Aguja hipodérmica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Aguja hipodérmica.
Diferentes biseles en agujas hipodérmicas.
6 agujas hipodérmicas en conectores Luer; de arriba hacia abajo: 26G x ½" (rosa), 25G x ⅝" (naranja), 22G x 1¼" (negro), 21G x 1½" (verde), 20G x 1½" (amarillo), 19G x 1½" (blanco).

Una aguja hipodérmica es un producto sanitario formado por una aguja hueca normalmente utilizada con una jeringa para inyectar sustancias en el cuerpo. También pueden ser utilizados para tomar muestras de líquidos y tejidos del cuerpo, por ejemplo tomando sangre de una vena en la venopunción. Son principalmente de acero inoxidable

Historia[editar]

La aguja hipodérmica fue inventada en 1853 por Alexander Wood, médico de Edimburgo, cuya esposa padecía un cáncer incurable, precisamente para inyectarle morfina. Fue la primera persona en recibir esta droga por esa vía y la primera en adquirir el hábito de la aguja. El invento fue posible gracias a que el irlandés Francis Rynd (1811-1861) había inventado la aguja hueca en 1844.

Pero quien verdaderamente popularizó el método fue el médico francés Charles Gabriel Pravaz (1791-1855), quien diseñó una jeringa, precursora de las actuales, pero con pistón el mismo año que Wood.

Más tarde, Williams Fergusson (1808-1873) la simplificó y luego el fabricante Luer la industrializó con una forma similar a las usadas en la actualidad.

El ingeniero e inventor español Manuel Jalón Corominas (1925 - 2011) inventaría el concepto de aguja hipodérmica desechable.

El concepto de inyección era conocido desde la antigüedad, ya Galeno usó y describió métodos de inyección; sin embargo las inyecciones aprovechaban incisiones o se practicaban, la invención de la aguja hipodérmica fue, por tanto, un gran avance.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]