Quelícero

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Quelíceros de la araña Cheiracanthium punctorium secretando una gota de veneno.

Los quelíceros son piezas bucales de los quelicerados, un subfilo de artrópodos que incluye los arácnidos, los merostomados y los picnogónidos. Ocupan una posición anatómica preoral (inmediatamente antes de la boca) por lo que no son homólogos de las mandíbulas de los mandibulados (crustáceos, miriápodos e insectos).

Los quelíceros son apéndices acabados en punta que se usan para agarrar el alimento. En las arañas están asociados a una glándula venenosa y se utilizan para inocular veneno a la presa o como mecanismo defensivo.

Tipos de quelíceros[editar]

A: quelíceros en navaja; B: quelíceros en tijera; C: quelíceros triarticulados en pinza.

Pueden distinguirse tres tipos de quelíceros: quelíceros en navaja (en verde en la imagen adjunta), quelíceros en tijera (azul) y quelíceros de tres artejos en pinza o quela (rojo).

Quelíceros en navaja[editar]

Este tipo de quelíceros se asemejan a una navaja plegable y pueden considerarse como subquelados. Está compuesto por dos artejos y es exclusivo de Tetrapulmonata. Consisten en un artejo basal que se articula con el cefalotórax y otro artejo apical en forma de colmillo que se articula con el basal.

Presentan dos formas diferentes: ortognatos y labidognatos. Los quelíceros ortognatos se articulan de tal manera que les permite movimientos paralelos al eje del cuerpo. Este tipo de quelíceros se da en arañas Liphistiomorphae y Mygalomorphae y en los órdenes cercanos Amblypygi, Schizomida y Uropygi (Thelyphonida). Los quelíceros labidognatos se mueven en ángulo recto respecto al eje del cuerpo; son característicos de las arañas araneomorfas Araneomorphae.

Quelíceros en tijera[editar]

Los quelíceros en tijera tienen forma de quela y están compuestos por dos artejos. Se dan en los órdenes pseudoscorpiones y solífugos.

Quelíceros de tres artejos en pinza[editar]

Esta es la condición primitiva y se da en palpígrados, escorpiones y opiliones. Se encuentran en otros quelicerados no arácnidos, como los Xiphosura y Eurypterida. Tal vez los quelíforos de los picnogónidos sean homólogos de este tipo de quelíceros y debieran considerarse aquí.

Quelíceros de las arañas[editar]

La práctica totalidad de los araneidos poseen glándulas venenosas asociadas a los quelíceros. Las gládulas del veneno se sitúan en el interior de los quelíceros y casi siempre se extienden en el interior del cefalotórax; puede ser exprimida por la araña bajo control voluntario. El colmillo, que funciona como una aguja hipodérmica, es lo que penetra en la piel o el exoesqueleto de la presa; inoculan el veneno a través de unos orificios en el ápice de los colmillos al picar a sus presas.[1]

Cuando una araña amenaza picar, los dos quelíceros se separan del cefalotórax y los colmillos se abren como una navaja plegable. En los migalomorfos, los colmillos no se abren mucho, pero en las demás arañas, los colmillos se separan mucho uno de otro al mismo tiempo que se elevan. Algunas picaduras de araña pueden penetrar las uñas de los pies o atravesar calzado de cuero blando.

Referencias[editar]

  1. Foelix, Rainer F. (1996). Biology of Spiders (2nd edition). Oxford University Press. ISBN ISBN 0-19-509594-4.