Ska

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Ska
Orígenes musicales Mento, calipso, rhythm & blues, jazz
Orígenes culturales Finales de los años 50, Jamaica
Instrumentos comunes instrumentos de viento-metal, instrumentos de percusión, contrabajo, guitarra, Bajo, órgano Hammond, Teclado
Popularidad Alta en Jamaica y en Gran Bretaña desde los 60, alta en todo el mundo a partir de los años 80.
Subgéneros
rocksteady, reggae, dub, roots reggae
Fusiones
ska-punk, jungle, ragga, ska jazz
Enlaces
Categoría:Ska

El ska es un género musical originado a finales de los 50 y popularizado durante la primera mitad de los 60 que deriva principalmente de la fusión de la música negra estadounidense de la época con ritmos populares propiamente jamaicanos, siendo el precursor directo del rocksteady y más tarde del reggae.[1] Al ser un género particularmente apto para fusiones ha sido incorporado, a través de distintas variantes, a los más diversos lenguajes musicales. Desde un principio, las versiones ska de populares composiciones para cine y televisión (“The James Bond Theme”, “Exodus”, “A Shot in the Dark”, “The Untouchables”, etc.) perfiló su particular identidad, entre callejera, nostálgica y “misteriosa”, característica que conservaría a través de las épocas. Estuvo fuertemente asociado a los Rude Boy y a la independencia de Jamaica del Reino Unido, aunque se hizo popular en todo el mundo desde muy poco tiempo después de su nacimiento.

Historia[editar]

Orígenes[editar]

El ska nació en Kingston, la capital de Jamaica, a principios de los 50, en un momento en que la población empezaba a afluir del medio rural al urbano. En las ciudades los habitantes se congregaban en plazas donde las “sound systems” pinchaban las últimas novedades estadounidenses de jazz, soul y, sobre todo, “rhythm & blues”. En un principio se trataba de furgonetas con un ruidoso y primitivo equipo de sonido. Las dos principales fueron Trojan de Duke Reid y Sir Coxsone Downbeat, de Clement «Coxsone» Dodd, a los que más tarde se les uniría Cecil Bustamante, conocido como Prince Buster. Las “sound systems” no tenían otro remedio que pinchar música de Estados Unidos, puesto que la industria musical jamaiquina era inexistente. Salvando algunas cintas de mento de Stanley Motta, hasta 1954 no apareció el primer sello musical, Federal, que, además, está orientado hacia la música estadounidense. Sus propietarios se desplazaban a Miami o Nueva Orleans en busca de material nuevo con el que satisfacer la gran demanda musical que había en la isla. Para gozar de exclusividad sobre las grabaciones y mantener la exclusividad sobre la clientela, se recurría a trucos como quitar la etiqueta de los discos para que no fueran identificables, o enviar matones (Dance Crashers) a los “sound systems” de la competencia para boicotearlos.

Tapiz con algunos de los símbolos típicos del 2 Tone (2ª Ola) y Tercera Ola del Ska (cuadros blancos y negros,...).

El catalizador que inició la carrera musical jamaicana fue el futuro primer ministro Edward Seaga, que en 1958 fundó West Indian Records Limited, produciendo música de artistas locales, reinterpretando ritmos estadounidenses. Ese mismo año, Chris Blackwell produjo una grabación del aún desconocido Laurel Aitken. Un año después, Duke Reid y Clement Coxsone, viendo la posibilidad de tener grabaciones exclusivas para sus “sound systems”, fundaron sus propios sellos, Treasure Isle y Studio One, respectivamente.[2]

A finales de la década los músicos de Kingston comenzaron a experimentar con la fusión de jazz y “rhythm & blues” estadounidenses con ritmos autóctonos del Caribe, como el mento y el calypso,[2] adaptándolo al gusto de la isla según las tendencias que se imponían en las Sound Systems.[3]

En los estudios Federal se registró el tema Easy Snappin, de Theophilus Beckford, producido por Clement Dodd, con Cluet Johnson al contrabajo y el saxofonista Roland Alphonso, posterior miembro fundador de Skatalites, banda de estudio del sello Studio One. Este tema se podría calificar como la primera grabación de música jamaiquina moderna.

Parte de la formación actual de Skatalites. De izquierda a derecha, Lester “Ska” Sterling (saxo alto), Karl “Cannonball” Bryan (saxo tenor), Kevin Batchelor (trompeta) & Vin “Don Drummond Jr.” Gordon (trombón). En segundo plano, Val Douglas (bajo).

