Teatro Real (Madrid)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Teatro Real de Madrid»)
Saltar a: navegación, búsqueda

Coordenadas: 40°25′05″N 3°42′38″O / 40.418132, -3.71052

Teatro Real
Teatro Real de Madrid - 02.jpg
Fachada principal del Teatro Real, frente a la plaza de Oriente.
Tipo Teatro de Ópera.
Ubicación Madrid
Flag of Spain.svg España
Dirección Plaza de Isabel II s/n. 28013 Madrid.
Arquitecto Antonio López Aguado, Custodio Teodoro Moreno, Francisco Cabezuelo
Construcción 1830 - 1850
Apertura 19 de noviembre de 1850
Cierre 1925
Reapertura 11 de octubre de 1997
Reconstrucción 1990 - 1997 José Manuel González Valcárcel, Francisco Rodríguez Partearroyo
Características
Estilo arquitectónico Neoclasicismo, eclecticismo
Capacidad 1.749 personas
Superficie 65.000 m²
Administración
Administrador Ignacio Garcia-Belenguer (dirección general). Joan Matabosch (dirección artística)
www.teatro-real.com

El Teatro Real es el teatro de la ópera de Madrid y está considerado uno de los más importantes de España y de Europa.

Se encuentra situado en la Plaza de Oriente, frente al Palacio Real, y es uno de los monumentos más emblemáticos de la ciudad. Se inauguró en 1850, funcionando de forma ininterrumpida como teatro de ópera hasta 1925, cuando tuvo que cerrar a causa de problemas estructurales en el edificio. No volvió a abrir sus puertas hasta 1966, como sala de conciertos sinfónicos. Entre 1988 y 1997 sufrió una importante remodelación que lo volvió a convertir en coliseo operístico.

Construcción e inauguración[editar]

Isabel II, que inauguró el Teatro Real en 1850.

El rey Fernando VII promovió la construcción en Madrid de un teatro de ópera incluido dentro del proyecto de remodelación de la Plaza de Oriente. Para ello, se ordenó la demolición del antiguo Teatro de los Caños del Peral. El proyecto se encargó al arquitecto Antonio López Aguado que diseñó un edificio con forma hexagonal irregular, cuya fachada principal miraría a la Plaza de Oriente y la otra, de menor empaque, recaería sobre la actual Plaza de Isabel II. La escasez de fondos de la Casa Real impidió que las obras comenzaran antes de 1830. A la muerte del arquitecto, el proyecto fue asumido por Custodio Teodoro Moreno. Tras la subida al trono de la reina Isabel II, numerosos acontecimientos políticos y burocráticos paralizaron la ejecución del proyecto, hasta que el 7 de mayo de 1850, por medio de una Real Orden, se impulsaron las obras del Teatro, exigiendo su finalización en un plazo de seis meses.

En la decoración interior trabajaron los artistas y decoradores más importantes de la época, como Rafael Tejeo, Eugenio Lucas, que pintó los techos, o Humanité-René Philastre, que diseñó el telón de boca. Aparte del coso teatral, con capacidad para 2.800 espectadores, había dos salones de baile, tres salones de descanso, una confitería, un café, un tocador y un guardarropa. Todas estas comodidades se habían copiado de grandes teatros europeos como el San Carlo de Nápoles o La Scala de Milán.

El Teatro se inauguró el 19 de noviembre de 1850, coincidiendo con la onomástica de la soberana. La obra elegida para el estreno fue la ópera La favorita de Gaetano Donizetti y actuaron artistas de renombre, como la contralto Marietta Alboni, la soprano Erminia Frezzolini o el director de orquesta Michele Rachele.[1]

La historia del teatro[editar]

Primeras temporadas[editar]

Verdi, muy apreciado por el público del Teatro Real, al que acudió para estrenar La forza del destino.
Teatro Real hacia 1854.

