Manolo Sanlúcar

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Manuel Muñoz Alcón (Sanlúcar de Barrameda, Cádiz, Andalucía, España, 24 de noviembre de 1943), más conocido como Manolo Sanlúcar, es un guitarrista de flamenco español. Está considerado como uno de los guitarristas más importantes de la actualidad. Junto con Paco de Lucía, Vicente Amigo,Tomatito y Serranito es una de las figuras que ha guiado la evolución de la guitarra flamenca, desde la última mitad del siglo XX hasta la actualidad. El 27 de julio de 2013, en el concierto dado en la Cueva de Nerja, dentro de su 54 festival, Manolo Sanlúcar anunció a los asistentes su retirada de los escenarios.[1]

Introducción[editar]

Su estilo camina entre la pureza y la vanguardia, que encuentra sin necesidad de buscar influencias en otras músicas, sino partiendo simplemente de las mismas raíces. Ha compuesto obras para guitarra y orquesta, como, por ejemplo, "Medea", compuesta para el Ballet Nacional de España, "Fantasía para guitarra y orquesta en cuatro movimientos", "Trebujena", Aljibe y Música para ocho monumentos". También compuso la sinfonía del canal de televisión Canal +.

Biografía[editar]

Nació y creció en un ambiente flamenco, ya que su padre fue un gran aficionado a la guitarra, hasta el punto de que buscó como maestro a uno de los guitarristas más importantes de aquella época, como lo fue Javier Molina. "Afortunadamente, esa fue la decisión que marcaría su vida y la de sus hijos", dice el propio Manolo Sanlúcar en sus memorias.

Las enseñanzas recibidas por Isidro Muñoz, padre de Manolo, le habían obligado a desplazarse en bicicleta cada día de clase desde Sanlúcar a Jerez de la Frontera, ciudad donde residía el maestro Javier Molina.

El joven Manolo Muñoz recibió de su padre toda la sabiduría guitarrística que éste había asimilado durante las clases recibidas en Jerez. Mirando hacia atrás en el tiempo, el actual Manolo Sanlúcar considera las clases con su padre "un tipo de enseñanza seria y rigurosa que aún hoy me sirve como ejemplo a seguir". Y fue un ejemplo que fructificó espléndidamente en el joven "Sanlúcar", ya que desde muy pequeño mostró hallarse extraordinariamente dotado para seguir la senda marcada por el padre.

Los hermanos de Manolo siguieron la misma vocación, y destaca entre ellos Isidro, que llegó a convertirse con el tiempo en un apreciado intérprete y compositor. El propio padre fue adquiriendo experiencia de la vida flamenca actuando en fiestas privadas y en espectáculos modestos que se organizaban en la comarca de Sanlúcar.

A los ocho años, Manolo Muñoz ganó un premio junto a un joven cantaor de Sanlúcar y desde ese momento puede decirse que no dejó de intervenir con su guitarra en actos musicales, como fueron las fiestas privadas, festejos de pueblos de los alrededores de Sanlúcar e incluso en programas de radio. Estas actuaciones permitieron que su nombre llegara a oídos de Pepe Pinto.

El gran maestro sevillano se interesó por conocer personalmente al joven guitarrista. Y a Sevilla se dirigió Manolo Muñoz acompañado por un modesto cantaor, "El Guija", para ser escuchado por Pepe Pinto y Pastora Pavón. Terminada la prueba, el Pinto le propuso a Manolo que, si quería, podía pertenecer al elenco de su compañía.

Dado que la compañía estaba de descanso, debido a que acababan de finalizar una tourné, le facilitó que formara parte del espectáculo de Pepe Marchena, que se preparaba para iniciar una gira.

En la compañía de Pepe Marchena, sin haber cumplido los catorce años y con un sueldo de cincuenta pesetas, dio comienzo la actividad artística de Manolo Muñoz. En ese tiempo, al joven guitarrista le llamaban "Manolito el de Sanlúcar", denominación que más tarde se transformaría en su definitivo nombre artístico.

