Juan de Dios Aldea Fonseca

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Juan de Dios Aldea»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Juan de Dios Aldea
Sargento
Años de servicio 7
Apodo Sargento Aldea
Lealtad Chile
Participó en

Guerra del Pacífico:


Nacimiento 24 de Mayo de 1853
Bandera de ChileChillán, Chile
Fallecimiento 24 de Mayo de 1879 (26 años)
Bandera de Chile Iquique, Chile

Coat_of_arms_of_the_Chilean_Navy.svg

Juan de Dios Aldea Fonseca (Chillán, Chile 24 de mayo de 1853 — Iquique, Chile - 24 de mayo de 1879) marino chileno. En el contexto de la Guerra del Pacífico, participó como Sargento 2° a bordo de la Corbeta Esmeralda en el Combate naval de Iquique, en el cual murió.

Junto a Arturo Prat e Ignacio Serrano, es considerado uno de los máximos héroes navales de la Historia de Chile.

Infancia y juventud[editar]

Nació en Chillán en 1853. Hijo del profesor don José Manuel Aldea y de doña Úrsula Fonseca. Por ascendencia paterna, tenía un parentesco cercano con el Ministro de gobierno del general Bernardo O`Higgins Riquelme, don José Antonio Rodríguez Aldea.[1]

Su niñez transcurrió en Santiago, junto a sus abuelos paternos, Juan de Dios Aldea y María Antonieta Contreras. A los 8 años de edad fue llevado por su padre a la escuela franciscana de Chillán, que él dirigía, donde se distinguió por su excelente caligrafía y su manifiesto interés por los ejercicios militares.

Este interés infantil maduraría con fuerza en Juan de Dios durante su juventud, lo que culminaría en el enrolamiento, a los 19 años de edad, como soldado voluntario en la Comisión de Enganche del Batallón de Artillería de Marina, con sede en Valparaíso.

Sería en esta misma ciudad donde, además de iniciar su carrera naval, se casaría con Remigia Segovia, con la cual tendría un hijo.[2]

Carrera naval[editar]

Su amor a la patria y a las armas era una cuestión heredada. El diario "La Discusión de Chillán" al referirse a los varones de la familia Aldea, señala que en su mayoría han sido hombres de armas. En efecto, muchos de esos Aldea, valerosos guerreros, dignos predecesores del héroe de La Esmeralda, entregaron sus vidas en los campos de batalla. Bien se podría afirmar que para el Sargento Aldea no se trataba más que de una vocación irresistible.[3]

Como soldado voluntario del Batallón de Artillería de Marina, existente en Valparaíso, permaneció en la Primera Compañía de ese Batallón, hasta marzo de 1874. En Abril de ese año fue enviado en comisión a Valdivia. El 11 de mayo de 1874 ascendió a Cabo 2º. Permaneció en la Primera Compañía hasta junio de 1877, con excepción de una comisión del servicio a Punta Arenas durante Junio y julio de 1875.

El 1 de enero de 1876 ascendió a Cabo 1º y un año después, el 1 de enero de 1877 ascendió a Sargento 2º. En junio de 1877 se embarcó en la corbeta Esmeralda y zarpó con su buque a recorrer el litoral, regresando a Valparaíso en Noviembre del mismo año.

En febrero de 1878 fue transbordado al pontón Thalaba en el que permaneció hasta Marzo. En Abril regresó a la Primera Compañía del Batallón de Artillería de Marina. En Octubre volvió al Pontón Thalaba por dos meses y luego regresó a su Compañía, siendo asignado a la Guardia de la Intendencia de Valparaíso.[4]

Participación en la Guerra del Pacífico[editar]

Declarada la guerra contra Perú y Bolivia, en abril de 1879, fue transbordado a la corbeta Esmeralda, la peor embarcación de la escuadra chilena y que se pensaba sería utilizada (junto a la Covadonga a cargo de Carlos Condell) sólo para realizar la guardia del bloqueo al puerto peruano, mientras que el resto de la escuadra, bajo el mando del Almirante Juan Williams Rebolledo, emprendía viaje al Callao a enfrentarse con las naves peruanas.