Tras las pérdidas que ocasionó la primera temporada, y debido al enorme coste que tenía una representación, en torno a 1.200.000 reales y a las deudas por su construcción, el Gobierno decidió trasladar la gestión del teatro a manos privadas, mediante concesión. Durante los años sucesivos se fueron alternando diferentes empresarios privados, que solían abandonar la gestión tras sufrir enormes pérdidas. El primero fue el conocido libretista y compositor italiano Temistocle Solera. La segunda temporada se inició con la representación de Los mártires, de Donizetti. Fue una temporada breve con tan solo 69 representaciones, con gran éxito entre la aristocracia madrileña que disfrutaba con la asistencia a la ópera como la alta sociedad parisina.

Estas primeras temporadas las dominaron las óperas de Donizetti y Bellini, con presencia también de Rossini y Verdi, que pronto se convirtió en el compositor favorito del público madrileño. La visita de Verdi al teatro, con motivo del estreno en España de su obra La forza del destino en 1863, fue todo un acontecimiento social en el Madrid de la época. En los primeros años frecuentaron el teatro algunas de las mayores figuras líricas del momento (además de Alboni y Frezzolini destacan Marietta Gazzaniga, Rosina Penco, Giulia Grisi, Giorgio Ronconi, Italo Gardoni, Mario de Candia, Emilio Naudin, Gaetano Fraschini, Geremia Bettini, Felice Varesi o Antonio Selva). A pesar de que, por contrato, los empresarios estaban obligados a presentar al menos una obra de autor español en cada temporada, normalmente se evitaba el cumplimiento de este compromiso. La primera representación de una ópera española fue el 26 de abril de 1854, con Ildegonda, de Emilio Arrieta.

Cada uno de los ciclos tenía un promedio de 120 representaciones, la mayoría óperas, ballets y conciertos. La plantilla del teatro ascendía a 447 empleados, más los artistas que participasen en las obras concretas. Como anécdota, el joven Emilio Castelar realizó su primer gran discurso desde uno de los palcos de este teatro, en 1854.

La historia prestigiosa del Real[editar]

Los años de esplendor del Teatro Real se iniciaron en el último cuarto del siglo XIX. Se presentaron en el Teatro las voces más prestigiosas del panorama europeo, como Adela Borghi, Marie Sasse, Adelina Patti, Christina Nilsson, Luisa Tetrazzini, Mattia Battistini, Julián Gayarre, Angelo Masini, Francesco Tamagno o Enrico Tamberlick. Se produjeron representaciones memorables, como la del 23 de diciembre de 1880, en la que Patti y Gayarre cantaron Lucia di Lammermoor, de Donizetti. El propio Gayarre protagonizó uno de los episodios históricos del teatro al manifestar durante una representación de Los pescadores de perlas, en diciembre de 1889, los primeros síntomas de la pulmonía que le llevaría a la muerte un mes más tarde.

En 1876 se representó por primera vez en el Teatro una ópera de Wagner, Rienzi, aún lejos del gran éxito que tendrían sus composiciones en este teatro quince años más tarde. En esta etapa, grandes compositores españoles como Tomás Bretón, Ruperto Chapí o Emilio Serrano pudieron ver sus obras representadas en el Real. En los años ochenta como director escénico estuvo el decano de la escena José García Fernández

El Real en el siglo XX[editar]

Nijinsky (aquí, en una imagen de 1911) actuó en el Teatro Real poco antes de retirarse.

En el primer cuarto del siglo XX destacó la presencia en el Real de grandes cantantes españoles, como María Barrientos, Ofelia Nieto, Ángeles Ottein, María Gay, Miguel Fleta, Hipólito Lázaro o Francisco Viñas. También las grandes figuras líricas extranjeras (Rosina Storchio, Gabriella Besanzoni, Tito Schipa, Titta Ruffo, Giuseppe Anselmi, Giacomo Lauri-Volpi...). El director italiano Luigi Mancinelli ejerció de director musical, impulsando el prestigio internacional del Teatro. Dominaban el repertorio las óperas de Puccini (Tosca, La Bohème) y Wagner (Lohengrin o La valquiria). La Filarmónica de Berlín dio conciertos en el teatro, dirigida por Arthur Nikisch, en 1901 y Richard Strauss, en 1908.

