Editorial Atlántida

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Editorial Atlántida
Fundación 1918
Fundador Constancio C. Vigil
País Flag of Argentina.svg Argentina
Localización Azopardo 565, Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA)
Distribución Argentina y algunos otros países de América Latina
Género Varios
Publicaciones notables Además de libros, las revistas “Billiken”, ““Gente”, “Para Ti” (incluyendo sus relativamente nuevas variantes “Para Ti Deco” y “Para Ti Mamá”), “Chiquititas”, “La Valijita”, “Paparazzi y “Para Teens
Sitio oficial

Editorial Atlántida es una de las principales empresas editoras argentinas, la cual se dedica a publicar revistas y libros.

Historia[editar]

Primeros años[editar]

El origen de la Editorial Atlántida se puede rastrear hasta tres revistas fundadas en 1904 por el periodista uruguayo-argentino Constancio C. Vigil, las cuales fueron publicadas hasta 1911: se trataba de la revista semanal infantil “Pulgarcito”, “Germinal” y su más exitosa publicación periódica temprana, el semanario de interés general “Mundo Argentino” (de forma similar a lo que había sido “Pulgarcito” antes de que la competencia llevase al cierre de la publicación del mismo en 1907). En particular, “Mundo Argentino” era una revista muy ilustrada que incluía anuncios publicitarios y cupones, que estaba centrada en un género en especial sin estar sólo limitada al mismo.

Para 1912 la revista se jactaba de tener una circulación de más de 36.000 ejemplares, aunque Vigil -quien era un versátil hombre de negocios- la vendió a Editorial Haynes en 1917, cuando la misma se encontraba en su pico de circulación. Para ese entonces “Mundo Argentino” vendía unas 118.000 copias por semana (en un país que tenía menos de 5 millones de adultos).[1]

Portada del primer número de la revista infantil Billiken, el cual fue publicado el 17 de noviembre de 1919.

No obstante Vigil redobló la apuesta mediante la fundación de una entonces nueva empresa del rubro: “Editorial Atlántida”. La recién fundada compañía pronto publicaría nuevos títulos: una revista de sucesos del momento que llevaba el mismo nombre de la firma (lanzada en 1918), el semanario deportivo “El Gráfico”, la revista infantil Billiken (ambas en 1919) y la femenina “Para Ti” (1922), siendo todas ellas pioneras o precursoras en sus respectivos rubros. Las tres últimas siguen siendo las revistas argentinas más antiguas que aún continúan publicándose y se convirtieron en líderes en circulación dentro del mercado hispanoparlante.[2]

Otras revistas distribuidas por Atlántida durante la era temprana de la editorial, las cuales eran bastante conocidas en esa época, incluían a “Iris” (1920), “Grand Guiñol” (1922), “Tipperary” (1928), “El Golfer Argentino” (1931, después renombrada a Sport), “Cinegraf” y “Vida Nuestra” (ambas de 1932).[3]

Editorial Atlántida también publicó numerosos libros escritos por el propio Constancio C. Vigil, algunos de los cuales fueron éxitos editoriales. El prolífico autor publicó un total de 134 títulos desde 1915, incluyendo 50 títulos infantiles.[1] [4]

Entre la variedad de revistas publicadas por la editorial, la infantil Billiken se mantuvo como la más popular durante algunas décadas, en parte debido a la falta de una competencia directa. El alcance que por entonces tenía esa revista le permitió a Vigil organizar los denominados “Comités Billiken” con el propósito de recaudar donaciones de comida y dinero para los más necesitados durante la Gran Depresión estadounidense que estalló en 1929, organizando a más de 40.000 niños antes de que el proyecto fuese finalizado. Para la década de 1950 la circulación de la revista totalizó más de 500.000 ejemplares, incluyendo unos 30.000 vendidos en Uruguay y en el resto de América Latina[2] , y siguió siendo publicada por la misma editorial tras la muerte del propio Vigil el 24 de septiembre de 1954.


Asimismo Atlántida lanzó en 1965 la revista de interés general “Gente”. Sin embargo, el grupo perdió terreno en el mercado de revistas infantiles con el advenimiento en 1964 de “Anteojito”, lanzada por Manuel García Ferré. De hecho, para 1972 Billiken descendió al tercer lugar en ese rubro, detrás de la anteriormente mencionada “Anteojito” y de “Locuras de Isidoro” de Dante Quinterno. Aunque como contrapartida la empresa fue en 1971 la primera en asegurarse la distribución en el mercado argentino los derechos de impresión de la entonces popular y lucrativa historieta Superman de la editorial estadounidense DC Comics.[2] Ese mismo año el gobierno argentino vendió un porcentaje de la participación estatal en el Canal 13 de Buenos Aires, designando a Constancio Vigil tercero como su director ejecutivo. No obstante, el presidente populista argentino Juan Domingo Perón renacionalizó ese canal en 1974 durante su inconcluso tercer mandato.[5]

Atlántida y la última dictadura militar argentina[editar]