Su debut lo realizó en un modesto teatro del pueblo malagueño de Campillos y en la compañía de Marchena figuraban también los cantaores Manolo el Malagueño, Luis Rueda y un grupo de artistas noveles. Cerraban el cartel Manolo Cómitre y Manolo Muñoz, que en esa fecha aún no había adoptado el nombre de su pueblo. Permaneció varios años en la compañía de Pepe Marchena, y pasaría después a la de Manolo el Malagueño.

Formando parte de la compañía de Manolo el Malagueño, conoció a La Paquera de Jerez cuando esta gran artista se incorporaba al espectáculo. La admiración y simpatía de Manolo por La Paquera fue total e inmediata, hasta el punto de que el propio Manolo Muñoz llegaría a expresarse más tarde en estos términos: "Aquella presencia jerezana resultó una aportación extraordinaria en mi caminar artístico".

Cuando la compañía de Manolo El Malagueño cumplió su calendario de actuaciones, dio por finalizada su existencia. A partir de ese momento, La Paquera de Jerez y Manolo Sanlúcar forman una pareja que durante cinco o seis años recorre España "actuando en los teatros más prestigiosos y en los pueblos más humildes" del territorio español y siguieron juntos hasta que le ofrecieron a La Paquera un contrato sustancioso en el tablao flamenco de "Las Brujas", en Madrid.

Una vez cumplido el servicio militar, Manolo Sanlúcar retoma su vida profesional en unión de la misma figura con la que había realizado sus últimas actuaciones: La Paquera de Jerez. Y fue precisamente en los momentos en que la pareja realizaba ensayos para dar comienzo a su actividad artística cuando le ofrecieron a Manolo un contrato en el tablao "Las Brujas". La firma del contrato hubo de demorarse hasta que finalizó la proyectada gira con La Paquera.

Es a finales de los años sesenta cuando Manolo Sanlúcar entra a formar parte del tablao "Las Brujas", en el que también actuaban Terremoto, el Chato de la Isla, Romerito de Jerez y otros artistas; y también por esas fechas se inician las grabaciones de su música. Por otra parte, también por esa época realiza su primer concierto en el Club Urbis de Madrid y, ante el éxito obtenido, repite concierto en el Ateneo de la capital de España. A partir de entonces, realiza una serie de recitales en determinados centros culturales y universitarios.

En 1972 se produce su primera salida al extranjero, y obtiene el primer premio del Festival de Música Folk celebrado en Campione (Italia), en reñida competencia con dieciséis intérpretes de otros países. Así mismo obtiene el Premio Nacional de Guitarra Flamenca, concedido por la Cátedra de Flamencología y Estudios Folklóricos Andaluces, de Jerez de la Frontera. Estos éxitos suponen la consagración del artista y a partir de aquí sus actuaciones se extiendan por toda la geografía nacional y por diversos países del extranjero (EE.UU., Canadá, Japón, Alemania, Francia...).

En 1976 destaca, por su importancia, el concierto realizado por el artista en el Teatro Real de la capital de España. Y en el mismo año organiza y realiza una serie de cursos de guitarra flamenca, patrocinados por la Universidad Menéndez y Pelayo de Sevilla. La lista de premios y reconocimientos sería muy extensa; por su importancia, y a título de ejemplo, no podemos silenciar el Primer Castille Minero, categoría de Oro (1976), el Mejor Instrumentista Español (1980), el Disco de Oro Andaluz (1989), el Compás del Cante (1991), este último considerado como el Nobel del Flamenco, etc.

Aparte de su discografía como acompañante, que data del período en el que Manolo Sanlúcar trabajaba en el tablao flamenco de "Las Brujas", cuando este gran artista de la guitarra se muestra plenamente es en sus grabaciones como solista, que lo sitúa a la cabeza de las guitarras flamencas. Este hecho no sólo fue importante en el mundo de la guitarra flamenca, sino que, lógicamente, también fue importante en la carrera artística del propio Manolo Sanlúcar. Para el guitarrista representó entrar a formar parte de una nueva generación de guitarristas, en la que, además de él, destacan Paco de Lucía y Serranito.

