Combate naval de Iquique

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Combate Naval de Iquique
Guerra del Pacífico
Sinking of the Esmeralda during the battle of Iquique.jpg
«Combate Naval de Iquique», óleo de Thomas Somerscales.
Fecha Miércoles 21 de mayo de 1879
Lugar Puerto de Iquique, Perú (actualmente Chile)
Coordenadas 20°12′06″S 70°09′21″O / -20.201577, -70.155902


Coordenadas: 20°12′06″S 70°09′21″O / -20.201577, -70.155902
Resultado Victoria peruana
Beligerantes
Bandera de Chile Chile Flag of Peru (war).svg Perú
Comandantes
Bandera de Chile Arturo Prat Chacón Flag of Peru (war).svg Miguel Grau Seminario
Fuerzas en combate

Corbeta
Esmeralda

Blindado
Huáscar
Bajas
143 muertos
57 prisioneros
1 corbeta hundida
1 muerto
7 heridos

El combate naval de Iquique fue un enfrentamiento naval de la Guerra del Pacífico. Tuvo lugar en la bahía de Iquique, el miércoles 21 de mayo de 1879. En él se enfrentaron el monitor peruano Huáscar, al mando del capitán de navío Miguel Grau Seminario, y la corbeta chilena Esmeralda, al mando del capitán de fragata Arturo Prat Chacón, quien murió durante el combate. El resultado de esta acción fue el hundimiento de la corbeta chilena y el levantamiento del bloqueo del puerto de Iquique.

Mientras en Chile se considera únicamente a este enfrentamiento como Combate naval de Iquique, en el Perú se considera al enfrentamiento hasta Punta Gruesa con el solo nombre de Combate de Iquique,[1] [2] incluyendo el enfrentamiento entre la goleta chilena Covadonga y la fragata peruana Independencia —con el resultado del encallamiento de esta última en unos roqueríos—.

Antecedentes[editar]

Antes de la declaración de guerra, el gobierno chileno decidió como estrategia movilizar su escuadra para bloquear el puerto peruano del Callao, esperando así encerrar allí a la escuadra del Perú para operar libremente en el litoral peruano o bien destruirla en un combate si se presentaba la ocasión. El contraalmirante Juan Williams Rebolledo, comandante en jefe de la escuadra chilena, rechazó este plan por considerar que sus naves no estaban en condiciones de emprender un ataque inmediato a El Callao pues carecía de víveres y combustible para la travesía. En su lugar, Williams prefirió bloquear el puerto de Iquique y desde allí hostilizar los puertos peruanos del Departamento de Tarapacá. La escuadra chilena parte el 3 de abril desde Antofagasta con destino a Iquique para establecer el bloqueo.[3]

Chile declara la guerra al Perú y a Bolivia el sábado 5 de abril de 1879 y ese mismo día la escuadra chilena inicia el bloqueo del puerto de Iquique...

La escuadra chilena incursionó en los poblados peruanos de Pabellón de Pica, Huanillos (15 de abril) y Mollendo (17 de abril) bombardeando trenes y naves; luego bombardeó Pisagua (18 de abril) y destruyó Mejillones (29 de abril).

Debido a la presión del gobierno chileno, Williams es convencido de atacar el puerto del Callao. Para tal efecto, la escuadra chilena zarpó desde Iquique el viernes 16 de mayo en una expedición al Callao con todos los buques disponibles dejando el bloqueo de Iquique a cargo de los buques más antiguos de la escuadra chilena[n 1] la corbeta Esmeralda al mando de Arturo Prat, la goleta Covadonga, al mando de Carlos Condell y el transporte Lamar; la primera por cuanto se efectuaban urgentes reparaciones en sus calderas. Debido a su mayor antigüedad, Prat quedó como jefe del bloqueo.

