Operación Dinamo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Operación Dinamo
Dunkirk2.gif
Escenas del rescate en Dunkerque
Fecha 26 de mayo al 4 de junio de 1940
Lugar Dunkerque, Francia Bandera de Francia
Coordenadas 51°02′00″N 2°22′00″E / 51.033333333333, 2.3666666666667Coordenadas: 51°02′00″N 2°22′00″E / 51.033333333333, 2.3666666666667
Causas Acorralamiento de las tropas aliadas por el ejército alemán.
Resultado Parcial escape aliado
Beligerantes
Bandera de Alemania Alemania Bandera de Francia Francia
Bandera del Reino Unido Reino Unido
Flag of Belgium (civil).svg Bélgica
Comandantes
Gerd von Rundstedt
Hermann Goering
Bandera de Francia Maxime Weygand
Bandera del Reino Unido John Gort
Bajas
132 aviones Bandera del Reino Unido 6 destructores hundidos
Bandera de Francia 3 destructores hundidos
19 destructores dañados
200 navíos hundidos
200 navíos dañados
Bandera del Reino Unido 100 tanques
Bandera del Reino Unido 177 aviones
~35.000 prisioneros de guerra
Todo el equipo y las armas pesadas

La Operación Dinamo (en inglés: Dynamo), también conocida como milagro de Dunkerque o evacuación de Dunkerque, fue una operación de evacuación de las tropas aliadas en terreno francés (después de ser vencida Francia por el ejército alemán) durante la Segunda Guerra Mundial. Tuvo lugar en Dunkerque (Francia) a finales de mayo de 1940, y fue organizada por el mariscal británico y comandante en jefe de la Fuerza Expedicionaria Británica (BEF), John Gort. La operación permitió el rescate de más de 200.000 soldados británicos y más de 100.000 franceses y belgas.

Preliminares[editar]

Tras el irresistible empuje alemán en Bélgica, y previendo las dificultades de un posible repliegue hacia Francia, Gort esbozó un plan para evacuar a la Fuerza Expedicionaria Británica de regreso hacia su patria. Los preparativos comenzaron el 19 de mayo de 1940, pero quedaron a la espera del resultado del proyectado contraataque francés contra el flanco norte de las tropas alemanas. El contraataque nunca se produjo, y desde Londres se dio autorización para dar comienzo a la operación el día 24.

Un día antes, el 23 de mayo, el general alemán Gerd von Rundstedt, al mando de los blindados del Grupo de Ejércitos A de la Wehrmacht, tomó la controvertida decisión de detener los panzer a las puertas de Dunkerque, orden que sería confirmada al día siguiente por el propio Hitler.[1] Esta decisión sería crucial para el éxito de la evacuación aliada, ya que concedió un respiro de tres días a las exhaustas tropas aliadas para fortificar las defensas de última línea, destinadas a contener a los alemanes mientras se producía la evacuación. Al día de hoy, esta decisión está considerada por muchos historiadores militares como una de los mayores muestras de paz en tiempos de guerra, mientras que otros continúan considerándolo como un grave error estratégico por parte del bando alemán durante la Segunda Guerra Mundial.

Son varias las razones que pudieron haber motivado esta sorprendente detención de los carros alemanes: por parte de von Rundstedt, se mencionan la escasez de suministros y munición tras una intensa ofensiva, o el temor a seguir avanzando sin un adecuado apoyo de la infantería, que en aquel momento se encontraba más retrasada. Por parte de Hitler, se especula con que no quiso humillar excesivamente a los británicos, con vistas a obtener un futuro tratado de paz con esta nación, con la que no deseaba la guerra y ofreció a lo largo de la guerra docenas de veces la paz. Esta explicación fue ofrecida por el propio von Rundstedt en los Juicios de Núremberg. Otra opción barajada, aunque menos objetiva y nunca confirmada, es el hipotético deseo de Hitler de esperar a su división favorita, la SS Leibstandarte Adolf Hitler, para evitar que la Wehrmacht acaparase todos los honores de la captura.[2]

La evacuación[editar]

El 26 de mayo a las 23:30 comienza oficialmente la Operación Dinamo. Bajo un intenso fuego de artillería de las baterías alemanas y bombardeos de aparatos de la Luftwaffe, entre los que se encontraban los bombarderos en picado Stuka, miles de soldados ingleses, franceses y belgas hacen fila en la playa, mientras 7 divisiones francesas ofrecen resistencia en los 80 km del frente.[2]

La Marina inglesa había preparado una flota con 40 destructores y 130 barcos mercantes y de pasajeros, que debían embarcar las tropas en condiciones muy precarias, pues el puerto de Dunkerque había sido devastado por la Luftwaffe, y sólo estaba practicable la zona exterior durante la marea alta. Para transportar a los soldados desde la playa hasta los barcos de la Royal Navy, que permanecían en alta mar defendiéndose de los bombardeos de la aviación alemana con sus propias baterías antiaéreas, se utilizaron todos los medios disponibles en la playa.

A pesar de la creencia popular de que se utilizaron para el rescate todo tipo de barcos pesqueros y de recreo disponibles en las costas inglesas, la operación Dinamo fue llevada en secreto por la Royal Navy con la única ayuda de varios buques mercantes. La crítica situación de Dunkerque sólo se dio a conocer al gran público al final, en la tarde del 31 de mayo, y aunque los dos días siguientes salió al canal una flotilla de pequeños barcos, el número de supervivientes rescatados por éstos fue muy bajo.[3]

El primer día de junio, el intenso castigo al que estaban siendo sometidos los puntos de embarque de las tropas aliadas marcaron el final de la Operación Dinamo. La operación, que en un principio estaba ideada para evacuar 50.000 hombres en 5 días, había superado las expectativas.

El 2 de junio a las 3:30 partía el último barco en dirección al Reino Unido. El resto de las tropas británicas que quedaron en Dunkerque decidieron rendirse a los alemanes, mientras que las tropas francesas optaron por abrirse paso hacia el Sur, pero finalmente tuvieron que rendirse.

Balance[editar]

Prisioneros británicos e francès en Veules-les-Roses, Francia, junio de 1940.

Las pérdidas materiales, destruidas o abandonadas a los alemanes, habían sido cuantiosas. Sin embargo, después de poco más de seis días, un total de 338.872 combatientes habían sido evacuados: 215.787 de los cuales eran británicos y otros 123.095 belgas y franceses. Los 100 nuevos tanques británicos Mathilda Mk I quedaron abandonados o destruidos en Dunkerque, por lo que el Reino Unido quedó con 200 tanques obsoletos e inútiles ante los tanques alemanes.

Desde aquel día, la operación fue bautizada como El Milagro de Dunkerque.

Principales buques hundidos[editar]

Las pérdidas más importantes de la Royal Navy fueron seis destructores:

La Armada francesa, por su parte, perdió tres destructores:

Referencias[editar]

  1. Michael Campbell (2002). Dunkirk - Battle For France (DVD). Pegasus Entertainment. Escena en 0:27. 
  2. a b Michael Campbell (2002). Dunkirk - Battle For France (DVD). Pegasus Entertainment. Escena en 0:28. 
  3. Michael Campbell (2002). Dunkirk - Battle For France (DVD). Pegasus Entertainment. Escena en 0:38. 

Enlaces externos[editar]