Cuna de lobos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Cuna de lobos
Serie de televisión
Género Telenovela
Reparto
Tema principal Cuna de Lobos
(compuesto por Pedro Plascencia Salinas)
País de origen México
Idioma/s Español
Episodios 170 (de 30 Minutos)
85 (versión internacional)
Producción
Productores Carlos Téllez
Lucero Suárez
Dirección Carlos Téllez
Guion Carlos Olmos
Emisión
Cadena original Canal de las Estrellas
Horario Lunes a viernes a las 21:00
Duración 21-22 minutos
Primera emisión 29 de septiembre de 1986
Última emisión 22 de mayo de 1987[1]
Emisiones por otras cadenas Bandera de Venezuela Venevision
Bandera de Colombia Caracol TV
Bandera del Perú América Televisión
Bandera de Puerto Rico Univisión
Bandera de Chile TVN / Megavisión
Bandera de Brasil SBT Brasil
Bandera de Ecuador Gama TV (ex-Gamavisión) (1988)
TC Television (ex-Telecentro) (1991-1992)
Bandera de Paraguay SNT
Bandera de Panamá RPC (1987)
Bandera de Costa Rica Repretel
Bandera de Argentina Telefe / Jetix
Bandera de los Estados Unidos Univisión
Bandera de Canadá Global
Flag of El Salvador.svg TCS
Bandera del Reino Unido BBC
Bandera de España La 1
Bandera de Francia TF1
Bandera de Austria ORF
Bandera de Alemania Westdeutscher Rundfunk
Flag of Switzerland (Pantone).svg Schweizer Fernsehen
Bandera de Italia Rete 4
Bandera de Japón TV Asahi
Bandera de Australia ABC
Bandera de Nueva Zelanda TV2
Bandera de México TLNovelas
Bandera de los Estados Unidos Univision tlnovelas
Cronología
El engaño Cuna de lobos Victoria

Cuna de lobos es una telenovela mexicana escrita por Carlos Olmos, producida y dirigida por Carlos Téllez, y emitida originalmente por El Canal de las Estrellas de Televisa en 1986. Está protagonizada por Diana Bracho y Gonzalo Vega, y con las participaciones antagónicas de la primera actriz María Rubio, Alejandro Camacho y Rebecca Jones.

Producción de la novela[editar]

Carlos Olmos, escritor de la novela, se inspiró en un personaje de Bette Davis, actriz de películas norteamericanas, para iniciar el personaje de Catalina Creel. Después escribió el libro "Cuna de Lobos" dónde el protagonismo de Leonora Navarro es total, y el final es distinto al de la telenovela. Después Carlos Téllez, productor, decidió hablar con Olmos para crear la versión para la televisión, ambos ya habían trabajado antes en producciones. Carlos Téllez también escribía algunas escenas con Olmos, y, según entrevistas con el elenco, tenían un humor ácido y negro a tal grado de reírse de cómo escribían las escenas de muerte y drama.[2]

Al conseguir la historia, Téllez se comunicó con Diana Bracho, María Rubio y Rebecca Jones, mujeres a quienes él mismo había descubierto y elevado al estatus de actrices, para que fueran las actrices de la novela. Rosa María Bianchi, quién interpretaría a Berta, estudiaba en la universidad de artes dramáticas y le pidió a Téllez trabajar en televisión, así, en su primera telenovela, tuvo un papel significativo.[2]

Pedro Plascencia Salinas, quién también había trabajado en producciones de Téllez, fue el encargado de componer e interpretar la música de Cuna de Lobos. Éste trío de personas (Olmos, Téllez y Plascencia) trabajaron juntos antes y después de la telenovela, y, cómo es costumbre de los tres, la historia y música fueron compuestos mucho antes de grabar la producción en proyecto, en éste caso la novela.

