Guerra de Abjasia (1992-1993)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Guerra de Abjasia (1992-1993)
Conflicto georgiano-abjasio
Fecha 14 de agosto de 1992 - 27 de septiembre de 1993
Lugar Abjasia, al oeste de Georgia
Resultado Acuerdo de paz entre Georgia y Abjasia
Beligerantes
Flag of Abkhazia.svg Abjasia
Flag of Russia (1991-1993).svg Federación Rusa
Flag of Don Cossacks.svg Voluntarios cosacos
Flag of Chechen Republic of Ichkeria.svg Voluntarios chechenos
Flag of South Ossetia.svg Voluntarios osetios
Flag of Georgia (1990-2004).svg Georgia
Flag of Georgia (1990-2004).svg Paramilitares georgianos y grupos de voluntarios
Comandantes
Vladimir Arshba
Sergei Dbar
Musa Shanibov
Sultan Sosnaliyev
Shamil Basayev
Geno Adamia
Guram Gubelashvili
Giorgi Karakashvili
David Tervadze
Soso Akhalaia
Bajas
2.200 combatientes muertos
1.820 civiles muertos[cita requerida]
122 desaparecidos en combate
4.000 combatientes y civiles muertos
~10.000 heridos
1.000 desaparecidos en combate
[editar datos en Wikidata ]

La guerra de Abjasia fue un conflicto armado que tuvo lugar en la provincia separatista de Abjasia, al oeste de Georgia, entre 1992 y 1993.

Historia[editar]

Durante la década de 1980, la tensión entre las etnias georgiana y abjasia comenzó a crecer rápidamente, debido a los deseos de Georgia de independizarse de la Unión Soviética. Temiendo que una probable emancipación del gobierno de Tiflis pudiera derivar en una completa georgización de Abjasia, los abjasios juntaron más de 30.000 firmas para que el gobierno de Moscú declarara a la RSSA de Abjasia como miembro pleno de la Unión, es decir, como una república soviética más, equiparándola a Georgia.

La tensión estalló el 16 de julio de 1989, cuando se trató de instalar una sede de la Universidad Estatal de Tiflis en Sujumi, la capital abjasia. La violencia contra los georgianos, desatada por extremistas apsuas, terminó con 16 muertos y 137 heridos. Luego de varios días de violencia, el Ejército Rojo intervino para restaurar el orden en la ciudad.

El 23 de agosto de 1990, ante el inminente colapso soviético, el Soviet Supremo de Abjasia declaró su independencia de la RSS de Georgia y su inclusión como miembro pleno de la URSS. El ingreso a la sesión fue impedido a los legisladores de origen georgiano, que tenían desde Tiflis la orden de boicotear esta declaración.

Finalmente, Georgia declaró su independencia el 9 de abril de 1991. Sin embargo, el gobierno de Zviad Gamsakhurdia se ganó el rechazo de los georgianos, y fue depuesto en enero de 1992 por el general Tengiz Kitovani. El sucesor en la presidencia sería Eduard Shevardnadze, antiguo Ministro de Asuntos Exteriores de la URSS. Aunque Shevardnadze no era nacionalista, el gobierno que heredó de Gamsakhurdia estaba plagado de políticos que sí lo eran, por lo que debió actuar bajo sus criterios para evitar una caída de su recién asumido gobierno.

El 22 de febrero de 1992 fue abolida la Constitución de la RSS de Georgia, y se reinstauró la de la antigua República Democrática de Georgia, fechada en 1921. Para los abjasios esto anulaba su nivel de autonomía, por lo que en respuesta a ello declararon su independencia el 23 de julio de 1992. Aprovechando esta situación, muchos partidarios de Gamsakhurdia (zviadistas) se refugiaron en Abjasia.

Con el pretexto de que los zviadistas habían secuestrado al Ministro del Interior georgiano y lo mantenían cautivo en Abjasia, el gobierno de Tiflis envió a más de 3.000 militares hacia la provincia rebelde para restaurar el orden, dando inicio a la guerra el 14 de agosto. Fuertes combates estallaron entre el ejército georgiano y las milicias abjasias en las cercanías de Sujumi, lo que no evitó que el día 18 las tropas georgianas lograsen entrar en la capital, controlando gran parte del territorio y provocando la huida del gobierno independentista de Abjasia.

La derrota de los rebeldes provocó, en una primera instancia, la formación de una Confederación de Pueblos Montañeses del Cáucaso: una agrupación paramilitar de diferentes pueblos pro-rusos (osetios, cosacos, chechenos, etc.) de la zona.