Para defender a las localidades peruanas del ataque chileno, el plan del Perú era terminar en El Callao las reparaciones de las naves de su escuadra y trasladar tropas y pertrechos hacia Arica, Iquique y demás puertos del Departamento de Tarapacá y enviar naves para traer desde Panamá armamento y municiones adquiridos en los Estados Unidos. Los comandantes peruanos Grau, More, y García y García, entre otros, estuvieron en desacuerdo con este plan ya que la Independencia estaba recién reparada y su tripulación no había hecho ejercicios navales mientras que el Huáscar no contaba con proyectiles capaces de penetrar el blindaje de los buques chilenos Cochrane y Blanco Encalada. A pesar de esta oposición, la escuadra peruana zarpó el mismo 16 de mayo desde El Callao hacia Arica llevando a bordo al presidente Mariano Ignacio Prado en la nave insignia Oroya.

Ambas escuadras se cruzaron en alta mar sin avistarse. En Mollendo el presidente Prado se enteró, por medio del vapor Ilo de la compañía PSNC, de que el grueso de la escuadra chilena se había retirado. En Arica se entera que habían dejado a las naves Covadonga, Esmeralda y un transporte a cargo del bloqueo de Iquique por lo que el presidente Prado decidió que el Huáscar y la Independencia navegaran hasta Iquique a romper el bloqueo, capturando o destruyendo a los buques chilenos.

Movimientos previos al combate[editar]

Comandante Arturo Prat Chacón.

En la mañana del miércoles 21 de mayo, el bloqueo de Iquique era mantenido por la corbeta Esmeralda y la goleta Covadonga fondeadas ambas a 2,7 km al norte del faro del puerto. Por su parte, el transporte Lamar se encontraba fondeado más cerca de la costa.[n 2] A las seis y media de la mañana uno de los vigías de la Covadonga, la cual se encontraba de guardia, avistó columnas de humo acercándose desde el norte. Al reducirse la distancia, se identificó que dichas columnas de humo correspondían a los blindados peruanos Huáscar e Independencia. El comandante de la Covadonga, ordenó advertir la presencia del enemigo al comandante de la Esmeralda, Arturo Prat, con un cañonazo. Este, al escuchar la señal dispuso levar el ancla, hacer comer a la tripulación y tocar zafarrancho de combate. Además ordenó que la Covadonga se pusiera al habla para conferenciar y que se arrojara al mar, en un saco, la correspondencia para la escuadra chilena.

Los buques peruanos, al avistar las naves chilenas, izaron bandera de combate. El Huáscar se encontraba más cerca al puerto. El comandante Grau arengó a su tripulación:

"Tripulantes del Huáscar: Estamos a la vista de Iquique. Allí no solo están nuestros afligidos compatriotas de Tarapacá. Allí está el enemigo de la patria todavía impune. Ha llegado la hora de castigarlo. Espero que lo sabréis hacer cosechando nuevos laureles y nuevas glorias dignas de brillar al lado de Junín, Ayacucho, Abtao y el 2 de Mayo. ¡Viva el Perú!"

Miguel Grau Seminario. 21 de mayo de 1879

En 1866, cuatro naves peruanas defendieron posiciones chilenas en el canal de Challahué junto a la isla de Chiloé en el Combate de Abtao contra fuerzas españolas en la Guerra Hispano-Sudamericana.

Por su parte, Prat ordenó izar las señales: "reforzar las cargas", "venir al habla" y "seguir mis aguas" y a continuación arengó a su tripulación. La versión de la arenga que ha pasado a la historia es una estilización resumida de la original, cuyo texto más fiel, por la cercanía temporal y espacial con los hechos, es, quizá, el que reportó el guardiamarina sobreviviente de la "Esmeralda" Vicente Zégers en una carta escrita a su padre justo una semana después del combate. En ella, la llamada de Prat a sus hombres es descrita en las siguientes palabras:

Muchachos: la contienda es desigual, pero ánimo y valor. Hasta el presente, ningún buque chileno ha arriado jamás su bandera; espero, pues, que no sea ésta la ocasión de hacerlo. Por mi parte, yo os aseguro que mientras viva tal cosa no sucederá y después que yo falte, quedan mis oficiales, que sabrán cumplir con su deber... ¡Viva Chile!.

