Animal de compañía

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Un animal de compañía o mascota es un animal doméstico conservado con el propósito de brindar compañía o para el disfrute del poseedor. A diferencia de los animales de laboratorio, animales para la crianza o ganado, animales de tiro, animales para el transporte o animales para el deporte; los animales de compañía no son conservados para traer beneficios económicos o alimenticios, aunque sí un beneficio personal.

Los animales de compañía son seleccionados por su comportamiento y adaptabilidad, y por su interacción con los humanos, en la que posiblemente se utilicen como herramientas de caza o seguridad. Poseer un animal de compañía puede traer a la salud consecuencias positivas ya que el cuidado diario hace olvidar a muchas personas otro tipo de preocupaciones, evita la depresión y nos hace sentir últiles.[1] Los animales de compañía más populares son el perro y el gato.[2]

El animal de compañía también se caracteriza por ser amigable: se puede decir que la mayoría de estos animales se convierten en domésticos si la persona con la que conviven les enseña buenos modales en la convivencia diaria, no olvidando su naturaleza animal.

Un animal de compañía se adapta al ambiente de un ser humano sin importar su naturaleza: se adhiere a un grupo, familia o sociedad, la cual le dota de todo lo necesario para su desarrollo.

En adaptabilidad y comportamiento, se dice que los perros, como animales de compañía, superan a la mayoría. Su adaptabilidad ha ayudado al hombre en diversos ámbitos sociales, culturales y recreativos, como en su uso terapéutico en hospitales, como guías de personas ciegas, como apoyo policial, y en complicados rescates de personas.

La compañía de cualquier mascota evoca siempre ternura, compañía y amistad, cualidades que se intensifican cuando la soledad busca filtrarse en la vida de las personas; es en estos momentos cuando la mascota adquiere un papel más importante, al sentirlo parte de la familia y, aun más, como un amigo.

La mayoría de las personas muestran una actitud positiva a través de su relación con una mascota o animal de compañía, sobre todo aquellos que sufren problemas de tipo psicológico o físico.

Historia[editar]

El origen de la domesticación animal se estableció alrededor del año 9000 a. C. en el suceso de la sedimentación humana conocido como revolución neolítica.[cita requerida] Se comenzó a utilizar a los animales con propósitos alimenticios, pero tiempo después se descubrió que podían ser utilizados como herramientas de caza o compañeros de caza, adoptando un valor más productivo como tales que como alimento. Los animales fueron constantemente relacionados con la identidad de las diferentes clases sociales en la historia, ya que la capacidad económica permitía poseer valuadas y exóticas especies de animales y plantas.[3]

El origen de la domesticación de animales es inexacto, pero se cree que comenzó cuando el ser humano se dio cuenta de que necesitaba establecer lazos entre él y la naturaleza para su supervivencia y desarrollo. Se estima que los perros, una de las primeras especies animales domesticadas, han sido criados como animales de compañía por alrededor de 10.000 años. Alrededor del año 3500 a. C. comenzó la domesticación de gatos en Egipto.[4]

Popularidad[editar]

Un gran porcentaje de la población mundial posee un animal de compañía:[cita requerida] se estima que tan solo el 62% de la población de Estados Unidos tiene un animal de compañía.[5] Los animales de compañía más populares alrededor del mundo son los gatos, en cualquier variedad de la especie.

Animales de compañía más populares en el mundo[5] [6] [7]
Posición Animal de compañía Población mundial (millones) Población en Estados Unidos (millones) País con mayor población
1 Gato 202 86,4 Estados Unidos[8]
2 Perro 171 78,2 Estados Unidos[9]
3 Peces de agua dulce Desconocido 151,1 Estados Unidos[10]
4 Mamíferos pequeños Desconocido 16 Desconocido
5 Aves Desconocido 16,2 China[11]
6 Reptiles y anfibios Desconocido 13 Desconocido

Salud[editar]

Beatrix Potter con su perro, c. 1881.

Efectos en la salud animal[editar]

Poseer un animal de compañía es frecuentemente traducido como una adquisición de responsabilidades en la que se le debe brindar al animal todo lo necesario para su correcto desarrollo. Para el cuidado de un animal de compañía se necesita una correcta alimentación y un constante cuidado que le evite algunas enfermedades, además de cuidado médico y la imitación de su ambiente natural.[12]

Efectos en la salud humana[editar]

Efectos positivos en la salud[editar]

El poseer un animal como animal de compañía puede traer efectos positivos en la salud humana. El descenso de la presión arterial alta y de los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre son efectos físicos positivos que puede traer el poseer un animal de compañía.[13] La interacción social que involucra el tener un animal de compañía ha demostrado una respuesta positiva al estrés mental, la depresión y los sentimientos de soledad, desembocando en un efecto placebo, que mejora la salud del poseedor.[14]

Asimismo, recientes estudios en el Japón muestran que las personas que sufren enfermedades crónicas y poseen animales de compañía (ya sea que estas tengan pelo, plumas o escamas) parecen tener corazones más saludables que quienes viven sin un animal de compañía.[cita requerida]

En los resultados publicados en American Journal of Cardiology, los investigadores que estudiaron a casi 200 personas hallaron que quienes poseían un animal de compañía contaban con una mayor variabilidad de ritmo cardíaco que aquellos sin un animal en el hogar[cita requerida] (una variabilidad reducida se relaciona con un riesgo mayor de morir por un problema cardíaco[cita requerida]); lo que significa que sus corazones responden mejor a las exigencias de cambios corporales, como bombear más rápido durante situaciones de estrés.[cita requerida]

Efectos negativos en la salud[editar]

