Joaquín Murrieta

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Joaquín Murrieta (Murieta)
JoaquinTheMountainRobber.jpg
Visión de un artista de Joaquín Murrieta (Murieta) (anónimo, alrededor de 1848).
Nacimiento

1829
Bandera de Chile Quillota, Chile[1] [2] [3] [4] [5] o

Bandera de México Álamos, Trinchera y Oputa,[6] en Sonora, o Mexicali, en Baja California, México
Fallecimiento 25 de julio de 1853
Bandera de los Estados Unidos California, Estados Unidos
Causa de muerte Supuestamente en un enfrentamiento con rangers californianos
Residencia Chili Gulch, California
Nacionalidad Mexicana o Chilena, pero es usado como un icono de los latinoamericanos
Ciudadanía ¿?
Educación Iletrado
Ocupación Héroe o bandido justiciero[7]
Notas
Las historias de El Zorro[8] están basadas en las correrías de Joaquín Murieta. La historia de Joaquín Murieta es legendaria y popular, es la audacia y la dignidad de los despojados del suelo y sus derechos. Algunos lo hacen chileno, «...el honrado mozo natural de Quillota». Otros lo nombran como mexicano de Sonora.

Joaquín Murrieta (Murieta)[9] [10] (1829-1853), también llamado el Robin Hood de El Dorado, fue una figura legendaria en California durante la Fiebre del oro de la década de los años 1850. De uno u otro modo, para algunos activistas políticos su nombre ha simbolizado la resistencia latinoamericana ante la dominación económica y cultural de los angloparlantes en las tierras de California.[11]

Origen y familiares[editar]

Murrieta es un héroe caballeresco, es un personaje trágico y romántico de la lucha del oro en California que tiene tres cunas y tres tumbas.

Según la teoría del origen chileno,[12] Joaquín Murieta habría nacido en Quillota (Provincia de Valparaíso) o Santiago,[1] luego de la muerte de su padre. A los 15 años, se habría enrolado como soldado de la escolta del presidente Manuel Bulnes. En 1848 habría viajado a San Francisco, como parte de la gran migración chilena de esos años, a buscar a su hermano que había partido un año antes,[13] y se especula que murió en California en 1853.

Otras versiones consideran a Murrieta natural de Sonora, México; concretamente del poblado de San Rafael del Alamito, comunidad que desapareció a principios del siglo pasado y en donde se erigió una plaza cívica para, cada 23 de octubre, recordarlo. Otra localidad a la que se asigna el origen de Murrieta es Trincheras, también en Sonora.[14]

El primero en escribir sobre la historia de Murrieta fue el periodista John Rollin Ridge,[15] aunque compuso su novela apelando a algunas otras historias que nada tenían que ver con Joaquín. En 1862, Roberto Hyenne pasa la obra al francés, incluyéndole modificaciones e invenciones propias. De acuerdo con Carlos López, es en la versión al español hecha por el chileno Carlos Morla donde se varía la nacionalidad de Murrieta, cambiando todo lo que decía "México" por "Chile". Lo comprueba comparando las ediciones en francés y en español. Es así como surge el mito del Murrieta.

Una de las teorías relativas al origen mexicano de Joaquín Murrieta es la que lo emparenta con el liberal español del siglo XIX, Luciano Murrieta García, hombre leal al regente de España, general Baldomero Espartero. Según la Fundación Murrieta,[16] Luciano se comenzó a interesar en el cultivo del vino durante un período de exilio en Inglaterra y sus primeros ensayos fueron con el vino de La Rioja. Dos años más tarde (1852) los vinos se exportaron a México y Cuba, siendo esta una de las primeras bodegas españolas que exportó sus vinos a tierras mexicanas.[17]

Luciano, nacido en Arequipa en 1822, habiendo sido convertido en marqués por Espartero, habría muerto en 1911. Empero, esta fuente es oscura en cuanto a la precisa consanguinidad que hubo entre el caballero español y el personaje latinoamericano.