Refiriéndose a ese tiempo, Manolo Sanlúcar se expresa así: "Nos damos cuenta de lo que necesitaba la guitarra flamenca y, sobre todo, lo que necesitaba era enriquecerse en el sentido armónico; la guitarra flamenca era muy pobre en armonía".

Las obras como solista se realizan por Manolo Sanlúcar a partir de 1968. El análisis técnico del conjunto de estos trabajos lo desarrollamos tomando como base la obra de Norberto Torres "Historia de la Guitarra Flamenca".

Las primeras grabaciones fueron realizadas entre 1968 y 1973, período en el que graba cinco discos: "Recital Flamenco", "Inspiración" y, sobre todo, los tres volúmenes de "Mundo y Formas de la Guitarra Flamenca", que aparecen, estos tres últimos, entre 1972 y 1973. Esta última grabación fue considerada muy importante en el ámbito de la guitarra flamenca de aquellos momentos, hecho que ha sido resaltado por los estudiosos del tema. Es en estos tres discos, donde el guitarrista, según Norberto Torres, "utiliará hacia lo bello en el toque andaluz": predilección por las tonalidades clásicas, con el sello jerezano de las formas flamencas "por medio" (en LA frigio) y Ricardo en toques "por arriba" (en MI frigio); evoluciona técnicamente en el toque que su padre, discípulo de Javier Molina, le ha enseñado.

En 1974, aparece en el mercado el disco "Sanlúcar", uno de cuyos temas es la rumba "Caballo Negro", que tiene un gran éxito; disco que resaltando el papel melódico de la guitarra ofrece a la vez aspectos de la denominada "música ligera". Este hecho le impulsa a escribir a Manuel Ríos Ruiz en la contraportada del disco: "¿Ha nacido una nueva música? Posiblemente sí". Y comenta Norbeto Torres: "Nueva Música llamó Ríos Ruiz a lo que sin duda hoy se calificaría como Nuevo Flamenco". El disco "Sanlúcar" constituye el inicio de grabaciones para consumo del gran público, fenómeno que nace como respuesta a la irrupción en el mercado español de la música anglosajona".

Es el momento de que la música andaluza llegue al exterior, y a tal efecto aparecen en el mercado títulos como "Candela" (1980) y "Al viento" (1982).

Con relación al deseo de que la música andaluza llegue al exterior, Norberto Torres comenta: "Sin embargo Manolo Sanlúcar no se olvida del público de los guitarristas e incluye siempre toques flamencos en esos discos como "Sentimiento", que aparece en 1976, o "Azahares" (1981), con repertorio marcadamente marismeño en su concepción, tratamiento de flautas traveseras a dos voces, donde sin embargo una escucha atenta indica que está experimentando el cambio frecuente de tonalidades en un mismo toque, es decir, modulaciones, como recurso para aportar ideas nuevas".

Al mismo tiempo que salían al mercado estos discos dirigidos al gran público, en el año 1977 realiza un trabajo dedicado a Miguel Hernández con el título "...Y regresaré".

En 1978 aparece en el mercado una nueva obra de Sanlúcar titulada "Fantasía para guitarra y orquesta", consistente en un concierto para guitarra y orquesta que preludiaría una serie de obras en línea con su vocación de compositor. Después aparecerá una obra que con la denominación de "ópera flamenca" y el título de "Ven y sígueme" incluye el cante de El Lebrijano y Rocío Jurado, y en 1984 un nuevo concierto para guitarra y orquesta titulado "Trebujena".

En el año 1985, y cumpliendo un encargo del gobierno autonómico de Andalucía, edita "Testamento Andaluz" y en el mismo año estrena en el Teatro de la Zarzuela de Madrid su versión del drama "Medea", representado por el Ballet Nacional de España. Este ballet fue representado posteriormente en varios países europeos por el mismo Ballet Nacional.

