Coma (puntuación)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La coma tiene la misma forma que la comilla simple de cierre (’), pero va alineada con la línea base del texto.

La coma (,) (del griego κóµµα) es un signo de puntuación que señala una breve pausa que se produce dentro de la oración o para separar distintas oraciones y frases que se refieran al mismo tema, pero que engloben diferentes ideas o conceptos. Tiene la forma de un pequeño gancho (,) y se escribe pegada a la palabra o signo que le precede, y debe estar separada por un espacio de la palabra o signo que le sigue. La coma es uno de los signos ortográficos más utilizados en oraciones.

Empleo en el idioma español[editar]

La coma se usa para separar y hacer pequeñas pausas en un texto, párrafo u oración, salvo los que vengan precedidos por alguna de las conjunciones y, e, o, u o ni. Por ejemplo:

Tengo perros, gatos, conejos y pajaritos.

Hay tendencias que admiten su uso previo a una conjunción, como los siguientes casos:

En el último elemento de una serie de datos separados por punto y coma: "En el cajón pon los papeles; sobre el escritorio, el monitor; en la caja, los discos, y en otro mueble, la impresora."

Cuando lo que se escribe después de una serie de elementos empieza con la conjunción "y" pero no pertenece a la serie: "Compró una botella de vino, un queso y un pan, y llamó a sus amigos."

Cuando la conjunción y sea sinónimo de pero, es admisible, mas no necesario, el uso previo de una coma: "Estudió mucho para su examen, y no aprobó."

También se utiliza para delimitar una aclaración o inciso:

"Leilany, mi amiga, acaba de conseguir su primer empleo.


Las locuciones conjuntivas o adverbiales, sea cual sea su posición, van precedidas y seguidas de coma, tales como: asimismo, obviamente (y todas las terminadas en el adverbio mente), en efecto, es decir, en fin, por consiguiente, no obstante y otras de la misma clase.

Dame eso pronto, es decir, si te parece bien.

El vocativo se escribe seguido de coma si va al principio de la frase, precedido de coma si va al final y entre comas si va en medio.

Carlos, ven aquí. Ven aquí, Carlos. ¿Sabes, Carlos, quién ha venido?

Este uso no debe confundirse con la estructura de sujeto y predicado, la cual no se separa con coma.

Carlos fue allí.

Sujeto: Carlos, verbo: fue, predicado: fue allí.

La coma también se utiliza cuando se invierte el orden lógico de los complementos de la oración (coma hiperbática). Por ejemplo:

Con esta nevada, no llegaremos nunca.

Ejemplos: Al aparecer Augusto a la puerta de su casa extendió el brazo derecho, con la mano palma abajo y abierta, y dirigiendo los ojos al cielo se quedó un momento parado en esta actitud estatuaria y augusta.

Extraído de "Niebla", de Miguel de Unamuno. Wikisource.

Aquí no había bóveda gótica, ni ventana con primorosas labores, ni el fondo obscuro, los misteriosos efectos de luz con que el artificio de la pintura nos presenta los escondrijos de esos químicos aburridos, que, envueltos en ilustres telarañas, se inclinan perpetuamente sobre un mamotreto lleno de garabatos.

Extraído de "La sombra", de Benito Pérez Galdós, Wikisource.

Si bien la función principal de la coma se ha definido siempre como una débil pausa en una secuencia de palabras, existirán algunos casos en que no será necesario indicar con la coma determinadas pausas breves en la lectura. Al respecto, la Ortografía de la lengua española señala como ejemplo las comas que se utilizan entre sujeto y predicado. Por ejemplo, en el enunciado: Cuando Marcelo llegó /estaba tan cambiado que todos quedaron sorprendidos. En esta oración no existe la necesidad de una coma, por más que al pronunciarse se produce una pausa y una inflexión tonal.

