Usuario:Luchopb15/Escocia en los inicios del Periodo Moderno

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Escocia en los inicios del periodo moderno se refiere, para propósitos de este artículo, a Escocia entre la muerte de Jacobo IV en 1513 y el final de las Rebeliones Jacobitas a mediados del siglo 18. Este periodo corresponde más o menos al mismo en Europa, iniciando con el Renacimiento y la Reformación y el termina con el inicio de la Ilustración y la Revolución Industrial.

Después de una minoría real, el reinado personal de Jacobo V vio que el tribunal se convirtió en un centro de patrocinio para el Renacimiento, pero terminó con derrota militar y otro largo minoritario para el recién nacido de María, Reyna de Escocia. Escocia se debatió entre la dominancia por los ingleses y franceses, que terminó en el Tratado de Edimburgo de 1560, por el cual ambos retiraron sus tropas, pero dejaron el camino abierto para la reforma religiosa. La Reforma Escocesa fue fuertemente influenciada por el calvinismo que condujo a una iconoclastia generalizada y a la introducción de un sistema presbiteriano de organización y disciplina que tendría un gran impacto en la vida escocesa. En 1569 María regresó de Francia, pero su reinado personal se deteriorado por asesinatos, escándalos y la guerra civil, obligándola a huir a Inglaterra, donde fue posteriormente ejecutada y dejando a sus oponentes protestantes en el poder en el nombre del infante Jacobo VI. En 1603 heredó el trono de Inglaterra e Irlanda, creando una unión dinástica y moviendo el centro de patrocinio real y el poder a Londres.

Su hijo Carlos I intentó imponer elementos del asentamiento religioso inglés en sus otros reinos. Las relaciones se deterioraron gradualmente dando lugar a la Guerra de los Obispos (1637-40), que terminaron en derrota para Carlos, ayudando a llevar a cabo la Guerra de los Tres Reinos. Los escoceses entraron en guerra con Inglaterra en el lado Parlamentario, ayudando a cambiar la marea contra las fuerzas del rey. En la Segunda y Tercera Guerra Civil (1648-1651) tomaron el lado de Carlos I y después de su ejecución el de su hijo Carlos II, llevándolos a la derrota, por la ocupación de un ejército parlamentario bajo Oliver Cromwell y la incorporación a la Mancomunidad. La restauración de la monarquía en 1660 vio el regreso del episcopado y un régimen cada vez más absolutista, lo que resultó en agitación y rebeliones religiosas y políticas. Con la adhesión del abiertamente católico Jacobo VII, hubo una creciente inquietud entre los protestantes. Después de la Revolución Gloriosa de 1688 a 1689, Guillermo de Orange y María, la hija de James, fueron aceptados como monarcas. El presbiterianismo fue reintroducido y limitaciones impuestas a la monarquía. Después de la perturbación económica grave en la década de 1690 se tomaron medidas que llevaron a la unión política con Inglaterra como el Reino de Gran Bretaña en 1707. La principal línea hereditaria de los Estuardo se convirtió en un foco de descontento político, conocido como Jacobitismo, dando lugar a una serie de invasiones y revueltas, pero con la última derrota en 1745, Escocia entró en un período de gran estabilidad política, económica y expansión intelectual.

Aunque no había un sistema de mejora de las carreteras a principios de la moderna de Escocia, seguía siendo un país dividido por la topografía, en particular entre los Highlands, las islas y las tierras bajas. La mayor parte del desarrollo económico estaba en las tierras bajas, que vio los inicios de la industrialización, la mejora de la agricultura y la expansión de burghs orientales, particularmente en Glasgow, se abrieron rutas de comercio con las Américas. El hacendado (laird) local, surgió como una figura clave y los jefes de nombres y clanes en las fronteras y tierras altas declinó en importancia. Había una población en expansión hacia el final del período y la creciente urbanización. Las tensiones sociales fueron evidentes en las cazas de brujas y la creación de un sistema de leyes para pobres. A pesar de la exaltación de la corona y el aumento de los tipos de impuestos, los ingresos seguían siendo insuficientes. El Consejo Privado y el Parlamento se mantuvieron centrales para el gobierno, con el cambio de importancia y composición antes del Acta de la Unión en 1707 vieron su supresión. El crecimiento del gobierno local vio la introducción de los jueces de paz y los comisarios de suministro, mientras que la ley vio la creciente importancia de la autoridad real y la profesionalización. La expansión de las escuelas parroquiales y la reforma de las universidades anunciaba el comienzo de un florecimiento intelectual para la Ilustración. También hubo florecimiento de la literatura escocesa antes de la pérdida de la corte como un centro de patrocinio a principios del siglo XVII. La tradición de la música de la iglesia fue cambiada fundamentalmente por la Reforma, con la pérdida de la música polifónica compleja por una nueva tradición de cantar salmos métricos. En la arquitectura, la construcción real fue fuertemente influenciada por los estilos renacentistas, mientras que las casas de los grandes terratenientes adoptaron una forma híbrida conocida como Scottish baronial y después de la Restauración fue influenciado por estilos paladianos y barrocos. En la arquitectura de la iglesia surgió un estilo llano distintivo basado en una 'T' de planta. La Reforma también tuvo un impacto importante en el arte, con la pérdida del patrocinio de la iglesia que llevaba una tradición de techos y paredes pintadas, inició la tradición del retrato y la pintura de paisaje.

Historia política[editar]

Siglo XVI[editar]

Jacobo V[editar]

Portrait of James V, c. 1536, by Corneille de Lyon

La muerte de Jacobo IV en la batalla de Flodden en 1513 significó en un largo período de regencia en nombre de su pequeño hijo Jacobo V.[1]​ Fue declarado un adulto en 1524, pero al año siguiente Archibald Douglas, VI conde de Angus, el padrastro del joven rey, tomó la custodia de Jacobo y lo tuvo como prisionero virtual por tres años, ejerciendo el poder en su nombre. Finalmente, logró escapar de la custodia de los regentes en 1528 y comenzó a tomar venganza en algunos de ellos y sus familias.[2]​ Continuó la política de su padre de someter a las tierras altas rebeldes, islas occidentales y septentrionales y a las fronteras problemáticas. Tomó medidas punitivas en contra del clan Douglas en el norte, ejecutó a John Armstrong de Liddesdale y llevó a cabo avance real para subrayar su autoridad.[2]​ También continuó la alianza francesa Auld que había estado en vigor desde el siglo XIV, casándose con la primera noble francesa Madeleine de Valois y luego después de su muerte se casó con Marie de Guise.[3]​ Aumentó los ingresos de la corona por poner fuertemente impuestos a la iglesia, teniendo £ 72.000 en cuatro años, y se embarcó en un importante programa de construcción de los palacios reales.[4]​ Evitó continuar con los grandes cambios estructurales y teológicos a la iglesia realizado por su contemporáneo Henry VIII de Inglaterra. Utilizó a la Iglesia como fuente de oficinas para muchos de sus hijos ilegítimos y sus preferidos, en especial David Beaton, quien se convirtió en arzobispo de San Andrews y en cardenal. El éxito de la política interna y exterior de Jacobo V fueron eclipsados ​​por otra desastrosa campaña contra Inglaterra, que condujo a una aplastante derrota en la Batalla de Solway Moss (1542). Jacobo murió poco tiempo después, una muerte culpada por los contemporáneos como "un corazón roto". El día antes de su muerte, le fue llevada la noticia del nacimiento de un heredero:. Una hija, que se convertiría en María, reina de Escocia.[5]

"Rough Wooing"[editar]

A contemporaneous wood cut of the Battle of Pinkie Cleugh

Al comienzo del reinado de la infanta María, la nación política escocesa se dividió entre una parte pro-francesa, dirigida por el cardenal Beaton y por la madre de la reina, María de Guisa; y una parte pro-inglesa, dirigida por James Hamilton, conde de Arran.[6]​ El fracaso de la parte pro-Ingleas del matrimonio entre la infanta María y Eduardo, el hijo de Enrique VIII de Inglaterra, que se había acordado en el marco del Tratado de Greenwich (1543), condujo en un plazo de dos años a una invasión inglesa para hacer cumplir con la unión, más tarde conocido como el "rough wooing".[7]​ Esto tomó la forma de peleas fronterizas y varias campañas inglesas en Escocia. En 1547, tras la muerte de Enrique VIII, las fuerzas bajo el regente Inglés Edward Seymour, primer duque de Somerset, obtuvieron la victoria en la batalla de Pinkie Cleugh, seguidas por la ocupación de las tierras bajas de la fortaleza estratégica de Haddington.[8]​ Los escoceses respondieron enviando, con cinco años de edad, a María de Francia, como la novia del delfín (título nobiliario francés) Francisco, heredero del trono franceses.[7]​ Su madre, María de Guisa, se quedó en Escocia para velar por los intereses de María - y de Francia - a pesar de que el conde de Arran actuaba oficialmente como regente.[9]

La llegada de las tropas francesas ayudó a endurecer la resistencia de los ingleses, quienes abandonaron Haddington en septiembre de 1549 y tras la caída del protector de Somerset en Inglaterra, se retiraron de Escocia completamente.[10]​ Desde 1554, María de Guise asumió formalmente la regencia, manteniendo una difícil posición, en parte, por dar tolerancia limitada a la disidencia protestante y tratando de difundir el resentimiento por la presencia continua de tropas francesas.[11]​ Cuando la protestante Isabel I llegó al trono de Inglaterra en 1558, el partido Inglés y los protestantes encontraron sus posiciones apoyadas por el ejército Inglés para expulsar a los franceses. La llegada de las tropas inglesas, y particularmente de la flota inglesa, en 1560, condujo al asedio de las fuerzas francesas en Leith, que cayeron en julio. En este punto María de Guisa había muerto y las tropas francesas e inglesas se retiraron tanto en virtud del Tratado de Edimburgo, dejando a la joven reina en Francia, pero a los pro-ingleses y partes protestantes en ascenso.[12]

Reforma Protestante[editar]

John Knox, the key figure in the Scottish Reformation.