La encargada del vestuario fue Cecilia García Molinero, quién también era amiga de Téllez. Ella fue la encargada de hacer todos los vestuarios, incluyendo los parches multicolores de Catalina Creel. Según una entrevista con Cecilia, Téllez, Olmos y ella misma se dedicaban a elegir un color especial para las escenas importantes de Catalina dependiendo de la situación.[3]

La última toma de la versión telenovela está directamente relacionada con la película norteamericana "El aniversario", cuyo papel protagónico es de Bette Davis.

Historia[editar]

Ideas principales[editar]

El tema principal de esta telenovela se centra en las cosas impresionantes y, a veces, terribles que se pueden hacer por un hijo; empezando por los asesinatos que cometió Catalina Creel por su hijo Alejandro, pasando por el crimen de Vilma y Alejandro por obtener un hijo y al mismo tiempo obtendrían una herencia, y terminando por el matrimonio que Leonora utiliza para recuperar a su hijo. Todo esto siguiendo el principio, y el lema, de la familia Larios-Creel "La casta es lo primero" antes que el amor, los valores morales y la opinión de la gente va la casta... pero, de alguna forma, la casta siempre va ligada de estas tres cosas. También la telenovela recalca, de una forma menor que la Casta, la importancia de la apariencia. Esto se denota por la apariencia que Catalina crea en su prójimo, la apariencia de mujer buena ante el sacerdote, la apariencia de mártir ante José Carlos y, sobre todas, la apariencia amenazante ante sus enemigos... de igual forma esto se simboliza por los múltiples disfraces usados en la telenovela, el principal... siendo el parche, usado por Catalina; otros ejemplos son los cojines que Vilma utilizó para aparentar el embarazo falso, el disfraz usado por Catalina al asesinar (la gabardina, peluca rubia y lentes oscuros) y la ropa costosa que Leonora usa para sentirse una Loba; también están las máscaras emocionales que todos los personajes, a excepción de José Carlos, utilizan para engañar a sus enemigos, o a sí mismos. Estos son los dos "pilares" más poderosos de la telenovela: la Casta y la Apariencia.

Entendiendo esto, es fácil entender un poco más la psicología de Catalina, de igual forma es más fácil entender la historia, la trama y las grandes líneas escritas para esta telenovela. Otra idea principal es el protagonismo de Diana Bracho como Leonora Navarro, el cual ha sido confundido por el gran impacto que provoca el personaje de María Rubio como Catalina Creel la cual ha sido considerada la protagonista; esto se puede desmentir pues los sucesos giran alrededor de Leonora, aunque Catalina sea la que "provoca" esos sucesos

Trama[editar]

Los esposos Catalina Creel y Carlos Larios eran dueños del gigantesco consorcio farmacéutico llamado Lar-Creel. Catalina había hecho creer a todo el mundo que José Carlos su hijo mayor (quien en realidad no es su hijo sino su hijastro, hijo del primer matrimonio de su esposo Carlos), le había arrancado el ojo derecho con un trompo cuando era niño, por lo que andaba con su típico parche cubriendo su ojo derecho. Esto lo hizo para que Carlos tomara preferencia por Alejandro, único hijo de Catalina Creel; asimismo logró destruir así la autoestima de José Carlos, quien a través de los años tropezaría de fracaso en fracaso.

Para resguardar su secreto (debajo del parche tenía un ojo intacto), Catalina asesina a varias personas empezando por su esposo, pues éste la descubre un día sin el parche, hecho con el cual se inicia la telenovela. Dispuesto a cambiar su testamento, Carlos Larios muere envenenado por su esposa. Reinaldo Gutierrez, importante funcionario de LarCreel, descubre que Catalina asesinó a su jefe, pero ella lo chantajea con culparlo del crimen y él se ve obligado a guardar silencio. El testamento especificaba que las empresas de la familia sólo pasarían a sus hijos, Alejandro y José Carlos, si éstos a su vez engendraban hijos. De esta forma, se buscaba la perpetuidad de la "casta".