Cientos de voluntarios provenientes de otros pueblos caucásicos como Chechenia, entre ellos el líder paramilitar Shamil Basáyev, se sumaron a la causa separatista de Abjasia. A pesar de que el 3 de septiembre se negoció en Moscú un plan de cese de hostilidades, Gagra fue atacada el 2 de agosto por las tropas de la CPMC, siendo ejecutada la mayor parte de la población georgiana de la ciudad. Gudraga y Tkvarcheli cayeron posteriormente, sumándoseles miembros del ejército ruso acantonados en estas ciudades.

Aunque Rusia se declaraba neutral en el conflicto, existen muchos testimonios de bombardeos de tropas georgianas por parte de aviones rusos. Shevardnadze acusó a los rusos de realizar una guerra no declarada contra Georgia, teoría que se vio reforzada cuando encontraron a militares rusos entre los milicianos abjasios capturados, motivando que el 11 de marzo de 1993 las tropas georgianas derribaran un avión militar ruso que sobrevolaba el territorio abjasio.

Los paramilitares dieron una fuerte ofensiva para capturar Sujumi, pero fueron repelidos. En ese momento, comenzó un genocidio étnico contra los georgianos por parte de los rebeldes y de los abjasios en los territorios controlados por el Ejército. Se estima que más de 6.000 personas perecieron como parte de estos métodos de limpieza étnica.

El 2 de julio los combates se reanudaron luego de que, con apoyo aéreo ruso, los rebeldes llegaran a la villa de Tamishi y se acercaran a Sujumi, siendo nuevamente repelidos tras una violenta batalla. Sin embargo, Sujumi fue asediada por rebeldes. El día 27 fue firmado un acuerdo de alto al fuego en la ciudad rusa de Sochi, el que nuevamente fue roto en un par de meses.

Durante una visita del presidente Shevardnadze a Sujumi, las tropas secesionistas iniciaron un ataque definitivo contra la ciudad, el 16 de septiembre. Ante la inminente caída de Sujumi y el ataque incendiario contra el hotel donde estaba residiendo y del que se salvó casi milagrosamente, Shevardnadze debió huir de la ciudad en un buque ruso.

Sujumi cayó el 27 de septiembre y con este hecho, las fuerzas abjasias lograron controlar rápidamente el resto del territorio de la república secesionista y expulsaron a la mayoría de las comunidades de origen georgiano. Se estima que más de 10.000 personas murieron durante el conflicto y que entre 250 y 300.000 debieron huir del país. Estos exiliados se dirigieron principalmente a la zona de Samegrelo, epicentro de la guerra civil contra los zviadistas.

En diciembre de 1993, los líderes georgianos y abjasios firmaron un acuerdo de paz tras la mediación de la ONU y la Federación Rusa. El 4 de abril de 1994 fue firmada en Moscú la "Declaración de Políticas para el Conflicto Georgiano-Abjasio". A su vez, en junio de 1994, las fuerzas de paz de la Comunidad de Estados Independientes (CEI) compuestas sólo por soldados rusos, entraron en Abjasia y meses después lo hizo la Misión de Observadores de las Naciones Unidas en Georgia.

Sin embargo, las atrocidades contra la etnia georgiana no acabaron. Se estima que 1.500 georgianos fueron exterminados tras el acuerdo de paz. El 14 de septiembre de 1994, a través de una cadena de televisión, los líderes de Abjasia ordenaron la expulsión de todos los georgianos del país antes del día 27, aniversario de la caída de Sujumi. El 30 de noviembre fue firmada una nueva Constitución, reafirmando la independencia de Abjasia, la que aún así no fue reconocida por ninguna otra nación e incluso fue repudiada por los Estados Unidos. El 21 de marzo de 1995, ACNUR acusó a las milicias abjasias de asesinatos y torturas de docenas de refugiados en la zona de Gali. Mientras tanto, y a pesar del embargo que pesaba sobre la región, Rusia apoyaba militar y económicamente al nuevo gobierno abjasio.

En abril de 1998, cientos de fuerzas abjasias entraron en el distrito de Gali asesinando a varios georgianos que aún permanecían en la zona. Eduard Shevardnadze, sin embargo, rechazó enviar tropas a la zona de conflicto y firmó un nuevo cese al fuego, el 20 de mayo. Esta nueva escalada terminó con cientos de muertos y más de 20.000 nuevos refugiados georgianos.

Véase también[editar]