Durante el siglo XVI, Escocia experimentó una reforma protestante que creó un nacional predominantemente calvinista, que era fuertemente Presbiteriana en perspectiva, reduciendo considerablemente los poderes de los obispos, aunque no su supresión. En la primera parte del siglo, las enseñanzas de Martin Luther primero y luego de Juan Calvino comenzaron a influir en Escocia, especialmente a través de los eruditos escoceses que habían visitado las universidades continentales e inglesas y que a menudo habían entrenado en el sacerdocio católico. Influencia inglesa también fue más directa, suministrando libros y distribuyendo Biblias y literatura protestante en las tierras bajas cuando invadieron en 1547. Fue particularmente importante el trabajo del escocés Lutheran, Patrick Hamilton.[13]​ Su ejecución junto con otros predicadores protestantes en 1528, y de la influencia Zwinglio de George Wishart en 1546, quien fue quemado en la hoguera en St. Andrews, por orden del cardenal Beaton, no lograron para nada detener el crecimiento de estas ideas. Los partidarios de Wishart, que incluían una serie de Fife lairds, asesinados poco después por Beaton, tomaron el castillo de San Andrés, que se llevó a cabo durante un año antes de que fueron derrotados con la ayuda de las fuerzas francesas. Los sobrevivientes, incluyendo al capellán John Knox, fueron condenados a ser esclavos de galera, ayudando a crear resentimiento de los franceses y de los mártires por la causa protestante.[14]

La tolerancia limitada y la influencia de escoceses exiliados y protestantes en otros países, condujeron a la expansión del protestantismo, con un grupo de terratenientes que se declararon Señores de la Congregación en 1557 y que representaban sus intereses políticos. El colapso de la alianza francesa y la intervención Inglesa en 1560 significó que una parte relativamente pequeña, pero muy influyente, de protestantes estaban en condiciones de imponer la reforma en la iglesia escocesa. Una confesión de fe, rechazando la jurisdicción papal, fue adoptada por el Parlamento en 1560, mientras que la joven María, reina de Escocia, todavía estaba en Francia.[15]​ Knox, habiendo escapado de las galeras, pasó un tiempo en Ginebra, donde se había convertido en un seguidor del Calvino, y surgió como la figura más significativa. El calvinismo de los reformadores dirigidos por Knox resultó en un acuerdo que adoptó un sistema presbiteriano y rechazó la mayoría de las trampas elaboradas de la iglesia medieval. Esto le dio un poder considerable dentro de la nueva iglesia de los lairds locales, que a menudo tenían control sobre el nombramiento del clero, y dando como resultado generalizado, pero en general ordenada, iconoclasia. En este punto, la mayoría de la población era probablemente todavía católica en la persuasión y la iglesia tenía dificultades para penetrar en los Highlands y las islas, pero comenzó un proceso gradual de conversión y consolidación que, en comparación con reformas en otros lugares, se llevó a cabo con relativamente poca persecución.[16]

Mary, Reina de Escocia[editar]

Mary Queen of Scots depicted with her son, James VI and I; in reality, Mary saw her son for the last time when he was ten months old.

Mientras estos eventos progresaban, la Reina María había sido criada como católica en Francia, y casada con el delfín, quien se convirtió en rey como Francisco II en 1559, se convirtó en reina consorte de Francia.[17]​ Cuando Francisco murió en 1560, María tenía 19 años, fue elegida para volver a Escocia para asumir el gobierno en un ambiente hostil. A pesar de su religión privada, ella no trató de volver a imponer el catolicismo en los protestantes, enfureciendo así a los principales católicos nobles. Su reinado personal de seis años se vio afectado por una serie de crisis, en gran parte causadas por las intrigas y rivalidades de los principales nobles. El asesinato de su secretario, David Riccio, fue seguido por el de su impopular segundo marido señor Darnley, padre de su hijo recién nacido, y después fue secuestrada por el conde de Bothwell, quien estaba implicado en el asesinato de Darnley y finalmente se casó con él.[18]

María y Bothwell enfrentaron a los señores en Carberry Hill y después de que sus fuerzas se desvanecieron, huyeron y fueron capturados por los rivales de Bothwell. María fue encarcelada en el castillo de Loch Leven, y en julio de 1567, se vio obligada a abdicar en favor de su hija de 13 meses de edad, hijo de James VI.[19]​ María finalmente escapó e intentó recuperar el trono por la fuerza. Después de su derrota en la batalla de Langside por las fuerzas leales a los regentes dirigidos por James Stewart, primer conde de Moray, en 1568, se refugió en Inglaterra, dejando a su hijo en sus manos. En Escocia los regentes se enfrentaron en una guerra civil en nombre del rey contra los partidarios de su madre. En Inglaterra, María se convirtió en un punto focal para los conspiradores católicos y finalmente fue juzgada por traición y ejecutada por orden de su prima Isabel I.[20][21]

Jacobo VI[editar]

The Royal Arms of Scotland as used until 1603, from a window in Parliament House, Edinburgh

Jacobo VI fue coronado rey de los escoceses a la edad de 13 meses el 29 de julio de 1567.[22]​ Fue criado como protestante, mientras que el país fue gobernado por una serie de regentes. En 1579 el francés Esmé Stewart, Sieur d'Aubigny, primo hermano del padre de James señor Darnley, llegó a Escocia y rápidamente se estableció como el hombre más cercano a Jacobo, quien tenía 13 años de edad;[23]​ Fue hecho conde de Lennox por el rey en 1580, y duque de Lennox en 1581.[24]​ Lennox dejó de ser de desconfianza para los escoceses calvinistas y en agosto de 1582, en lo que se conoció como la incursión de Ruthven, los condes protestantes de Gowrie y Angus hicieron prisionero a Jacobo y obligaron a Lennox salir de Escocia.[25]​ Después de que Jacobo fue liberado en junio de 1583, asumió el aumento de control en su reino. Entre 1584 y 1603, estableció el gobierno real efectivo y relativa paz entre los señores, asistido por Juan Maitland de Thirlestane, quien dirigió el gobierno hasta 1592[26]​ En 1586, Jacobo firmó el Tratado de Berwick con Inglaterra, que, con la ejecución de su madre en 1587, ayudó a despejar el camino para su sucesión a la descendencia de la reina Isabel I de Inglaterra .[27]​ Se casó con Ana de Dinamarca en 1590, hija de Federico II, rey de Dinamarca.; ella le dio dos hijos y una hija.[28]

Siglo XVII[editar]

Unión de las Coronas[editar]

En 1603, Jacobo VI Rey de Escocia heredó el trono del Reino de Inglaterra y dejó Edimburgo por Londres, donde reinaría como Jacobo I.[29]​ TLa Unión era una unión personal o dinástica, con las coronas restantes tanto distinta y separada - a pesar de los mejores esfuerzos de Jacobo para crear un nuevo trono "imperial" de "Gran Bretaña".[30]​ Jacobo conservaba un gran interés en asuntos escoceses, ejecutando el gobierno por el rápido intercambio de cartas, ayudado por el establecimiento de un sistema postal.[31]​ Controló la política de todos los días a través del Consejo Privado de Escocia y administró el Parlamento de Escocia a través de los Señores de los Artículos. También controlaba cada vez más a las reuniones de la Asamblea General de Escocia y aumentó el número y las competencias de los obispos escoceses. En 1618, celebró una Asamblea General y empujado a través de Cinco Artículos, que incluían prácticas que habían sido retenidos en Inglaterra, pero en gran medida abolidas en Escocia, lo más polémico de fue por la recepción de la comunión. Aunque, crearon una amplia oposición y el resentimiento y fueron vistos por muchos como un paso atrás para la práctica católica.[32]​ La autoridad real fue más limitada en las tierras altas, donde la violencia periódica puntuaba en las  relaciones entre las grandes familias de los MacDonalds, Gordons, McGregors y Campbells.[33]​ La adquisición de la corona de Irlanda junto con el inglés, facilitó un proceso de solución por vía escocesa en lo que fue históricamente el área más problemática del reino en Ulster, con quizás 50.000 escoceses instalados en la provincia a mediados del siglo XVII.[34]​ Los intentos para fundar una colonia escocesa en América del Norte en Nueva Escocia no tuvieron mucho éxito, con fondos insuficientes y colonos complacientes.[35]

Carlos I[editar]

Charles in the year of his Scottish coronation, 1633.

En 1625, Jacobo VI murió y fue sucedido por su hijo Carlos I. Aunque nació en Escocia, Carlos se había apartado del reino del norte, siendo su primera visita para su coronación escocesa en 1633, cuando fue coronado en la catedral de St Giles, Edimburgo con ritos anglicanos.[36]​ Carlos tenía relativamente pocos escoceses importantes en su círculo y se basó en gran medida al desconfiado y a menudo indeciso James Hamilton, primer duque de Hamilton[37]​ y en los obispos, sobre todo en John Spottiswood, Arzobispo de St. Andrews, con el tiempo haciéndolo canciller. Al principio de su reinado, la revocación de Carlos de las tierras enajenadas desde 1542 ayudó a asegurar las finanzas de la iglesia, pero esto amenazaba las posesiones de la nobleza que habían ganado desde el asentamiento de la Reforma.[38]​ Su empuje a través de la legislación y la negativa a escuchar (o las acciones judiciales contra) las objeciones que crecían, creadas más por el resentimiento entre la nobleza.[39]​ En Inglaterra sus políticas religiosas causaron resentimiento similar y se descartaron sin llamar a  parlamento desde 1629.[40]

Guerra de los Obispos[editar]

En 1635, sin hacer referencia a una asamblea general del Parlamento, el rey autorizó un libro de cánones que lo convertía en la cabeza de la Iglesia, ordenó un ritual impopular e hizo cumplir el uso de una nueva liturgia. Cuando la liturgia surgió en 1637 fue visto como un libro de oración de estilo inglés, dando lugar a ira y disturbios generalizados, que se establecieron con el lanzamiento de un taburete por Jenny Geddes durante un servicio en la Catedral St Giles.[39]​ Los protestantes de la nobleza se pusieron a la cabeza de la oposición popular, con Archibald Campbell, conde de Argyll, quien emergió como figura destacada. Representantes de diversos sectores de la sociedad escocesa redactaron el Pacto Nacional el 28 de febrero 1638, oponiéndose a la innovación litúrgica del Rey.[41]​ Partidarios del rey eran incapaces de suprimir la rebelión y el rey se negó a hacer concesiones. En diciembre de ese mismo año se tomaron aún más asuntos, cuando en una reunión de la Asamblea General en Glasgow los obispos escoceses fueron expulsados ​​formalmente de la Iglesia, que después se estableció en una base Presbiteriana completa.[42]

The riots set off by Jenny Geddes in St Giles Cathedral that sparked off the Bishops' Wars

Los escoceses reunieron una fuerza de alrededor de 12.000 personas, algunos de las cuales fueron veteranos devueltos de la Guerra de los Treinta Años, dirigidos por Alexander Leslie, quien fuese antes el mariscal de campo del ejército sueco. Carlos reunió una fuerza de quizás 20.000 personas, muchos de los cuales eran de la milicia y estaban mal entrenados. Hubo una serie de acciones de menor importancia en el norte de Escocia, que aseguró la parte trasera del Covenanter contra el apoyo realista y de los skirmisher en la frontera. Como ninguna de las partes deseaba empujar el asunto a un conflicto militar completo, se concluyó un asentamiento temporal, conocida como la Pacificación de Berwick en junio de 1639, y la Guerra de los primeros Obispos terminó con los pactantes reteniendo el control del país.[42]

En 1640 Carlos intentó de nuevo hacer valer su autoridad, abriendo una segunda Guerra de los Obispos. Carlos hizo volver al Parlamento Inglés, conocido como el Parlamento corto, pero se disolvió después de que este se negó a votar por un nuevo subsidio y fue crítico para sus políticas. Carlos reunió un ejército mal aprovisionado y mal entrenados. Los escoceses se trasladaron hacia el sur de Inglaterra, obligando a un cruce del Tyne en Newburn al oeste de Newcastle-upon-Tyne, a continuación, ocupando la ciudad y, finalmente, la mayor parte de Northumbria y Durham. Esto le dio un dominio absoluto sobre el suministro de carbón para Londres.[43]​ Carlos se vio obligado a capitular, accediendo a la mayor parte de las demandas del Covenanter y haciendo el pago de £ 830 al mes para mantener su ejército. Esto lo obligó a hacer volver al Parlamento Inglés, conocido como el Parlamento Largo, el cual, a cambio de concesiones, elevó la suma a £ 200.000 que debían pagarse a los escoceses en virtud del Tratado de Ripon. El ejército escocés volvió a casa triunfante. Los intentos del rey para elevar la fuerza en Irlanda para invadir Escocia desde el oeste provocaron una revuelta generalizada y como los ingleses se trasladaron a la oposición abierta, dio como resultado el estallido de la Guerra Civil Inglés en 1642, él se enfrentaba a la rebelión en los tres de sus reinos.[44]

Guerras civiles[editar]
James Graham, 1st Marquess of Montrose who led a successful pro-royalist campaign in the Highlands in 1644–45.