En 1961 Prince Buster terminó de definirlo durante las primeras grabaciones para su sello Wild Bells.[2] La sesión estaba financiada por Duke Reid, que debía quedarse con la mitad de los temas a distribuir. Finalmente solo recibió uno, del trombonista Rico Rodriguez. Entre los temas grabados estaban “They Got To Go”, “Oh Carolina” y “Shake a Leg”. Según el historiador del reggae Steve Barrow, durante aquellas sesiones, Prince Buster pidió al guitarrista Jah Jerry que “cambiara la marcha” (“change the gear, man, change the gear”). El guitarrista empezó a enfatizar el segundo y cuarto pulso, dando origen al nuevo sonido. La percusión se obtuvo de los estilos tradicionales jamaicanos y de marchas. Lo que hizo Prince Buster fue invertir los “shuffles” de “rhythm & blues”, acentuando los “offbeats” con la ayuda de la guitarra y un ritmo de batería 4/4, acentuando el segundo y cuarto pulsos.[1] A partir de 1970 destacó otro éxito del ska de Desmond DekkerIsraelites”, que sirvió para popularizar el ska en Inglaterra primero y después en Europa.

El guitarrista Ernest Ranglin

Los orígenes del nombre ska son difusos, y las hipótesis que se barajan son inciertas. Los integrantes de la banda Skatalites afirman que ese nombre se tomó del saludo del bajista Cluet Johnson, quien usaba como expresión al ver a sus amigos “Love Skavoovie”, a imitación de los hipsters estadounidenses. El guitarrista Ernest Ranglin defendía que era la forma que usaban, tanto él como otros músicos, para describir el sonido que hacía la guitarra, con un “ska! ska! ska!”. Es probable que fuera una mezcla de ambas, ya que el mismo Cluet Johnson usaba ska como una forma onomatopéyica de explicar el sonido de esta música.

En el Ska ya está plenamente asentado como la música por excelencia de Jamaica, y suenan temas ad hoc con motivo de la independencia de la isla del Reino Unido, como Sound of Freedom de Skatalites o Forward March de Derrick Morgan. En 1964, aprovechando la Feria Mundial de Nueva York se presenta este estilo en sociedad ante el mundo, siendo los elegidos para ello Byron Lee & The Dragonaires, con la ayuda de Prince Buster y Peter Tosh. En ese mismo año, alcanzaba el número 1 en las listas británicas y el 2 norteamericanas de popularidad una versión del éxito de 1957 de Barbie Gaye, My Boy Lollipop, interpretada por Millie Small, con Ernest Ranglin encargado de los arreglos de guitarra, y Rod Stewart, conocido entonces como Rod the Mod, tocando la armónica.

Durante el resto de la década de 1960, se implanta en Europa rápidamente, gracias a la popularidad de la que gozó en el Reino Unido, país al que se trasladaron un gran número de estrellas jamaicanas como Laurel Aitken, Derrick Morgan o Alton Ellis para proseguir allí sus carreras, pues este estilo contaba con una gran aceptación entre la numerosa colonia antillana que había inmigrado a la metrópolis, donde abundaban los Rude Boys, y entre la juventud británica, principalmente entre los mods. Después, en la segunda mitad de la década, a medida que el soul americano se hace más pausado y suave, el ska evoluciona paralelamente en rocksteady.[2] [4]

Sin embargo, los tímidos intentos de copiar esa música por parte de músicos europeos, dieron unos resultados de no mucha calidad, como las aproximaciones de Georgie Fame. Los intentos en castellano, fueron por lo general mediocres aproximaciones al ritmo original, como atestigua el tema de 1966 Operación Sol de Los 4 de la Torre, o La canción del trabajo del mismo año de Raphael, que no respetaban demasiado el estilo original, y llegaban cuando el ska ya había dejado paso al rocksteady, un ritmo de baile más relajado y que permitía unas armonías vocales más elaboradas. Fue en 1968 con Ob-La-Di Ob-La-Da, un experimento ska de The Beatles cuando el género empezó a tomar popularidad.

