Invasión de Granada

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Invasión de Granada
Guerra Fría
US Army Rangers parachute into Grenada during Operation Urgent Fury.jpg
Rangers del Ejército de EE.UU. saltan en paracaídas en Granada durante la Operación Furia Urgente.
Fecha 25 de octubre - 15 de diciembre de 1983
Lugar Isla de Granada
Resultado Victoria decisiva liderada por Estados Unidos
Dictadura militar de Hudson Austin derrocada
Derrota de la presencia militar cubana
Restauración del gobierno constitucional
Beligerantes
Flag of the United States.svg Estados Unidos
Bandera de Antigua y Barbuda Antigua y Barbuda
Bandera de Barbados Barbados
Bandera de Dominica Dominica
Bandera de Jamaica Jamaica
Flag of Saint Lucia.svg Santa Lucía
Flag of Saint Vincent and the Grenadines.svg San Vicente y las Granadinas
Flag of Grenada.svg Granada
Bandera de Cuba Cuba
Asesoría militar:
Comandantes
Flag of the United States.svg Ronald Reagan
Flag of the United States.svg Joseph Metcalf
Flag of Grenada.svg Hudson Austin
Bandera de Cuba Pedro Tortolo (?-1986)
Fuerzas en combate
EE.UU.: 7.300
C.P.F.: 353
Granada: 1.500
Cuba: alrededor de 722 (mayoritariamente obreros de la construcción y algunos ingenieros militares y personal de fuerzas especiales)[2]
Bajas
EE.UU.: 19 muertos; 116 heridos[3] Granada: 45 militares y al menos 24 civiles muertos; 358 heridos.
Cuba: 25 muertos, 59 heridos, 638 tomados como prisioneros.[4]
[editar datos en Wikidata ]

Granada: La Invasión de Granada, operación militar de nombre en código Urgent Fury (Furia Urgente), fue una invasión de la nación insular de Granada por los Estados Unidos y varias otras naciones caribeñas en respuesta al golpe de Estado de Huston Austin y su alianza militar cubano-soviética. El 25 de octubre de 1983 los Estados Unidos, Barbados, Jamaica y miembros de la Organización de Estados del Caribe Oriental desembarcaron buques en Granada, derrotaron a la resistencia granadina y cubana y derrocaron el gobierno de Austin.

Antecedentes[editar]

El 13 de marzo de 1979, un golpe de Estado incruento, liderado por el líder del Movimiento New Jewel Maurice Bishop, derrocó al gobierno de Eric Gairy para establecer un gobierno que fue acusado de adherirse al marxismo-leninismo y de alinearse con la Unión Soviética y Cuba. El gobierno de Bishop fue acusado de promover la militarización de su país, el que mantenía un pequeño ejército. El gobierno también comenzó a construir un aeropuerto internacional con la ayuda de Cuba cuyas dimensiones eran desproporcionadamente mayores para el uso de vuelos comerciales. El Presidente de EE.UU. Ronald Reagan señaló a este aeropuerto y varios otros sitios como evidencia de la amenaza potencial de Granada hacia los Estados Unidos. El gobierno de EE.UU acusó a Granada de construir instalaciones para ayudar a la militarización soviético-cubana en el Caribe, y de ayudar al transporte soviético y cubano de armas a los insurgentes centroamericanos. Sin embargo, el gobierno de Bishop afirmaba que el aeropuerto estaba siendo construido para albergar a los aviones comerciales que llevaban turistas.

El 19 de octubre de 1983, una facción igualmente socialista liderada por el viceprimer ministro Bernard Coard se hizo con el poder de Bishop; las fuerzas de Coard posteriormente ejecutaron a Bishop a pesar de las masivas protestas a su favor. Huston Austin se autoproclamó primer ministro con el apoyo de Coard y sus aliados. El Gobernador General de Granada, Paul Scoon, fue puesto bajo arresto domiciliario.