A partir de entonces, el teatro sufrió poco a poco un enorme declive, ya que a pesar de la representación de grandes óperas y la dirección de habilidosos conservadores como Andrés Coello, las crisis económico-políticas y diversos factores (incendio del teatro en 1867) causaron su ruina. Pero se volvió a levantar durante años un sólido proyecto en el que fueron partícipes Rafael Calleja Gómez y Luis París; las mejores óperas de Europa fueron traducidas y estrenadas gracias a José María Alvira, el maestro de su academia, y otros maestros, y el coliseo gozó de momentos de gloria, como cuando vio pasar por su escenario al gran bailarín Nijinsky, en la que sería una de sus últimas actuaciones, en 1917, o cuando Igor Stravinski dirigió en persona su ballet Petrushka, en el año 1921, ambos integrados en la compañía de los Ballets Rusos de Sergéi Diágilev, que visitaron el teatro varias veces, con gran éxito.

El 6 de noviembre de 1925, el Teatro Real se cerró por Real Decreto, ya que corría el peligro de derrumbarse debido a la inestabilidad de sus cimientos, agravada por las obras del Metro que se hacían en sus inmediaciones, suspendiéndose la nueva temporada que estaba a punto de iniciarse.[1]

Reapertura como sala de conciertos[editar]

A pesar del cierre del teatro en 1925, el gobierno siempre barajó la posibilidad de remodelarlo y volverlo a abrir, creando numerosos proyectos como el que se encargó al arquitecto Antonio Flórez Urdapilleta, arquitecto conservador, quien planteó un ambicioso proyecto de remodelación y modernización, que incluyó el aumento en la altura y profundidad de la caja escénica, y la reedificación de toda su estructura, utilizando el hormigón armado. Además, se decidió levantar una planta más alrededor de todo el perímetro del edificio, lo que le otorgó al teatro su aspecto de bloque macizo actual. Sin embargo, las dificultades económicas y de planificación fueron retrasando la finalización del proyecto. Se llegó a ejecutar la parte de consolidación y reconstrucción, pero la remodelación interior no se llegó a comenzar. El teatro permaneció cerrado, y la falta de uso, y algunos incidentes, como la explosión de un polvorín que se había instalado en su interior, al final de la Guerra Civil, lo condujeron a un estado casi ruinoso.[2]

Tras la guerra, se planteó seriamente la demolición del edificio, mientras que la Fundación Juan March promovió la construcción de un nuevo teatro de ópera en el Paseo de la Castellana (proyecto que no llegó a hacerse realidad, aunque llegó a realizarse un concurso internacional). Simultáneamente, se planteó la remodelación del Real como sala de conciertos, para servir de sede a la Orquesta Nacional, y como "salón de actos del Ministerio de Educación".[1] El proyecto se encargó al arquitecto José Manuel González Valcárcel, y la reapertura se produjo en 1966, incluyendo en el edificio las instalaciones del Conservatorio de Música. Para este evento, se realizó un concierto de la Orquesta Nacional (dirigida por Rafael Frühbeck de Burgos) y el Orfeón Donostiarra al que asistieron el Jefe del Estado Francisco Franco, los príncipes Juan Carlos y Sofía, la Reina de Grecia y su hija Irene.