Vida[editar]

Lugar de nacimiento[editar]

Por lo menos tres ciudades se disputan ser su lugar de nacimiento: (también había un pueblo en el que se piensa vivió Joaquín Murrieta);

  1. Trincheras, Sonora, México.
  2. Álamos, Sonora, México.
  3. Quillota, comuna y ciudad capital de la provincia del mismo nombre, en Chile.

Según la versión de Álamos, la familia Murrieta habría vivido en la hacienda El Alamito, Sonora, a 22 km de Hermosillo, y él estaba dedicado a la venta de caballos robados en California. En el cementerio de la hacienda están supuestamente enterrados dos de sus hermanos.

A las tres ciudades anteriores algunos añaden Mexicali, Baja California.

Fiebre del oro[editar]

A partir de 1848 llegan miles de migrantes hasta California en la llamada «fiebre del oro». Los lavaderos son explotados por mexicanos, chilenos y peruanos. Los norteamericanos ven cómo algunas de las mejores vetas son explotadas por los latinos a quienes llaman greasers (grasientos). Las persecuciones y la xenofobia no tardan en llegar. El gobernador de California, general Persifor Smith, acusa a los extranjeros de transgresores y anuncia su expulsión. La violencia de los mineros y comerciantes norteamericanos se vuelca sobre los latinos. En las minas del centro y norte de California se les da tres horas a los perseguidos para que se marchen sin llevarse sus pertenencias y aperos; muchos se refugian en San Francisco y en las minas del sur. Luego se les impone un impuesto de veinte dólares mensuales por lavar oro, y se prosigue con otras formas de persecución y hostigamiento. En este estado de cosas llegó Murieta a California.

Tradicionalmente, se asegura que Joaquín Murieta llegó a California en 1850 para buscar fortuna durante la fiebre del oro. En vez de oportunidades, encontró racismo y discriminación; primero por la aprobación de la ley que obligaba a pagar un alto impuesto a los mineros de origen latinoamericano que laboraban en las minas californianas y, después, por la violación y asesinato de su esposa. Los delitos y crímenes cometidos por no-latinos quedan impunes; un chileno es muerto de un tiro mientras baila cueca en una taberna, un mexicano es linchado después de ser sacado de la cárcel del sheriff. El poblado de Dry Diggins cambia su nombre por Hang-Town (Ciudad de los Ahorcados).

Se forman bandas como la famosa Guadalajara o la de Mariposa, la de Narrato Ponce, la del bandido Leiva o la de Tiburcio Vásquez. Entre ellas la de los Joaquines: Carrillo, Valenzuela, Ocomorenia, Botellellir y la del legendario Joaquín Murieta junto a «Juan Tresdedos».

La banda de los Joaquines[editar]

Imposibilitado para ganarse la vida legalmente, Murrieta se convirtió en el líder de una banda llamada "Los cinco Joaquines", formada por Joaquín Botellier, Joaquín Carrillo, Joaquín Ocomoreña y Joaquín Valenzuela.

Póster en el que se anuncia la exhibición de la supuesta cabeza de Murrieta, hacia 1853.

Entre 1850 y 1853, estos hombres, al lado de la mano derecha de Murrieta, Manuel García, conocido como “Jack Tres Dedos”, fueron responsables de la mayoría de asaltos, robos y asesinatos que se cometieron en el área de Mother Lode, en la Sierra Nevada. Se les ha llegado a atribuir el robo de más de 100 000 dólares en oro y de más de cien caballos, el asesinato de 19 personas (la mayoría de ellos mineros chinos) y de haber escapado de tres procesos (posse comitatus), habiendo matado a tres oficiales. Hasta el momento, no hay consenso acerca del nombre del líder de este grupo, por lo que simplemente se le ha llamado Joaquín, además nunca se supo si se trataba solo de una banda o si había otras. Se supone que la banda era apoyada y protegida por californianos, entre ellos Robert Livermore.