A medida que la guerra civil en Inglaterra se convirtió en un largo y prolongado conflicto, tanto el Rey como los Parlamentarios ingleses recurrieron a los escoceses por ayuda militar. Los Covenanters optaron por el lado del Parlamento y en 1643 entraron al Solemn League and Covenant, garantizando el pago a la Iglesia de Escocia y la promesa de una nueva reforma en Inglaterra.[45]​ En enero de 1644 un ejército escocés de 18.000 personas y 3.000 caballos y armas de fuego, bajo el mando de Leslie cruzaron la frontera. Esto ayudó a cambiar el rumbo de la guerra en el Norte, obligando al ejército Royalist bajo el mando del Marqués de Newcastle en York donde fue asediado por los combinados escoceses y los ejércitos parlamentarios. Los Royalists se sintieron aliviados por una fuerza bajo el mando del príncipe Ruperto, sobrino del Rey, pero los aliados bajo el mando de Leslie vencieron a los Royalists de manera decisiva en Marston Moor el 2 de julio, por lo general visto como el punto de inflexión de la guerra.[46]

En Escocia, el ex Covenanter, James Graham, primer Marqués de Montrose dirigió una campaña en favor del rey en las tierras altas de Escocia en 1644. Pocos escoceses de las tierras bajas eran los que lo seguían, pero con la ayuda de 1.000 irlandesa, Highlands y Islesmens enviados por los confederados irlandeses bajo Alasdair MacDonald (MacColla), comenzaron una campaña móvil de gran éxito, ganando victorias sobre las fuerzas locales en Covenanter Tippermuir y Aberdeen contra gravámenes locales; en Inverlochy aplastaron a los Campbell; en Auldearn, Alford y Kilsyth, Graham derrotó rejércitos bien dirigidos y disciplinados. Él fue capaz de imponer condiciones a los pactantes, pero a medida que avanzó hacia el sur, sus fuerzas, agotadas por la pérdida de MacColla y los highlanders, fueron capturados y decisivamente derrotados en la Batalla de Philiphaugh por un ejército bajo David Leslie, sobrino de Alejandro. Escapando hacia el norte, Montrose intentó continuar la lucha con las tropas frescas. En este punto el rey había sido fuertemente derrotado en la batalla de Naseby por el reformado New Model Army del Parlamento y se entregó a las fuerzas escoceses la ciudad de Newark sitiadas por Leslie, en julio de 1646. Montrose abandonó la guerra y dejó el continente.[47]

Incapaces de persuadir al rey de aceptar una solución presbiteriana, los escoceses le intercambiaron la mitad de los 400.000 £ que se les debía al Parlamento y volvieron a casa.[48]​ Las relaciones con el Parlamento Inglés y el ejército inglés, cada vez más independientes, se hacían cada vez más tensas y el equilibrio del poder cambió en Escocia, con Hamilton emergiendo como la figura principal. En 1647 se negoció el Engagement con el Rey, ahora en poder del ejército del nuevo modelo, por lo que los escoceses lo apoyarían, junto con levantamientos en Inglaterra como parte de una Segunda Guerra Civil Inglesa, a cambio de la imposición del presbiterianismo en Inglaterra en un modo de prueba de tres años. La línea más fuerte de Convenanters del Partido Kirk fueron derrotados en una pelea en Mauchline Muir en junio de 1648 y muchos pactantes, entre ellos Alexander y David Leslie, se negaron a unirse al ejército de 10.000 producida por el Engagement. En el momento en que Hamilton llevó al ejército del Engagement a través de la frontera, la mayoría de los levantamientos ingleses habían sido derrotados. Los escoceses fueron capturados por el ejército del nuevo modelo bajo el mando de Cromwell en la marcha entre Warrington y Preston. En la batalla de Preston, los escoceses fueron derrotados y muchos capturados, siendo Hamilton ejecutado posteriormente. Después del golpe del Raid Whiggamore, el Partido Kirk recuperó el control en Escocia. Sin embargo, la eventual respuesta de Cromwell y los líderes del ejército ahora en el poder de Inglaterra para la segunda guerra civil dio lugar a la ejecución del rey en enero de 1649, pese a las protestas de Escocia.[49]

La ocupación y la mancomunidad[editar]

The Scots holding the young Charles II's nose to the grindstone of the Engagement, from a satirical English pamphlet.

Mientras que en Inglaterra fue declarada la Mancomunidad (Commonwealth), tan pronto como la noticia de la ejecución de Carlos I llegó a Escocia, su hijo fue proclamado rey como Carlos II. En 1650 Montrose intentó otro levantamiento en las tierras altas en el nombre del Rey, pero terminó desastrosamente, con Montrose siendo ejecutado. A falta de un apoyo tangible de sus parientes en el continente o sus partidarios en Inglaterra, Carlos aceptó la oferta de los pactantes, llegando en junio de 1650 y firmando los Convenios (Covenants). Los ingleses respondieron con un ejército de 16.000 soldado bajo el mando Cromwell, quienes cruzaron la frontera en julio de 1650, mientras que una flota inglesa actuó en apoyo. El 3 de septiembre 1650, el ejército inglés derrotó a los escoceses bajo el mando David Leslie en la batalla de Dunbar, teniendo más de 10.000 prisioneros y luego ocupando Edimburgo, tomando el control de las tierras bajas. Carlos ahora podría hacer más fácilmente una alianza con los Convenanters moderados. Fue coronado en Scone el 1 de enero 1651 y un nuevo ejército fue montado. En junio de 1651 Cromwell avanzó contra los escoceses dirigidos por Leslie en Stirling. El ejército escocés con el Rey partió para Inglaterra, pero no fue prometedor en su favor y el ejército fue capturado en el Worcester el 3 de septiembre. Fue derrotado de manera contundente, con lo que las guerras civiles llegaron a su fin. Carlos escapó del continente, un ejército Inglés ocupó Escocia y Cromwell surgió como la figura más importante en la Mancomunidad (Commonwealth).[50]

En 1652, el Parlamento Inglés declaró que Escocia era parte de la Commonwealth. Se hicieron varios intentos para legitimar la unión, llamando a los representantes de los municipios y condados escoceses paraa negociaciones y para varios parlamentos ingleses, donde siempre estuvieron subrepresentados y tenía poca oportunidad para la discrepancia. Sin embargo, la ratificación final se retrasó por problemas de Cromwell con sus distintos parlamentos y la unión no llegó a ser objeto en un acto hasta 1657.[51]​ La administración militar en Escocia, dirigida por el general George Monck, fue un éxito relativo. Se las arregló para hacer cumplir la ley y el orden, suprimiendo el bandolerismo de los soldados de musgo y aplicando una forma de tolerancia religiosa limitada, pero con la introducción de los jueces ingleses a la larga suspendieron el derecho escocés. Entre 1653 y 1655 hubo un importante aumento de los Royalist en las tierras altas dirigidos por William Cunningham, noveno Conde de Glencairn y John Middleton, quien fue derrotado en la batalla de Dalnaspidal el 19 de julio 1654.[52]

Restauración[editar]

Seascape of vessels along a low-lying coastline
Charles II sailing from his exile in the Netherlands to his Restoration in England in May 1660. Painting by Lieve Verschuier

Después de la muerte de Cromwell en 1658, Monck se mantuvo al margen de las maniobras en Londres, que llevó al breve establecimiento de un régimen bajo Richard Cromwell y posteriormente a la lucha por el poder entre los líderes del ejército. En 1659 abrió negociaciones con Carlos II y comenzó una marcha lenta hacia el sur con su ejército. A continuación, restauró el English Long Parliament, el cual, después de haber recibido seguridades, votó a favor de una restauración de la monarquía y después se disolvió en sí, creando una facto restauración de la monarquía en Escocia, pero sin garantías.[53]​ En el caso de Escocia no solo recuperó su sistema de ley, el parlamento y la iglesia, sino también a los Señores de los Artículos, obispos y a un rey que no visitaba el país y gobernaba en gran parte sin referencia al Parlamento a través de una serie de comisarios. Estos comenzaron con John Middleton, quien era ahora un conde, y terminaron con el hermano y heredero del rey, Jacobo, duque de York, (conocido en Escocia como el Duque de Albany).[54]​ La legislación fue revocada de nuevo en 1633, eliminando las ganancias Covenanter de las guerras de los Obispos, pero la disciplina de sesiones Kirk, presbiterios y sínodos fueron renovados. Sólo cuatro pactantes fueron ejecutados, siendo el más prominente Argyll.[55]​ La reintroducción del episcopado era un motivo de especial dificultad en el sur-oeste del país, una zona con fuertes simpatías presbiterianas. Con el abandono de la iglesia oficial, muchas de las personas aquí comenzaron a asistir a las asambleas de campo ilegales dirigidos por ministros excluidos, conocidos como conventículos.[56]​ Los intentos oficiales para suprimir éstos dieron lugar a un levantamiento en 1679, derrotado por James, duque de Monmouth, el hijo ilegítimo del Rey, en la batalla de Puente de Bothwell.[57]​ A principios de los años 1680 una fase más intensa de la persecución comenzó, en lo que fue más tarde a ser conocido en la historiografía protestante como "the Killing Time", con los disidentes en su mayoría ejecutados por los dragoons de James Graham, Terrateniente de Claverhouse o condenados a la muerte por Sir George Mackenzie, el Lord Advocate.[58]​ En Inglaterra, la crisis de Exclusión de 1678-1681 dividió a la sociedad política en whigs (dado su nombre después de la Whigamores escocesa), quienes intentaron, sin éxito, excluir al abiertamente católico duque de Albany de la sucesión, y a los Tories, que se les oponían. Divisiones similares comenzaron a surgir en la vida política escocesa.[59]