Desde esa fecha hasta 1988 (con la apertura del Auditorio Nacional) fue la única sala de conciertos de Madrid, en la que desarrollaron sus temporadas tanto la Orquesta Nacional como la recién creada Orquesta Sinfónica de RTVE. Además, durante este periodo, actuaron en su escenario las principales orquestas sinfónicas del mundo (Filarmónica de Viena, Filarmónica de Berlín, Concertgebouw, Filarmónica de Leningrado, Philharmonia, Sinfónica de Londres, Sinfónica de Chicago...) y los grandes directores de orquesta (Herbert von Karajan, Sergiu Celibidache, Leonard Bernstein, Claudio Abbado, Carlo Maria Giulini, Evgeni Mravinsky, Georg Solti, Igor Markevitch, Daniel Barenboim...). En 1969 acogió el XIV Festival de Eurovisión con un decorado diseñado por Salvador Dalí.

El nuevo Teatro Real[editar]

La sala del Teatro Real, desde la boca del escenario

La remodelación[editar]

Tras cesar su actividad sinfónica en el verano de 1988, en enero de 1991 comenzaron las obras de remodelación para la reconversión del Teatro en una sala operística. El proyecto lo dirigió el arquitecto José Manuel González Valcárcel, que se encontró con dificultades que retrasaron los trabajos. Estas dificultades culminaron con el fallecimiento del propio arquitecto en el mismo Teatro durante una visita a las obras. El Ministerio de Cultura encargó a otro arquitecto, Francisco Rodríguez de Partearroyo un estudio de alternativas que pronto se transformó en un nuevo proyecto, que fue aprobado para su ejecución. El edificio quedó terminado a finales del año 1995: a continuación comenzó el proceso de organización técnica, administrativa, artística y funcional que dio lugar a que la inauguración en 1997 se produjera ya con un teatro y una compañía a pleno rendimiento.

La sala principal y las zonas públicas[editar]

La sala del Teatro Real mantuvo la estructura original, de estilo italiano, y recuperó la decoración original de la época de la década de 1880. A pesar del pequeño tamaño del patio de butacas, el aforo total alcanza las 1.746 localidades como máximo, gracias a las 15 filas que acoge la zona denominada "paraíso", por encima de la cuarta planta, que aprovecha el aumento de la altura de la cubierta conseguido en las obras de los años 20, como ya se hiciera en la reforma de 1966. Se consiguió aumentar ligeramente el tiempo de reverberación, hasta situarlo en un término ideal para una sala de ópera de estas dimensiones.[2] [3]

Fuera de la sala, el foyer de entrada se ha decorado con una columnata elíptica forrada de madera tropical. El segundo piso, accesible para todo el público asistente, permite circular por todo el perímetro del edificio, comunicando el vestíbulo con el restaurante, situado en el antiguo salón real de baile, en la fachada posterior. Un vestíbulo superior, que se abre con grandes ventanales a la parte superior de la fachada sobre la Plaza de Oriente, completa las zonas públicas del Teatro.

En 2007 se inauguró la Sala Gayarre, con 190 localidades, que se utiliza para diversas actividades complementarias, como conciertos y representaciones de ópera de cámara, recitales, actividades pedagógicas, conferencias, coloquios, cursos y proyecciones.

La caja escénica[editar]

Vista del interior del escenario y del sistema de varas de la tramoya

Aprovechando el inmenso volumen resultante de la ampliación de la caja escénica en los años 20, que proporciona un vano de más de 80 metros desde los sótanos a la parte más alta de la torre de telares, se diseñó una compleja maquinaria concebida para efectuar movimientos escénicos en vertical, ante la carencia de espacio lateral, obligada por el diseño de la planta del teatro. El espacio escénico disponible para las escenografías supera los 600 metros cuadrados en el nivel cero, y llega hasta los 1.430 si se le añaden las áreas de montaje a 16 metros por debajo del escenario y el patio de butacas. El suelo del escenario está compuesto de 9 plataformas que permiten mover las escenografías entre ambos niveles. La amplia embocadura escénica dispone de 18 metros de ancho y 14 de alto, y la torre escénica sitúa la parrilla de la que cuelga toda la tramoya (motorizada, y controlada electrónicamente) a 37 metros de altura sobre el suelo del escenario. La entrada de material situada en el zaguán de la Plaza de Isabel II comunica directamente con la caja escénica y permite depositar la carga directamente desde los remolques de los camiones en el mismo suelo del escenario.[2] [3]

