Yo-yo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Funcionamiento del yo-yo.

El yo-yo es un juguete formado por un disco de madera, de plástico o de otros materiales con una ranura profunda en el centro de todo el borde, alrededor de la cual se enrolla un cordón que, anudado a un dedo se hace subir y bajar alternativamente. Se maneja el disco mediante sacudidas hacia arriba y hacia abajo.

El Webster’s collegiate dictionary afirma que la palabra yo-yo deriva de la palabra yóyo en idioma ilocano, del norte de Filipinas. Muchas otras fuentes, incluido Extraordinary origins of yesterdays things, de Panati, afirma que yo-yo era un término tagalo, que significa ‘viene-viene’.[1]

Origen del yo-yo[editar]

Muchacho jugando con un yo-yo de terracota, en un kylix griego, hacia el 440 a. C. Museo Antikensammlung (Berlín).

No se conoce el origen del yo-yo. En una copa ateniense del siglo V a.C. aparece un joven que sostiene un objeto esférico que pende de un hilo, en una actitud que recuerda a la del moderno juego del yo-yo, sin que se pueda estar seguro de las características concretas del objeto o su utilidad.

Dama con un yo-yo, norte de India (Rayastán, Bundi o Kota), ca. 1770, acuarela opaca y oro sobre papel.

Hacia el siglo XVIII era conocido en la India.

Ilustración en una revista francesa de modas (1791) de una mujer jugando con una temprana versión del yoyo entonces conocida como bandalore.

El 20 de noviembre de 1866, James L. Haven y Charles Hettrick, de Cincinnati (Ohio) firmaron la patente estadounidense, la primera otorgada a un filipino, sobre una «construcción mejorada de un juguete, comúnmente llamado bandelore».[2]

Sin embargo, el yo-yo permaneció en relativa oscuridad hasta que en 1928 un filipino-estadounidense llamado Pedro Flores abrió la fábrica Yo-yo Manufacturing Company en Santa Bárbara (California). La empresa comenzó fabricando una docena de modelos del juguete. Pero un año después, en noviembre de 1929, Flores tuvo que abrir dos fábricas más, en Los Ángeles y Hollywood. Ocupaba a 600 trabajadores y producían 300 000 unidades diarias.

En 1930, el estadounidense Donald Duncan compró las fábricas de Flores.

En los años sesenta aparicieron las empresas de juguetes Plastimarx e Impala, que producían este juguete, así como empresas multinacionales, como Flambeau Products Corporation (dueña de la marca Duncan), así como la empresa Jack Russell, que promovía a la empresa Coca Cola en todo el mundo.

Usuarios conocidos[editar]

Entre ellos se hallan los presidentes John F. Kennedy, Lyndon B. Johnson y Richard Nixon, quienes se sabían grandes aficionados del pasatiempo, pues a menudo se les veía jugando con el yoyó en la oficina presidencial de la Casa Blanca.[cita requerida]

El 12 de abril de 1985, el yoyó viajó al espacio con la tripulación del transbordador Discovery, y años después, en la nave espacial Atlantis.

Anualmente se lleva a cabo una competencia mundial en Orlando (Florida).

Eddy Fast (‘rápido’) McDonald posee el título de la persona en el mundo que puede realizar más «lazadas» en una hora" tras haber realizado 8437 lazadas con su yoyó.

En Latinoamérica[editar]

Yoyó Russell.

En Argentina, durante los años setenta se creó un gran furor alrededor del «yoyó» bronco y el yoyó Russell.

En México el primer yo-yo era de madera, de marca Sheiro.[3]

En 1962, la empresa Plastimax (México) lanzó una campaña publicitaria exitosa de difusión del yoyo.[3]

En Ecuador y varios países de Latino América a finales de los años 1980 la empresa Coca-Cola introdujo con éxito el Genuino Yo-yo Russell.

Actualmente existen en México 2 asociaciones de yoyo la Asociación Mexicana del Yo-Yo y la asociación mexicana de trompo y yoyo del cáribe.[3]

Véase también[editar]

Notas[editar]

Enlaces externos[editar]

Fddgthvygbhbv Edxefrxfdxd