Hemiphaga novaeseelandiae

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Paloma neozelandesa
Hemiphaga novaeseelandiae -Nga Manu Nature Reserve, New Zealand-8.jpg
Estado de conservación
Casi amenazado (NT)
Casi amenazado (UICN)
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Aves
Orden: Columbiformes
Familia: Columbidae
Género: Hemiphaga
Bonaparte, 1854
Especie: H. novaeseelandiae
(Gmelin, 1789)[1]
Distribución
Distribución de la paloma neozelandesa
Distribución de la paloma neozelandesa

La paloma neozelandesa (Hemiphaga novaeseelandiae) es una especie de ave columbiforme de la familia Columbidae endémica de Nueva Zelanda y la Isla Norfolk, la única del género Hemiphaga.

Las palomas neozelandesas pertenecen a la familia Columbidae, en la subfamilia Treroninae, que es encontrada por todo el sureste de Asia, África y Nueva Zelanda.[2] Los miembros de esta familia se alimentan generalmente de frutas, principalmente drupas.[3]


Nombres comunes[editar]

La paloma neozelandesa no se conoce también como kererū (nombre maorí que recibe en la Isla del Sur). En la isla del Norte recibe otros nombres maoríes como kūkupa (en algunas partes del norte de la isla), kūkū (Northland) y Paloma maderera neozelandesa.[4]

Descripción[editar]

Una paloma neozelandesa.

La paloma neozelandesa es una gran paloma arbórea (650-800g)[4] [5] que puede ser encontrada desde Northland hasta la Isla Stewart en hábitats muy distintos, desde costeros hasta montañas.[6] La morfología general es la de una típica paloma, esto es, una cabeza pequeña y unas plumas pequeñas muy pegadas al cuerpo. También tiene el carácter típico de una paloma, como beber por succión, atacar con las alas cuando es amenazada. Las palomas neozelandesas construyen nidos y alimentan a sus crías con una excreción parecida a leche.[3] [7]

La paloma neozelandesa alcanza los 51 centímetros en longitud y un peso de 650 a 800 gramos.[4] La cabeza, garganta y alas suelen ser de un color verde-morado brillante, con rayas color bronce en las alas. El pecho es normalmente de un color blanco y el pico rojo con la punta naranja. Las patas y ojos son rojos. Los jóvenes tienen la misma coloración pero con colores más pálidos en el pico, ojos y patas y tienen una cola más corta.

El vuelo de las palomas neozelandesas es muy característico, normalmente ascienden lentamente haciendo empinadas parabólicas impresionantes, se piensa que este comportamiento se debe a la anidación, o a la falla de ésta.

Dieta[editar]

Las palomas neozelandesas son frugívoras, comiendo principalmente frutos de los árboles nativos. Tienen un rol ecológico muy importante, son las únicas aves que son capaces de comer las drupas y las frutas nativas más grandes, como miro, puriri, taraire, hangehange, kahikatea, karaka, nikau, titoki[8] y tarairi, y por tanto contribuir a la difusión de semillas intacta.[9] Aunque la fruta consiste en la mayor parte de su dieta, la paloma neozelandesa también consume hojas y yemas, especialmente cuando es una cría. Una de sus hojas favoritas para comer es de una planta introducida, el ciruelo. La dieta de la paloma neozelandesa cambia durante todo el año, dependiendo de las frutas estacionales,[4] y las hojas pueden jugar un papel importante en la alimentación de la paloma, especialmente en las estaciones que hay muy pocas frutas.[10]

Reproducción[editar]

Dos palomas neozelandesas.

La reproducción de las palomas neozelandesas depende de la abundancia de fruta madura, que varía estacionalmente, anualmente (años abundantes, años escasos), y de acuerdo a la localización. Las palomas neozelandesas, como palomas frugívoras, se alimentan de especies tropicales, incluyendo lauráceas y palmeras[11] [12] [13] [14] pero las que viven en los bosques templados de Nueva Zelanda también se alimentan de Podocarpaceae, que se consideran elementos de Gondwana, como miro (Prumnopitys ferruginea) y kahikatea (Dacrycarpus dacrydioides).[12] [13] [14] [15] Las especies más tropicales de árboles se encuentran en la mitad norte de la Isla Norte, y en estas regiones las palomas neozelandesas pueden anidar todo el año, excepto en la migración de marzo y mayo, debido a que siempre hay fruta disponible.[9] Más al sur muchas especies tropicales no están presentes y la reproducción se da usualmente entre octubre (principios de primavera) y abril (finales de verano/inicios de otoño), de nuevo, dependiendo en la abundancia de frutos.

Las palomas neozelandesas anidan en árboles, dejando solo un huevo, en un nido endeble construido con pocas ramas lanzadas juntas. El huevo es incubado por 30 días tanto por el padre como la madre.[8] A la joven ave le toma entre otros 30-45 días para poder volar.[8] En temporadas con frutas abundantes la paloma neozelandesa puede anidar hasta cuatro veces en un año.

Distribución y conservación[editar]

Acercamiento a la cabeza.

La población de palomas neozelandesas ha disminuido considerablemente desde la llegada de los humanos a Nueva Zelanda,[4] y esta tendencia todavía continúa, especialmente en la Isla Norte, pero las aves son aún relativamente comunes en el oeste de la Isla Sur y en la costa de Otago. Son comúnmente encontradas en los bosques nativos, matorrales, jardines y parques de las zonas rurales y urbanas.