Las zonas de trabajo[editar]

Prácticamente todos los espacios implicados en el trabajo de elaboración de un espectáculo operístico se encuentran alojados en el propio edificio del teatro, desde las oficinas administrativas hasta los almacenes de material o los talleres de maquinaria. Las salas acondicionadas para la orquesta, el coro y el cuerpo de baile, así como una sala de ensayos de escena de las mismas dimensiones del escenario principal se construyeron sobre la cubierta del edificio. También se encuentran en el edificio los talleres de utilería, sastrería, peluquería y caracterización, además de varias salas de ensayo individuales para los artistas.

La nueva casa de la ópera de Madrid[editar]

Inauguración[editar]

El Teatro abrió de nuevo sus puertas el 11 de octubre de 1997, en una función de gala presidida por los Reyes de España, en la que se representaron dos obras de Manuel de Falla: el ballet El sombrero de tres picos (con los decorados y figurines originales de Pablo Picasso) y la ópera La vida breve, puesta en escena por Francisco Nieva. Ambas fueron dirigidas por el nuevo director musical del Teatro, Luis Antonio García Navarro. Con este acto se ponía fin al periodo de 72 años durante los que Madrid no había podido disfrutar de su gran Teatro de Ópera. Desde el cierre en 1925 hasta que se inició una pequeña temporada regular en los años 60, en el Teatro de la Zarzuela, Madrid solo había tenido ópera de forma puntual e irregular. Las temporadas del Teatro de la Zarzuela permitieron reactivar la afición del público madrileño, pero restringidas a un teatro pequeño y con modestas condiciones técnicas. La inauguración del Real dio inicio, sin interrupción, y desde el primer momento, a una temporada completa, con un sistema de abonados sostenible, lo que abrió una nueva etapa operística en Madrid.

Fachada este del Teatro Real, vista desde la Plaza de Isabel II.

Temporada[editar]

Hoy en día, el Real es uno de los principales teatros operísticos de Europa, cuyas temporadas acogen magníficas producciones en las que participan primeras figuras internacionales del canto, la dirección musical, la dirección de escena y la danza. Entre los mayores éxitos de esta etapa destacan los protagonizados por los tenores Juan Diego Flórez, Aquiles Machado o José Bros, los barítonos José van Dam, Leo Nucci o Carlos Álvarez, los bajos Ruggero Raimondi, Willard White o Matti Salminen, las sopranos María Bayo, Inva Mula, Cecilia Bartoli, Daniela Dessì, Norah Amsellem, Deborah Polaski, Nina Stemme, Violeta Urmana o Edita Gruberova, los directores Mstislav Rostropovich, Daniel Barenboim, Claudio Abbado, Valeri Gergiev, Riccardo Muti, Semyon Bychkov o Teodor Currentzis y los directores de escena Giancarlo del Monaco, Pier Luigi Pizzi, Hugo de Ana, Peter Sellars, Robert Carsen o Michael Haneke. Particularmente bien acogidas han sido las apariciones del tenor madrileño Plácido Domingo, quien en una de ellas, la representación de la ópera de Verdi Simon Boccanegra, cosechó 25 minutos de aplausos por parte del público.[4]

Vista general del Teatro Real, en la que se advierte la altura de la torre escénica.

Desde su reapertura como teatro de ópera, la orquesta titular es la Sinfónica de Madrid.