Deposición de Jacobo VII[editar]

Carlos murió en 1685 y su hermano lo sucedió como Jacobo VII de Escocia (y II de Inglaterra).[58]​ Jacobo puso a los católicos en posiciones clave en el gobierno e incluso la asistencia a conventículos se castigaba con la muerte. Hizo caso omiso del parlamento, purgó al Consejo y forzó a través de la tolerancia religiosa a los católicos romanos, alienando a sus súbditos protestantes. El fracaso de una invasión, liderada por Archibald Campbell, noveno conde de Argyll, y sincronizada para coordinar con la rebelión del Duque de Monmouth en Inglaterra, demostró la fuerza del régimen. Se creía que el rey sería sucedido por su hija María, protestante y esposa de Guillermo de Orange, estatúder de los Países Bajos, pero cuando en 1688, Jacobo tuvo un heredero varón, Jacobo Francis Edward Stuart, era evidente que sus políticas sobrevivirían. Una llamada de siete líderes ingleses llevó a William a desembarcar en Inglaterra con 40.000 hombres, y Jacobo huyó, llevando a la casi incruenta "Revolución Gloriosa". William llamó a los Estados (Estates) en Escocia, y como sus seguidores se mostraron dominantes, el apoyo de James se derrumbó. Los Estados emitieron una Claim of Right que sugería que Jacobo había perdido la corona por sus acciones (en contraste con Inglaterra, que se basó en la ficción legal de una abdicación) y se la ofrecieron a William y María, que William aceptó, junto con las limitaciones de poder real.[53]​ La solución definitiva restauró el presbiterianismo y abolió a los obispos, que habían apoyado en general a Jacobo. Sin embargo, William, que era más tolerante a lo que el Kirk tendía a ser, pasó actos restaurando el clero Episcopaliano excluido después de la Revolución.[60]

Aunque los partidarios de William dominaron el gobierno, quedaba un seguimiento significativo para Jacobo, sobre todo en las tierras altas. Su causa, que se conocía como jacobitismo, del latín (Jacobus) para Jacobo, dio lugar a una serie de levantamientos. Un intento militar jacobita inicial fue dirigido por John Graham, ahora vizconde de Dundee. Sus fuerzas, casi todos highlanders, derrotaron a las fuerzas de William en la batalla de Killiecrankie en 1689, pero tuvieron grandes pérdidas y Dundee murió en los combates. Sin su liderazgo, el ejército jacobita pronto fue derrotado en la Batalla de Dunkeld.[61]​ La derrota de Jacobo en Irlanda por William en la batalla de Aughrim (1691), puso fin a la primera fase del esfuerzo militar jacobita.[62]​ En las secuelas de la derrota jacobita el 13 de febrero 1692 un incidente conocido como la Masacre de Glencoe, 38 miembros del clan MacDonald de Glencoe fueron asesinados por miembros del regimiento del conde de Argyll, quien había aceptado su hospitalidad, en los terrenos que ellos no habían estado rápido para el juramento a los nuevos monarcas.[63]

La crisis económica y las colonias de ultramar[editar]

The colony of New Caledonia on the Isthmus of Darien

La última década del siglo XVII vio condiciones económicas generalmente favorables que habían dominado desde la restauración llegó a su fin. Hubo una caída en el comercio con el Báltico y Francia a partir de 1689-1691, provocada por el proteccionismo francés y los cambios en el comercio de ganado escocés, seguido de cuatro años de malas cosechas (1695, 1696 y 1698-99), conocido como "seven ill years ".[64]​ El resultado fue gran hambre y despoblación, especialmente en el norte.[65]​ TEl Parlamento de Escocia de 1695 aprobó propuestas que podrían ayudar a la situación económica desesperada, incluyendo el establecimiento del Banco de Escocia. La "Company of Scotland Trading to Africa and the Indies " recibió una carta para aumentar el capital mediante suscripciones públicas.[66]

La "Company of Scotland" invirtió en el Proyecto Darién, un ambicioso plan ideado por William Paterson, el fundador escocés del Banco de Inglaterra, para construir una colonia en el istmo de Panamá, con la esperanza de establecer el comercio con el Lejano Oriente.[67]​ El Proyecto Darién ganó amplio apoyo en Escocia como los terratenientes y la clase de los comerciantes estaban de acuerdo en ver el comercio y el colonialismo en el extranjero como rutas para mejorar la economía de Escocia. Dado que los recursos de capital de la élite terrateniente y los comerciantes de Edimburgo fueron insuficientes, la empresa hizo un llamamiento a filas sociales de medio pelo, que respondieron con fervor patriótico a la petición de dinero; las clases bajas se ofrecieron como colonos.[68]​ Sin embargo, tanto la compañía inglesa East India Company y el gobierno inglés se opusieron a la idea. La East India Company vio al proyecto como una amenaza potencial comercial y el gobierno estaban involucrados en la Guerra de la Gran Alianza 1689-1697 contra Francia y no quería ofender a España, que reclamó el territorio como parte de Nueva Granada y los inversionistas ingleses se retiraron. Volviendo a Edimburgo, la compañía se elevó a 400.000 £ en unas pocas semanas. Tres pequeñas flotas con un total de 3.000 hombres finalmente se establecieron en Panamá en 1698. El ejercicio resultó un desastre. Mal equipados; acosados por la lluvia incesante; sufriendo de enfermedades; bajo el ataque de los españoles de la cercana Cartagena; y no ayudados por los ingleses en las Indias Occidentales, los colonos abandonaron su proyecto en 1700. Sólo 1.000 sobrevivieron y sólo un barco logró volver a Escocia.[67]​ El coste de 150.000 £ puso una tensión severa en el sistema comercial escocés y dio lugar a la ira generalizada contra Inglaterra, mientras que, viendo la imposibilidad de dos políticas económicas, William fue llevado para argumentar a favor de la unión política, poco antes de su muerte en 1702.[66]

Inicios del Siglo XVII[editar]

Union con Inglaterra[editar]

Union flag, combing the Cross of St George or England, with the Cross of St. Andrew of Scotland.

El sucesor de William fue la hermana de la princesa Ana María, que no tenía hijos sobrevivientes y así la sucesión protestante parecía estar en duda. El Parlamento Inglés aprobó el Acta de Establecimiento de 1701, que fijó la sucesión en Sofía de Hannover y sus descendientes. Sin embargo, la Ley paralela del Parlamento escocés de Seguridad, se limitaba a prohibir a un sucesor católico, dejando abierta la posibilidad de que las coronas se separarían. En lugar de correr el riesgo de un posible retorno de Jacobo Francis Edward Stuart, que entonces vivía en Francia, el Parlamento Inglés presionó por completo la unión de los dos países, pasando a la Alien Act de 1705, que amenazaba con hacer a todos los escoceses incapaces de mantener propiedades en Inglaterra a no ser que la Unión se efectuara y haría graves daños al ganado y a los oficios de lino. Una unión política entre Escocia e Inglaterra también llegó a ser económicamente atractivo, con la promesa de abrir mercados mucho más grandes de Inglaterra, así como los del creciente imperio.[36]​ Sin embargo, no fue generalizada, de oposición desunida y desconfianza en la población general.[69]​ Los importes pagados a los comisarios escoceses y principales figuras políticas se han descrito como sobornos, pero la existencia de sobornos directos es disputada.[66]

El Parlamento escocés votó el 6 de enero de 1707, por 110 a 69, para adoptar el Tratado de Unión. El tratado confirmó la sucesión de Hannover. La Iglesia de Escocia, la ley escocesa y los tribunales se mantuvieron separados. Los parlamentos escoceses e ingleses fueron reemplazados por un Parlamento combinado de Gran Bretaña, pero se sentaron en Westminster y en gran parte siguieron las tradiciones inglesas sin interrupción. Cuarenta y cinco escoceses se añadieron a los 513 miembros de la Cámara de los Comunes y 16 escoceses a los 190 miembros de la Cámara de los Lords. También fue una unión económica completa, sustituyendo los sistemas escoceses de la moneda, impuestos y las leyes que regulan el comercio.[66]​ El Consejo Privado fue abolido, lo que significaba que el gobierno efectivo de Escocia estaba en manos de los "gestores" no oficiales, quienes intentaron controlar las elecciones en Escocia, votando por los parlamentarios escoceses y señores en línea con el partido prevaleciente en Westminster, a través de un complejo proceso de patrocinio, venalidad y coacción. Dado que los Tories eran sospechosos de simpatías jacobitas, la gestión tendió a caer a uno de los dos grupos de Whigs, el "Old Party" o "Argathelian", dirigido por John Campbell, segundo Duque de Argyll y el "Squadrone" o "patriotas ", dirigido inicialmente por John Ker, primer duque de Roxburghe, quien se convirtió en el primer Secretario de Estado para Escocia. Roxburghe fue reemplazado por Argyll en 1725 y él y su hermano, se convirtieron en el Archibald Campbell, tercer Duque de Argyll en su muerte en 1743, dominó la política escocesa en la primera mitad del siglo XVIII. Ambas alas del movimiento Whig se vieron obligados entre sí por el levantamiento jacobita de 1745 y el puesto de Secretario de Estado fue abolida en 1746, pero se mantuvo Argyll "rey sin corona de Escocia" hasta su muerte en 1761.[70]

Levantamientos Jacobistas[editar]

David Morier's depiction of the Battle of Culloden.

