Cinco llagas de Jesucristo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Francisco Ribalta, Abrazo de san Francisco al crucificado, Museo de Bellas Artes de Valencia

Cinco llagas de Jesucristo (o plagas en versiones arcaizantes) es una expresión devocional que hace referencia a las cinco heridas que recibió Jesús en su crucifixión. Estando vivo le fueron infligidas las perforaciones de ambas manos y pies practicadas por los clavos que lo asieron a la cruz; y una vez muerto y como modo de asegurarse de su fallecimiento, recibió una herida en el costado derecho, practicada con una lanza que le atravesó el tórax hasta alcanzar el corazón.[1]

La devoción por las cinco llagas fue iniciada por San Francisco de Asís que según la tradición —estando en éxtasis— recibió directamente del Crucificado estos estigmas en su propio cuerpo. De aquí que la orden de los Frailes Menores haya sido una de las mayores impulsoras de la misma y que incluso use como emblemas propios distintos símbolos que las representan:

  • El escudo de las cinco llagas: sobre campo de oro cinco llagas o heridas sangrantes en sotuer;
  • El cordón franciscano de cinco nudos (aunque el que ciñe el hábito lleva tres por los votos de pobreza, castidad y obediencia);
  • El abrazo franciscano: en torno a una cruz sumada a una nube, dos brazos cruzados con las palmas extendidas mostrando sendas llagas en las mismas; uno de los brazos aparece desnudo (Jesucristo) y el otro vistiendo el sayal franciscano (San Francisco de Asís). Este símbolo representa la leyenda que cuenta cómo el crucifijo ante el que S. Francisco se encontraba en oración descolgó un brazo de la cruz para estrecharse en un abrazo con el santo de Asís.

A partir del s. XVI los Frailes Menores establecieron en sus principales casas de Castilla y Andalucía (Sevilla, Málaga, Jaén, Baeza) hermandades de disciplinantes cuya devoción corporativa era la Vera Cruz y que solían adoptar —junto a la cruz latina verde— el escudo de las cinco llagas como emblema identificativo.[2]

Cristo de las cinco llagas[editar]

El Cristo de las cinco llagas[3] es habitual del arte alemán (Der Schmerzensmann), que fue difundido por las cofradías de la Santa Sangre, por los flagelantes y por la Orden de Santa Brígida de Suecia (orden militar con rama femenina -Orden del Santísimo Salvador de Santa Brígida-), que había adoptado como insignia cinco pequeños discos rojos que imitaban gotas de sangre.

Existe un Cristo de las Cinco Llagas en la iglesia de San Quirce de Valladolid, utilizado como paso de Semana Santa por la Cofradía de la Pasión. No responde a la iconografía del Varón de dolores, pues es un Cristo crucificado.

Hospital de las cinco llagas[editar]

La denominación "hospital de las Cinco Llagas" está muy difundida.

Iglesia de las cinco llagas[editar]

Varias iglesias están dedicadas a la advocación de las Cinco Llagas.

Flores[editar]

Varias flores se utilizan como símbolos las cinco llagas de Cristo: bien por su color rojo y espinas (la rosa), bien por sus cinco pétalos y color violeta (el pensamiento) o bien por sus cinco estambres (la pasionaria lila -Passiflora incarnata-). Alguna especie de planta recibe el nombre vulgar de "cinco llagas" (Martynia annua, del género Martynia, Asclepias curassavica y Tropaeolum majus, ambas llamadas también "flor de sangre"); mientras otras incorporan a su nombre científico el término latino quinquevulnera ("cinco heridas" o "llagas"): Olearia quinquevulnera, Silene quinquevulnera (o Silene gallica), Aerides quinquevulnera (una orquídea) y Henckelia quinquevulnera (o Didymocarpus quinquevulnera, una hierba de los bosques tropicales).

Escudos[editar]

Los Franciscanos usan una representación heráldica de las cinco llagas (véase el tercer cuartel): sobre campo de oro cinco llagas sangrantes al natural puestas en sotuer.

Ciudad Juárez lleva en uno de los cuarteles de su escudo el símbolo de las cinco llagas, por estar vinculado a la Orden Franciscana.

Antropónimo[editar]

Anna Maria Gallo, la primera santa napolitana, adoptó como monja el nombre de Maria Francesca delle Cinque Piaghe (María Francisca de las Cinco Llagas).

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Era el día de la Preparación de la Pascua. Los judíos pidieron a Pilato que hiciera quebrar las piernas de los crucificados y mandara retirar sus cuerpos, para que no quedaran en la cruz durante el sábado, porque ese sábado era muy solemne. Los soldados fueron y quebraron las piernas a los dos que habían sido crucificados con Jesús. Cuando llegaron a él, al ver que ya estaba muerto, no le quebraron las piernas, sino que uno de los soldados le atravesó el costado con la lanza, y en seguida brotó sangre y agua. [Jn 19,31-34]
  2. V. SÁNCHEZ HERRERO, José (ed.): CXIX Reglas de Hermandades y Cofradías Andaluzas: Siglos XIV, XV y XVI, Universidad de Huelva, 2002
  3. Les Cinq Plaies Du Christ: étude anatomique et expérimentale Dr Pierre Barbet, Dillen, 1937. Regnabit. Revue universelle du Sacré-Cœur - 1921 Louis Charbonneau-Lassay: Figurations cordiformes des Cinq-Plaies. Fuentes citadas en fr:Plaies du Christ y en fr:Cinq-Plaies.
  4. en:Five Wounds Portuguese National Parish