Najash

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Najash
Rango temporal: Cretácico superior
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Sauropsida
Orden: Squamata
Suborden: Serpentes
Familia: Madtsoiidae
Género: Najash
Especie: N. rionegrina
Apesteguía & Zaher, 2006


Najash es un género extinto de serpientes basales que vivieron en el CenomanianoTuroniano en lo que ahora es Sudamérica. Como otras serpientes del cretácico, tenía dos miembros posteriores. Los fósiles fueron encontrados en un depósito a base de tierra, y las robustas vértebras de la espina dorsal y las patas posteriores de la serpiente estaban adaptadas a un ambiente de madriguera subterráneo. Esto tiene gran importancia ya que sugiere que que las serpientes tenían origen terrestre, y presentan nuevas evidencias en las complicadas secuencias que condujeron a la a reducción de miembros y pérdida cuando las serpientes se desarrollaron de sus lagartos ancestros.

La serpiente no alcanzaba más de 1,50 metros de longitud, y vivió durante el cretácico superior (ca. 90 millones de años atrás) en la provincia de Río Negro (de ahí su nombre específico rionegrina) de la Patagonia, Argentina.

No había perdido el sacro, el hueso de la pelvis compuesto de varias vértebras fusionadas, ni su faja pélvica, la cual no se encuentra ni en las serpientes modernas, ni en todos los otros fósiles de serpientes conocidos también.[1]

Este descubrimiento no apoya la hipótesis, primero formulada por el paleontólogo del siglo XIX Edward Drinker Cope, de que las serpientes muestran un ancestro marino común con mosasauros. La hipótesis de origen marino recibió nuevos ímpetus con el descubrimiento en los años 90 de serpientes basales con miembros vestigiales en sedimentos marinos en el Líbano.

El nombre de género viene de la legendaria serpiente bíblica del Génesis, Nahash, que tentó a Adán y Eva a comer el fruto del árbol prohibido.

Referencias[editar]

  1. Otras serpientes fósiles conocidas con miembros posteriores bien desarrollados, como Haasiophis, Pachyrhachis y Eupodophis— halladas siempre en ambientes marinos — carecen de la región sacral.