La Organización de Estados del Caribe Oriental (OECS) pidió ayuda a los Estados Unidos, Barbados y Jamaica. Según Mythu Sivapalan del New York Times (19 de octubre de 1983), este llamamiento formal era a instancias del gobierno de EE.UU., que había decidido tomar acciones militares contra el régimen de Austin y Coard. Los oficiales de EE.UU. citaron el golpe y la inestabilidad política general en un país cerca de sus propias fronteras, así como la presencia de estudiantes de medicina estadounidenses en la Universidad de St. George de Granada, como las razones para la acción militar. Sivapalan también expuso que la última razón fue citada para ganar apoyo público, más que como una razón legítima para la invasión, ya que menos de 600 de los 1.000 civiles no granadinos en la isla eran de los EE.UU.:[5]

Tanto Cuba como Granada, cuando vieron que los buques estadounidenses estaban dirigiéndose hacia Granada, enviaron mensajes urgentes prometiendo que los estudiantes estadounidenses estaban sanos e instaron que no ocurriera una invasión. [...] No hay indicios de que la administración hiciera un decidido esfuerzo para evacuar a los estadounidenses pacíficamente. [...] Los oficiales han reconocido que no hubo ninguna intento de negociación con las autoridades granadinas.

La invasión[editar]

La invasión, que comenzó a las 05:00 el 25 de octubre, fue la primera gran operación realizada por el ejército de los EE.UU. desde la Guerra de Vietnam. La lucha continuó durante varios días y el número total de efectivos estadounidenses alcanzó unas 7.000 junto con 300 hombres de la OECS. La fuerzas invasoras encontraron unos 1.500 soldados granadinos y unos 700 cubanos, la mayoría eran obreros de la construcción. Sin embargo algunos de estos "obreros de la construcción" eran destacamentos de las fuerzas especiales cubanas e ingenieros militares.[6] Aparte las fuerzas armadas estadounidenses encontraron a 49 soviéticos, 24 norcoreanos, 16 alemanes del este, 14 búlgaros, y 3 o 4 libios; así mismo aun discute si eran personal civil o militar.

Fuentes oficiales de EE.UU., afirman que los defensores estaban bien preparados, bien posicionados y opusieron fuerte resistencia, hasta tal extremo que los EE.UU. tuvieron que pedir dos batallones de refuerzos en la tarde del 26 de octubre a las SEALS las cuales recibieron bajas debido a la resistencia. No obstante, la total superioridad naval y aérea de las fuerzas invasoras y preparación — incluyendo helicópteros de ataque y artillería naval de apoyo — resultaron ser ventajas significativas contra los soldados granadinos y los obreros cubanos.

Las fuerzas de EE.UU., sufrieron 19 víctimas mortales y 116 heridos.[7] Granada sufrió 45 muertes militares y, también, al menos 24 civiles, junto con 358 soldados heridos. Cuba tuvo 25 muertos en acción, con 59 heridos y 638 tomados prisioneros.

Reacción en los Estados Unidos[editar]

Al mes posterior a la invasión, la revista Time la describió diciendo que obtuvo un amplio apoyo popular.[8] Un grupo de estudio del Congreso concluyó que la invasión había sido justificada, ya que muchos miembros sentían que los estudiantes podían ser tomados como rehenes igual que los diplomáticos estadounidenses en Irán cuatro años atrás. El informe del grupo causó que O'Neil cambiara su posición en el asunto, de oponerse a apoyarlo. En conjunto la invasión produjo un sentido orgullo del ejército en el público estadounidense.[8]

Sin embargo, algunos miembros del grupo de estudio disintieron de sus conclusiones. El miembro del congreso Louis Stokes afirmó que "Ni un solo niño estadounidense ni un solo ciudadano estadounidense estaba de alguna manera corriendo peligro o puesto en una situación de rehén antes de la invasión. La camarilla negra del congreso denunció la invasión y siete diputados demócratas, liderados por Ted Weiss, intentaron impugnar a Reagan.[8]

Oposición y crítica internacional[editar]

Granada formaba parte de la Mancomunidad Británica de Naciones y — tras la invasión — pidió ayuda a otros miembros de la Mancomunidad. Reino Unido y Canadá, entre otros se opusieron a la invasión.[9] La Primera Ministra Británica Margaret Thatcher se opuso personalmente a la invasión estadounidense, y su Secretario de Exteriores, Geoffrey Howe, anunció a la Cámara de los Comunes el día antes de la invasión que no tenía ningún conocimiento de cualquier posible intervención de los EE.UU. Ronald Reagan, Presidente de los Estados Unidos, le aseguró que una invasión no se contemplaba. Reagan dijo más tarde, "Ella fue muy firme y continuó insistiendo que cancelaramos nuestro desembarco en Granada. No le podía decir que ya había comenzado".[10]