Por un lado, José Carlos seguía soltero, ya que Catalina se había encargado de destruirle sus romances. Y por desgracia para Alejandro, su esposa Vilma no podía tener hijos. Por ello, Alejandro decide seducir malintencionadamente (con el consentimiento de su esposa Vilma) a una mujer trabajadora llamada Leonora Navarro, quien había presenciado la muerte de Carlos Larios y avisado a Alejandro, para embarazarla y quitarle el niño, presentarlo como suyo y de su esposa, y poder acceder así a la herencia, mientras que Vilma empieza a fingir un embarazo, pensando que Leonora es una mujer dispuesta a vender a su hijo a cambio de dinero.

Alejandro instala a Leonora y a su madrina doña Esperanza en un penthouse de propiedad de la familia Larios, donde incluso escenifica un falso matrimonio. Además contrata para el cuidado de Leonora a un médico de nombre Dr. Syndel y una enfermera llamada Rosalía (ambos de dudosa reputación) para que estén a su cuidado durante el embarazo. Catalina Creel, quien en un inicio desconocía de este plan, piensa que su hijo Alejandro tiene una amante. Sin embargo, pronto tomaría conocimiento de la esterilidad de Vilma, por lo que Alejandro se ve obligado a revelarle todo su plan. Debido a que dicho plan estuvo en más de una ocasión a punto de ser descubierto, es ahora Catalina la que decide tomar las riendas del asunto, con una frialdad y cálculo mucho mayor que la que Alejandro posee. Doña Esperanza, la madrina de Leonora, pronto averiguaría la verdad sobre Alejandro y su esposa, pero sufre una embolia que la deja postrada en un estado vegetativo. Alejandro, que estaba dispuesto a dejarla morir, se ve obligado a ayudar a doña Esperanza, debido a la sorpresiva llegada de Leonora.

Al acercarse la fecha del parto, Leonora es trasladada a una supuesta clínica de maternidad de propiedad del Dr. Syndel y de la enfermera Rosalía. Doña Esperanza por su parte es abandonada en un asilo para ancianos, sin poder decir la verdad debido a su estado. También Vilma, quien seguía fingiendo su embarazo mediante un cojín debajo de la ropa, es internada en la misma clínica que Leonora, para así fingir un parto. Contra todo lo planeado, ambas se encuentran, y Vilma se da cuenta que Leonora es una mujer enamorada que vive engañada. Al nacer el niño es entregado inmediatamente a Vilma, quien estaba a punto de desistir completamente de todo. Lo que ella ignora es que Catalina ordenó a Syndel asesinar a Leonora. Sin embargo, Leonora ve por la ventana acercarse a la enfermera Rosalía (la encargada de ejecutarla) con un revólver, pero consigue golpearla en la cabeza con un objeto pesado en el momento que ésta entra a la habitación. Con el revólver en mano, Leonora escapa, teniendo incluso que dispararle a unos perros guardianes mientras huía por los jardines de la clínica. Leonora consigue llegar a México, y con sus últimas fuerzas arriba a la casa de su amigo, el Dr. Terán, dónde todos celebraban las vísperas navideñas.

Casi al mismo tiempo, Catalina asesina al joyero de la familia, de apellido Escudero, porque la había descubierto en Nueva York sin lucir su típico parche y con un ojo completamente sano y se había decidido a chantajearla. Escudero ya había citado telefónicamente en un estacionamiento a José Carlos para revelarle toda la verdad, de modo que pueda despojarse de sus sentimientos de culpa. Dicha llamada fue interceptada por Catalina quien acude antes que José Carlos a la cita, matando a sangre fría a Escudero. José Carlos es acusado de dicho crimen y arrestado, tomándole casi un año en solucionar sus problemas con la justicia.

Catalina ofrece dinero al Dr. Terán por su silencio, y le revela el lugar donde puede encontrar a doña Esperanza. Así el Dr. Terán al fin puede encargarse de que reciba un tratamiento adecuado. También se ve obligado a internar a Leonora en una clínica psiquiátrica ya que por todo lo ocurrido sufre un colapso nervioso.