Después del golpe de Estado del 24 de marzo de 1976 que dio inicio al autodenominado Proceso de Reorganización Nacional (1976-1983), las publicaciones de Atlántida comenzaron a apoyar explícitamente al nuevo régimen.[2] No obstante, ya para 1975, cuando la Argentina se debatía en una virtual guerra civil de relativamente baja escala o poca intensidad a causa de las repetidas acciones armadas realizadas por algunos grupos guerrilleros de extrema izquierda como el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), a la que se sumaba la inicialmente peronista pero cada vez más izquierdista Montoneros y la organización terrorista paresestatal de ultraderecha Alianza Anticomunista Argentina (Tripe A), la editorial intensificó su sesgo a favor de las Fuerzas Armadas y de Seguridad argentinas (lo que incluso se hizo evidente en sus revistas femeninas). En ese orden de cosas, era natural y esperable que una vez consumado el golpe militar las principales publicaciones de Atlántida tales como “Gente” y “Somos” adoptaron un tono editorial a favor de la dictadura. Incluso la revista femenina “Para Ti” se mantuvo dentro de esa tendencia, publicando un extenso reportaje sobre la vida hogareña del general Jorge Rafael Videla al comienzo del mandato de facto de éste, exaltando al entonces nuevo dictador como un hombre de “disciplina, valor y sacrificio”.[6]

El tono acompañante de la revista fue puesto al servicio de la dictadura durante los momentos más críticos que la misma solía atravesar. Por ejemplo, cuando el país se enfrentaba a una recesión económica en 1978, fenómeno potenciado por el notable empeoramiento de las relaciones bilaterales con el entonces Chile del dictador Augusto Pinochet a causa del conflicto fronterizo en torno al conflicto del canal de Beagle, intentó ser contrarrestado con exhortaciones a “apoyar el proceso que comenzó el 24 de marzo de 1976, cuando tomamos un paso decisivo hacia la madurez política”,

Por otro lado, la popularmente muy aclamada victoria de la selección de fútbol de Argentina, en la Copa Mundial de Fútbol de 1978 fue seguida por una portada del semanario político “Somos” en la que no se mostraba al equipo nacional sino al entonces dictador Jorge Rafael Videla mientras ésta se ponía de pie en las tribunas para saludar esa ocasión.

La creciente presión internacional contra la “guerra sucia” resultó en una campaña de peticiones organizada por “Para Ti” que incluían postales tituladas “Argentina: Toda la verdad” (Argentina: The whole truth), las cuales los lectores de la revista podían recortar y enviar por correo a una lista de direcciones de los más prominentes críticos internacionales del régimen, incluyendo entre otros, al entonces presidente estadounidense Jimmy Carter, el también norteamericano senador demócrata Ted Kennedy y el entonces primer mandatario francés Valéry Giscard d'Estaing, así como también la organización no gubernamental (ONG) Amnistía Internacional y varios periódicos de todo el mundo.[6]

Atlántida, junto a la filial argentina de la empresa estadounidense Coca Cola también participó de la ofensiva política del régimen en las escuelas primarias, mediante la publicación de la revista propagandística “El niño, la escuela y el ejército” e incluso después del retorno de la democracia al país a fines de 1983 el semanario político “Somos” publicó una serie de artículos sobre supuestos (e inexistentes) “campos de rehabilitación para subversivos”, los cuales incluían fotografías adulteradas de detenidos políticos en una “atmósfera familiar”, con supuestos servicios completos médicos, religiosos, psicológicos y legales.[6]

Últimos años[editar]

Ya en democracia, el grupo Atlántida se benefició a partir de la política privatizadora de medios estatales lanzada por el entonces presidente justicialista Carlos Saúl Menem tras su victoria electoral en las elecciones presidenciales de Argentina de 1989, Atlántida compró la exitosa Radio Continental. Asimismo, en 1998, todavía durante el gobierno menemista, se asoció con el Banco Citicorp y Telefónica de España, a través de lo cual controló el popular canal de televisión abierta Telefé (el anterior Canal 11 estatal), además de uno de los principales canales de televisión por cable y ocho otras estaciones televisivas en el interior del país.[5] En ese mismo año su clásica revista deportiva “El Gráfico” fue vendida al localmente muy conocido multimedio deportivo Torneos y Competencias (TyC).[7] No obstante, el retiro del Grupo Vigel de ese consorcio en 2000 lo hizo reenfocarse en su histórica actividad principal: la publicación de libros y revistas. Al respecto, en 2001 Atlántida lanzó la revista de actualidad y chimentos Paparazzi y en 2005 lo hizo respecto de versiones renovadas de la clásica y conocida “Para Ti”, en sus entonces nuevas variantes de “Para Ti Mamá” y “Para Teens”.

En total, su división de revistas vendió unos 12,8 millones de ejemplares en 2006, cifra aproximadamente equivalente a un 30% del mercado argentino.[8] La empresa también se ha mantenido durante los últimos años como un relativamente significativo editor de libros argentino, teniendo una tirada combinada anual de unos 650.000 volúmenes (equivalente a un 10% del market share local).[3]

Editorial Atlántida fue finalmente vendida a Televisa, el gigante mexicano de los multimedios, en el año 2007.[5]

Nota y referencias[editar]

  1. a b María Paula Bontempo, “La trayectoria de Constancio Cecilio Vigil antes de la fundación de Editorial Atlántida (1904-18)”
  2. a b c d El Monitor: El largo camino de Billiken
  3. a b Editorial Atlántida: Constancio Vigil.
  4. Cámara de Diputados de la Nación Argentina, Resolución 3090-S-04.
  5. a b c Revista Fortuna, “Televisa se expande”, 9 de junio de 2007.
  6. a b c Marguerite Feitlowitz, A Lexicon of Terror: Argentina and the Legacies of Torture (“Un léxico de terror: Argentina y los legados de la tortura”), Oxford University Press, 1998.
  7. «El Gráfico».
  8. Portada Online: Grupo Televisa Acquires Argentina’s Editorial Atlantida (“El Grupo Televisa” adquiere Editorial Atlántida de Argentina”)

Enlaces externos[editar]