Carneas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La festividad religiosa de las Carneas (griego antiguo τὰ Καρνεῖα) fue una de las fiestas religiosas más importantes de la antigua Esparta y de muchas otras ciudades dorias, celebradas en honor de Apolo Carneo, al que se rendía culto en varias partes del Peloponeso. Había nueve festividades principales en el calendario espartano, de entre los cuales las más importantes eran: las Carneas, las Gimnopedias y las Jacintias, estas últimas tenían lugar en Amiclas.

Descripción[editar]

Carneo era primitivamente un dios independiente, divinidad predórica venerada por los aqueos y que posteriormente se asimiló a Apolo.[1] Carneo deriva de kárnos próbaton (ganado), en referencia quizá al que se sacrificaba en las fiestas Carneas.

Los espartanos tenían la estricta obligación de celebrar las fiestas Carneas, que tenían lugar entre el día 7 y el 15 del mes Carneo, que correspondía al mes ático de Metagitnion (parte de agosto y parte de septiembre).[2] Su duración era de nueve días. A ellas se entregaban los espartanos con gran entusiasmo, por encima de cualquier otra actividad, y todos los ciudadanos varones debían ser purificados.

Estas fiestas, según Demetrio de Escepsis eran un remedo de la disciplina militar espartana,[3] casi como las Boedromias de Tebas. Se montaban nueve tiendas (skíades, literalmente sombrajos) cerca de los muros de la ciudad, y cada una de ellas era ocupada por nueve hombres en edad militar, pertenecientes a tres fratrías y que obedecían las órdenes recibidas de un heraldo.

Una barca portando la estatua de Apolo Carneo, adornado con guirnaldas era llevada por toda la ciudad, en recuerdo del barco en el que los Heráclidas pasaron de Naupacto al Peloponeso, por el golfo de Corinto. Apolo los castigó enviándoles la peste, que sólo cesó después de la institución de las Carneas.
Según Pausanias las Carneas buscaban aplacar la ira del dios y restaurar la comunión entre éste y el pueblo espartano, rota cuando el adivino Carno, sirviente de Apolo, fue muerto por Hípotes, uno de los Heráclidas.[4]

El sacerdote que llevaba a cabo los sacrificios era conocido como el Agetes (griego antiguo Ἀγητής, Agêtês,), de ahí que la fiesta también recibiera, en ocasiones, el nombre de Agetorias o Agetoreion.

Se elegían cinco hombres solteros, llamados karneatai(griego antiguo Καρνεᾶται), menores de 30 años, de cada una de las tribus espartanas, para que desempeñaran la función de asistentes del Agetes, y ocupaban el cargo durante los siguientes cuatro años, plazo durante el cual deberían permanecer solteros. Algunos de los karneatai recibían el nombre de staphilodrómoi (transliterado como estafilodromos y traducido como "corredores con ramas de vid").
Las Carneas tenían un aspecto agrario, que se traducía en el ritual de una carrera-persecución, en la que un hombre portador de cintas debía ser alcanzado por cinco karneatai. Si lo lograban, la siguiente cosecha sería fructífera.

Además, durante las fiestas tenían lugar competiciones musicales -que la tradición remontaba a la XXVI Olimpíada (676-673 a. C.)- haciendo de Terpandro el primer vencedor, representaciones teatrales, danzas de jóvenes, el sacrificio de un carnero y una comida comunitaria.

El último día de las Carneas coincidía con la luna llena, y antes de que terminasen estas fiestas el ejército no podía abandonar el territorio espartano. Los gobernantes tenían prohibido llevar a cabo ninguna campaña militar, declarar la guerra, y cualquier acción diplomática; era de, hecho, una tregua sagrada. Según Heródoto, esto se produjo en dos ocasiones durante las Guerras Médicas:

  • En 490 a. C., las Carneas habrían impedido a los espartanos llegar a tiempo a la batalla de Maratón y los atenienses se vieron obligados a luchar solos.[5] [6]
  • En 480 a. C., el rey Leónidas I habría tenido que defender el desfiladero de las Termópilas con un pequeño contingente de hombres por el mismo motivo.[7]

Según Tucídides, también se suspendió una expedición espartana en otras dos ocasiones:

  • En el verano del 419 a. C., durante la guerra entre Argos y Megara, por coincidir con las Carneas.[8]
  • Tras la Batalla de Mantinea, en junio de 418, cuando el rey espartano Plistoanacte, acudió a Tegea con fuerzas para socorrer al resto de tropas aliadas, recibió la orden de retirarse, por estar próximo el comienzo de las Carneas.[9]

Éste festival también se celebró en la ciudad de Cirene, en el norte de África, según los testimonios que nos han llegado de Píndaro,[10] y en el Himno a Apolo de Calímaco.

Las fuentes disponibles sobre las Carneas son principalmente los gramáticos Hesiquio de Alejandría y Ateneo.

Notas[editar]

  1. Bischoff, Karneios, RE X, col. 1989.
  2. Plutarco, Vida de Nicias, 28, 2.
  3. Demetrio de Escepsis, en Ateneo, Banquete de los eruditos, iv, 141e-f.
  4. Pausanias, Descripción de Grecia, vi, 13, 4.
  5. Heródoto, vi, 106, 3.
  6. Heródoto, vi, 120.
  7. Heródoto, viii, 72.
  8. Tucídides, Historia de la Guerra del Peloponeso, vi, 54, 2-3.
  9. Tucídides, op. cit., v, 75, 5.
  10. Píndaro, Píticas, iv.

Bibliografía[editar]

  • Edmond Lévy, Sparte: histoire politique et sociale jusqu’à la conquête romaine, Seuil, coll. «Points Histoire», Paris, 2003 (ISBN 2-02-032453-9)
  • Michael Pettersson, Cults of Apollo at Sparta: The Hyakinthia, the Gymnopaidiai, and the Karneia, Paul Astroms Forlag, Stockholm, 1992 (ISBN 91-7916-027-1)
  • William Wayte et G.E. Marindin, A Dictionary of Greek and Roman Antiquities, éditions William Smith, 1890.

Véase también[editar]