Un año después Leonora, ya restablecida, decide tomar venganza de Catalina y Alejandro, y recuperar a su hijo. También la salud de doña Esperanza ha mejorado notablemente y pronto dejaría la silla de ruedas. Leonora empezaría ahora a estudiar todos los pasos de la familia Larios/Creel. De esta manera consigue seducir a José Carlos (a quien ella aún consideraba un asesino), quien al fin logró salir en libertad. Al poco tiempo de conocerse Leonora y José Carlos contraen matrimonio. Leonora reaparece sorpresivamente ante "los lobos", como ella ahora los llama, como la esposa de José Carlos, quien para ese momento aún no sabía nada de lo ocurrido.

Reynaldo Gutiérrez, quien conoce que Catalina asesino a Escudero y que ella también enveneno a su esposo Carlos Larios, está dispuesto a revelar toda la verdad a la policía. Catalina logra llegar antes que la policía y asesina a Gutiérrez inyectándole una sustancia venenosa, para que el crimen parezca un suicidio. Catalina al tomar los ascensores se encuentra con su hijo Alejandro, quien la descubre disfrazada con la gabardina y peluca rubia.

De otra parte, Bertha, la secretaria personal de Catalina, quién conoce que su jefa es la asesina de Escudero y Reynaldo Gutiérrez descubre, en la mansión Larios, a Catalina con su típica vestimenta que ya la policía conocía (una gabardina, peluca rubia y lentes negros). Como consecuencia Catalina le revela a Bertha toda la verdad, incluyendo el secreto de su ojo. Bertha, quien desde ese momento recibe diversos favores de Catalina, jura guardar silencio, principalmente por temor de la mujer a quien ahora identifica como una psicópata.

Poco a poco Leonora descubre que ama a José Carlos y que es una persona noble muy ajena a las maldades que ocurren a su alrededor. Leonora una vez instalada en la casa de los Larios, convence a José Carlos de tomar parte activa en los negocios de la familia, y empieza a investigar en todo lo posible a Catalina y Alejandro. Especialmente Vilma le tiene aversión porque Leonora aprovecha cada momento posible para estar en compañía de quien realmente es su hijo. Pronto Leonora entraría en contacto con Bertha, sospechando que ésta guarda algunos secretos incómodos. Catalina había recluido a la abuela de Bertha en la clínica del Dr. Syndel y Rosalía (ahora esposos), la cual ahora funcionaba como una clínica para ancianos. De esta forma, Catalina buscaba extorsionar a Bertha y obligarla a guardar silencio.

Una vez enterada del lugar donde es recluida su anciana abuela, Bertha decide viajar a la clínica del Dr. Syndel y llevarla a un lugar seguro. Pero Syndel se siente atraído por Bertha, ante los celos de su ahora esposa Rosalía. Por órdenes de Catalina, Rosalía provoca un incendio en la clínica, a fin de matar a Bertha, más aún luego de observar que su esposo la había ultrajado. En el incendio mueren un número indeterminado de personas, incluyendo la abuela de Bertha y el Dr. Syndel.

No pasaría mucho tiempo hasta que Leonora empiece a seguir la pista de las muertes de Escudero y Gutiérrez, llegando a encontrar a Bertha, quien logró escapar del incendio muy malherida, la que le revela todo lo que sabe sobre Catalina, ante el espanto de Leonora y doña Esperanza. Catalina empieza a manipular a sus hijos para que Leonora quede en situaciones incómodas y demostrarle que la guerra continuaba.

Leonora, conociendo el secreto de Catalina convence a Elvia (ama de llaves de la mansión Larios) le facilite su ingreso a la habitación de Catalina. Leonora es atacada por Catalina quién intenta asesinarla, por lo que Leonora le advierte que si le pasa algo Bertha aparecerá.

Rosalía es llevada a vivir, por Catalina a la mansión Larios. La policía descubre que fue la enfermera la que provocó el incendio de la clínica. Catalina maquina la huida de Rosalía vistiéndola con la gabardina, lentes oscuros y peluca rubia y le entrega un arma para cualquier eventualidad. Rosalía es ultimada en el terminal de trenes por la policía al oponer resistencia para ser capturada. Catalina al ser interrogada por el comandante Luna, manifiesta que fue Rosalía quien asesino a Escudero y Gutiérrez.