Arturo Prat. 21 de mayo de 1879

Terminada la arenga, la Covadonga llegó al habla y Prat le ordenó a Condell: "¡que almuerce la gente!, ¡reforzar las cargas!, ¡cada uno a cumplir con su deber!". Condell simplemente respondió: "¡all right!". Terminado lo anterior se sintió una explosión y una columna de agua y espuma se levantó cerca de ambos buques, el Huáscar había disparado su primer tiro.[n 3] Se iniciaba el combate.

En tierra, la población puerto despertó con el primer cañonazo de la Covadonga y se dirigió a la playa para recibir a las naves peruanas que venían a liberarlos del bloqueo de Iquique.

Fuerzas y buques enfrentados[editar]

Corbeta Esmeralda[editar]

La Esmeralda era una corbeta de madera de 850 t de desplazamiento construida en 1855. Su armamento estaba compuesto por 12 cañones de 40 libras. Su sistema de propulsión era mixto, máquina a vapor y vela. Al momento de entrar en combate sus máquinas estaban en mal estado de mantenimiento y sólo eran capaces de propulsar el buque a una velocidad de 4 nudos, los que se redujeron a 2 nudos al estallar sus calderas.

Monitor Huáscar[editar]

El Huáscar, es un buque tipo monitor, acorazado, de 1745 t de desplazamiento construido en 1865. Cuenta con un casco de 4,5 pulgada de espesor y su armamento principal estaba constituido, en mayo de 1879, por 2 cañones de carga Armstrong de 300 libras ubicados en una torre giratoria blindada, además de 2 cañones de a 40 pdr, uno de 12 pdr y una ametralladora Gatling de 0,44 pulgadas. Su sistema de propulsión era también mixto, máquina a vapor y vela siendo capaz de alcanzar una velocidad máxima, el día del combate, de 10,5 nudos.


Naval Jack of Chile.svg Armada de Chile Naval Jack of Peru.svg Marina de Guerra del Perú
Esmeralda (1855)

Desplazamiento: 854 t
Calado: ¿?
Blindaje: sin blindaje
Armamento principal: 2 x 6 lb,4 x 32 lb, 12 x 40 lb
Andar: 4 Kn[4]
Tripulación: 201 más un civil.

Monitor Huáscar (1866)

Desplazamiento: 1745 t
Calado: 4,57 m
Blindaje: 114,3 mm (4,5 in)
Armamento principal: 2 x 300 lb, 2 x 40 lb, 1 x 12 lb, 1 ametralladora
Andar: 12,25 Kn
Tripulación: 197

Baterías de tierra
Armamento: 4 cañones Blakely de montaña de 9 lb[5]

Combate[editar]

Primera fase[editar]

Primera parte del combate entre los buques chilenos y peruanos.

El transporte chileno Lamar izó bandera estadounidense y abandonó la bahía rumbo al sur.[6] Durante 30 minutos, el Huáscar se enfrentó solo a las dos naves chilenas, hasta la llegada de la Independencia, que concentraron sus tiros sobre el Huáscar sin mayores consecuencias.

Los movimientos iniciales de la Esmeralda hicieron que estallaran dos de sus calderas,[7] lo que redujo su andar de 6 kn a 2 kn, dejando al buque prácticamente inmóvil. En atención a esto, Prat ubicó su nave frente a la población, a una distancia de 200 metros de la playa.[8] En esta situación, los cañonazos peruanos podrían afectar a la población, lo que los obligaría a disparar por elevación.

Después de una hora de combate, las cuatro naves no presentaban daños importantes. A eso de las 11:30 horas, la Covadonga, al mando de Condell, se dirigió al sur navegando pegada a la costa.

Grau ordenó al comandante de la Independencia que siguiera a la Covadonga.[9] En ese instante, el combate se dividió en dos enfrentamientos, uno entre el Huáscar y la Esmeralda y el otro, que los historiadores chilenos denominarían combate naval de Punta Gruesa, entre la Independencia y la Covadonga.

