Enanos (Tolkien)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Enanos
Raza de las obras de J. R. R. Tolkien
Old dwarf.jpg
Dibujo de un enano típico
Creada por J. R. R. Tolkien
Otros nombres Khazâd
Naugrim
Gonnhirrim
Hábitat Montañas
Dios asociado Aulë
Forma de gobierno Monarquía
Personajes clave Durin I
Thorin II
Gimli

Los enanos son una raza fantástica humanoide ficticia que fue adoptada por J. R. R. Tolkien en sus obras desde la mitología. Este autor les dio también el nombre de Khazâd en la propia lengua enana, el khuzdul, y los de Naugrim, menguados, y Gonnhirrim, maestros de la piedra, en élfico.

Características[editar]

Como su nombre indica, son más bajos que los humanos, con una altura de entre 120 y 150 centímetros. Pese a ello, son robustos, corpulentos y más fuertes y recios que el resto de razas. Todos tienen barba, tanto hombres como mujeres, y el cortársela es la mayor vergüenza y ofensa que se les puede hacer, mereciendo el odio y rencor de toda la raza.

Su carácter es tenaz, indomable y persistente es el esfuerzo y el trabajo, y, de hecho, son la raza más trabajadora de la obra de Tolkien. Son valientes en el combate y su voluntad y orgullo son indoblegables, por lo que rara vez son engañados y pocas veces han sido corrompidos por el mal, ni siquiera mediante los Anillos de Poder. Aun así, a aquellos a los que no les agrada esta raza insisten en llamar terquedad a su persistencia y soberbia a su orgullo. Si bien es cierto que en algún momento su orgullo se ha vuelto contra ellos, esto es algo que les ha sucedido en las obras de Tolkien a todas las razas en un momento u otro, sobre todo a elfos Noldor.

Sus habilidades son muchas y se basan en la manipulación de lo inerte. Su dominio de los metales y las gemas no ha sido superado por nadie que no fuera Aulë y sus más cercanos alumnos. Asimismo, su capacidad en minería y arquitectura no tiene igual desde la creación de Arda.

Historia y costumbres[editar]

Los enanos fueron creados por Aulë, el herrero de los Valar, que creyó necesario crear una raza resistente y fuerte para hacer frente a la maldad que en Arda reinaba, y no pudo esperar al nacimiento de los Hijos de Ilúvatar.

Les desagrada nadar, navegar, volar y montar bestias mayores que un poni, por lo que estas monturas son las únicas que usan cuando no se puede caminar.

Su relación con las otras razas suele ser amistosa si no tienen motivos para recelar. Son muy amigos de los hobbits, pero con los hombres y con otros enanos su relación depende del reino o facción en cuestión. En un principio se llevaban bien con los elfos, pese que ellos los cazaron y llegaron a afeitar a algunos antes de darse cuenta de que eran una raza civilizada. Aunque los enanos les perdonaron, la soberbia de los elfos volvió a enemistarlos y tan solo casos aislados como el de Gimli volvieron a tener amistad con ellos. Son enemigos encarnizados de los orcos, trolls y otras criaturas malignas, y muy especialmente de los dragones.

Su ferocidad en combate es legendaria, pero lo es aún más la maestría de las armas que utilizan. Es más frecuente verles con martillos y hachas creados para el combate que con espadas y arcos, aunque no dudan en usar cualquier tipo de arma si la situación lo requiere. También van fuertemente protegidos, pues soportan bien grandes pesos.

Fueron los inventores de las hachas y martillos de combate, las cotas de malla, las más maravillosas gemas y edificaciones. Eran muy cultos y llevaban numerosos registros de sus actividades, de las que da ejemplo el Libro de los Registros. Les agradaba la música, pero como elemento ceremonial o amenizador, y no por el propio arte musical. Saben disfrutar de la comida, la bebida y los festejos, por lo que en tiempos de paz era habitual la proliferación de enanos obesos.

Su religión consiste en la veneración a Aulë, que en su idioma llaman Mahal, el Hacedor. Sin embargo, no le rezan ni le construyen templos, sino que prefieren demostrar su devoción mediante sus obras. La magia de los enanos no es activa, pero imbuyen hechizos y encantamientos en sus mejores obras, como es el caso de algunas armas, gemas y obras arquitectónicas tales como las puertas secretas de sus fortalezas.

Por un comentario en los Apéndices de El Señor de los Anillos, se conoce el rumor de la creencia en Arda de que los enanos son engendrados por la tierra en profundas cavernas subterráneas, quizá basado en el despertar de los Siete Padres de los Enanos. En cualquier caso eso es falso, ya que existen mujeres enanas, solo que también poseen barba y la mayoría de ellas nunca sale de las profundidades de las estancias de los enanos.