Jacobitismo fue revivido por la impopularidad de la unión.[69]​En 1708 Jacobo Francis Edward Stuart, el hijo de Jacobo VII, quien llegó a ser conocido como "El Viejo Pretendiente", intentó una invasión con una flota francesa que lleva 6.000 hombres, pero la  marina real impidió el aterrizaje de las tropas.[71]​ Un intento más serio se produjo en 1715, poco después de la muerte de Anne y la adhesión del primer rey de Hannover, el hijo mayor de Sophie, como Jorge I de Gran Bretaña. Este levantamiento (conocido como el "Quince) proyectaron levantamientos simultáneos en Gales, Devon, y Escocia. Sin embargo, las detenciones del gobierno previnieron riesgos en el sur. En Escocia, John Erskine, conde de Mar, apodado Bobbin 'John, levantó a los clanes jacobitas, pero resultó ser un líder indeciso y un soldado incompetente. Mar capturó a Perth, pero dejó una pequeña fuerza de gobierno bajo el mando del Duque de Argyll manteniendo la planicie de Stirling. Parte del ejército de Mar se unieron a los levantamientos en el norte de Inglaterra y el sur de Escocia, y los jacobitas se abrieron paso en Inglaterra antes de ser derrotado en la batalla de Preston, el 14 de noviembre de 1715. El día antes, Mar no había podido derrotar a Argyll en la batalla de Sheriffmuir. En este punto, Jacobo aterrizó tardíamente en Escocia, pero fue aconsejado que la causa no tenía esperanzas. Huyó a Francia. Un intento de invasión jacobita con ayuda española en 1719 se juntó con poco apoyo de los clanes y terminó con derrota en la batalla de Glen Shiel.[72]

En 1745 el levantamiento jacobita conocido como "Forty-Five” comenzó. Charles Edward Stuart, hijo del Viejo Pretendiente, a menudo referido como Bonnie Prince Charlie o el Joven Pretendiente, desembarcó en la isla de Eriskay en las Hébridas Exterioress.[73]​ Varios clanes se unieron a él sin entusiasmo. Al principio tuvo éxito, tomando Edimburgo[74]​ y luego derrotando al único ejército del gobierno de Escocia en la batalla de Prestonpans.[75]​ El ejército jacobita se marchó a Inglaterra, tomó Carlisle y avanzó hasta Derby. Sin embargo, se hizo cada vez más evidente que Inglaterra no apoyaría un monarca católico Stuart. El liderazgo jacobita tenía una crisis de confianza y se retiró a Escocia como dos ejércitos ingleses cerrados y las tropas hannoverianos comenzaron a regresar desde el continente.[76]​ La posición de Carlos en Escocia comenzó a deteriorarse a medida que los partidarios del Whig se unieron y recuperaron el control de Edimburgo . Después de un intento fallido en Stirling, se retiró al norte hacia Inverness. Fue perseguido por el duque de Cumberland y dio batalla con un ejército agotado en Culloden el 16 de abril de 1746, cuando fue aplastada la causa jacobita.[77]​ Carlos se ocultó en Escocia con la ayuda de los highlanders hasta septiembre de 1746, cuando escapó de nuevo a Francia.[78]​ Hubo represalias sangrientas contra sus partidarios y el poderío extranjero abandonó la causa jacobita, con la corte en el exilio forzada a salir de Francia. El Viejo Pretendiente murió en 1760 y el Joven Pretendiente, sin descendencia legítima, en 1788. Cuando su hermano, Henry, cardenal de York, murió en 1807, la causa jacobita había llegado a su fin.[79]

Geografía[editar]

The topography of Scotland.

El factor decisivo en la geografía de Escocia es la distinción entre las tierras altas y las islas en el norte y el oeste y las tierras bajas en el sur y el este. Las tierras altas se dividen además en las tierras altas del noroeste y las montañas de Grampian por la falla de Great Glen. Las tierras bajas están divididas en el cinturón fértil de las tierras bajas centrales y el alto terreno de las tierras altas del Sur, que incluye las colinas de Cheviot, sobre las cuales la frontera con Inglaterra empieza.[80]​ El cinturón de las tierras bajas centrales tiene un promedio de cerca de 50 millas de anchura[81]​ y, contiene la mayor parte de las tierras agrícolas de buena calidad y tiene las comunicaciones más fáciles, lo cual podría apoyar la mayor parte de la urbanización y elementos del gobierno.[82]​ Sin embargo, las tierras altas del sur, y en particular las tierras altas eran económicamente menos productivos y mucho más difíciles de gobernar.[83]​ Las tierras altas y tierras altas tenían una temporada de crecimiento relativamente corta, en el caso extremo de los Grampians superiores tenían una temporada libre de hielo de cuatro meses o menos y gran parte de las Highlands y las Uplands eran de siete meses o menos. El período moderno temprano también vio el impacto de la Pequeña Edad de Hielo, en 1564 viendo treinta y tres días de heladas continuas, donde los ríos y lagos se congelaron, lo que lleva a una serie de crisis de subsistencia hasta los años de 1690.[84]

La mayoría de las carreteras en las tierras bajas se mantuvieron con impuestos monetarios de los propietarios de tierras y de tasas de trabajo a los inquilinos. La evolución de los precios nacionales de cereales indicaba que la red había mejorado considerablemente a principios del siglo XVIII.[80]​ En las tierras altas y Galloway a principios del siglo XVIII, una serie de caminos militares fueron construidos y mantenidos por el gobierno central, con el objetivo de facilitar los movimientos de tropas en caso de rebeliones.[85]​ Los alcances y las fronteras del reino se habían fijado en su forma moderna a principios del siglo XVI. La excepción, las tierras discutibles en el extremo occidental de la frontera con Inglaterra, fueron resueltos por una comisión francesa en 1552 y el Scots’ Dike fue construido para marcar el límite.[11]​ La adhesión de Jacobo VI al trono Inglés hizo la frontera menos significativa en términos militares, convirtiéndose, en su frase "las comarcas medias" de Gran Bretaña, pero seguía siendo un límite jurisdiccional y de tarifa hasta el Acta de Unión en 1707.[86]

Economía[editar]

A Scottish Lowland farm c. 1690

Al principio de la época, con las dificultades del terreno, carreteras en mal estado y métodos de transporte había poco comercio entre las diferentes zonas del país y la mayoría de los asentamientos dependían de lo que se producía localmente, a menudo con muy poco en reserva en los malos años. La mayoría de la agricultura se basaba en el lowland fermtoun o Highland baile, los asentamientos de un puñado de familias que cultivaban conjuntamente una zona teóricamente adecuada para dos o tres yuntas de arado, asignados en run rigs de los arrendatarios. Por lo general, corrían cuesta abajo para que incluyeran la tierra tanto húmeda como seca, ayudando a compensar los problemas de las condiciones climáticas extremas. La mayoría del arado se hacía con un arado pesado de madera que tenía una reja de hierro, tirado por bueyes, que eran más eficaz y más barato de alimentar que a los caballos.[87]​ A partir de mediados del siglo XVI, Escocia experimentó una disminución en la demanda de exportaciones de tela y lana para el continente. Los escoceses respondieron con la venta de grandes cantidades de productos tradicionales, el aumento de la producción de sal, el arenque y el carbón.[88]​ El final del siglo XVI fue una época de dificultades económicas, probablemente exacerbado por el aumento de los impuestos y la devaluación de la moneda. En 1582 una libra de plata era igual a 640 chelines, pero en 1601 eran 960 chelines y el tipo de cambio con Inglaterra era £ 6 escoceses a £ 1 libra esterlina en 1565, pero en 1601 se había reducido a 12 £. Los salarios aumentaron rápidamente, entre cuatro o cinco veces entre 1560 y el final del siglo, pero no pudieron mantener el ritmo de la inflación. Esta situación se vio interrumpido por las frecuentes malas cosechas, en casi la mitad de los años de la segunda mitad del siglo XVI viendo escasez local o nacional, haciendo necesario el envío de grandes cantidades de grano del Báltico. La angustia se vio agravada por los brotes de peste, con grandes epidemias en los períodos 1584-88 y 1597-1609.[89]​ Fueron los inicios de la producción industrial en este período, a menudo utilizando los conocimientos del continente, que incluyó un intento fallido de usar Flemings para enseñar nuevas técnicas en el desarrollo de la industria textil en el noreste, pero fue más éxito en traer un veneciano para ayudar a desarrollar una industria de soplado de vidrio. George Bruce utilizó técnicas alemanas para resolver los problemas de drenaje de la mina de carbón en Culross. En 1596 la Sociedad de Cerveceros se estableció en Edimburgo y la importación de lúpulo inglés permitido la fabricación de cerveza escocesa.[90]

A section of drover's road at Cotkerse near Blairlogie, Scotland

La hambruna a principios del siglo XVII era relativamente común, con cuatro periodos de hambre entre 1620 y 1625. Las invasiones de la década de 1640 tuvieron un profundo impacto en la economía escocesa, con la destrucción de los cultivos y la perturbación de los mercados que resultó en uno de los aumentos de precios más rápidos del siglo.[91]​ Bajo la Commonwealth, el país fue relativamente altamente gravado de impuestos, pero tuvo acceso a los mercados ingleses.[52]​ Después de la Restauración se restableció la frontera formal con Inglaterra, junto con sus derechos de aduana. Las condiciones económicas fueron en general favorables entre 1660 y 1688, los propietarios de tierras contribuyeron a mejor labranza y cría de ganado.[88]​ El monopolio de Burghs reales sobre el comercio externo se terminó parcialmente por el Acta de 1672, dejándolos con los antiguos lujos de vinos, seda, especias y colorantes y abriendo el comercio de sal, que era cada vez más importante, carbón, maíz y cueros, además de importaciones de las Américas. Las Actas de Navegación inglesas limitaron la capacidad de los escoceses a participar en lo que habría sido un comercio lucrativo con las colonias crecientes de Inglaterra, pero éstas a menudo eran eludidas, con Glasgow convirtiéndose cada vez más importante como centro comercial, abriendo el comercio con las colonias americanas: importando de azúcar de las Indias Occidentales y tabaco de Virginia y Maryland. Las exportaciones a través del Atlántico incluían ropa de cama, artículos de lana, carbón y piedras de moler.[88]​ Los aranceles de protección ingleses sobre la sal y el ganado eran más difíciles de pasar por alto y probablemente colocaron mayores limitaciones a la economía escocesa, a pesar de los intentos del rey de revocarla. Sin embargo, a finales del siglo las vías pecuarias, que se extendían hacia abajo de las tierras altas a través del suroeste de Escocia al noreste de Inglaterra, se habían establecido firmemente.[92]​ Los intentos de Escocia para contrarrestar esto con tarifas a los suyos, no tuvieron mucho éxito, además Escocia tenía relativamente pocas exportaciones vitales para protegerse. Los intentos por parte del Consejo Privado para construir industrias de lujo en las fábricas de tela, obras de jabón, casas de ebullición de azúcar, obras de pólvora y papel, fracasaron en gran medida. Las hambrunas de la década de 1690 fueron vistas como particularmente graves, en parte porque el hambre se había convertido relativamente poco frecuente en la segunda mitad del siglo XVII, con sólo un año de escasez (en 1674) y la escasez de la década de 1690 sería el último de su especie.[93]

St Andrew's in the Square, Glasgow, built (1739–56) with money by the Tobacco Lords, demonstrates their financial power

En la unión de 1707 Inglaterra tenía alrededor de cinco veces la población de Escocia, y alrededor de 36 veces más riqueza, sin embargo, Escocia comenzó a experimentar los inicios de la expansión económica que comenzaría a permitir a que se cerrase esta brecha.[94]​Los contactos con Inglaterra llevaron a un intento consciente para mejorar la agricultura entre la alta burguesía y la nobleza. La producción de heno se introdujo junto con el arado inglés y pastos extranjeros, y la siembra de raigrás y trébol. Se introdujeron nabos y coles, tierras encerradas y pantanos drenados, y se construyeron carreteras y bosques plantados. Se introdujo la perforación, la siembra y la rotación de cultivos. La introducción de la patata a Escocia en 1739 mejoró en gran medida la dieta de los campesinos. El cercado comenzó a desplazar el sistema de Runrig y pastoreo libre. La Sociedad de Mejoradores fue fundada en 1723, que incluía en sus 300 miembros duques, condes, lords y landlords. La región de Lothian se convirtió en un centro importante de cereales, Ayrshire del cattle breading y las fronteras de ovejas. Sin embargo, aunque algunos titulares mejoraron la calidad de vida de sus trabajadores, el cercado llevado al desempleo y migraciones forzadas a los municipios escoceses o al extranjero.[95]