Segunda fase[editar]

Muerte de Arturo Prat Chacón, óleo de Thomas Somerscales.
El teniente peruano Jorge Velarde, murió de tres disparos ejecutados por Arturo Prat, capitán de la corbeta chilena Esmeralda, luego de abordar al Huáscar.[10]

Cuando el Huáscar se encontraba a unos 600 metros de la Esmeralda, se le acercó un bote, donde iban el capitán de puerto y de corbeta, Salomé Porras, junto al práctico Guillermo Checlay y el periodista Modesto Molina, quienes le informaron a Grau que la Esmeralda estaba protegida por una línea de torpedos fijos.[11] [12] Ante esta información, Grau decidió mantener una distancia de 500 metros de la corbeta, posición desde la cual abrió fuego.

El Huáscar emplea el espolón contra la Esmeralda.

Pasada una hora y media de combate, la Esmeralda no había sido impactada por ningún proyectil del Huáscar, sus tiros pasaban largos cayendo en la playa e hiriendo a la población.[13] [14] Cerca de las diez de la mañana, el general Juan Buendía, jefe de las tropas peruanas en Iquique, hizo llevar a la playa 4 cañones Blakely de montaña con los cuales empezó a disparar contra la Esmeralda.[15] Una granada mató a tres hombres y otra hirió a otros tres. En total, realizó 60 tiros y varios de fusilería. La situación se tornó insostenible para la corbeta chilena por lo que Prat decidió cambiar su ubicación 1000 metros más al norte. Cuando iniciaba el movimiento, una granada del Huáscar penetró por su costado de babor saliendo por estribor provocando un incendio en la cámara de oficiales que fue prontamente controlado.

Al observar el movimiento de la Esmeralda, Grau se dio cuenta de que la información de la defensa con torpedos era errónea, por lo que decidió atacar empleando su espolón. Enfiló su proa hacia el costado de babor de la Esmeralda. Prat trató de esquivar el golpe dando avante y cerrando la caña a babor no logrando esquivar el golpe que recibió a la altura del palo mesana sin mayores daños. Al chocar ambos buques, el monitor Huáscar disparó sus cañones de diez pulgadas (300 libras) a corta distancia, produciendo la muerte de 40 o 50 marineros y soldados.[n 4]

El espolonazo del Huáscar, a su vez, fue recibido con una tremenda descarga de las baterías de la Esmeralda y fuego de fusilería, lo que no causó mayor daño en el monitor.

Al ver la cubierta del buque enemigo a sus pies, Prat gritó:

"¡Al abordaje, muchachos!"

Arturo Prat. 21 de mayo de 1879

En medio del estruendo, Prat pretendió abordar el Huáscar; saltó a su cubierta seguido por el sargento Juan de Dios Aldea y el marinero Arsenio Canave[16] [17] quien perdió impulso y cayó al agua.[n 5]

Una vez a bordo, Prat, armado con un sable y un revólver, avanzó hacia la torre de mando; en el trayecto hacia ella, ultimó al oficial de señales, el teniente segundo Jorge Velarde. Al avanzar a babor de la torre de Coles, fue alcanzado por las balas en una de sus rodillas. Un marinero salió a cubierta y lo mató.[18] [19] [20] [21] A su vez, el sargento Aldea cayó herido por una descarga de fusilería sobre la cubierta. Grau hizo un esfuerzo por salvar la vida de Prat pero ya era tarde.[22]

El comandante Grau quiso dar tiempo para que sus adversarios se rindieran, por lo que retiró el Huáscar después del espolonazo. En la Esmeralda, tomó el mando el teniente 1.º Luis Uribe Orrego, quien llamó a reunión de oficiales y decidieron no rendirse; al tiempo que un guardiamarina subía al palo de mesana para clavar las banderas.[23]

Al ver que la tregua no daba resultado, Grau decidió espolonear nuevamente a la Esmeralda, lanzándose a toda velocidad sobre ella, ahora por el costado de estribor. Uribe trató de maniobrar igual que Prat y logró presentar su costado en forma oblicua al espolón del monitor Huáscar, pero esta vez se abrió una vía de agua, ingresando a raudales a la santabárbara y a las máquinas. El buque quedó sin gobierno y sin más municiones que las que había en cubierta.