El 11 de mayo de 1853, siendo gobernador de California John Bigler, se firmó un acuerdo legislativo que creaba a los Rangers de California al mando del capitán Harry Love (un ex ranger tejano y viejo hampón ), cuyo propósito era arrestar a los "Cinco Joaquines". El salario de estos rangers era de unos 150 dólares pero, además, tendrían la opción de ganarse entre todos una recompensa de 5000 dólares en caso de que se lograra la captura de Murrieta. El 25 de julio de 1853, un grupo de estos rangers se encontró con unos mexicanos cerca del Paso Panoche, en el condado de San Benito, a unos 50 km de Mother Lode y, como cabía esperar, hubo un enfrentamiento en el que dos de los mexicanos murieron y los rangers afirmaron que se trataba de Murrieta y de García.

¿Muerte?[editar]

Los rangers le arrancaron una mano a García y la cabeza a Murrieta como evidencia de sus muertes y las colocaron en un jarrón conservándolo en brandy, para luego llevarlo a Stockton, San Francisco y, eventualmente, a todo California, donde los espectadores podían observar los restos, a cambio de un dólar. Diecisiete personas identificaron los restos como de Murrieta, por lo que Love y sus rangers recibieron el dinero de la recompensa. Sin embargo, una joven mujer que aseguraba ser hermana de Murrieta afirmó que la cabeza no le pertenecía a su hermano pues carecía de una cicatriz característica. Asimismo, se reportaron numerosos avistamientos de Murrieta después de su supuesta muerte. Muchas personas criticaron a Love por haber exhibido la cabeza de Murrieta en ciudades muy alejadas de los campos mineros en donde Joaquín habría sido reconocido fácilmente. Incluso se llegó a decir que Love y sus rangers inventaron la historia de la captura y muerte de Murrieta para cobrar la recompensa. La supuesta cabeza de Murrieta se perdió durante el terremoto de San Francisco de 1906.

Leyenda[editar]

Poco después de su desaparición, el bandido-patriota se convirtió en objeto de historia y leyenda. El primer texto relativo a su vida apareció en 1854, firmado por John Rollin Ridge. La narración cuenta cómo la esposa del Murrieta fue violada y asesinada por norteamericanos y su hermano, colgado por un crimen que no había cometido y cómo él juró vengarlos matando a todos los yanquis o gringos con que se encontrara. Aunque no hay evidencia que confirme que estas cosas le sucedieran a un hombre llamado Joaquín Murrieta, la verdad es que cosas muy parecidas le pasaron a muchos latinoamericanos que vivían en California en esa época.[18]

La atribución de la nacionalidad chilena puede ser el resultado de que Murrieta haya luchado del lado de los mineros naturales de ese país durante la llamada "Guerra chilena". Un fragmento de la novela de Ridge fue reimpreso en 1859 en la California Police Gazette (‘Gaceta de la policía de California’). Esta historia fue traducida al español, de allí al francés y, finalmente, del francés otra vez al español, por Roberto Hyenne, que aseguraba haber estado en California durante la fiebre del oro. Esta última versión colocaba a Murrieta como nacido en Chile en vez de México.

La leyenda de Joaquín Murrieta posiblemente habría sido olvidadada a no ser por los trabajos de John Rollins Ridge, periodista de origen cherokee quien escribió una novela, Vida y aventuras de Joaquín Murrieta, célebre bandolero californiano, en la que trama la vida, aventuras y muerte de Joaquín. La prosa de Ridge ayudó a colocar a Murrieta en un lugar prominente dentro de las tradiciones de la California mexicana, y para los mexicanos su imagen se agrandó de tal manera que se le llamó El Patrio, símbolo de la causa perdida en la guerra de invasión estadounidense de 1847 a México que había terminado con el Tratado de Guadalupe Hidalgo y la pérdida de la mitad de su territorio.