El cambio más importante en el comercio internacional fue la rápida expansión de las Américas como un mercado..[96]​ Glasgow suministraba a las colonias con tela, aperos de labranza y herramientas de hierro, vidrio y artículos de cuero. Inicialmente dependían de los buques contratados, por 1736 tenía 67 propios, un tercio de los cuales eran para el comercio con el Nuevo Mundo. Glasgow emergió como el foco del comercio del tabaco, re-exportando particularmente a Francia. Los comerciantes que se ocupaban en este lucrativo negocio se convirtieron en los tobacco lords, que dominaron la ciudad durante la mayor parte del siglo. Otros municipios escoceses también se beneficiaron. Greenock amplió su puerto en 1710 y lanzó su primer barco a las Américas en 1719, pero pronto estaba jugando un papel importante en la importación de azúcar y ron.[97]​ La fabricación de tela era en gran parte interna.  El tartán se produjo, pero las áreas más importantes de la fabricación fueron de lino, sobre todo en las tierras bajas, como algunos comentaristas sugieren el lino escocés fue superior al holandés. Los miembros del parlamento escocés lograron imponer un impuesto a la exportación de ropa de cama y en 1727 recibieron subsidios de 2.750 £ al año durante seis años, resultando en una considerable expansión del comercio. Paisley adoptó métodos holandeses y se convirtió en un importante centro de producción. Glasgow fabricó para el comercio de exportación, que se duplicó entre 1725 y 1738. La medida de la British Linen Company en 1746 en promover los créditos en efectivo también estimuló la producción. El comercio de pronto estaba siendo gestionado por "fabricantes" que suministraban lino a hiladores, compraban de nuevo el hilo y luego suministran a los tejedores y luego compraban la tela que producían y eran revendidos.[98]​ La banca también se desarrolló en este período. El Banco de Escocia, fundado en 1695 era sospechoso por tener simpatías jacobitas, por lo que un rival Royal Bank of Scotland fue fundado en 1727. Los bancos locales empezaron a establecerse en burghs como Glasgow y Ayr. Éstos harían capital disponible para los negocios y la mejora de las carreteras y el comercio.[99]

Sociedad[editar]

Estructura social[editar]

A table of ranks in early modern Scottish society

De bajo del rey había un pequeño número de duques (por lo general descendientes de parientes muy cercanos del rey) y condes, que formaban la nobleza de alto nivel. Debajo de ellos estaban los barones, que en este período empezaban a fusionarse con los tenants-in-chief locales para convertirse en lairds[100]​ un grupo más o menos equivalente a los gentleman ingleses.[101]​ Por debajo de los lairds estaba una variedad de grupos, a menudo mal definidos. Estos incluían a los Yeoman, a veces llamados "Bonnet lairds", a menudo poseían tierras considerables. La práctica de fueing (en el cual un inquilino pagaba una suma de entrada y un deber feu anual, pero podía pasar la tierra a sus herederos) significó en que un número de personas tenían la posesión hereditaria de las tierras, que había sido previamente controlados por la iglesia o la nobleza.[102]​ Estos y los Laird probablemente sumaban alrededor de 10.000 en el siglo XVII [103]​ y se convirtieron en lo que el gobierno definió como heritors, en quienes las cargas financieras y legales del gobierno local caerían cada vez más.[104]​ Por debajo de los landholders estaban los husbandman, propietarios menores y arrendatarios libres, que a menudo se describen como cottars y grassmen,[105]​  que constituían la mayoría de la población activa.[106]​ La servidumbre se había extinguido en Escocia en el siglo XIV, pero fue prácticamente restaurada por la ley de estatuto de los mineros y los salineros.[103]​ A través del sistema de tribunales Baron y sesiones de Kirk, los propietarios todavía ejercían un control considerable sobre sus inquilinos.[107]​ La sociedad en los municipios escoceses fue encabezada por los comerciantes más ricos, que, a menudo tenían oficinas locales como un burgees, alderman, bailies, o como un miembro del consejo.[108]​ Por debajo de ellos estaban los artesanos y trabajadores que componían la mayoría de la población urbana.[109]​ En la parte inferior de la sociedad estaban los hombres sin amo, desempleados y vagabundos, cuyo número se hinchó en tiempos de recesión económica o en dificultades.[110]

Parentescos y clanes[editar]

Lord Mungo Murray, the fifth son of the 1st Marquess of Atholl, depicted in Highland dress around 1680

Al contrario que en Inglaterra, donde el parentesco era predominantemente cognaticio (derivado a través de machos y hembras), en Escocia el parentesco era agnaticio, con los miembros de un grupo que comparten un (a veces ficticio) ancestro común. Las mujeres conservaron su apellido original, en el matrimonio y los matrimonios fueron pensados ​​para crear amistad entre los grupos de parentesco, en lugar de un nuevo vínculo de parentesco.[111]​En las fronteras esto se reflejaba a menudo un apellido común. Un apellido compartido se ha visto como una "prueba de parentesco", demostrando que grandes de familiares podían tener apoyo de los demás. Al comienzo del período esto podría contribuir a intensificar la idea de enemistad hereditaria, que se lleva a cabo habitualmente como una forma de venganza de un pariente y para los cuales un gran grupo de parientes podían contar con ellos para apoyar lados rivales, a pesar de esto los conflictos entre los miembros de los grupos de parentesco también se producían.[112]​ A partir del reinado de Jacobo VI sistemas de ley judicial se cumplieron y para principios del siglo XVIII, las peleas hereditarias habían sido suprimidas.[113]​ En las fronteras los líderes de los jefes de los grandes apellidos eran en gran parte reemplazados por la autoridad de lairds de las tierras en el siglo XVII.[114]

La combinación de parentesco agnaticio y un sistema feudal de obligaciones había sido visto como creando el sistema de clanes de las tierras altas.[115]​ El jefe de un clan era generalmente el hijo mayor del último jefe de la rama más poderosa.[116]​ Las familias más importantes de un clan formaron the fine, a menudo visto como equivalente a los lairds de las tierras bajas, proporcionando consejo en paz y liderazgo en la guerra,[117]​ y por debajo de ellos estaban los daoine usisle (en Gaelico) o tacksmen (en escocés), quienes administraban las tierras del clan y recogían los alquileres.[118]​ En las islas y a lo largo de la costa occidental adyacentes también estaban los buannachann, que actuaban como una élite militar, y defendían las tierras del clan de los ataques o tomaban parte en los ataques contra los enemigos del clan. La mayor parte de los seguidores del clan eran arrendatarios, que suministraban mano de obra para los jefes del clan y, a veces actuaban como soldados. En la época moderna por lo general el nombre del clan tomaba el de su apellido, convirtiéndolo en multitudinario, aunque a menudo ficticio, grupo de parentesco.[116]​ Debido a que los clanes Highlands no eran una amenaza directa para el gobierno de la Restauración, o para las relaciones con Inglaterra, el mismo esfuerzo no se puso en la supresión de su independencia como había pasado en las fronteras, hasta después de la Revolución Gloriosa.[119]​ El cambio económico y la imposición de la justicia real habían comenzado a socavar el sistema de clanes antes del siglo XVIII, pero el proceso se aceleró después de la rebelión de 1745, con el Highland dress prohibido, el desarme forzoso de los miembros del clan, la compra obligatoria de las jurisdicciones hereditarias, el exilio de muchos jefes y el envío de los hombres del clan ordinarios a las colonias como mano de obra contratada. Todo esto reduciendo en gran medida a los líderes del clan a la condición de simples landholders dentro de una generación.[120]

Demografía[editar]

Plan of Edinburgh in 1764, the largest city in Scotland in the early modern period

Casi no hay fuentes fiables de cómo se realizaba un seguimiento de la población de Escocia antes de finales del siglo XVII. Las estimaciones basadas en los archivos ingleses sugieren que, a finales de la Edad Media, la peste negra y posteriores brotes recurrentes de la plaga, pudieron haber causado que la población de Escocia caería tan bajo con al menos medio millón de personas.[121]​ La inflación de precios, lo cual en general, reflejaba la creciente demanda de alimentos, sugiere que esto probablemente se expandió en la primera mitad del siglo XVI, estabilizándose después de la hambruna de 1595, ya que los precios se mantuvieron relativamente estables a principios del siglo XVII.[122]​ Los cálculos basados en Hearth Tax sobre las declaraciones de 1691 indican una población de 1.234.575. Este nivel puede haber sido seriamente afectado por las hambrunas de la década de 1690. La primera información disponible y fiable sobre la población nacional es del censo realizado por el reverendo Alexander Webster en 1755, que mostró a los habitantes de Escocia alrededor de 1,265,380 personas.[123]

Tal vez el diez por ciento de la población vivían en uno de los muchos municipios escoceses que crecieron en el período medieval posterior, principalmente en el este y el sur. Se ha sugerido que habrían tenido una población media de aproximadamente 2.000, Edimburgo, probablemente tenía una población de más de 10.000 a principios de la era moderna[124]​ y para 1750 , con sus suburbios había llegado a 57.000. Los únicos otros pueblos por encima de 10.000 a finales del período fueron Glasgow con 32.000, Aberdeen con alrededor de 16.000 y Dundee con 12.000.[125]

Juicios de brujas[editar]

The North Berwick Witches meet the Devil in the local kirkyard, from a contemporary pamphlet, Newes From Scotland.