Nuevamente los cañones del Huáscar disparados a tan corta distancia mataron a varios tripulantes; entre ellos, a los ingenieros y fogoneros que salían a cubierta y arrasó la cámara de oficiales, convertida en enfermería. Se efectuó un segundo intento de abordaje por otros doce tripulantes chilenos, al mando del teniente primero Ignacio Serrano, llevando rifles y machetes, que también resultó infructuoso, cayendo sobre la cubierta del monitor.[n 6]

Hundimiento de la corbeta Esmeralda.

Tras 20 minutos, se efectuó el tercer impacto con espolón en el sector del palo mesana acompañado de dos cañonazos, la corbeta se inclinó de proa y empezó a hundirse. A medida que el buque se inclinaba, el guardiamarina Ernesto Riquelme, gritando vivas a Chile disparaba el último cañonazo.[24]

A las 12:10 de ese día, la Esmeralda desapareció de la superficie del mar con su bandera al tope jamás arriada.

En total, el Huáscar disparó 47 proyectiles y fue impactado por 6 bombas y 23 balas. Los chilenos acusaron 143 muertos. Los peruanos perdieron al teniente segundo Jorge Velarde y siete marineros resultaron heridos. Antes de avanzar para reunirse con la Independencia, Grau dispuso el salvataje de los 57 náufragos de la Esmeralda.[25] Los corresponsales de guerra peruanos a bordo del Huáscar, Modesto Molina de "El Comercio de Iquique" y Julio Reyes de "El Comercio de Lima", relatan en sus despachos que los sobrevivientes chilenos

"... dieron un ¡Viva el Perú! y encomiaron el valor y generosidad de los peruanos para con los rendidos"

Modesto Molina[26]

Tercera fase[editar]

La historiografía peruana incluye los eventos hasta Punta Gruesa como parte del combate naval de Iquique.

La Independencia se encontraba en persecución de la Covadonga, que pegada a la playa en la bahía de Chiquinata iba rumbo al sur del puerto de Iquique, hasta que llegaron a la última caleta donde la Independencia encalló en los roquerios de Punta Gruesa. El comandante Condell ordenó retroceder y bombardear la Independencia, que se defendió aun inundada y envió a los náufragos en botes hacia la playa.

Tras rescatar a los 57 sobrevivientes de la Esmeralda, el Huáscar avistó a la Independencia a las 14:20 a 9 millas de distancia y llegó frente a ella a las 15:10. La encontró varada y con solo 20 tripulantes a bordo, entre ellos More, ya que el resto había desembarcado en botes. El blindado peruano continuó la persecución de la Covadonga durante tres horas, hasta que Grau, convencido de que la distancia que lo separaba de ella no podía acortarse antes de la puesta del sol, decidió regresar en auxilio de la Independencia. Grau estimó entonces que la pérdida de la fragata era total y envió las embarcaciones del Huáscar por los tripulantes que aún se encontraban a bordo dando la orden de incendiar el buque.

Conclusión[editar]

Tumbas de Prat y Serrano en Iquique.

Los sobrevivientes de la Esmeralda fueron entregados a las autoridades militares del puerto de Iquique. Los oficiales sobrevivientes fueron conducidos a la localidad peruana de Tarma.

Luego del combate, el almirante Grau ordenó que los objetos personales de Prat —su diario personal, su uniforme y su espada, entre otros— fueran devueltos a su viuda. Junto con ellos, Carmela Carvajal recibió una carta[27] del almirante peruano. En esta carta, Grau recalca la calidad personal y la hidalguía de su rival. En respuesta, Carmela Carvajal le escribió una carta agradeciendo este gesto.[28] Este hecho sumado al rescate de los sobrevivientes de la Esmeralda hicieron ganar a Grau el apodo de «El Caballero de los Mares».

