Capitanía de San Vicente

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Capitanía de San Vicente (Capitanía de São Vicente) fue una de las capitanías hereditarias establecidas por el rey Juan III en 1534, en el Brasil, con vistas a incrementar el poblamiento y defensa del territorio.

El primer contacto de Portugal con el territorio que luego sería la Capitanía de San Vicente fue en el mes de enero de 1532, cuando Martim Afonso de Sousa fundó la primera villa del Brasil, São Vicente. En septiembre del mismo año obtuvo de Juan III la autorización para crear el sistema de las capitanías hereditarias y eligió para sí los territorios en donde ya había construido establecimientos a costa de la Corona. En 1536 se produjo la Guerra de Iguape contra un grupo de españoles que destruyeron São Vicente y luego se replegaron al Río de la Plata.

La capitanía se extendía por 45 leguas de costa desde las cercanías de la isla de Mel en la bahía de Paranaguá hasta barra de Bertioga en el cabo Frío. Su primer donatario fue Martim Afonso de Sousa y fue dividida en dos secciones, de las cuales la más septentrional fue abandonada por el donatario y refundada en 1567 como Capitanía de Río de Janeiro bajo el mando de Salvador Correia de Sá, había sufrido un invasión francesa en la bahía de Guanabara entre 1555 y 1567 y se extendía por 55 leguas desde la desembocadura del río Macaé hasta la del río Juqueriquerê.

Lo mismo que la Capitanía de Pernambuco, la capitanía de San Vicente obtuvo prosperidad económica gracias al cultivo de la caña de azúcar.

Los donatarios apenas pasaban breves períodos en la capitanía, dejando la administración a cargo de un representante legal, el capitão-mor (capitán mayor). De facto, por casi 200 años el gobierno de la capitanía fue ejercido por los capitães-mores.

La primera sede de la capitanía, fue la villa de São Vicente, pero además progresivamente fueron siendo fundadas otras poblaciones como Santos, São Paulo dos Campos de Piratininga, Sant'Ana de Mogi, entre otras.

En ella tuvo un enorme papel Brás Cubas, colonizador y sertanista, uno de los fundadores de la villa de Santos. De familia noble, hijo de João Pires Cubas y de Isabel Nunes, llegó al Brasil con Martim Afonso de Sousa y gobernó por dos veces la capitanía de São Vicente (1545-1549 y 1555-1556).

Brás Cubas llegó a ser el mayor propietario de tierras de la zona litoral. En 1543, fundó la primera Santa Casa de Misericórdia, la cual llamó Todos os Santos, nombre que pasaría a la villa de Santos, cuyo puerto estaba mejor localizado que el de São Vicente. En 1551, fue nombrado por Juan III proveedor y contador de las rentas y derechos de la capitanía; al año siguiente, construyó el Fuerte de São Felipe en la isla de Santo Amaro. Tuvo participación destacada en la defensa de la capitanía contra los ataques de los tamoios aliados a los franceses. Más tarde, por orden del tercer gobernador general Mem de Sá, realizó expediciones al interior en busca de oro y plata y habría llegado hasta la Chapada Diamantina en el sertão baiano. Al morir, era hidalgo de la Casa Real y uno de los hombres más respetados de la capitanía. El título de alcaide-mor de la villa de Santos pasó a su hijo, Pero Cubas.

En 1610 al morir sin descendientes Isabel de Lima Souza Miranda, donataria de la Capitanía de Santo Amaro y de la Capitanía de Santana, el donatario de San Vicente asumió sus derechos por ser descendiente directo del primer donatario de Santo Amaro y la administró por medio del capitán mayor Martim de Sá. Un nieto de Pero Lopes de Sousa, Conde de Monsanto, alegando sus derechos y con una sentencia a su favor, en 1624 se apropia de una parte de las tierras, incluidas las villas de Santos y São Paulo. La solución encontrada por la donataria, la Condesa de Vimieiro, fue transferir la sede de su capitanía de San Vicente para Itanhaém el 6 de febrero de 1624, creándose de facto la Capitanía de Itanhaém. En este período, por lo tanto, fueron designados dos capitanes mayores distintos para cada donatario, con competencia territorial sobre la misma área. La Capitanía de San Vicente tenía entonces bajo su control las villas de São Paulo de Piratininga, Santos y São Vicente y la región que hoy es el interior del estado de San Pablo, mientras que la Capitanía de Itanhaém controlaba la región litoral al sur de São Vicente.

Finalmente en 1645 la Condesa de Vimieiro consiguió hacer valer sus derechos y la Capitanía con sede en Itanhaém (o Nossa Senhora da Conceição de Itanhaém) fue incorporada a la Capitanía de San Vicente, aunque se mantuvo legalmente hasta 1771.[1]

Francisco Carneiro de Sousa, segundo Conde de la Isla del Príncipe, reivindica todas las posesiones de los legítimos herederos de Martim Afonso de Sousa y determina que el capitán mayor Luís Lopes de Carvalho recupere la posesión de todo el territorio el 28 de abril de 1679, cuando el capitán mayor restablece la sede de la capitanía en la villa de São Vicente.

El 23 de marzo de 1681 São Paulo pasaría a ser por decisión del donatario Francisco Luís Carneiro de Sousa, la capital de la capitanía.

El 17 de abril de 1709 la capitanía cambió de nombre, pasando a llamarse Capitanía de San Pablo y Minas de Oro (Capitanía de São Paulo e Minas de Ouro) que a esa altura, por la acción devastadora de los bandeirantes ya tenía un territorio muchas veces mayor, abarcando grosso modo lo que hoy son los estados de Santa Catarina, Paraná, São Paulo, Minas Gerais, Goiás, Tocantins, Mato Grosso do Sul, Mato Grosso y Rondônia.

A partir de 12 de septiembre de 1720, fue dividida en dos capitanías diferentes, la Capitanía de San Pablo (Capitanía de São Paulo) con todo el territorio de los actuales Goiás, Mato Grosso do Sul, Mato Grosso y Rondônia) y la Capitanía de Minas Gerais (Capitanía de Minas Gerais).

El 7 de marzo de 1739 fue desmembrada la parte más meridional de la capitanía de San Pablo, creándose la Capitanía de Santa Catalina.

El 9 de mayo de 1748 fueron creadas la Capitanía de Goyaz (capital en Vila Boa de Goiás, hoy llamada Ciudad de Goiás) y la Capitanía de Mato Grosso (capital fue Vila Bela da Santíssima Trindade).

A mediados del siglo XVIII, por decisión del Marquês de Pombal, no serían más concedidas capitanías hereditarias y las ya existentes deberían ser reincorporadas a los bienes de la Corona. Finalmente, el 31 de agosto de 1753, el gobierno portugués retomó el control de la capitanía indemnizando a su último donatario y subordinando su territorio a la Capitanía de Río de Janeiro.

Por la iniciativa del morgado de Mateus, el rey José I restableció en 1765 la Capitanía de San Pablo.

La extinción del sistema de capitanías ocurrió formalmente el 28 de febrero de 1821, un poco más de un año antes de la declaración de independencia del Brasil, ese día la Capitanía de San Pablo se convirtió en la Provincia de San Pablo (Província de São Paulo), que fue una de las provincias del Imperio de Brasil a partir del 22 de septiembre de 1822.

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]