Oberkommando des Heeres

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Bandera del comandante de abril de 1936 a febrero de 1938.
Bandera del comandante de febrero de 1938 a diciembre de 1941.

Oberkommando des Heeres o OKH (Alto Mando del Ejército) fue parte de la estructura del Oberkommando der Wehrmacht (OKW) durante la Segunda Guerra Mundial. En teoría, cuartel general supremo del ejército alemán aunque en los últimos tiempos de la guerra su función más importante fue el mando operacional del frente oriental, mientras que el OKW comandaba de facto el frente occidental.

Conforme a la tradición militar alemana, la planificación de las campañas bélicas era responsabilidad del Estado Mayor del Ejército de Tierra, mientras el OKH asumía una función de ejecución. Teóricamente el OKH debía estar subordinado al OKW (donde participaban también la marina de guerra y la fuerza aérea) pero la importancia crucial del Ejército de Tierra (Heer) en la lucha contra la URSS causó que el OKW ejerciera un control puramente nominal sobre las actividades bélicas del frente oriental, siendo que el OKH asumía mayores responsabilidades desde junio de 1941, dejando muy poco margen a la Luftwaffe o la Kriegsmarine para participar en la planificación ofensiva.

De 1935 a 1938 el OKH fue dirigido por Werner von Fritsch, de 1938 al 19 de diciembre de 1941 por el Mariscal Walther von Brauchitsch. El fracaso de la ofensiva alemana contra Moscú en la Operación Barbarroja causó que Hitler despidiera al Brauchitsch de la jefatura del OKH, asumiendo el propio Hitler la dirección de la planificación militar (aun cuando Hitler no era militar de carrera). Esta situación se mantuvo sin alteración hasta el 30 de abril de 1945, fecha de la muerte de Hitler, siendo que el propio Führer había dispuesto dos días antes de morir que la jefatura del OKH dependiera del OKW.

Para esa fecha la maquinaria militar alemana casi había colapsado, pero aun así Hitler designó que desde el 30 de abril de 1945 al 8 de mayo de 1945 la jefatura del OKW (y por ende, del OKH) pasara al mariscal Ferdinand Schörner. Schörner, no obstante, jamás ejerció mando efectivo y se mantuvo cercado con las tropas que dirigía en los alrededores de Praga. De hecho, la jefatura oficiosa de la casi aniquilada Wehrmacht recayó prácticamente en el general Wilhelm Keitel, jefe del OKW y en el general Alfred Jodl, jefe del estado mayor del OKW quien firmó la rendición incondicional del Tercer Reich el 8 de mayo de 1945.