Después de la invasión, la Primera Ministra Thatcher escribió al Presidente Reagan:

Esta acción será vista como una intervención por un país occidental en los asuntos internos de una pequeña nación independiente, por mucho que nos desagrade su régimen. Te pido que consideres esto en el contexto de nuestras amplias relaciones orientales-occidentales y del hecho que tendremos en los próximos días para presentar a nuestro Parlamento y la gente del emplazamiento de los misiles de crucero en este país...No puedo ocultar que estoy profundamente preocupada por tu último comunicado.[11]

La invasión a Granada es frecuentemente expuesta como un caso de aplicación por Estados Unidos de la llamada Doctrina de seguridad nacional.

Consecuencias[editar]

Tras la victoria de EE.UU., el Gobernador General de Granada, Paul Scoon, nombró un nuevo gobierno y, a mediados de diciembre, las fuerzas de EE.UU., se retiraron.

La invasión demostró la existencia de problemas con el "aparato informativo" del gobierno de los EE.UU., que The New York Time describió como estando aún "algo desordenado" tres semanas después de la invasión. Por ejemplo, el Departamento de Estado de EE.UU., afirmó falsamente sobre el supuesto descubrimiento de una gran fosa común que contenía los cadáveres de unos 100 isleños los cuales habrían sido alegadamente asesinados por fuerzas comunistas.[8]

También causaron gran preocupación los problemas que la invasión mostró con el ejército. Hubo una falta de información sobre Granada, que agravó las dificultades afrontadas por la fuerza de invasión rápidamente reunida. Por ejemplo, no se informó que los estudiantes estaban realmente en dos campus diferentes, y que hubo un retraso de treinta horas al rescatar los estudiantes en el segundo campus.[8] Análisis emitidos por el Departamento de Defensa de EE.UU., demostraron la necesidad de mejorar las comunicaciones y la coordinación entre las diferentes ramas de las Fuerzas Armadas. Algunas de estas recomendaciones dieron como resultado la formación del Comando de Operaciones Especiales de Estados Unidos en 1987.[cita requerida]

Orden de batalla[editar]

Fuerzas de EE.UU. y fuerzas aliadas terrestres[editar]

EE.UU.

Fuerzas navales de EE.UU.[editar]

Escuadrón Anfibio Cuatro USS Guam USS Barnstable County, USS Manitowoc, USS Fort Snelling, USS Trenton

Grupo de Tareas Independientes USS Independence, USS Richmond K. Turner, USS Coontz, USS Caron, USS Moosbrugger, USS Clifton Sprague, USS Suribachi

Además, los siguientes buques apoyaron las operaciones navales: USS America, USS Aquila, USS Aubrey Fitch, USS Briscoe, USS Portsmouth, USS Recovery, USS Saipan, USS Sampson. USS Samuel Eliot Morison y USS Taurus.

Notas[editar]

  1. a b Operation Urgent Fury GlobalSecurity.org
  2. Ronald H. Cole, 1997, Operation Urgent Fury: The Planning and Execution of Joint Operations in Grenada 12 October - 2 November 1983 Joint History Office of the Chairman of the Joint Chiefs of Staff Washington, DC, p.6, p.26, p. 62.] (Retrieved November 9, 2006).
  3. Cole, op. cit., p.6, 62
  4. Cole, op. cit., p.6, 62
  5. Cole, op. cit., p.1, 57
  6. Leckie, Robert (1998). The Wars of America. Castle Books.
  7. Cole, op. cit., p. 6, 62
  8. a b c d e Magnuson, Ed (November 21), «Getting Back to Normal», Time, http://www.time.com/time/magazine/article/0,9171,926318-1,00.html 
  9. Cole, op. cit., p. 50
  10. Reagan, Ronald (1990). An American Life page 454.
  11. Thatcher, Margaret (1993) The Downing Street Years page 331.

Enlaces externos[editar]