José Moldes

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
José de Moldes
José Moldes.jpg

Teniente gobernador de Mendoza,
Intendente de Cochabamba,
Representante de Salta del Tucumán y vicepresidente de la Asamblea General Constituyente de 1813

Datos personales
Nacimiento 1 de enero de 1785
ciudad de Salta,
Virreinato del Río de la Plata Bandera de España
Fallecimiento 18 de abril de 1824 (39 años)
ciudad de Buenos Aires,
Provincias Unidas del Río de la Plata Bandera de Argentina
Profesión militar y político
Religión católica
[editar datos en Wikidata ]

José de Moldes (Salta, 1 de enero de 1785 - Buenos Aires, 18 de abril de 1824) fue un militar y político revolucionario independentista argentino.

Biografía[editar]

Hijo de Juan Antonio Moldes y González, y de Antonia Fernández Sánchez de Loria y Arias Velázquez (ambos de origen español). Fue hermano del coronel Eustoquio Moldes (1783-1926). Su padre había nacido en 1733 en la aldea de Porrans, en la provincia de Pontevedra (Galicia).[1] [2] [3] Era «dueño de una de las casas comerciales más poderosas de Sudamérica»,[4] [5] y por ello llegó a ser alcalde de Salta.

Cursó sus primeras letras en su ciudad natal, y la escuela secundaria en Buenos Aires. En 1803 se trasladó a España para realizar estudios superiores. Estando en Madrid decidió dejar los estudios de abogacía y se incorporó como cadete en el Cuerpo de Guardias del Rey (una elite militar). En la lucha contra los franceses alcanzó el grado de teniente primero.

En Madrid participó de las asociaciones que propiciaban las ideas de independencia para las colonias de América. Fue influido por Francisco de Miranda con el cual parece tuvo contacto personal.

En 1807, junto a su amigo Francisco de Gurruchaga, ejerció la presidencia de la Conjuración de Patriotas, quedando a cargo de la dirección.[6]

En 1808 cayó prisionero de los franceses, pero logró escapar. Estuvo en contacto con otros americanos que planeaban la independencia de su patria americana, ante el peligro de que los franceses se apoderaran también de las colonias americanas. Este grupo sería posteriormente base de la Logia Lautaro, que se fundaría en Cádiz en 1811. Acusado junto con Gurruchaga de conspiración, fueron encarcelados junto a Juan Martín de Pueyrredón. A base de dinero y argucias sobornaron a los guardias y pudieron preparar la fuga haciéndose pasar Gurruchaga por "cochero" junto a Moldes y escondiendo a Pueyrredón dentro de una calesa. Gracias a esta hazaña pudieron embarcarse en la fragata "Castillo" que arribó a Buenos Aires el 7 de enero de 1809.

Al retornar al nuevo continente adhirió a los grupos que conspiraban por la independencia, dedicándose a difundir las ideas independentistas en las ciudades del interior.[5]

Desempeñó diversos cargos luego de la Revolución de Mayo de 1810: a la edad de 25 años fue teniente gobernador de Mendoza, teniente coronel del Ejército Auxiliar del Alto Perú, intendente de Cochabamba, coronel del Ejército Auxiliar del Alto Perú por despacho del general Manuel Belgrano, encargado de reorganizar el ejército tras las derrotas sufridas. Se destacó en la Batalla de Tucumán (24 de septiembre de 1812) como encargado de observación. Fue jefe de policía de la ciudad de Buenos Aires, representante por Salta y Jujuy ―que entonces eran una sola provincia― en la Asamblea General Constituyente del año 1813, siendo vicepresidente de la misma. Escribió un tratado sobre Tácticas de infantería para las fuerzas armadas del Estado. Se le asignó la jefatura del Regimiento de Granaderos de Infantería; comandando dicha unidad pasó a Colonia del Sacramento y participó en el sitio y la toma de Montevideo, asumiendo el mando interino de las tropas por ausencia de Alvear.

Quienes lo conocieron dijeron que el guerrero de la independencia José de Moldes fue un hombre de un carácter tan áspero, dominador y altivo, que ni siquiera entre sus compañeros de armas logró amistades ni simpatías. Por ejemplo, cuando Manuel Belgrano lo nombró jefe de Estado Mayor del Ejército del Norte, el descontento fue tan unánime y se manifestó de una manera tan alarmante y violenta que Moldes se vio obligado a renunciar, a poco de ser nombrado, para evitar seguros y peligrosos trastornos.

Era miembro de la Logia Lautaro, pero a partir de 1814 sus relaciones con los miembros de las asociaciones independentistas declinaron.[5]

El director supremo Gervasio Antonio Posadas lo exilió a la Patagonia,[5] quitándole sus derechos civiles, supuestamente por actitudes individualistas. Según Moldes, el motivo fue que había denunciado a Posadas por haber intentado tratativas con el rey de España para una inminente ocupación militar.

Moldes fue electo diputado al Congreso de Tucumán por Salta, pero no pudo incorporarse por discrepancias con Tomás Godoy Cruz. Cuando se debió elegir un nuevo Director Supremo en el Congreso de Tucumán, los candidatos fueron propuestos Moldes, Juan Martín de Pueyrredón, Belgrano y José de San Martín. La candidatura de Moldes fue apoyada por el gobernador de Salta, general Martín Miguel de Güemes — amigo personal de Moldes — y otros personajes del naciente Partido Federal. Resultó elegido Pueyrredón, lo que inició una marcada enemistad entre estos dos viejos amigos.[7]

Enfrentado a varios miembros del Congreso, lanzó ácidas críticas a las ideas monárquicas del general Belgrano, a raíz de lo cual fue encarcelado. Fue deportado a Valparaíso (en Chile), donde permaneció preso por orden del general José de San Martín.