El Teatro Real acoge unas 180 funciones de ópera y ballet por temporada, además de un amplio programa de conciertos, recitales y otras actividades, entre los meses de septiembre y julio. El Proyecto Pedagógico, en colaboración con otros teatros madrileños presenta diferentes espectáculos relacionados con el mundo de la ópera, adaptados para niños de diferentes edades, a los que asisten centros educativos de toda España.[5] El teatro se puede visitar diariamente, con diversos recorridos guiados, que incluyen la caja escénica y las salas de ensayo y talleres.[6]

Giras y compañías invitadas[editar]

En julio de 2011, con motivo del montaje de la ópera de Olivier Messiaen San Francisco de Asís, se ofrecieron por primera vez representaciones de abono de la temporada de ópera del Teatro Real fuera del edificio de la Plaza de Oriente. En este caso, las representaciones tuvieron lugar en el Madrid Arena. Al inicio de la siguiente temporada, en septiembre de 2011, se produjo la primera salida de toda la compañía del Teatro Real, invitada a actuar en un teatro de ópera fuera de España, concretamente en el Teatro Bolshoi, de Moscú, con la producción de la ópera de Kurt Weill Ascenso y caída de la ciudad de Mahagonny. Algunas de las principales producciones propias del Teatro se han presentado en otros grandes teatros de ópera del mundo, con gran éxito (La Bohéme, El barbero de Sevilla, The perfect American, C(h)œurs, Poppea e Nerone, ec).

Asimismo, el teatro ha recibido la visita de las compañías de algunos de los grandes teatros de ópera europeos (Teatro Real de la Moneda de Bruselas, Teatro Mariinsky de San Petersburgo, Bolshoi de Moscú, Staatsoper Unter den Linden de Berlín) o de las principales compañías de ballet (San Petersburgo, Milán, París, Londres, Stuttgart, etc).

Estrenos[editar]

En esta etapa, el Teatro ha sido el marco en el que se han estrenado diferentes óperas, fundamentalmente de autores españoles, como Antón García Abril, Cristóbal Halffter, Luis de Pablo, José María Sánchez Verdú, o Leonardo Balada, en ocasiones producto de un encargo del propio Teatro. Entre ellas se puede destacar que la única compositora que ha estrenado una ópera en el Real ha sido Pilar Jurado, el día 11 de febrero de 2011, con su obra La página en blanco.[7]

En enero de 2013, el Teatro Real acogió el estreno mundial de la ópera de Philip Glass, The perfect american, sobre la vida de Walt Disney; la obra tuvo una buena acogida por parte de la crítica y el público.[8] En 2014, se presentó el estreno mundial de la ópera Brokeback Mountain, de Charles Wuorinen, adaptación del relato homónimo de Annie Proulx, autora asimismo del libreto. La presentación de esta ópera suscitó una gran expectación en los medios[9] y buena acogida del público. [10]

Adicionalmente a los estrenos, el Teatro Real ha recuperado obras olvidadas o no representadas frecuentemente, de autores españoles como Ruperto Chapí, Tomás Bretón, Isaac Albéniz, Emilio Arrieta o Vicente Martín y Soler. También ha presentado obras líricas contemporáneas de autores hispanoamericanos, como Osvaldo Golijov o Daniel Catán.

Otras actividades[editar]

Además de la habitual temporada lírica, el Teatro ha sido a menudo escenario de diferentes eventos no relacionados con el mundo de la ópera, como la ceremonia de entrega de los Premios Goya de 2011, o los sorteos de la Lotería de Navidad en 2012 y 2013. Tanto la sala principal, como los diferentes salones del teatro se pueden alquilar para realizar actividades o espectáculos paralelos a la temporada oficial.