Sobre la situación de los sobrevivientes de la Esmeralda, Jorge Hunneus del Ministerio de Asuntos Exteriores de Chile escribió al vicecónsul británico en Iquique, expresando la generosidad con que el Perú trató a los marinos prisioneros y la cual espera corresponder.[29]

Los cadáveres de Prat y Serrano fueron enterrados el jueves 22 de mayo en el cementerio de Iquique gracias a la gentileza del ciudadano español Eduardo Llanos y de otros miembros de su colonia, corriendo el español con todos los gastos.

A Chile la noticia llegó a Valparaíso por el cable submarino. El sábado 24 de mayo recién se conocieron en Santiago los detalles del combate en Iquique y la muerte de Prat y, además, el hundimiento de la Esmeralda. Desde ese momento, se produjo en Chile un avivamiento del patriotismo y muchos chilenos acudieron voluntariamente a los cuarteles para enrolarse y participar en el conflicto.

Homenajes[editar]

Monumento a Miguel Grau, en Pucallpa.
Monumento a los Héroes de Iquique, en Valparaíso.
Canto Épico a las Glorias de Chile (1.ª estrofa)
Rubén Darío escribe en 1887 este poema épico inspirado en los hechos del Combate Naval de Iquique

En 1888, los restos del comandante Arturo Prat fueron trasladados a Valparaíso, donde se les dio sepultura en un monumento construido por sufragio popular. En este monumento, descansan los máximos héroes navales chilenos, y es ahí donde cada año, en el día de las glorias navales, con la presencia del presidente de la república, se honra con desfiles militares a la figura de Prat y su tripulación.

El almirante Miguel Grau Seminario es recordado tanto en Perú como en Chile por su hidalguía y caballerosidad en combate. Algunas calles en Chile llevan el nombre de Almirante Grau. Sus acciones durante la Guerra del Pacífico lo convirtieron en el mayor héroe naval de la marina de guerra del Perú. Miguel Grau también es considerado héroe naval en Bolivia.

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. La corbeta Esmeralda y la goleta Covadonga eran los buques más viejos de la escuadra chilena; habían sido construidos en 1855 y 1859, respectivamente.
  2. Además, estaba presente en el puerto la fragata inglesa Turquoise.
  3. Dicho tiro tenía por intención lograr la rendición, en forma pacífica, de los buques chilenos.
  4. Estimaciones de los sobrevivientes del combate.
  5. Arsenio Canave fue recogido posteriormente por la misma Esmeralda.
  6. Solo Serrano sobrevivió con graves heridas en la zona inguinal.

Referencias[editar]

  1. Historia de la Republica, Jorge Basadre [1]
  2. Paz Soldán, Mariano Felipe (1884). Narración histórica de la guerra de Chile contra el Perú y Bolivia. Tomo I
  3. [2] Foja de Servicios de Manuel Orella
  4. El 21 de mayo de 1879, la Esmeralda, tenía averiadas sus calderas, las que al hacerlas andar solo le permitía un andar de 4 nudos, los que se vieron reducidos a 2 al estallar estas (Datos de la Armada de Chile)
  5. Entonces el señor jeneral Buendía que, para todo caso hizo colocar la artillería de campaña por ese punto, ordenó que rompiese ésta el fuego sobre el buque chileno, i que igual cosa hiciesen los soldados. En efecto, las cuatro piezas de a 9 empezaron a hacer un fuego pronto i certero, al cual contestó la corbeta con una andanada i con tiros de fusilería tan sostenidos, que parecían los de dos ejércitos numerosos que se baten encarnizadamente. ("Relación del Combate de Iquique, publicada en "El Comercio" de esa ciudad, por su redactor don Modesto Molina)
  6. Al aproximarse nuestros buques al puerto de Iquique, noté que efectivamente tres buques caldeaban y pronto pude reconocer entre ellos a la Esmeralda y Covadonga, que se ponían en movimiento, tomando posiciones defensivas, a la par que salía del puerto un vapor con bandera norteamericana, probablemente el Lamar y se dirigía al sur., Parte oficial de Miguel Grau sobre el combate naval de Iquique [3]
  7. Al movernos para tomar la misma situación, se nos rompieron dos calderos y el buque quedó con un andar de dos a tres millas.Parte oficial del teniente primero Luis Uribe sobre el combate naval de Iquique [4]
  8. A las ocho treinta la acción se hizo general. La Covadonga se batía con la Independencia, haciendo al mismo tiempo rumbo al sur y la Esmeralda contestaba los fuegos del Huáscar y se colocaba frente a la población a distancia de 200 metros de la playa.Parte oficial del teniente primero Luis Uribe sobre el combate naval de Iquique [5]
  9. La Covadonga , después de la primera hora , salio del puerto muy pegada a la isla que cierra la parte occidental y emprendió su retirada por la costa del sur , barajándola muy próxima a la playa , en vista de lo cual ordene a la Independencia perseguirla, quedándome por consiguiente batiendo con el Huascar a la Esmeralda..Parte oficial del capitán de navío Miguel Grau sobre el combate naval de Iquique
  10. Prat llegó hasta el torreón del comandante, junto al cual estaba el teniente señor Velarde, sobre el que hizo tres tiros que le causaron la muerte. Entonces un marinero acertó a Prat un tiro de Comblain en la frente, destajándole completamente el cráneo, cuyos sesos quedaron desparramados sobre la cubierta.