También en los años 60's en Latinoamérica, Toño Quirazco, Mayte Gaos, Los Yorsy's, Los Socios del Ritmo (México) Las Cuatro Monedas y Los Diony en Venezuela, Ronnie Montalbán en Argentina, entre otros artistas, versionaron temas clásicos del ska en castellano que han sido valorados por muchos seguidores del sonido jamaiquino de esta parte del mundo. Las Cuatro Monedas de la mano del productor y músico Hugo Blanco , realizaron arreglos de temas como Shanty Town (llamado Buena Suerte), Soul Time (Ritmo del Alma) I've been hurt (Me siento herido) Hold Me Tight (caminando por la calle) y Los Dionys que hicieron el clásico Jamaica Ska que también fue interpretado tanto por Quirazco como Montalbán, lo que constituye el génesis del sonido jamaiquino en dichos países antes del éxito que tuviese el Ska 2 Tone (blue beat británico) gracias a la amalgama entre el punk, new wave y el ska clásico que es cuando realmente el Ska logra masificarse en el resto del mundo gracias a esta última influencia.

Segunda ola (Two Tone)[editar]

Madness fue una de las bandas punteras de la segunda ola.

En los 70 el ska, gracias a los inmigrantes jamaicanos rudeboys, viaja a Inglaterra donde se mezcla con el punk resultando un sonido más rápido y contundente pero manteniendo el estilo alegre y bailable. La ideología de estos nuevos rudies es menos violenta y se enfrentará a la ola de racismo propulsada por la creciente corriente de extrema derecha del país. Los rudies establecerán así una actitud inconformista y anti-sistema que era propia del punk.

Entre finales de los 70 y principios de los 80, en plena era New Wave inglesa, el sello Two Tone —entre otros— dio a conocer a algunos de los grupos más famosos internacionalmente. Tales fueron Madness, Specials —cuyo teclista Jerry Dammers fundaría el sello Two Tone—, The Selecter o Bad Manners. Otros exponentes de la época, con diferentes estilos, fueron The Bodysnatchers, Rhoda Dakar, The Beat (llamada The English Beat en Estados Unidos) y Fàshiön Music (que luego cambiaría de cantante y guitarrista y cambiaría al género New Romantic, transformándose en Fashion).

Tercera ola[editar]

El grupo inglés de ska, Bad Manners (2ª ola).

Mientras que por una parte hay bandas que continúan el estilo 2 Tone, como The Busters, Scofflaws, The Pietasters, The Toasters o Pama International otras recuperan el ska clásico, llamado a veces revival, que se distancia completamente de la Segunda Ola y se acerca más a los sonidos originales, como The Slackers junto a Chris Murray, Westbound Train, Hepcat, Inspecter 7, Moon Stomper e Israelites.

Ahora también es importante resaltar que en esta ola genera la incursión "masiva" del género musical a Latinoamérica, incursión que daría como resultado la mezcla de los acordes e instrumentalización de cada país; dicho de otra forma, cada país pasaría a desarrollar su propia forma de ska usando sus instrumentos locales y tradición propios. Entre estas propuestas se encuentran: Los Fabulosos Cadillacs, The Refrescos, Panteón Rococó, Ska-p, La Tremenda Korte, Salon Victoria, Los Auténticos Decadentes, Skalariak, La Mosca Tsé-Tsé, Los Elefantes, y Desorden Público. Algunos programas de televisión usaron temas Ska como apertura y cierre de los mismos, un ejemplo de esto es la serie animada KaBlam! de Nickelodeon quienes usaron mucho material de The Toasters o como el programa venezolano "La Hojilla" que tiene como cortina musical la canción "Latinoamérica" de Sin sospechas.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b «Ska», Enciclopedia Británica, Hussey Dermot, pp. http://www.search.eb.com/eb/article-9118222 
  2. a b c d Nidel, Richard O. (2005). World Music: The Basics. Nueva York, Nueva York: Routledge Taylor and Francis Group. p. 282. ISBN 0-415-96800-3. 
  3. «Ska Revival» (Web). Genre Listing. All Music Guide (2007). Consultado el 2 de febrero de 2007.
  4. Moskowitz, David V. (2006). Caribbean Popular Music. Westport, Connecticut: Greenwood Press. p. 270. ISBN 0-313-33158-8. 

Bibliografía[editar]

  • Du Noyer, Paul (2003). «Ska». The Billboard Illustrated Encyclopedia of Music. Nueva York: Billboard Books. pp. 350–351. ISBN 0-8230-7869-8.