Principales poblaciones de los enanos[editar]

Las Siete Mansiones de los Enanos[editar]

Los Siete Padres de los Enanos fueron enterrados en roca y cada uno fundó su Mansión o fortaleza al despertar. Solo se habla de tres en la obra de Tolkien, siendo escasa la información sobre el resto.

  • Khazad-dûm, la Mansión del Enano, fundada por el primer Padre Enano, Durin I, el Inmortal, fue la principal Mansión, pero cerró sus puertas al mundo exterior durante siglos tras el resurgir de Sauron y la aparición de los Anillos de Poder, pasando a ser llamada Moria. Desgraciadamente, en el año 1980 de la Tercera Edad del Sol, el resurgir de un Balrog atrajo a batallones de orcos y trolls, a los que se sumó una especie de kraken, lo que provocó la caída de la Mansión. Décadas más tarde se produjeron algunos intentos de reconquista, que se saldaron con la masacre de los enanos participantes. Tras vencer Gandalf al Balrog de Moria, la profecía de la Batalla de los Cinco Ejércitos que anunciaba que un día Durin VII retomaría el poder en Khazad-dûm cobró mayor verosimilitud que al pronunciarse.
  • Nogrod, Morada de los Enanos o Morada Hueca en élfico, cuyo nombre enano era Tumunzahar, estaba situada en la parte central de las Montañas Azules, al sur del Monte Dolmed. De allí provienen algunos de los mejores herreros enanos, como Telchar. Los enanos de esta Mansión se vieron involucrados en la lucha por el Silmaril, y, tanto cuando intentaron recuperar el Nauglamír, que era a su parecer de su legítima pertenencia, como cuando vengaron a los compañeros que intentaron recuperarlo, les fue dada la muerte por parte de un gran número de elfos emboscados y espíritus silvanos. La Mansión se hundió en las aguas tras la Primera Edad del Sol.
  • Belegost, Grandeburgo en elfo, cuyo nombre real era Gabilgathol, estaba situada en la parte central de las Montañas Azules, al norte del Monte Dolmed. Sus enanos inventaron la cota de malla, edificaron las Mil Cavernas de Menegroth y derrotaron a Glaurung y a su prole. Esta Mansión también se hundió en las aguas tras la Primera Edad del Sol.

Otros Reinos Enanos[editar]

  • Aglarond, Cavernas Centelleantes en élfico. Sus maravillas fueron descubiertas por Gimli durante la batalla del Abismo de Helm y colonizadas por él tras finalizar la Guerra del Anillo junto con enanos de Erebor. Estos enanos tomaron después fama de ser los mejores herreros de la Tierra Media.
  • Montañas Grises, en las que se fundó un Reino de Enanos refugiados de la recién caída Moria, y otros provenientes del desierto del norte, donde seguramente hubo un Reino o Mansión Enana que fue destruida por los dragones. El Reino prosperó, pues las Montañas Grises eran abundantes en oro. Sin embargo ese oro fue su perdición cuando atrajo nuevamente a los dragones, y tras años de guerra el rey Dáin I murió junto con su heredero en batalla con los dragones. Los sobrevivieron se exiliaron en Erebor o en las Colinas de Hierro.
  • Colinas de Hierro, Reino Enano fundado por Grór y sus seguidores tras huir de los dragones que atacaron las Montañas Grises. Ayudaron en la Guerra de Enanos contra Orcos, siendo decisivos en la batallas de los Cinco Ejércitos y en la de Azanulbizar.
  • Erebor, la Montaña solitaria o el Reino bajo la Montaña fue fundada por Thráin I. Aunque fue tomada por el dragón Smaug, fue recuperada por Thorin Escudo de Roble tras la expedición que se relata en El hobbit, convirtiéndose en un poderoso aliado de Gondor durante la Guerra del Anillo.
  • En Arnor y Eriador se tiene constancia de la existencia de pequeños núcleos de enanos, supervivientes de Nogrod, Belegost y Moria. Supuestamente existen poblados en las Montañas Azules y mantienen contacto con los hobbits de la Comarca y con los humanos de Bree.
  • En el monte Gundabad al norte de las Montañas Nubladas, y es el hogar inicial de los enanos Barbiluengos, luego ocupado por orcos. Se sitúa en la confluencia con la cadena de las Ered Mithrin al este, y del sector denominado montes de Angmar al norte.

Principales personajes enanos de la obra de Tolkien[editar]

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]