    El Comercio de Iquique.
    [6]
  11. En los días previos al combate se encontraba abordo de la Esmeralda el ingeniero civil Juan Cabrera Gacitúa. Debido a sus cocimientos técnicos, Prat le encargó estudiar la posibilidad de construir torpedos o minas submarinas. El 20 de mayo, procede a explotar un tarro de pólvora al costado del buque, la columna de agua que levanto la explosión hizo pensar a los iquiqueños que la Esmeralda estaba protegida. Armada de Chile (2005, 2 ed.). Huáscar, pág. 23. Editorial Kactus. 
  12. ...me decidí a atacar a la Esmeralda con el espolón, pero informado por el capitán de corbeta y de puerto, don Salome Porras y por el práctico del mismo, don Guillermo Checle, quienes se encontraban a bordo desde el principio del combate, de que dicho buque estaba defendido por una línea de torpedos en su delante...Parte oficial del capitán de navío Miguel Grau sobre el combate naval de Iquique [7]
  13. Los tiros de este último pasaban en su mayor parte por alto y varios fueron a herir a la población.Parte oficial del teniente primero Luis Uribe sobre el combate naval de Iquique [8]
  14. Trabóse el combate desde ese momento entre el Huascar y los dos buques enemigos y 30 minutos después se unió y rompió sus fuegos la Independencia, pero nuestros tiros no podían ser bien dirigidos por encontrarnos en la boca del puerto bajo la acción del mar, a la par que las punterías de los buques enemigos tenían en lo general buena dirección y elevación.''Parte oficial del capitán de navío Miguel Grau sobre el combate naval de Iquique [9]
  15. Nuestra posición era pues, ventajosa; pero como se nos hiciera fuego de tierra con cañones de campaña, matándonos tres individuos e hiriéndonos otros tantos, el capitán Prat se vio obligado a ponerse fuera de su alcance. Parte oficial del segundo Comandante de la Esmeralda Luis Uribe sobre el Combate Naval de Iquique. [10]
  16. El capitán Prat, que se encontraba en la toldilla desde el principio del combate, salto a la proa del Huáscar dando al mismo tiempo la voz de "al abordaje" desgraciadamente, el estruendo producido por la batería al hacer fuego sobre el Huáscar, impidió a muchos oír la voz del comandante; y de los que se encontraban en la toldilla con el, solo el sargento pudo seguirlo, tal fue la ligereza con que se retiro la proa del Huáscar de nuestro costado.Parte oficial del segundo Comandante de la Esmeralda Luis Uribe sobre el Combate Naval de Iquique. [11]
  17. El comandante de ese buque nos abordó a la vez que uno de sus oficiales y algunos de sus tripulantes por el castillo, y en la defensa de este abordaje perecieron victima de su temerario arrojo.Parte oficial del capitán de navío Miguel Grau sobre el combate naval de Iquique [12]
  18. Declaración de Francisco Lena, portugués a bordo del Huáscar, publicada en "Boletín de la Guerra del Pacífico" dice: "Portal es el nombre del marinero que le dio el hachazo a Prat en la frente que le causó la muerte inmediata."
  19. Fuentes peruanas señalan que el marino Portal —o Portales, dependiendo de la versión— justificó su actuar en vista de que Prat había dado muerte al teniente Velarde
