Hegemonía espartana

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El período de hegemonía espartana es un momento en la historia clásica que se extiende a partir del final de la Guerra del Peloponeso en 404 a. C. hasta la Batalla de Leuctra del año 371 a. C.

Esparta, con sus tierras de labranza provechosas en el valle del río Eurotas y sus tradiciones militaristas, comenzó a dominar el Peloponeso durante el período arcaico (700- 480 a. C.). En el tardío arcaico y temprano clásico (480 - 323 a. C.), los espartanos se hicieron prominentes en Grecia en total por sus intervenciones militares en otras ciudades griegas por deponer a tiranos y restaurar la oligarquía y por su mando de la lucha panhelénica contra el expansionismo persa en la Segunda Guerra Médica de 480- 479 a. C.

Después de la guerra, el poder de Atenas creció, alcanzando a los espartanos. En 431 a. C., estas dos ciudades entraron en conflicto. La guerra del Peloponeso (431-404 a. C.) terminó con la derrota total de los atenienses,[Nota 1] por las rebeliones de las ciudades que estaban sometidas a la Confederación de Delos, y sobre todo, la financiación de la flota espartana por parte de Persia.

En 404 a. C., Grecia y Asia Menor quedaron en poder de Esparta: el comandante espartano, Lisandro estableció guarniciones espartanas en las ciudades griegas del Egeo que habían ganado a los atenienses, gobernadas por decadarquías (regímenes oligárquicos formados por diez hombres) para administrar los asuntos internos, subordinados a un harmosta lacedemonio (gobernadores espartanos militares).[1]

Los espartanos, sin embargo, carecieron de la fuerza interna para mantener su nuevo Imperio. Su sistema eugenésico de control demográfico reducía la población ciudadana peligrosamente (oligantropía), los siervos mesenios eran rebeldes, y la cohesión interna que había permitido a la democracia de Atenas mantener su hegemonía externa, le faltaba a la Esparta jerárquica. En el año 403 a. C., Atenas depuso el gobierno proespartano de los Treinta Tiranos y restableció la democracia. Siniestramente para su Imperio, los espartanos no se sintieron bastante confidentes para imponer de nuevo su control en Atenas. Los argivos, corintios y tebanos, sintiéndose débiles, se aliaron con Atenas y con la ayuda persa, se rebelaron contra la hegemonía espartana en la Guerra de Corinto (395 a. C.|395}}-386. a. C.

Los espartanos indujeron a los persas a cambiar de bando ofreciéndoles el Asia Menor griega, a cambio de cortar el apoyo financiero que sostenía la alianza de Argos, Corinto, Tebas y Atenas en la guerra. La Paz de Antálcidas (386 a. C.) puso fin a la guerra, por lo tanto, los espartanos conservaban la Grecia europea, mientras Persia conservaba la Grecia asiática. Los espartanos tuvieron el control de Grecia hasta el 371 a. C., cuando el poder creciente del Tebas, bajo los beotarcas Pelópidas y Epaminondas, finalmente lo destruyó en la batalla de Leuctra.

Notas[editar]

  1. Al respecto véase Guerra de Decelia#Derrota final de Atenas

Referencias[editar]