Cnosos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Coordenadas: 35°17′52″N 25°09′49″E / 35.29778, 25.16361

Cnosos o Cnoso (en griego Κνωσσός) fue la ciudad más importante de la civilización minoica, que alcanzó su máximo esplendor en el segundo milenio a.C, siendo el complejo palacial más antiguo de Europa.

La civilización minoica surge durante la edad del Bronce, y se desarrolló en la isla de Creta. Fue una de las tres culturas principales de la civilización del Egeo, junto con la cicládica, que se desarrolló en las islas Cícladas, y la civilización micénica.

Los reyes de Cnosos alcanzaron su mayor poder hacia 1600 a. C., debido a que controlaban la zona del mar Egeo y comerciaban con el rico Egipto. La caída de la civilización minoica y la destrucción de Cnosos acontecieron al comienzo del periodo de mayor prosperidad de la civilización micénica, en Grecia; esta circunstancia sugiere la hipótesis de que los reyes micénicos atacaron y destruyeron las ciudades de la floreciente civilización minoica.

El palacio de Cnosos[editar]

El palacio de Cnosos.

La edificación más emblemática de Cnosos era el palacio. Con sus 17.000 construidos y sus más de 1.500 habitaciones, fue el principal palacio cretense y en el que se ha querido ver la sede del mítico rey Minos, según la leyenda, el rey más importante que reinó en Creta.

Todo el complejo se aglutina en torno a un patio central y se divide en dos grandes conjuntos, oriental y occidental, separados por sendos accesos al norte y al sur. Debido al modo de construir de los minoicos, añadiendo habitaciones progresivamente, estos corredores no guardan una disposición lineal, sino que están dispuestos de modo aleatorio, siguiendo un recorrido tortuoso.

El palacio se identificó como el laberinto donde Minos encerró al Minotauro, de donde viene el mito de Teseo y su lucha contra la horrible bestia. El acceso al palacio desde el patio occidental se efectuaba a través de un corredor cubierto, el porche occidental, donde existía un fresco en relieve con el tema del juego del toro. El camino proseguía por un largo pasillo en ángulo, el corredor de las procesiones, así llamado por estar decorado con un fresco en el que jóvenes de ambos sexos, a tamaño natural, portaban valiosas ofrendas.

En estos pórticos, los frescos de estuco en relieve representan diversas escenas de toros, de las que ha perdurado la enorme cabeza de un toro rojo, visible a lo largo de toda la Antigüedad y responsable, con toda probabilidad, de la asociación del mito de Minotauro con estas ruinas.

El complejo fue descubierto por sir Arthur Evans en 1900.

En uno de los edificios del palacio, excavado por el británico Peter Warren, en 1975, se encontraron varios cuerpos de niños fallecidos entre los ocho y doce años, que los análisis patológicos asociaron con sacrificios rituales.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]