Según la historia de Ridge, Joaquín Murrieta y sus hombres se refugiaron en los alrededores montañosos de la zona californiana de Mother Lode. Integró a sus compañeros, los cinco Joaquines, en un sólido grupo, que por la simpatía de los habitantes mexicanos aumentó sus operaciones y efectividad. Así Joaquín Murrieta y sus hombres fueron la expresión sublimada de los deseos de los mexicanos de sacudirse el yugo de los anglos y a su muerte la admiración de sus compatriotas se reflejó en canciones y corridos que conforman hoy su propia épica.

Probablemente, una versión en español de la historia de Ridge también inspiró varios corridos que muestran a Murrieta como un furioso vengador de las injusticias cometidas en contra de los mexicanos. Gilberto Vélez, en su libro Corridos Mexicanos[19] recopila dos canciones tituladas, ambas, Joaquín Murrieta.

La Universidad de California, Berkeley, tiene una cooperativa de alojamiento llamada, en su honor, Casa Joaquín Murrieta.[20]

La doctora en letras hispanas Yanira Paz, en su ensayo Pablo Neruda e Isabel Allende, las dos sagas de Joaquín Murieta[21] contradice la figura épica tradicional y lo asemeja a un anti-héroe, un personaje del cual hay que liberarse.

Cuecas chilenas[editar]

Recopiladas por "Los Chileneros", grabaciones 1967 -1973

Por el oro en California

Por el oro en California
al roto lo persiguieron
recortó la carabina
fue terrible bandolero.

Trabajó en Panamá
y en el canal
como el roto chileno
no hubo otro igual.

No hubo otro igual, ay sí
por su bandera
se vistió de milico
ganó la guerra.

Yo me saco el sombrero
roto chileno.


Joaquín Murieta

Apreciaban la cabeza
del temible forajido
y a ese roto chileno
ellos le hicieron bandido.

Vio ultrajar a su esposa
y la matanza
y así Joaquín Murieta
juró venganza.

Juró venganza, sí
choco y güen pingo
y asoló California
volteando gringos.

Y así el roto minero
fue bandolero.

Cueca de Joaquín Murieta texto de Pablo Neruda, música Sergio Ortega[22]

Mi vida, ya llegó Joaquín Murieta
mi vida, a defender a nuestra gente.
Mi vida, ya responde el corazón,
mi vida, por el rifle de un valiente.
Mi vida, ya llegó Joaquín Murieta.

Viva Joaquín Murieta
manos agrestes
sus ojos vengadores
traen la muerte.

Traen la muerte
rayo celeste
que me den un bandido
como éste.

Anda rayo celeste
manos agrestes.

Corrido de Joaquín Murieta[editar]


Murrieta dice una cosa
y la debes de cumplir
Carmelita tan hermosa
y me la hicieron sufrir
orgulloso americano
ahorita vas a morir

Yo no soy americano
pero comprendo el inglés,
me lo aprendí con mi hermano
al derecho y al revés
a cualquier americano
lo hago temblar a mis pies.

Cuando apenas era un niño
huérfano a mi me dejaron,
nadie me dio ni un cariño,
a mi hermano lo mataron
y a mi esposa Carmelita,
cobardes la asesinaron.

Yo me vine de Hermosillo
en busca de oro y riqueza
al indio pobre y sencillo
lo defendí con fiereza
y a buen precio los sherifes
pagaban por mi cabeza.

A los ricos avarientos
yo les quité su dinero,
con los humildes y pobres
yo me quité mi sombrero.
Ay qué leyes tan injustas
por llamarme bandolero.

A Murrieta no le gusta
lo que hace no es desmentir.
Vengo a vengar a mi esposa,
y lo vuelvo a repetir,
Carmelita tan hermosa,
cómo la hicieron sufrir.

Por cantinas me metí
castigando americanos.
Tú serás el capitán,
que mataste a mi hermano
lo agarraste indefenso,
¡orgulloso americano!