Entre los efectos negativos en la salud por causa de un animal de compañía se enumeran principalmente las respuestas respiratorias y cutáneas de alergias y asma. Otro posible riesgo es el ataque de la especie que se tiene como animal de compañía (mordidas, inyección de veneno, zarpazos, etc.). También se debe tener en cuenta el temor o fobia hacia determinada especie. Además, pueden adquirirse varias enfermedades por patógenos transmitidos a través del contacto animal, como la enfermedad por arañazo de gato, infecciones estomacales, la ornitosis adquirida por el contacto con algunas especies de aves y la salmonelosis.[15]

Especies domésticas[editar]

Las especies domésticas son aquellas especies de animales que se han adaptado a los factores ambientales en los que habitan (caseros), siendo innecesaria la reproducción exacta de las condiciones de su ambiente silvestre para su supervivencia en un ambiente hogareño. Los mamíferos y las aves son animales más domesticables por su gran adaptabilidad, a diferencia de algunos reptiles, que requieren un entorno en el que se imiten las condiciones de un desierto o una selva, o los peces de agua salada, que requieren que se imite un ecosistema marino.

Se reconocen distintas especies animales que pueden ser conservadas como animales de compañía; sin embargo, puede haber respuestas legales (dependiendo el país o estado) que involucren el tráfico de especies protegidas. Existen diferentes especies domésticas y salvajes que han sido adaptadas como animales de compañía:

Mamíferos[editar]

Perros domésticos

Ungulados

Équidos

Mamíferos pequeños

Roedores

Aves[editar]

Aves de corral/faisánidos

Aves pequeñas

Aves acuáticas

Especies salvajes[editar]

Animal de compañía (onça-pintada) de la 23.ª Brigada del Ejército Brasileño, foto del 21 de julio de 2008. En el día indicado, el felino aparentemente no estaba receptivo como para dejarse sacar fotos.

Las especies salvajes o exóticas son un conjunto de especies animales que requieren de una rigurosa imitación de las condiciones normales de su hábitat natural para su conservación en un ambiente hogareño o institucional. Entre las especies animales salvajes existen gran cantidad de animales que son adoptados por afición o por fines decorativos o emblemáticos, únicamente para el disfrute del poseedor y no exactamente como compañía, incluso más por razones de prestigio o de exhibición. Muchas instituciones (y no solamente las familias) poseen animales de compañía, y entre ellas los casos más comunes son clubes deportivos, cuarteles o unidades militares, cárceles, grupos de artistas, unidades policiales, organismos de gobierno o instituciones estatales (incluso las propias casas presidenciales, así como monarcas o presidentes constitucionales).

Mamíferos[editar]

Ungulados

Mujer rodeada de zorrillos o mofetas.

Mamíferos pequeños

Marsupiales

Margot Ryding con Greve Jacco (1916).

Primates

Roedores

Aves[editar]

Aves corredoras

Aves pequeñas

Aves acuáticas/grúidos

Reptiles[editar]

Anfibios[editar]

Peces[editar]

Tanque doméstico de peces tetra neón (Paracheirodon innesi).

Peces de agua dulce

Peces de agua salada

Invertebrados[editar]

Artrópodos

Moluscos/Aurelia

Mascotas inertes[editar]

De manera similar a un animal de compañía se han desarrollado diferentes artículos de ocio, dispositivos electrónicos y software que imitan el comportamiento natural de un animal o su apariencia, pudiendo ser adoptados como un falso animal de compañía. Algunos juguetes de felpa o cadáveres animales disecados pueden ser tratados como mascotas. En la década de los setenta salieron a la venta rocas que eran vendidas como “mascotas”: el producto fue llamado Pet Rock.

En el mercado existen diferentes dispositivos electrónicos y software que imitan el comportamiento de un animal, e incluso robots humanoides para ser tratados como mascota.[cita requerida] Otros dispositivos en el mercado son específicamente diseñados para suplir un animal de compañía real; tal es el caso de Aibo, Furby, Zhu Zhu Pets, FurReal Friends y Pleo. Otros son programas computacionales que imitan las necesidades de un animal de compañía real, como Neopets, Tamagotchi y Nintendogs.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. The Health Benefits of Pets U.S. Department of Health and Human Services, consultado enero 8, 2012
  2. 10 Most Popular Pets Artículo por Ariion Kathleen Brindley en Writers Free Reference
  3. Alan M. Beck, Aaron Honori Katcher (1996). Between pets and people: the importance of animal companionship (en inglés) (2ª edición). Purdue University Press. ISBN 1-55753-077-7. 
  4. History of Pets Artículo en the Pet Wiki
  5. a b Industry Statistics & Trends: Pet Ownership Estadísticas en American Pets Products Association
  6. What are the Most Popular Pets Around the World Susan Hayes en PetQuestions.com, consultado enero 8, 2012
  7. U.S. Pet Ownership Market Research Statistics, Estadisticas de American Veterinary Medical Association
  8. Top Ten Countries With Most Pet Cat Population Estadística en Maps of the World
  9. Top Ten Countries With Most Pet Dog Population Estadística en Maps of the World
  10. Top Ten Countries With Most Pet Fish Population Estadística en Maps of the World
  11. Top Ten Countries With Most Pet Bird Population Estadística en Maps of the World
  12. Betsy Sikora Siino (1999). The Complete Idiot's Guide to Choosing a Pet (en inglés). Alpha Books. ISBN 0-87605-341-X. 
  13. Health Benefits of Pets Centers for Disease Control and Prevention
  14. Pet Ownership, but Not ACE Inhibitor Therapy, Blunts Home Blood Pressure Responses to Mental Stress Artículo por Karen Allen, Barbara E. Shykoff y Joseph L. Izzo Jr en American Heart Association
  15. Pets and Disease in Children: Health Risks of Pets Artículo por Dr. Parang Mehta en Mehta Childcare

Enlaces externos[editar]