El introducido posúm cola de escoba australiano (Trichosurus vulpecula) y unas especies de ratas introducidas —principalmente la rata negra (Rattus rattus) pero también la rata de Polinesia (Rattus exulans) y la rata noruega (Rattus norvegicus)— han reducido significativamente la cantidad de alimento disponible para las palomas neozelandesas y otras aves endémicas y también han atacado los huevos y nidos.

La población de palomas neozelandesas es también amenazada por la caza, degradación del hábitat y un poco éxito reproductivo.[16] [17] [18] Las poblaciones de palomas neozelandesas eran numerosas hasta alrededor de 1860 y grandes bandadas empezaron a concentrarse en árboles frutales para alimentarse.[19] Las restricciones para el disparo a las palomas neozelandesas fueron promulgadas en 1864, con una protección total en 1921.[20]

Subespecies[editar]

Hay dos subespecies de la paloma neozelandesa, de estas dos, solo la Hemiphaga novaeseelandiae novaseelandiae sobrevive, la otra subespecie, la Hemiphaga novaeseelandiae spadicea proveniente de las Isla Norfolk está extinta. Las subespecies difieren en el color de su plumaje y morfología física.[7]

En 2001 fue propuesto que la Hemiphaga novaeseelandiae chathamensis era lo suficientemente distinta para llegar a la clasificación de especie, siendo nombrada Hemiphaga chathamensis en lugar de Hemiphaga novaeseelandiae chathamensis.[21] Pocas autoridades fuera de Nueva Zelanda han seguido este caso, por lo que todavía se le considera como una subespecie.[22] [23]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. BirdLife International (2004). Hemiphaga novaeseelandiae. 2006 Lista Roja de Especies Amenazadas IUCN. IUCN 2006. Consultado el 09 May 2006. La base de datos incluye un mapa de ubicación y una pequeña justificación de el porqué esta especie es casi amenazada
  2. Enciclopedia Britannica online
  3. a b Falla, R. A., R. B. Sibson, and E. G. Turbott (1979). The new guide to the birds of New Zealand and outlying islands. Collins, Auckland.
  4. a b c d e Pájaros de Nueva Zelanda: Kereru, la paloma de Nueva Zelanda (en inglés)
  5. Clout, M. (1990). The Kereru and its forests. Birds International 2:10-19.
  6. Clout, M. N., P. D. Gaze, J. R. Hay, and B. J. Karl. (1986) Habitat use and spring movements of New Zealand Pigeons at Lake Rotoroa, Nelson Lakes National Park. Notornis 33:37-44.
  7. a b James, R. E. (1995). Breeding ecology of the New Zealand pigeon at Wenderholm Regional Park. p93. School of Environmental and Marine Science. University of Auckland, Auckland.
  8. a b c Proyecto Tiritiri (en inglés)
  9. a b Christine Mander, Rod Hay y Ralph Powlesland. (1998) Monitoreo del kereru (Hemiphaga novaeseelandiae), Department of Conservation technical series (ISSN 1172-6873), número 15. Department of Conservation, Wellington, Nueva Zelanda. ISBN 0-478-21751-X. Accedido el 13-1-2008.
  10. O'Donnel, C & P. Dilks (1994) "Foods and foraging of forest birds in temperate rainforest, South Westland, New Zealand" New Zealand Journal of Ecology 18(2): 87-107. [1]
  11. Bell, R. (1996). Seed dispersal by kereru (Hemiphaga novaseelandiae) at Wenderholm Regional Park. p87. School of Biological Sciences. University of Auckland, Auckland.
  12. a b Clout, M. N., and J. R. Hay. (1989) The importance of birds as browsers, pollinators and seed dispersers in New Zealand forests. New Zealand Journal of Ecology 12:27-33.
  13. a b Clout, M. N., B. J. Karl, and P. D. Gaze. (1991). Seasonal movements of New Zealand Pigeons from a lowland forest reserve. Notornis 38:37-47.
  14. a b McEwen, W. M. 1978. The food of the New Zealand pigeon (Hemiphaga novaeseelandiae). New Zealand Journal of Ecology 1:99-108.
  15. Clout, M. N., and J. A. V. Tilley. (1992) Germination of miro (Prumnopitys ferruginea) seeds after consumption by New Zealand pigeons (Hemiphaga novaeseelandiae). New Zealand Journal of Ecology 30:25-28.
  16. Clout, M. N., K. Denyer, R. E. James, and I. G. Mcfadden. (1995) Breeding success of New Zealand pigeons (Hemiphaga novaeseelandiae) in relation to control of introduced mammals. New Zealand Journal of Ecology:209-212.
  17. Clout, M. N., B. J. Karl, R. J. Pierce, and H. A. Robertson. (1995) Breeding and survival of New-Zealand pigeons Hemiphaga novaeseelandiae. Ibis 137:264-271.
  18. Clout, M. N., and A. J. Saunders. (1995) Conservation and ecological restoration in New Zealand. Pacific Conservation Biology 2:91-98.
  19. Best, E. (1977). Forest lore of the Maori. E.C. Keating Government Printer, Wellington, New Zealand.
  20. Caza furtiva de las palomas, capítulo 3
  21. Millener, P. R., and R. G. Powlesland. (2001). The Chatham Island pigeon (Parea) deserves full species status; Hemiphaga chathamensis (Rothschild 1891); Aves: Columbidae. Journal of the Royal Society of New Zealand 31:365-383.
  22. Clements, J. (2007). The Clements Checklist of the Birds of the World. Edición 6. Christopher Helm. ISBN 978-0-7136-8695-1
  23. Dickinson, E. (2003). The Howard and Moore Complete Checklist of the Birds of the World. Edición 3. Christopher Helm. ISBN 0713665362

Enlaces externos[editar]