Mi carrera comenzó
por una escena terrible
cuando llegué a setescientos
ya mi nombre era temible
cuando llegué a mil doscientos
ya mi nombre era terrible.

Yo soy aquel que domino
hasta leones africanos,
por eso salgo al camino
a matar americanos,
ya no es otro mi destino,
¡Con cuidado, parroquianos!

Las pistolas y las balas
son juguetes para mí,
balazos y puñaladas
carcajadas para mí,
ahora con medias cortadas
ya se asustan por aquí.

(Yo no soy gringo/No soy chileno) ni extraño
en este suelo que piso,
de México es California
porque Dios así lo quiso,
y en mi sarape cosida
traigo mi fe de bautizo.

Qué bonito es California
con sus calles alineadas
donde paseaba Murrieta
con su tropa bien formada,
con su pistola repleta
y su montura plateada.

Me he paseado en California
por el año del 50
con mi montura plateada
y mi pistola repleta:
Yo soy ese mexicano
de nombre Joaquín Murrieta.

Soy nacido allá en Trincheras
del estado de Sonora
fui otro revolucionario
que anduvo allá entre la bola
defendiendo sus derechos
que Dios lo tenga en la Gloria.

La cabalgata de Murrieta[editar]

A través del Valle Central de California y durante el último fin de semana de cada mes de julio, se realiza la cabalgata de Joaquín Murrieta,[23] [24] una peregrinación que tiene por objeto conmemorar la vida de Murrieta. Esta tradición se originó con el canadiense de origen islandés llamado Sigurdur Christopherson. Según él contaba, tuvo una revelación de que el Arroyo Cantua, sitio donde Murrieta habría sido asesinado, era un lugar sagrado y que los hombres asesinados allí eran gente especial enviada para enseñar a sufrir y a sanar el sufrimiento de los otros. Un año después, Christopherson y quince amigos suyos hicieron una primera cabalgata desde Three Rocks hasta el Arroyo Cantua. Con el tiempo, y a pesar de la muerte del canadiense, el viaje se volvería una tradición anual y se alargaría mucho más, llegando a durar tres días e incluyendo más de ochenta jinetes en un circuito de unos 30 km.

Galopa Murrieta[editar]

¿Dónde está el atrevido jinete?
vengando a su pueblo y su gente
¿Dónde esta el solitario insurgente,
al que ayer lo oculto su vestuario?
¿Dónde están sus caballos y su rayos?
¿Dónde acechan sus ojos ardientes?
Galopa, galopa
Lo dice la arena que tragó
la sangre de los desdichados
Galopa, galopa
Lo dice la luna que ahí va la venganza
en esta montura
Va certero y seguro este rayo
Vengando en la noche a los suyos
Sin bandera, sin ley, ni destino,
solo tiene un dolor asesino
Hay nocturno chileno distante
azotado por daño incesante
Galopa, galopa
Lo dice la arena que tragó
la sangre de los desdichados
Galopa, galopa
Lo dice la luna que ahí va la venganza
en esta montura
Hay nocturno chileno y distante
azotado por daño incesante
Galopa, galopa
Lo dice la arena que traigo
la sangre de los desdichados
Hay nocturno chileno y distante
azotado por rayo incesante
Galopa, galopa
Lo dice la luna que ahí va
la venganza en esa montura
Hay nocturno chileno y distante
azotado por daño incesante
Hay nocturno chileno y distante
azotado por daño incesante
Galopa, galopa, galopa, galopa
Hay nocturno chileno y distante
azotado por daño incesante
Hay nocturno chileno y distante
azotado por daño incesante

Murrieta en la cultura popular[editar]

Joaquín Murrieta ha sido una importante figura la literatura, la música popular, el cine y la televisión.