A finales de la Escocia medieval hay evidencia de enjuiciamientos ocasionales de individuos por causar daños a través de la brujería, pero éstos pudieron haber disminuido en la primera mitad del siglo XVI. A raíz del establecimiento inicial de la Reforma, el Parlamento aprobó la Witchcraft Act 1563, similar a la aprobada en Inglaterra un año antes, lo que hizo que la brujería fuese un crimen capital. A pesar del hecho de que Escocia probablemente tenía aproximadamente una cuarta parte de la población de Inglaterra, teniendo tres veces el número de procesos por brujería, al rededor a 6.000 para todo el periodo.[126]​ La visita de Jacobo VI a Dinamarca, un país familiarizado con la cacería de brujas, puedo haber alentado un interés en el estudio de los juicios contra brujas.[127]​ Después de su regreso a Escocia, asistió a los juicios contra brujas de North Berwick, la primera persecución importante de brujas en Escocia bajo la Ley de 1563. Varias personas, más notablemente Agnes Sampson, fueron declarados culpables de utilizar la brujería por enviar tormentas contra los barcos de Jacobo. Jacobo se obsesionó con las amenazas planteadas por las brujas e, inspirado por su implicación personal, en 1597, escribió el Daemonologie, un tramo que se opuso a la práctica de la brujería y que proporcionaba material de referencia para La Tragedia de Macbeth de Shakespeare.[128]​ Jacobo es conocido por haber supervisado personalmente la tortura de mujeres acusadas de ser brujas.[128]​ Después de 1599, fue cuando se convirtió más escéptico.[129]

En el siglo XVII, la búsqueda de la brujería fue asumido en gran parte por las sesiones de Kirk y a menudo se utilizaban para unir las prácticas supersticiosas y católica en la sociedad escocesa. La mayoría de los acusados, el 75 por ciento, eran mujeres, con más de 1.500 ejecutados, y la caza de brujas en Escocia ha sido visto como un medio de controlar a las mujeres.[130]​ La caza de brujas fue más intensa en 1661-1662, que involucró a 664 llamadas brujas en cuatro condados.[131]​ A partir de este punto los juicios comenzaron a disminuir a medida en que los juicios estaban más controlados por el poder judicial y el gobierno, la tortura se utilizó con más moderación y se plantearon nivel de juicios. También pudo haber habido más escepticismo, y con la relativa paz y estabilidad de las tensiones económicas y sociales contribuyeron a las acusaciones pudieron haber reducido. Hubo brotes locales ocasionales como en East Lothian en 1678 y 1697 en Paisley. Las últimas ejecuciones registradas fueron en 1706 y el último juicio en 1727. El parlamento británico anuló la Ley de 1563 en 1736.[132]

Pobreza y vagancia[editar]

The jougs at Duddingston Parish Church, ordered to be established for beggars and other offenders from 1593

El crecimiento demográfico y la perturbación económica de la segunda mitad del siglo XVI condujo a un problema cada vez mayor de la vagancia. El gobierno reaccionó con tres importantes leyes en 1574, 1579 y 1592. La iglesia se convirtió en un elemento importante del sistema de ayuda a los pobres y a los jueces de paz se les dio la responsabilidad de tratar el tema. El acta de 1574 fue modelada basada en la English Act hecha dos años antes y limitaba la protección a pobres merecedores de viejos, enfermos y débiles, imponiendo castigos draconianos a una larga lista de "masterful beggars", incluyendo malabaristas, palmisters y tutores sin licencia. Parroquiales diáconos, ancianos u otros supervisores debían elaborar listas de pobres merecedores y cada uno serían evaluados. Los que no pertenecían a la parroquia iban a ser enviados de vuelta a su lugar de nacimiento y podría ser puesto en el cepo o castigados de lo contrario, probablemente en realidad aumentó el nivel de vagancia. A diferencia de la Ley de Inglés, no hubo ningún intento para dar trabajo a las personas sin discapacidad que fueran pobres.[89]​ En la práctica, las restricciones sobre la mendicidad eran a menudo ignorados en tiempos de dificultad extrema.[133]

Esta legislación proporcionó la base de lo que más tarde sería conocida como la "Ley de Viejos Pobres " en Escocia, que se mantuvo hasta mediados del siglo XIX.[134]​ Posteriormente la legislación construida sobre los principios de oferta para los pobres merecedores locales y castigo de los no merecedores "sturdie beggars". El acta más importante fue la de 1649, que declaró que los herederos locales debían ser evaluados por sesión de Kirk para proporcionar los recursos financieros para el alivio local, en lugar de depender de las contribuciones voluntarias.[135]​ El sistema fue en gran medida capaz de hacer frente al nivel general de pobreza y crisis menores, ayudando a los ancianos y los enfermos para sobrevivir y proporcionar apoyo a la vida en periodos de crisis a un costo relativamente bajo, pero se sintió abrumado por la crisis de subsistencia importante de la década de 1690.[136]

Gobierno[editar]

La corona[editar]

Linlithgow Palace re-built for James V to suggest an open-air Renaissance courtyard

Para la primera parte de la época, la autoridad de la corona estaba limitada por el gran número de minorías que se habían visto desde principios del siglo XV. Esto tendió a disminuir el nivel de los ingresos reales, ya que los regentes a menudo apartaban la tierra y los ingresos.[137]​ Los impuestos regulares fueron adoptados de 1581 y posteriormente estos aumentaban con frecuencia hasta que en 1612 una demanda de 240.000 £ dio lugar a una oposición seria. Un nuevo impuesto sobre las rentas anuales ascendía a cinco por ciento de todos los intereses de los préstamos, dirigido principalmente a los comerciantes de los municipios escoceses, fue introducido en 1621; pero en general se resentió y se estuvo recogiendo más de una década más tarde.[138]​ Bajo Carlos I el ingreso anual de todas las fuentes en Escocia era menos de £ 16,000 libras esterlinas y eran inadecuados para los costos normales de gobierno, con la corte en Londres siendo ahora financiado con los ingresos ingleses.[139]​ La suma de £ 10.000 al mes a partir de la evaluación del condado fue demandada por el régimen de Cromwell, Escocia no logró plenamente la meta, pero sí contribuyó con £ 35.000 de impuestos en un año. Aunque el Parlamento hizo una concesión formal de £ 40.000 al año para Carlos II, el aumento de los costos del gobierno civil y de la guerra hicieron que esto fuera insuficiente para apoyar al gobierno escocés.[140]​ En virtud de William I y después de la Unión, la participación en las guerras continentales y coloniales llevó a ​​impuestos existentes más pesados y nuevos impuestos, incluyendo los impuestos los Poll y Hearth Taxes.[141]

En el siglo XVI, el tribunal fue central para el patrocinio y la difusión de obras e ideas del Renacimiento. La corte fastuosa estaba atada a menudo con ideas de caballerías, que fue desarrollándose en este periodo desde dentro de un culto ornamental y honorífico. Torneos proveían atención, que eran seguidas con entusiasmo por Jacobo V, orgulloso de pertenecer a las órdenes internacionales de caballería. Durante su breve gobierno personal, María, reina de Escocia trajo muchas de las actividades de la corte real con las que había crecido en la corte francesa, con bolas, máscaras y celebraciones, diseñado para ilustrar el resurgimiento de la monarquía y para facilitar la unidad nacional.[142]​ Bajo el mando de Jacobo VI, el tribunal volvió a ser un centro de cultura y de aprendizaje y cultivó la imagen de un rey filósofo.[143]

Groat of James V, showing him wearing an imperial closed crown

Jacobo V fue el primer monarca escocés de llevar la corona imperial cerrada, en lugar del círculo abierto de reyes medievales, lo que sugirió a una pretensión de autoridad absoluta dentro del reino.[144]​ Su diadema fue re trabajada para incluir arcos en 1532, los cuales fueron re añadidos cuando fue reconstruida lo que quedaba de la Corona de Escocia en 1540. La idea de la monarquía imperial era hacer hincapié en la dignidad de la corona y la incluyeron como una fuerza nacional unificadora, en defensa de las fronteras nacionales y de los intereses, y de supremacía real sobre la ley y de una iglesia nacional distintiva dentro de la comunión católica.[144]​ La Nueva Monarquía también puede ser se vista en la dependencia de la corona en "new men" en lugar de los grandes magnates, el uso del clero como una forma de administración pública, el desarrollo de las fuerzas armadas y de la marina.[145]​ Las principales figuras intelectuales de la Reforma incluyen a George Buchanan, cuyas obras son  De Jure Regni apud Scotos (1579) y Rerum Scoticarum Historia (1582) fueron algunos de los principales textos que describen el caso de la resistencia a los tiranos.[143]​Buchanan fue uno de los tutores del joven Jacobo VI, pero no logró convencerlo intelectualmente de sus ideas acerca de la monarquía limitada.[146]​ James afirmó el concepto de "derecho divino", por el cual un rey era nombrado por Dios y por lo tanto ganó un grado de santidad. Estas ideas se transmitieron a Carlos I, cuya capacidad para comprometer pudieron haber sido socavado, ayudándolo a resolver a sus dificultades políticas.[147]​ Cuando fue ejecutado, los Covenanters escoceses se opusieron, pero evitaron el avance de la santidad de los reyes como la razón.[148]​ En 1689, cuando los Scottish Estates habían que encontrar una justificación para deponer a Jacobo VII, usaron el argumento de Buchanan en la naturaleza contractual de la monarquía en el Claim of Right.[149]

Consejo privado[editar]

Hasta 1707, el Consejo de Estado se reunió en lo que ahora es la West Drawing Room en el Palacio de Holyroodhouse, en Edimburgo.[150]​ Por el período moderno temprano el Consejo Privado era un cuerpo de tiempo completo y fundamental para el buen funcionamiento del gobierno. Su función principal no era solo judicial, sino que también actuó como un cuerpo de asesores del rey y como consecuencia su función secundaria era como ejecutivo en la ausencia de la monarquía. Después de la salida de Jacobo VI a Inglaterra en 1603, funcionó como un ejecutivo subordinado llevando a cabo sus instrucciones desde Londres.[151]​ A pesar de que el número de miembros teórico del consejo era relativamente grande, unas treinta personas, la mayor parte del asunto se llevó a cabo por un grupo interno informal que consistía principalmente de los oficiales de estado.[152]​ Después de la Restauración, Carlos II nombró sus propios consejeros privados y estableció un consejo en Londres a través del cual dirigió los asuntos en Edimburgo, una situación que continuó después de la Revolución Gloriosa de 1688 -89. El consejo fue abolido después de la Acta de la Unión el 1 de mayo de 1708.[153]

Parlamento[editar]

Parliament House, built by Charles I to house the Parliament of Scotland, pictured c. 1647.

En el siglo XVI, por lo general el parlamento se reunía en el Stirling Castle o el Old Tolbooth, en Edimburgo, que fue reconstruido por orden de María I de Escocia desde 1561. Carlos I ordenó la construcción del Parlamento Hall, que fue construido entre 1633 y 1639 y se mantuvo la casa del parlamento hasta que se disolvió en 1707.[154]​ A finales de la Edad Media, el Parlamento había evolucionado a partir del Consejo de Obispos y Earls del rey en un 'colloquium' con un papel político y judicial.[155]​ La asistencia de caballeros y propietarios libres había llegado a ser importante, y los municipios comisionados escocés se unieron a ellos para formar los tres estados (Three Estates).[156][157]​ Adquirieron poderes significativos sobre los impuestos, pero también tenía una fuerte influencia sobre la justicia, la política exterior, la guerra y otras leyes.[158]​ Gran parte de la labor legislativa del parlamento escocés se llevó a cabo por un comité parlamentario conocido como los "Señores de los artículos ', quienes redactaron la legislación que luego fue presentado a la asamblea completa para ser confirmado.[158]​ Al igual que muchas asambleas continentales del Parlamento escocés era llamado con menos frecuencia a principios del siglo XVI y podría haber sido prescindido por la corona si no hubiera sido por la serie de las minorías y las regencias que dominó desde 1513.[159]