  20. "Casi al mismo tiempo el marinero peruano, Mariano Portales, disparó un certero balazo contra la frente de Prat, quien falleció instantáneamente." Luna Vegas, Emilio (1982). Perú y Chile en cinco siglos. Librería Editorial Minerva.
  21. El suscribe se encontraba en el castillo de proa y desde ahí tuve el sentimiento de ver al bravo capitán Prat caer herido de muerte combatiendo al pie mismo de la torre del Huáscar.Parte oficial del segundo Comandante de la Esmeralda Luis Uribe sobre el Combate Naval de Iquique. [13]
  22. El valiente Comandante de la Esmeralda murió como un Héroe en la cubierta de este buque, en momentos en que emprendió un abordaje temerario. Yo hice un esfuerzo supremo por salvarlo, pero desgraciadamente, fue ya tarde. Su muerte me amargó la pequeña victoria que había obtenido y pase un día muy afligido.Carta del almirante Grau a su cuñana Mercedes. [14]
  23. Almirante Enrique Spoerer (en el discurso fúnebre del Contraalmirante Arturo Fernández Vial, noviembre de 1931): "...Durante el combate se distinguió por su temeridad y arrojo. En el comienzo de esta gloriosa acción tuvo a su cargo las santabárbaras de la "Esmeralda". Muerto el Comandante Prat, y al ordenarse que nuestro pabellón, cumpliendo las tradiciones navales de Chile y las especiales instrucciones del Jefe inmortal, siguiera flameando hasta el final, el Guardiamarina Fernández Vial trepó decidido al mesana y clavó en persona la bandera, la misma que hoy es símbolo de irreductible decisión de vencer o morir con ella...".
  24. "Al hundirse la "Esmeralda", un cañón de popa por el lado del estribor hizo el último disparo, dando la tripulación vivas a Chile" Publicada en "El Comercio" de esa ciudad, por su redactor Modesto Molina, testigo presencial.
  25. Los botes del Huáscar recogieron del agua a los sobrevivientes y en la tarde del mismo día fuimos desembarcados en Iquique en calidad de prisionerosParte oficial del segundo Comandante de la Esmeralda Luis Uribe sobre el Combate Naval de Iquique. [15]
  26. "..,Al abordar los prisioneros chilenos las embarcaciones que fueron en su ausilio, dieron un ¡Viva el Perú! i encomiaron el valor i jenerosidad de los peruanos para con los rendidos... Redacción del combate de Iquique, Publicada en "El Comercio" de esa ciudad, por su redactor Modesto Molina, testigo presencial". Publicado por Benjamín Vicuña Mackenna en "Episodios marítimos. Las dos Esmeraldas"
  27. Carta de Miguel Grau a Carmela Carvajal de Prat [16]
  28. Carta de Carmela Carvajal de Prat a Miguel Grau [17]
  29. Jorge Hunneus A Mr. J. V. Drummond

Bibliografía[editar]

  • Bulnes, Gonzalo (1913). Guerra del Pacífico, Tomos I. Sociedad Imprenta y Litografía Universo. Valparaíso. 
  • Carvajal Pareja, Melitón (2004). Historia Marítima del Perú, Tomo XI, volumen I. Instituto de Estudios Histórico Marítimos del Perú. Lima. ISBN 9972-633-03-9. 
  • Encina, Francisco A. (1976). Resumen de la historia de Chile. Santiago: Empresa editora Zig Zag S.A. 
  • Fuenzalida Bade, Rodrigo (1978). La Armada de Chile. Santiago: Editorial Aquí está. 
  • López Urrutia, Carlos (1969). Historia de la Marina de Chile. Santiago: Editorial Andrés Bello. 

Enlaces externos[editar]