  • Murrieta es retratado como un personaje muy carismático en la película de 1936 de William A. Wellman: The Robin Hood of El Dorado (referencia en inglés de la IMDB).
  • Otra película, esta vez dirigida por el prolífico George Sherman, estrenada en 1965, se titula Joaquín Murieta y, básicamente, es una versión cinematográfica de la novela de Ridge y las conocidas leyendas tejidas en torno a la vida del latinoamericano (referencia en inglés de la IMDB).
  • Una cortometraje alemán llamado Murieta Theater, dirigido por el director alemán Jürgen Böttcher, se estrenó en 1970 (referencia en inglés de la IMDB).
  • En 1953 en la película Era el comandante Callicut dirigida por Félix E. Feist y protagonizada por Randolph Scott aparecía el personaje de Joaquín Murrieta, un joven bandido que ayudaba al protagonista y que era interpretado por Robert Cabal.
  • Su historia se narra en el texto dramático Fulgor y muerte de Joaquín Murieta, publicado en 1967 por el escritor chileno Pablo Neruda.[25]
  • Sergio Ortega, compositor chileno, musicalizó muchos poemas de la obra Fulgor y Muerte de Joaquín Murieta, de Pablo Neruda. Canciones como Así como hoy matan negros y Ya parte el galgo terrible han sido interpretadas por destacados músicos chilenos tales como Víctor Jara, Quilapayún, Inti Illimani y Cuncumén.
  • Los cantautores sudamericanos Olga Manzano y Manuel Picón adaptaron la obra de Neruda Fulgor y Muerte de Joaquín Murieta que fue musicalizada, convirtiéndose en la cantata Fulgor y Muerte de Joaquín Murieta. Manzano y Picón, junto al trío Alpataco y al solista Víctor Velásquez, interpretan esta emotiva cantata que fue muy famosa en los años 70 y es ya un clásico de la música sudamericana.[26]
  • La cantante argentina Mercedes Sosa interpretó uno de los textos de la obra de Pablo Neruda.
  • La compañía de teatro de Berlín Occidental Theater Manufaktur presentó en 1979 la obra Murieta von Otto Zonschitz nach Pablo Neruda inspirada en la obra de Neruda[27]
  • La ópera rock soviética Звезда и смерть Хоакина Мурьеты [Zviezda i smiert' Joakina Muriety] (Estrella y muerte de Joaquín Murrieta) de Alexei Rybnikov y Pavel Grushko (1982), está basada en el texto de Neruda.
  • La canción Premonición a la muerte de Joaquín Murieta con letra de Neruda y música de Eduardo Carrasco fue grabada por Quilapayún.[28]
  • Uno de los personajes de la novela corta El Diablo, Murrieta y El Coyote del escritor José Mallorquí.
  • El personaje ficticio de El Zorro fue parcialmente inspirado por las historias de Murrieta. De hecho, un hombre llamado Joaquín aparece en la película La máscara de El Zorro, del mismo modo que sendos personajes basados en Jack Tres Dedos y Harry (aquí Harrison) Love. En la película La Máscara del Zorro no es el tradicional Diego de la Vega (que aparece como el viejo Zorro), sino un tal Alejandro Murrieta (Antonio Banderas) que luego de la muerte de su hermano, Joaquín, se convierte en el Zorro y, más tarde, da muerte al capitán Love en venganza.
  • Un personaje llamado Joaquín Murieta aparece en la novela Hija de la fortuna de Isabel Allende. Que se trata de una joven chilena (Eliza Sommers) que va en busca de su primer amor (Joaquín Andieta/Murieta) hacia California por sí misma
  • La película Joaquín Murrieta (Murrieta, vendetta) (1965/ España).[29] Director: George Sherman. Reparto: Jeffrey Hunter, Arthur Kennedy, Diana Lorys, Sara Lezana y Roberto Camardiel.
  • El grupo mexicano de western surf los Twin Tones tienen una canción que lleva por nombre «Joaquín Murrieta (El Bandolero)» en el álbum Nación Apache (2005).
  • En la Película "Blood in, Blood out" (Sangre por Sangre del Director Taylor Hackford), el Padre de Cruz Candelaria menciona al celebrar la graduación de su hijo de la Escuela de Artes: "Hemos ido al Ayuntamiento siempre...excepto para pagar multas o pagar la fianza de alguien! Cruzito, tú eres un semental solitario entre mulas.¡Te convertirás en una leyenda, como Pancho Villa o Joaquín Murrieta! ¡Por Cruz! ¡Esta es mi pachanga...así que diviértanse!..."