En 1819 escapó y regresó a Buenos Aires, donde se enfrentó a los sucesivos gobiernos; apoyó la posición del coronel Manuel Dorrego durante la Anarquía del Año XX. En 1822 se instaló en Córdoba, donde fue aliado del gobernador Juan Bautista Bustos.

A principios de 1824 regresó a Buenos Aires, donde denunció un caso de robo de caudales públicos. El 18 de abril de 1824 falleció en extrañas circunstancias, posiblemente envenenado.

Sus ideas y posiciones[editar]

José Moldes era partidario de un marcado sentido republicano y de un antiporteñismo sincero.

El director supremo y general Alvear, durante la campaña de Montevideo mantenían comunicación confidencial con José Moldes, incluso le llega a relatar la victoria ante Ortogues. Luego los pensamientos divergentes, respecto al gobierno nacional (centralista o autónomo) los distanciaron.

Fue un personaje de férrea disciplina, lo cual le mereció el reconocimiento y los cargos obtenidos como así también el descontento de sus dirigidos.

Los primeros años de participación en la gesta emancipadora de la región sur del continente americano, lo vieron prestar grandes servicios personales y financieros para la causa. Tras el éxodo de Jujuy le hizo entrega de más de 5500 pesos de su peculio al general Manuel Belgrano para ayudar a financiar la resistencia contra el avance realista.

Véase también[editar]

Notas, fuentes y referencias[editar]

  1. Pardo de Guevara y Valdés, Eduardo (ed.): Actas de la XI Reunión Americana de Genealogía. Santiago de Compostela (Galicia): Instituto Padre Sarmiento de Estudios Gallegos.
  2. En el árbol genealógico gallego de los Moldes, originarios de Porrans, en el municipio de Barro (Pontevedra) figuran Francisco Javier Moldes Fontán y sus hijos, entre ellos Diego Moldes.
  3. Biografía de José Moldes», artículo en el sitio web CMoldes.com.ar. Véanse las líneas 4 y subsiguientes.
  4. «La historia detrás del fundador del mercado», artículo en el sitio web del diario El Tribuno (Salta) del 23 de julio de 2011.
  5. a b c d «José Moldes», artículo biográfico en el sitio web Portal de Salta.
  6. La crónica relata que se hallaba él en Madrid, en 1808, gestionando su ingreso como cadete en el Cuerpo de Guardias del Rey, cuando llegó a la Corte de España, comisionado especialmente por el emperador Napoleón Bonaparte, el general Requiers, de ilustre prosapia y probada bizarría. Enseguida el afrancesado ministro de Estado ―el caricaturesco Manuel Godoy―, le organizó un banquete de honor al cual asistieron numerosos invitados, entre los cuales se hallaba nuestro salteño Moldes, a quien sus personales dotes y la calidad de su familia daban mucho crédito y prestigio. Durante la conversación, el general agasajado se deshizo en toda clase de fanfarronadas sobre el poderío de Francia e incluso llegó a afirmar, bien compadrito, que si su emperador lo deseaba podría sojuzgar en un instante a España y sus colonias y nadie en el mundo podría impedirlo.
    ―Difícil lo creo ―respondió Moldes, herido en lo más vivo―: dos veces intentaron los ingleses apoderarse de Buenos Aires, y de ambas conservan amargo recuerdo.
    ―Poco valen los ingleses ―dijo despectivamente el francés, que había encontrado la horma de su zapato―. Pero, así y todo, nunca logré comprender cómo pudieron ser vencidos por una plebe amodorrada e inculta.
    ―Esto se explica, caballero ―repuso Moldes, que no se quedó en el mismo― sabiendo que esa plebe tiene un pecho más noble y fuerte que el de todos los serviles esclavos del tirano de Europa, como voy a probárselo a usted.
    Y a continuación le encajó una trompada al embajador y lo tiró al piso. Horas después se concertaba un duelo en condiciones muy duras y, al amanecer del día siguiente, el francés recibió dos heridas del argentino que le ocasionaron la muerte. Esa fue la primera sangre vertida por el impetuoso y bravo José de Moldes en defensa de su Patria, por la que tanto lucharía pocos años después.

    Memorias del coronel
  7. Del Campo Wilson, Estanislao (1966). «La declaración de nuestra independencia». En En Seminario de Estudios de Historia Argentina. El Congreso de Tucumán. Club de Lectores. 

Bibliografía[editar]

  • Aubin, J. M. (1910): Anecdotario argentino. Buenos Aires: Ángel Estrada, 1910.
  • Halperín Donghi, Tulio (1979). Revolución y guerra; formación de una élite dirigente en la Argentina criolla. Siglo XXI. 
  • Porras, Juan Carlos, Espósito, María y Piovera, Rodolfo, entre otros. Nuestra Argentina. Primer diccionario enciclopédico escolar Billiken. (27. Mil-Mon). Billiken / Editorial Atlántida. p. 34. ISBN 950-08-2901-0.