Este enfrentamiento no pudo llevarse a cabo, puesto que durante el viaje ambas escuadras se cruzaron sin verse, permitiendo que en la madrugada del 21 de mayo de 1879, el monitor peruano Huáscar y la la fragata blindada Independencia, llegaran a Iquique y atacaran a las naves chilenas .[5] Al darse la alarma del avistamiento, Aldea cubrió su puesto de combate junto al comandante Arturo Prat. Allí escuchó la inmortal arenga de Prat a los hombres de la Esmeralda:

"Muchachos, la contienda es desigual. Nunca se ha arriado nuestra bandera ante el enemigo y espero que no sea ésta la ocasión de hacerlo. Por mi parte, os aseguro que mientras yo viva, esa bandera flameará en su lugar y si yo muero, mis oficiales sabrán cumplir con su deber...¡¡¡VIVA CHILE!!!" [6]

Hundimiento de La Esmeralda

La desigual correlación de fuerzas fue evidente desde el comienzo del combate. Sin embargo, premunido de su espíritu de sacrificio y de la certeza de la importancia de su gesto para el desenlace de la guerra, Prat decidió no rendirse. Después de un intenso fuego cruzado, el Huáscar logra por fin dar un certero espolonazo a la Esmeralda. Prat, alentando a sus hombres y exclamando ¡Viva Chile!, saltó al abordaje del monitor peruano, donde encontró la muerte.[7]

Juan de Dios Aldea acompañó a Prat en su heroico abordaje a la nave enemiga, a pesar de no tener ninguna opción de ganar,respondiendo únicamente a su sentido del deber. Es acribillado abordo del Huáscar. Las balas le perforan el cuello, un costado del cuerpo, el brazo izquierdo y la pierna derecha.[8]

Alrededor de las 19.00 horas del 21 de mayo de 1879, fue dejado por los peruanos en el muelle de Iquique junto a los cadáveres de su comandante y del teniente Ignacio Serrano Montaner. Entrada la noche, alrededor de las 20.30 horas, fue recogido por el ciudadano italiano Adolfo Gariazo y otros extranjeros avecindados en Iquique y llevado al hospital, donde sufrió la amputación del tercio superior de su brazo herido y posteriormente igual intervención en su pierna derecha, lo cual no logró superar, falleciendo el día 24 de mayo, día que cumplía 26 años.[9]

Fue enterrado al día siguiente en una fosa común y su cadáver exhumado el 01 de junio de 1881, gracias a la información dada por el joven español Feliciano Arego, quien había observado su entierro y a la comisión formada para ese efecto.

Legado[editar]

Son diversos los emblemas, lugares e iconos nacionales que homenajean la heroica muerte de Juan de Dios Aldea:

  • Dos islas chilenas -una en territorio continental y otra en la Antártida- llevan su nombre (ver: Isla Aldea, Isla Aldea en la Antártida).
  • El poeta nicaragüense Rubén Darío, en su "Canto épico a las Glorias de Chile", le dedica unos versos, exaltando su valentía y lealtad:
Pudo Aldea, el bravo Aldea,
acompañar a Prat en aquel día
en su hazaña grandiosa y gigantea.
Era el vivaz sargento
espíritu y aliento,
músculo y corazón, el soberano
compuesto que al calor de nuestros soles
aduna a sangre y nervios españoles
la médula de león del araucano.
Era el roto bravío
pecho de caballero,
que pelea con el brío
y sucumbe altanero[14]

Sus restos reposan en la cripta del Monumento a los Héroes de Iquique en Valparaíso.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Bibliografía utilizada[editar]

Enlaces externos[editar]

Atención: La clave de ordenamiento predeterminada «Juan de Dios Aldea» anula la clave de ordenamiento anterior «Aldea, Juan de Dios».