La Sala Principal, desde el "Paraíso"

Gerentes del Teatro Real (desde 1997)[editar]

Directores Generales del Teatro Real (desde 2004)[editar]

Directores Artísticos del Teatro Real (desde 1995)[editar]

Directores Musicales del Teatro Real (desde 1997)[editar]

Nuevas producciones de Ópera del Teatro Real (desde 1997)[editar]

Anexo:Nuevas producciones de Ópera del Teatro Real

Óperas más representadas en el Teatro Real[editar]

Autor Título Primera representación Ultima representación Representaciones
Verdi Rigoletto 1853 2009 371
Verdi Aida 1874 1998 361
Verdi Il trovatore 1854 2007 342
Rossini Il barbiere di Siviglia 1850 2013 327
Donizetti La favorita 1850 2003 288
Meyerbeer L'Africaine 1865 1923 268
Meyerbeer Les Huguenots 1858 2011 243
Donizetti Lucia di Lammermoor 1851 2001 242
Gounod Faust 1865 2003 239
Verdi La Traviata 1855 2005 229
Wagner Lohengrin 1881 2014 219
Donizetti Lucrezia Borgia 1851 1919 218

Temporadas del Teatro Real[editar]

Bien de Interés Cultural[editar]

Edificio del Teatro Real de Madrid
Bien de Interés Cultural
Patrimonio Histórico de España
Plaza de Oriente (Madrid) 28.jpg
Declaración 3 de septiembre de 1993
Figura de protección Monumento histórico
Código 51 - 0008289 - 00000
Coordenadas 40°25′05″N 3°42′38″O / 40.418132, -3.71052
[Editar datos en Wikidata]

El Teatro Real es Bien de Interés Cultural (BIC) del Patrimonio Histórico Español, en la categoría de "Monumento Histórico". Fue declarado como tal por Real decreto 1387/1993 de 30 de julio, y la declaración fue publicada en el BOE el 3 de septiembre de 1993.[12]

Otras imágenes del Teatro Real[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c Turina Gómez, Joaquín (1997). Historia del Teatro Real. Alianza Editorial. p. 540. ISBN 84-206-4253-3. 
  2. a b c Herrero M., Rodríguez Partearroyo F. (2003). El Teatro Real. LUNWERG. p. 183. ISBN 9788477828051. 
  3. a b «Ficha técnica» (en español). Web del Teatro Real.
  4. Ver el artículo: [1]
  5. Web Teatro Real. «Proyecto Pedagógico» (en español).
  6. Web del Teatro Real. «Visitas guiadas» (en español).
  7. Ver noticia en [2]
  8. [3]
  9. Ver noticias:[4][5]
  10. Críticas del estreno de Brokeback Mountain: [6] [7] [8]
  11. «Ivor Bolton será nuevo director musical del Teatro Real». El País. 11 de febrero de 2014. 
  12. Secretaría de Estado de Cultura. «Ficha Patrimonio Histórico del Teatro Real». Consultado el 20 de septiembre de 2012.

Bibliografía[editar]

  • Bilbao, J.: Recuerdos de las cinco temporadas del empresario Arana. Madrid, Norma, 1936.
  • Fernández-Cid, A.: Historia del Teatro Real como sala de conciertos, 1966-1988. Madrid, Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música, 1991.
  • Fernández García, A.: Historia de Madrid. Editorial Complutense, 1993.
  • Garrido García, R.: Teatro Real: historia, crónica y curiosidades. S.L. 1986.
  • Gómez de la Serna, G.: Gracias y desgracias del Teatro Real: abreviaturas de su historia. Madrid, Servicio de Publicaciones del Ministerio de Educación y Ciencia, 1975.
  • González Maestre, F.: Teatro Real: historia viva (1878-1901). Madrid, Mundimúsica, 1991.
  • Herrero, M. y Rodríguez de Partearroyo, F.: El Teatro Real. Madrid, Lunwerg, 2003.
  • Martínez Ibáñez, M. A.: El Teatro Real en la época de Isabel II. Madrid, Instituto de Estudios Madrileños, 1993.
  • Sadie, S. (ed.): The New Grove Dictionary of Opera. London, MacMillan, 1992.
  • Turina Gómez, J.: Historia del Teatro Real. Madrid, Alianza Editorial, 1997.
  • Velasco Zazo, A.: Historia del Teatro Real. Madrid, Victoriano Suárez, 1956.

Enlaces externos[editar]