Eugenio IV

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Eugenio IV C.R.S.A.
Papa de la Iglesia católica
3 de marzo de 1431-23 de febrero de 1447
Portrait du pape Eugène IV.jpg
Predecesor Martín V
Sucesor Nicolás V
Cardenales creados Véase categoría
Información personal
Nombre secular Gabriele Condulmer
Nacimiento 1383, Venecia, República de Venecia
C o a Eugenio IV.svg
Escudo de Eugenio IV C.R.S.A.
Ilustración de Eugenio IV.

Eugenio IV C.R.S.A., (Venecia, 1383 - Roma, 23 de febrero de 1447), papa n.º 207 de la Iglesia católica de 1431 a 1447.

Primeros años de vida[editar]

De nombre Gabriele Condulmer, nació en Venecia, en el seno de una familia de mercaderes adinerados. Distribuyó 20.000 ducados a los pobres y dando la espalda al mundo entró en el monasterio agustiniano de San Jorge en su ciudad natal. Ya en la Orden de los Canónigos Regulares de San Agustín surgió como una figura prominente durante el pontificado de su tío, el Papa Gregorio XII, quien lo nombró obispo de Siena, lo que provocó la repulsa de la clase política de la ciudad, contraria al nombramiento de un obispo extranjero de 24 años. Condulmer renunció al puesto, convirtiéndose entonces en el tesorero papal de su tío, Cardenal de San Marcos y San Clemente (Basílicas ambas), y luego cardenal de la Basílica de Santa María en Trastevere.

Papado[editar]

Le fue de mucha utilidad al Papa Martín V, lo que lo llevó a ser rápidamente elegido como su sucesor. Fue coronado en Roma el 11 de marzo de 1431. Antes de su elección firmó un acuerdo por escrito con los cardenales, en el cual se comprometía a distribuirles la mitad de las ganancias de la Iglesia y, en adición, prometió consultarles todo tipo de interrogantes de importancia, tanto espirituales como temporales.

Los tiempos eran difíciles. El movimiento conciliarista, que proclamaba que el Concilio era superior al Papa, se hallaba en su apogeo. La insuficiencia de las reformas intentadas por el Concilio de Constanza habían aumentado el malestar y la insatisfacción. Los hussitas se mostraban victoriosos e irreductibles. Muchos esperaban la solución de estos males del Concilio de Basilea, convocado por Martín V poco antes de su muerte. Desde el primero hasta el último día de su pontificado, Eugenio tendría frente a sí un Concilio antipapal. El conflicto era inevitable.

Al tomar la Silla Papal, sus medidas violentas en contra de las numerosas relaciones establecidas con los Colonna por su predecesor, el papa Martín V (Otón de Colonna), lo llevaron a tener una seria confrontación con esta poderosa familia de Roma. La confrontación no duró mucho, y se organizó una paz en virtud de la cual los Colonna rendirían sus castillos y pagarían una indemnización.

Pero el hecho de mayor importancia en el pontificado de Eugenio fue la gran lucha entre el papa y el Concilio de Basilea, parte del histórico movimiento Conciliar. El 23 de julio de 1431, su legado dio apertura al concilio, el cual había sido convocado por Martín V, pero, al no confiar en sus propósitos y al observar la poca asistencia, el Papa redactó una bula el 18 de diciembre de 1431, disolviendo así el concilio y convocando a otro para que se reuniera en Bolonia 18 meses después. El concilio hizo frente a estas expresiones prematuras de prerrogativa papal. En esto tenían el apoyo de todos los poderes seculares y el 15 de febrero de 1432 reafirmaron la doctrina galicana de la superioridad del Concilio sobre el Papa.

En Roma, los enemigos del papa fomentan una revolución en mayo de 1434. Eugenio, disfrazado de monje, escapó por el Tíber hacia Ostia, desde donde los amigables florentinos le llevaron a su ciudad y le recibieron con una ovación. Residió en el convento dominicano de Santa María Novella.

La autoridad del Concilio era completamente subversiva de la constitución divina de la iglesia. Al abolir todas las fuentes de los recursos papales y restringir de toda forma posible las prerrogativas, trataban de reducir el poder del Pontífice a una mera sombra.

Eugenio publicó (18 de septiembre) una bula en la que trasladaba el concilio a Ferrara. Pero el concilio declaró inválida esa bula y amenazó con deponer al papa. Ante esa evidente muestra de hostilidad, los líderes mejor dispuestos (como los cardenales Cesarini y Cusa) les abandonaron y fueron a Ferrara donde se reunió el Concilio.

El 25 de junio de 1439 el disminuido conventículo de Basilea pronunció su deposición. Eugenio era acusado de conducta herética respecto al Concilio general. Sus integrantes, ahora reducidos a 1 cardenal y 11 obispos, eligieron a un antipapa, el duque Amadeo de Saboya: Felix V.

Mientras tanto en Ferrara, el 5 de julio de 1439 se daba el Decreto de Unión con la iglesia Oriental, lo que aumentó mucho el prestigio papal. La unión con los griegos fue seguida por la de los Armenios, el 22 de noviembre, la de los Jacobitas en 1443 y de los Nestorianos en 1445. Tras una prolongada y dramática lucha, obtuvo finalmente la victoria: El Concilio de Florencia proclamó el primado universal del Romano Pontífice. Eugenio tuvo el consuelo de ver a todo el mundo cristiano, al menos en teoría, obediente a la Santa Sede.

Protegió las congregaciones de benedictinos reformados de S. Justina de Padua y S. Benito de Valladolid, y secundando las reformas de los dominicos, franciscanos y agustinos. Se rodeó de santos: S. Francisca Romana, S. Antonio de Florencia y S. Juan de Capistrano. Además, Eugenio fomentó la Reconquista española.

Fue uno de los primeros impulsores del movimiento renacentista. Llamó junto a sí a los artistas más ilustres de Italia y aun del extranjero como Fra Angélico, Pisanello, Foucquet, Donatello y Ghiberti. En 1441, a petición del arzobispo de Burdeos, el Papa Eugenio IV creaba un Studium Generale (teología, derecho, medicina y artes), bajo la autoridad de Pey Berland, que será el origen de la Universidad de Burdeos. El resto de sus años los dedicó a mejorar la triste condición de Roma y a la consolidación de su autoridad espiritual entre las naciones de Europa.

Tiene el innegable mérito de haber infligido al conciliarismo un golpe del que ya no se repuso. Por eso parece acertado el juicio de P. Moncelle: «Un papa a quien la historia puede contar entre los más grandes» (DTC, V,1496). Las profecías de San Malaquías se refieren a este papa como Lupa Cælestina (Loba celestina) y recogen que antes de su pontificado fue obispo de Siena, cuyas armas representan una loba.

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Guglielmo da Siena
BishopCoA PioM.svg
Obispo de Siena
1407 - 1431
Sucesor:
Antonio Casini
Predecesor:
Berenguer d'Anglesola
CardinalCoA PioM.svg
Cardenal presbítero de San Clemente
1408 - 1411
Sucesor:
Branda Castiglione
Predecesor:
Rinaldo Brancaccio
CardinalCoA PioM.svg
Cardenal presbítero de Santa Maria en Trastevere
1427 - 1431
Sucesor:
Gerardo Landriani Capitani
Predecesor:
Martín V
Emblem of the Papacy SE.svg
Papa
3 de marzo de 1431 - 23 de febrero de 1447
Sucesor:
Nicolás V