.br/mndi/Aracnologia/pdfliteratura/Gonzalez-Sponga%201992%20Cosmetidae.pdf

Enlaces externos[editar]