Es en 1988 cuando aparece en el mercado una obra muy flamenca de Manolo Sanlúcar como es "Tauromagia", y en 1992 vuelve a componer para el Ballet Nacional la obra "Soleá" y escribe y graba la música de la "Enciclopedia de Andalucía".

En 1994 es encargado por Carlos Saura de la dirección musical de la película "Sevillanas". Pero, según Norberto Torres, la obra más ambiciosa de este periodo es su poema sinfónico "Algibe". La razón de ser de esta obra viene explicada con las propias palabras de Manolo Sanlúcar: "Una señalada tendencia a la búsqueda de reunir todas las fuerzas dispersas en mi interior me ha llevado a plasmar el alma poética de aquellas cosas que tienen un brillo especial en mi memoria y a escribir "Aljibe", la música que está inscrita en la naturaleza que me rodea".

Ya en el año 2000, edita "Locura de brisa y trino", donde Manolo trata, acompañando la voz de Carmen Linares, que canta poemas de Federico García Lorca, de mostrarnos que existen otros modos musicales que amplían el horizonte de la guitarra flamenca sin necesidad de dejar a un lado las raíces, o, como él mismo explicaba antes de interpretar "Normas"

«Esto no es modo atonal, ni mayor ni menor, tampoco es dórico... Esto es otro mundo.» (09-06-2010 Teatro del Canal, Madrid)

Ya en 2007, edita su autobiografía ("El Alma Compartida"), emn la que, a lo largo de medio millar de páginas, el músico gaditano hace “memoria de la niñez, sus amigos, sus familiares, sus aficiones taurinas y su aprendizaje de la guitarra, la memoria del joven precoz mente inserto en las cohortes nómadas de las compañías y los teatros, el acompañante de los más grandes artistas flamencos de la segunda mitad del siglo XX, y desde ahí hasta su inmersión en el mundo profundo de la música y el arte, su proyección internacional y su insobornable defensa de la autenticidad en la vida y en la profesión."

"La Voz Del Color", 2008 dejemos que Manolo responda de ella a través de una entrevista:

« - Y en el caso de la siguiente obra, ¿qué papel juega el pintor?

- Baldomero Romero Ressendi es un pintor fantástico, es un ídolo para muchísimos pintores andaluces, pero una persona con grandes problemas, que provocaba muchos problemas y que luego ha sido descartada de la oficialidad porque se entiende que estaba relacionado con el régimen anterior. Como yo soy uno de los que entiende que era un genio, me apetece mucho hacer una obra sobre este pintor donde va a haber cante con letras que voy a hacer yo, como hice, por ejemplo, las de "Tauromagia". Pretendo que cada tema esté inspirado en un cuadro suyo. Voy a coger nueve o diez cuadros y voy a tratar de plasmar lo que él intenta contar en ellos, siempre tratando de acercarme a su expresión. Por cierto, era un hombre muy aficionado al flamenco. »

Discografía[editar]

  • Recital Flamenco (1968)
  • Inspiraciones (1970)
  • Mundo Y Formas De La Guitarra Flamenca Vol. I (1971)
  • Mundo Y Formas De La Guitarra Flamenca Vol. II (1971)
  • Mundo Y Formas De La Guitarra Flamenca Vol. III (1972)
  • Sanlúcar (1975)
  • Fantasía Para Guitarra Y Orquesta (1977)
  • ...Y Regresarte (Homenaje A Miguel Hernández) (1978)
  • Manolo Sanlúcar En Japón (1979)
  • Candela (1980)
  • Azahares (1981)
  • Al Viento (1982)
  • Ven Y Sígueme (1982)
  • Sentimiento (1983)
  • Trebujena (1984)
  • Testamento Andaluz (1985)
  • Medea (1987)
  • Tauromagia (1988)
  • Solea (1989)
  • Aljibe (1992)
  • Locura De Brisa Y Trino (2000)
  • La Voz Del Color (2008)

También grabó el Himno de Andalucía[2]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]