Ante esto, los agentes de la policía empiezan a sospechar de Catalina Creel como responsable de los asesinatos, pero les faltan pruebas contundentes para poder llevarla ante la justicia. A lo largo de la trama los agentes policiales van acercándose más a la verdad y Catalina tiene que recurrir a numerosas artimañas para ocultar pistas que pudieran demostrar su culpabilidad. Para tener cómplices, aunque ella lo justifica como "tener aliados", Catalina les dice la verdad a Alejandro y a Vilma, quienes quedan horrorizados ante la verdad detrás del parche.

Catalina, celebra su cumpleaños con una fiesta de disfraces, a la que llega Leonora vestida con la gabardina, lentes oscuros y peluca rubia (las prendas que utilizaba Catalina para sus asesinatos) desatando la ira de Catalina, quién ordena a Alejandro la lleve a su habitación. Leonora le confiesa a Alejandro, en ese momento, que Catalina, también, asesino a Carlos Larios.

Poco después Catalina descubre la vida de Bertha y su paradero, así que decide asesinarla. Sin embargo Bertha se había dejado llevar por el pánico de sus recuerdos y el miedo a "los Lobos" así que decide escapar.

La sed de venganza de las nuevas Lobas, que nacieron en ésa cuna llena de sangre, creció. Ambas, Leonora y Bertha, gritaban por justicia y decidieron tomar decisiones arriesgadas que les podían costar mucho.

Leonora se ve forzada a contarle la verdad a José Carlos pues los Lobos se habían llevado al pequeño Edgar (nombre con el que Vilma bautizó al niño en honor a su padre) a EUA. El amor de ambos llega un punto máximo de tensión cuando la verdad es revelada, y José Carlos termina teniendo una pelea con Alejandro. La sed de verdad de José Carlos, a quien todos siempre le mandan indirectas, se ve saciada con los falsos testimonios de Vilma, Alejandro y Catalina quienes afirman Leonora había vendido el bebé. Sin embargo José Carlos consulta a Leonora al no creer ésas mentiras de su esposa. Leonora se siente ofendida hacia José Carlos por dudar de ella y poder concebir la idea de semejante monstruosidad. Así Leonora decide irse de la casa Larios con una venganza que estaba dispuesta a terminar.

Bertha reapareció sorpresivamente disfrazada de una francesa encargada de una agencia de viajes bajo el nombre de "Michelle Albán". Ahora tiene una aliada llamada Lucero, quién se compadeció de Bertha por sus constantes lágrimas que derramaba en nombre de su abuela. Bertha se decía así misma ser otra mujer y dice que aprendió de la "Reina de la manada" cuando se disfrazaba de Michelle. Mauricio, asistente leal de Alejandro Larios y cómplice de muchos crímenes de esa familia, llega a la agencia preguntando por un viaje y se siente atraído por Lucero. Entonces la mente de Bertha máquina una venganza, la cual consistía en que Lucero lo enamorara y le sacará información útil. Mauricio y Lucero inician una relación en la que ambos descubren varios asuntos comprometedores de Catalina, previamente Mauricio había sido preso y al volver a la libertad amenazado tanto por Catalina como por Alejandro ya que aquel tenía conocimiento de negocios turbios entre el fallecido Dr. Syndel y Alejandro.

Catalina, informada por Mauricio quien comenta el parecido entre Bertha y la francesa, sospecha que "Michelle Albán" y Bertha son la misma persona y decide ir en su encuentro para eliminarla, Mauricio es recompensado con un viaje de vacaciones a cambio de su silencio ante la policía quien también lo investigaba. Catalina descubre en aquel lugar a Lucero a quien decide asesinarla. Bertha descubre el crimen y es perseguida por Catalina, quién sufre un choque aparatoso. El médico de la clínica le revela a José Carlos que Catalina tiene ambos ojos en perfecto estado.

