Falange oblicua

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Principio de acción de la falange oblicua.

La falange oblicua (en griego Λοξή φάλαγγα, loxè fàlanga) fue una técnica de combate inventada por el general tebano Epaminondas.

Así como la falange hoplítica se componía tradicionalmente de 8 a 12 filas en profundidad, cifra que variaba en función de las ciudades, en particular en la de los tebanos. Ya en 424 a. C., éstos organizaron sus tropas en 25 filas de profundidad cuando en la Batalla de Delio durante la Guerra del Peloponeso se enfrentaron a los atenienses y sus aliados. Esta disposición fue llevada al paroxismo en el 371 a. C. cuando se enfrentaron en la batalla de Leuctra a los lacedemonios (espartanos) con 50 filas de profundidad.

Pero el genio táctico de Epaminondas, que mandaba entonces a los tebanos, no se limitó únicamente a esta particular formación, sino también por la innovación de la disposición de las tropas sobre el terreno. Situó su contingente de élite en el ala izquierda, es decir, frente a la élite enemiga. El elemento sorpresa y el efecto psicológico, hicieron que los espartanos no resistieran el formidable embate de las 50 filas enemigas. El ala izquierda, siendo desbordada y la derecha agobiada, se desconcertó. Epaminondas utilizó otra vez esta nueva táctica aplicando la falange llamada oblicua en 362 a. C. en la Batalla de Mantinea.

Véase también[editar]