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Hyenne, Roberto: El bandido chileno Joaquín Murrieta en California, décima edición, Imprenta de Federico T. Lathrop, Santiago, 1902
  2. Chilenos en California (1930), de Roberto Hernández
  3. Pablo Neruda, Fulgor y muerte de Joaquín Murieta
  4. Chilenos en California (1930), de Roberto Hernández
  5. Pablo Neruda Fulgor y muerte de Joaquín Murieta
  6. Gaillard, Robert (1968). El hombre da las manos de cuero. Joaquín Murrieta. Barcelona: Ediciones Picazo, p. 33. 
  7. Joaquín Murieta: ¿héroe o bandido?, Pereira Poza, Sergio, Ed. Occidente, Santiago (1944). (Santiago : Universitaria) V. 369, (enero-febrero 1999), pp. 35-39, Colección Biblioteca Nacional.
  8. Link a "Fundación Joaquín Murrieta"
  9. Link en 'Google Books' a "Vida y aventuras del más célebre bandido sonorense Joaquín Murrieta. Sus grandes proezas en California", por Ireneo Paz (1908)
  10. Link en 'Google Books' a "Life and adventures of the celebrated bandit Joaquín Murrieta. hjits exploits in the state of California", traducción de la obra de Ireneo Paz
  11. Link a página de la "Asociación internacional de descendientes de Joaquín Murrieta"
  12. Acevedo Hernández, Antonio:"Joaquín Murieta en California", La Opinión, 16 de julio de 1935, Santiago.
  13. Hyenne, Roberto: op. cit.
  14. James E. Officer (1980). «La Nacionalidad de Joaquín Murrieta». Sonora Mágica.
  15. John Rollin Ridge : The Life and Adventures of Joaquín Murieta
  16. Fundación Murrieta.mx
  17. Link a página de la bodega "Marques de Murrieta" fundada en 1852 y sita en La Rioja (España)
  18. Blogspot de Joaquín Murieta
  19. Corridos mexicanos
  20. Casa Joaquín Murrieta de la Universidad de California, Berkeley
  21. Pablo Neruda e Isabel Allende, las dos sagas de Joaquín Murieta
  22. http://www.quilapayun.com/canciones/cuecademurieta.html
  23. Revista People en español, artículo de Rafael de la Cruz en octubre de 2000.
  24. Joaquín Murrieta: México en California, en la web el www.proceso.com.mx
  25. Fulgor y muerte de Joaquín Murieta
  26. Mi homenaje a Pablo Neruda (por Olga Manzano)
  27. Murieta von Otto Zonschitz nach Pablo Neruda
  28. Premonición a la muerte de Joaquín Murieta de Neruda y Carrasco
  29. La película Joaquín Murrieta(Murrieta, vendetta)

Bibliografía[editar]

  • Ireneo Paz: Vida y aventuras del más célebre bandido sonorense Joaquín Murrieta. Sus grandes proezas en California, (1908).
  • John Rollin Ridge: The Life and Adventures of Joaquín Murieta.
  • Pablo Neruda: Fulgor y muerte de Joaquín Murieta. Editorial Zig Zag, 1967, primera edición.
  • Roberto Hernández: Chilenos en California, (1930).
  • Ariel Dorfman: Los pasos de Murieta. Seix Barral, Buenos Aires, 2009.
  • Robert Gaillard: L'homme aux mains de cuir. Editions Fleuve Noir, 1963.

Enlaces externos[editar]

Videos