José Carlos, decide enfrentarse a Catalina encarándole cada uno de sus crímenes durante una cena en la mansión Larios en la que sólo se encuentran ambos, le entrega una muestra, a Catalina, del mismo veneno que utilizó para asesinar a su padre y le confiesa que ya conoce, la verdad de que jamás perdió el ojo.

Con todos estos repentinos cambios, la tensión crecía en el ambiente de los Larios cada vez más al punto de que Catalina pierde el control de todo y sus sangrientos planes terminan por volverse contra ella misma. Vilma sorpresivamente le devuelve el bebé a Leonora mas aun por miedo a que Catalina se lo llevase.

Ante este adverso panorama, Catalina decide asesinar a José Carlos, quien tenía previsto un viaje en la avioneta familiar junto a Leonora y el pequeño Edgar, alterando el estanque de combustible del aparato. Sin embargo Vilma, a quien se le había diagnosticado cáncer al útero, necesita viajar con urgencia a Estados Unidos para tratarse, lo que hace que Alejandro le pida a José Carlos la avioneta a ultima hora.

El inspector Suárez, va por Catalina para detenerla luego de tener los testimonios por parte de Mauricio y Bertha, mientras caminaban cerca a la piscina ella finge una caída para distraer al agente policial, al tiempo de arrojarlo al agua junto a una podadora de césped encendida, asesinándolo sin ninguna compasión y sin importarle que hubiesen policías afuera esperando a Suárez.

La policía rodea la mansión Larios, mientras el Comandante Luna y el Licenciado Curiel (abogado de los Larios) observan el cadáver del inspector, al tiempo que Catalina recibe la llamada del Capitán Gudini, desde el aeropuerto y le reporta que el avión explotó en el aire poco después de despegar y que su hijo ha muerto. Dichosa, piensa haber concretado su plan y dejar, al fin, a su hijastro fuera de la fortuna y de este mundo. Pero al enterarse de que fue su propio hijo Alejandro y su esposa quienes han muerto, pone el mismo veneno, con el que mató José Carlos en un jugo de naranja, se viste con su peluca rubia y su atuendo negro, descubre su ojo sano, bebe el jugo y muere.

La parte final remonta la historia cinco años después, Braulio, primogénito de Leonora está jugando junto con su hermano José Carlos (en honor a su padre), en la habitación en la que Catalina se suicidó y a la que sus padres les prohíben entrar, se pone en el ojo el que fue su parche y dice las memorables palabras: "No soy Braulio, soy el pequeño Edgar".

Elenco[editar]

Música[editar]

La música de Cuna de Lobos fue hecha por Pedro Plascencia Salinas, hijo de Carmen Salinas. La música de la telenovela ha sido reconocida, aclamada, y disfrutada por el público; pero también ha sido víctima de varios problemas legales. La telenovela utiliza fragmentos de composiciones de Federico Álvarez del Toro, quién no dio su consentimiento para tal acto, ni tampoco es acreditado en la novela; esto desencadeno una serie de discusiones, y la declaración de Plascencia quién afirmó no haber cometido el plagio y diciendo que Televisa introdujo esos fragmentos la novela, y él no estuvo relacionado en eso.[4]

Premios y nominaciones[editar]

Premios TVyNovelas 1987[editar]

Categoría Nominado(a) Resultado
Mejor telenovela Carlos Téllez Ganador
Mejor actriz protagónica Diana Bracho Ganadora
Mejor actor protagónico Gonzalo Vega Ganador
Mejor villana María Rubio Ganadora
Lilia Aragón Nominada
Mejor villano Alejandro Camacho Ganador
Mejor actriz experimentada María Rubio Ganadora
Carmen Montejo Nominada
Mejor revelación femenina Rosa María Bianchi Nominada
Mejor revelación masculina Humberto Elizondo Nominado
Mejor escritor Carlos Olmos Ganador
Mejor dirección de escena Carlos Téllez
Antonio Acevedo
Ganadora