Uso obligatorio y opcional de la coma. Uso opcional: Existen casos en que el uso de la coma depende de quien escribe, del tono y el estilo que quiere dar a lo redactado por él. La pausa que la coma puede proporcionar en estos casos no altera el significado y el mensaje que la oración quiere dar a entender. Ejemplos: Roberto y yo íbamos a ir al partido(,) pero(,) al final(,) cambiamos de opinión. Cuando mi tía llega a mi casa(,) a veces(,) salimos de compras. A las diez de la mañana(,) tengo clases. Desde temprana edad(,) Adolfo demostró interés por la música. En los ejemplos citados, el uso de la coma es opcional porque su ausencia no afectará al sentido del enunciado.

Uso obligatorio: En los usos obligatorios, sucede lo contrario. El uso de la coma en estos casos sirve para que se puedan distinguir los diferentes significados que una oración puede tener. Ejemplos: Así debes arreglarte para la ceremonia (indica la idea que “de esa manera hay que arreglarse para la ceremonia"). Hoy se casan Juan y Andrea. Así, debes arreglarte para la ceremonia (en cambio en este caso, el uso de la coma produce una consecuencia en particular. Es decir, la coma permite interpretar que, debido a que “Juan y Andrea se casan, por consiguiente, debes arreglarte para la ceremonia").

Proferí el discurso, como me dijeron (me han dicho que profiriera un discurso). Proferí el discurso como me dijeron (me han dicho cómo debía proferir el discurso).

En los anteriores ejemplos, el uso o la ausencia de la coma puede alterar completamente el significado de la oración. Es decir, la coma tiene una función distintiva porque permite diferenciar los diversos sentidos que una oración puede tener.

Uso de la coma y otros signos de puntuación. Habíamos dicho que la coma es utilizada para señalar la producción de una breve pausa en el enunciado y otras veces su uso tiene un matiz expresivo, dependiendo de lo que se desee expresar en la oración.

Tampoco es recomendable abusar de la coma en detrimento de otros signos de puntuación. En algunos enunciados es necesario utilizar el punto y coma para introducir la pausa que separa dos oraciones distintas, si bien la segunda perdería significado sin la primera. Veamos un ejemplo: Antonio sabía tocar la guitarra, se tomaba su tiempo en afinar aquel instrumento (aunque está muy de moda escribir así, no es correcto). La misma oración queda bien redactada utilizando un punto y coma: Antonio sabía tocar la guitarra; se tomaba su tiempo en afinar aquel instrumento (obviamente, el tipo de pausa difiere: la pausa del punto y coma es como la del punto).

La coma como separador decimal[editar]

El separador decimal es un símbolo usado para indicar la separación entre la parte entera y la parte de fracción de un número decimal.

El Sistema Internacional de Unidades (SI) admite actualmente dos símbolos: la coma y el punto.[1] No obstante, la decisión del año 2003 de la Conferencia General sobre Pesas y Medidas (CGPM) sobre el separador decimal recuerda que hay otras normas internacionales que establecen la coma como único signo en todas las lenguas.[1] Aunque también en el SI se reafirma la validez de la coma o el punto como elementos para indicar cifras decimales, y no como símbolos de agrupamiento para facilitar la lectura; "los números pueden agruparse de a tres para facilitar la lectura; pero no se deben utilizar ni comas ni puntos en los espacios entre grupos"

Es de notar que no todos los países hispanoamericanos usan la misma convención en cuanto al punto o la coma decimales, y esto es a veces motivo de confusión y desacuerdo.[2] Sin embargo, el uso de ambos es aceptado tanto por la Real Academia Española[3] como por la Oficina Internacional de Pesos y Medidas, responsable del Sistema Internacional de Unidades (en su Resolución 10 de la 22 Conferencia General de Pesos y Medidas de 2003).

Representaciones alternativas[editar]

Referencias[editar]

  1. a b BIPM. «Resolution 10 of the 22nd meeting of the CGPM (2003) - Symbol for the decimal marker». Consultado el 19 de enero de 2010.
  2. Según Proz.com (foro de discusión entre traductores, que citan una publicación de IBM titulada National Language Support, Reference Manual, volumen 2, cuarta edición).
  3. ''Diccionario Panhispánico de Dudas