Adaptaciones y parodias[editar]

  • Salvador Mejia junto a Televisa produjeron una serie novelada de 13 capítulos llamada Por Derecho de Sangre una nueva y actualizada versión de Cuna de Lobos protagonizada por la primera actriz Rebecca Jones como Catalina Creel, quien actuó en la versión original como Vilma de la Fuente de Larios, Danna Garcia como Leonora, William Levy, Rafael Amaya entre otros. Dicha teleserie fue cancelada.
  • Esta telenovela ha tenido, incluso, adaptaciones internacionales como la telenovela española La verdad de Laura, una telenovela principalmente ambientada, a modo de versión libre, en Cuna de lobos. Fue producida en el año 2002 por TVE y la productora Europroducciones con la colaboración de Televisa y estuvo protagonizada por Mónica Estarreado y Mariano Alameda. En esta versión la villana, interpretada por Mirtha Ibarra, fingía estar paralítica en lugar de faltarle un ojo.
  • En el programa Al derecho y al derbez, del humorista mexicano Eugenio Derbez se realizó un sketch titulado "Mano-ojo de nervios". En este se parodiaba a Catalina Creel (de ahí la segunda palabra "Ojo") y a Octavio Muriel, villano de la telenovela En carne propia, quién debido a que perdió un brazo, usaba una prótesis de metal (de ahí la primera palabra "Mano"). Al terminar el sketch, Catalina Creel cerraba con la frase "Es que... fui a echarle un ojo a los frijoles" y al voltear a la cámara ya tenía dos parches.
  • En el programa "Que show con Alejandra Bogue" tienen una parodia llamada MATALINA VIL haciendo parodia al personaje de Catalina Creel el elenco está integrado por Alejandra Bogue (Matalina Vil) Carlos Bieleto (Leonora) parodia de Leonora y Verónica Falcón (Esperanza) y entre varios personajes en distintos episodios aparecen Laura León, Waldo Facco, Julio Bekhor
  • En el otro programa XHDRBZ, también por el humorista mexicano Eugenio Derbez, se realizó una parodia de esta gran telenovela llamada Una de lobos. Para esta parodia se contó con María Rubio para parodiar su personaje de Catalina Creel, Luis Couturier como El Sr Carlos Larios Esposo de Catalina Eugenio Derbez y Fernando Colunga encarnaron a los hermanos Larios Catalino y José.
  • En el programa humorístico La carabina de Ambrosio, se hizo un sketch parodiando a la telenovela, llamándola "Cuna de Bobos" en las que actuó Alejandro Suárez como José Carlos, al igual que Jorge Arvizu el "Tata" como su hermano Alejandro y Maribel Fernández en su papel de la babis con el parche en el ojo como Catalina Creel, haciendo burla a la trama, discutiendo los hermanos del parche en el ojo, que lo tenía puesto porque era bizca y no tuerta, que la esposa de Alejandro estaba embarazada con una almohada, incluso que quienes deberían de actuar ahí eran el escritor y el productor.
  • En la telenovela chilena Aquelarre, Chela (interpretada por la actriz Anita Reeves) era una mujer fanática de las novelas mexicanas. Durante el transcurso de la historia Chela se daña un ojo por lo que decide hacer lo mismo que Catalina Creel, ponerse un parche según el color de su vestido y lo siguió usando aun cuando tenía su ojo recuperado.
  • En el programa No. 3 de Hazme reír y serás millonario el equipo de Omar Chaparro, Cecilia Galliano y Martin Villanueva realizó un sketch, parecido, más a un capítulo del coyote y el correcaminos que a uno de la telenovela, en el que Omar Chaparro (Catalina Creel) intenta matar de diversas maneras a "Vilma" (Cecilia Galliano) entre otras formas aventándola por una escalera y tirándole un piano encima. El sketch se llamaba Cuna de Bobos.[5]

Enlaces externos[editar]

Páginas web[editar]

Referencias[editar]