El Parlamento desempeñó un papel importante en la crisis de la Reforma de la segunda mitad del siglo XVI. Había sido utilizado por Jacobo V de mantener la ortodoxia católica[160]​ y afirmó su derecho a determinar la naturaleza de la religión en el país, sin tener en cuenta la autoridad real en 1560. El parlamento de 1560 incluyó 100 personas, predominantemente protestante, lairds, que reclamaba un derecho a sentarse en el Parlamento bajo la provisión de un acta electoral de 1428. Su posición en el parlamento siguió siendo incierta y su presencia fluctuó hasta que el acta de 1428 fue restablecida en 1587 y la previsión de elecciones anuales de dos comisarios de cada shire (excepto Kinross y Clackmannan, que tenía uno cada uno). Requisito adecuado para los votantes eran para los propietarios libres que ocupaban las tierras de la corona de 40 años. Esto excluía la creciente clase de feuars, quienes no ganarían estos derechos hasta 1661.[161]​ El estado clerical fue marginado en el Parlamento por la Reforma, con los leymen que habían adquirido los monasterios y se sentían como 'abbots’ y ‘priors' '. El Clero católico fue excluido después de 1567, pero un pequeño número de obispos protestantes continuaron como el estado clerico. Jacobo VI trató de reactivar el papel de los obispos alrededor de 1600.[162]​ Ellos fueron abolidos por los pactantes en 1638, cuando el Parlamento se convirtió en un conjunto totalmente laico.[163]​ Otro grupo apareció en el Parlamento de la minoría de Jacobo IV en la década de 1560, con los miembros del Consejo Privado, representando los intereses del rey, hasta que fueron excluidos en 1641.[151]​ Jacobo VI siguió administrando el parlamento, aunque los señores de los artículos, lo llenaron de oficiales reales como los miembros no electos, pero se vio obligado a limitar esto a ocho de 1617.[164]

Seventeenth-century map of Scotland

Después de haber sido suspendido oficialmente a finales del régimen de Cromwell, el parlamento volvió después de la Restauración de Carlos II en 1661. Este parlamento, más adelante conocido despectivamente como el "Parlamento borracho ', revocó la mayor parte de las ganancias Presbiteriana de los últimos treinta años.[55]​ Posteriormente la ausencia de Carlos de Escocia y el uso de los comisionados para gobernar su reino del norte socavó la autoridad del cuerpo. El parlamento de Jacobo lo apoyaron contra rivales e intentos de revueltas, pero después de su fuga al exilio en 1689, el primer parlamento de William estaba dominado por sus partidarios y, en contraste con la situación en Inglaterra, Jacobo depuesto bajo la Claim of Right, la cual le había dado la corona a William y María, poniendo limitaciones importantes sobre el poder real, incluyendo la abolición de los Señores de los Artículos.[53]​ El nuevo parlamento Williamite sería posteriormente desaparecido por el Acta de Unión en 1707.[66]

Gobierno local[editar]

From the sixteenth century, the central government became increasingly involved in local affairs. The feud was limited and regulated, local taxation became much more intrusive and from 1607 regular, local commissions of Justices of the Peace on the English model were established to deal with petty crimes and infractions.[165]​ Greater control was exerted over the lawless Borders through a joint commission with the English set up in 1587.[165]​ James VI was much more hostile to the culture and particularism of the Highlands than his predecessors. He sent colonists from Fife to parts of the region and forced the Highland chiefs to accept Lowland language and culture through the Statues of Iona 1609.[166]​ From the seventeenth century the function of shires expanded from judicial functions into wider local administration. In 1667 Commissioners of Supply were appointed in each sheriffdom or shire to collect the cess land tax.[167]​ The parish also became an important unit of local government, pressured by Justices in the early eighteenth century, it became responsible for taking care of the destitute in periods of famine, like that in 1740, to prevent the impoverished from taking to the roads and causing general disorder.[168]​ Behaviour could be regulated through kirk sessions, composed of local church elders, which replaced the church courts of the Middle Ages, and which dealt with moral and religious conduct.[168]​ The local court baron remained important in regulating minor interpersonal and property offences. They were held at the behest of the local baron when there was a backlog of cases and could appoint birleymen, usually senior tenants, who would resolve disputes and issues. The combination of kirk sessions and courts baron gave considerable power to local lairds to control the behaviour of the populations of their communities.[169]

Ley[editar]

Institution of the Court of Session by James V in 1532, from the Great Window in Parliament House, Edinburgh

A finales de la Edad Media, la justicia en Escocia era una mezcla de la Real y local, que a menudo era poco sistemática con la superposición de jurisdicciones, llevada a cabo por los abogados de oficina, laymens, aficionados y líderes local.[170]​ Bajo el mando de Jacobo IV se racionalizaron las funciones legales del consejo, con una Corte de Sesiones diaria en Edimburgo para hacer frente a los casos civiles. En 1514 se creó la Oficina de Justicia-general para el conde de Argyll (y en manos de su familia hasta 1628). El estudio de la ley fue muy popular en Escocia a partir de la Edad Media y muchos estudiantes viajaron a Europa para estudiar el derecho canónico y las leyes civiles.[171]​ En 1532 el Real Colegio de Justicia fue fundada, lo que llevó a la formación y profesionalización de un grupo emergente de carrera abogados. El corte de la sesión puso mayor énfasis en su independencia de influencia, incluyendo al rey, y la jurisdicción superior sobre la justicia local. Sus jueces eran cada vez más capaces de controlar el acceso a su propia filas.[170]​ En 1605 la profesionalización del banco llevó a los requisitos de entrada en latín, la ley y un título de propiedad de 2.000 £, diseñado para limitar el peligro de soborno, ayudando a crear un exclusivo, casta rica y poderosa y profesional, que también ahora dominado puestos en el gobierno de una manera que el clero había hecho en la edad media.[172]​ En 1672 el Alto Tribunal de Justicia se fundó en el Colegio de Justicia como tribunal supremo de apelación. El acta de la unión en 1707 perseveró en gran medida el sistema legal distinta escocesa y sus cortes, separados de la jurisdicción inglesa

.[173]

Guerra[editar]

In the later Middle Ages, Scottish armies were assembled on the basis of common service, feudal obligations and money contracts of bonds of manrent.[174]​ In 1513 these systems were successful in producing a large and formidable force, but there is evidence that by the mid-sixteenth century the authorities were experiencing increasing difficulty in recruitment.[175]​ Individuals were expected to provide their own equipment. Heavy armour was abandoned after the Flodden campaign and noblemen became indistinguishable from the majority of troops.[176]​ Highland lords tended to continue to use lighter chainmail and ordinary highlanders dressed in the plaid.[177]​ Weapons included various forms of axes and pole arms.[177]​ Highland troops brought bows and two-handed swords (claidheamh mór).[178]​ The crown took an increasing role in the supply of equipment.[176]​ The pike began to replace the spear or axe and the bow began to be replaced by gunpowder firearms.[179]​ The feudal heavy cavalry had begun to disappear from Scottish armies and the Scots fielded relatively large numbers of light horse, often drawn from the borders.[180]​ James IV brought in experts from France, Germany and the Netherlands and established a gun foundry in 1511.[181]​ Gunpowder weaponry fundamentally altered the nature of castle architecture from the mid-fifteenth century.[182]​ In the period of French intervention in the 1540s and 1550s, Scotland was given a defended border of a series of earthwork forts and additions to existing castles.[183]

The earliest image of Scottish soldiers wearing tartan, from a woodcut c. 1631

There were various attempts to create royal naval forces in the fifteenth century. James IV put the enterprise on a new footing, founding a harbour at Newhaven and a dockyard at the Pools of Airth.[184]​ He acquired a total of 38 ships including the Great Michael,[185]​ at that time, the largest ship in Europe.[185][186]​ Scottish ships had some success against privateers, accompanied the king on his expeditions in the islands and intervened in conflicts Scandinavia and the Baltic,[187]​ but were sold after the Flodden campaign. From 1516 Scottish naval efforts would rely on privateering captains and hired merchantmen.[187]​ James V did not share his father's interest in developing a navy and shipbuilding fell behind the Low Countries.[188]​ Despite truces between England and Scotland there were periodic outbreaks of a guerre de course.[189]​ James V built a new harbour at Burntisland in 1542.[190]​ The chief use of naval power in his reign were a series of expeditions to the Isles and France.[181]​ After the Union of Crowns in 1603 conflict between Scotland and England ended, but Scotland found itself involved in England's foreign policy, opening up Scottish shipping to attack. In 1626 a squadron of three ships were bought and equipped.[186]​ There were also several marque fleets of privateers.[191]​ In 1627, the Royal Scots Navy and accompanying contingents of burgh privateers participated in the major expedition to Biscay.[192]​ The Scots also returned to West Indies[193]​ and in 1629 took part in the capture of Quebec.[194]

In the early seventeenth century relatively large numbers of Scots took service in foreign armies involved in the Thirty Years War.[195]​ As armed conflict with Charles I in the Bishops' Wars became likely, hundreds of Scots mercenaries returned home from foreign service, including experienced leaders like Alexander and David Leslie and these veterans played an important role in training recruits.[196]​ These systems would form the basis of the Covenanter armies that intervened in the Civil Wars in England and Ireland.[197]​ Scottish infantry were generally armed, as was almost universal in Western Europe, with a combination of pike and shot. Scottish armies may also have had individuals with a variety of weapons including bows, Lochaber axes, and halberds.[198]​ Most cavalry were probably equipped with pistols and swords, although there is some evidence that they included lancers.[199]​ Royalist armies, like those led by James Graham, Marquis of Montrose (1643–44) and in Glencairn's rising (1653–54) were mainly composed of conventionally armed infantry with pike and shot.[200]​ Montrose's forces were short of heavy artillery suitable for siege warfare and had only a small force of cavalry.[201]​ During the Bishops' Wars the king attempted to blockade Scotland and planned amphibious assaults from England on the East coast and from Ireland to the West.[196]​ Scottish privateers took a number of English prizes.[202]​ After the Covenanters allied with the English Parliament they established two patrol squadrons for the Atlantic and North Sea coasts, known collectively as the "Scotch Guard".[203]​ The Scottish navy was unable to withstand the English fleet that accompanied the army led by Cromwell that conquered Scotland in 1649–51 and the Scottish ships and crews were split up among the Commonwealth fleet.[204]​ During the English occupation of Scotland under the Commonwealth, several more fortresses in the style of the trace italienne were built, as at Ayr, Inverness and Leith.[205]

A private and corporal of a Highland regiment, c. 1744

At the Restoration the Privy Council established a force of several infantry regiments and a few troops of horse and there were attempts to found a national militia on the English model. The standing army was mainly employed in the suppression of Covenanter rebellions and the guerilla war undertaken by the Cameronians in the East.[206]​ Pikemen became less important in the late seventeenth century and after the introduction of the socket bayonet disappeared altogether, while matchlock muskets were replaced by the more reliable flintlock.[206]​ On the eve of the Glorious Revolution the standing army in Scotland was about 3,000 men in various regiments and another 268 veterans in the major garrison towns.[207]​ After the Glorious Revolution the Scots were drawn into King William II's continental wars, beginning with the Nine Years' War in Flanders (1689–97).[208]​ Scottish seamen received protection against arbitrary impressment by English men of war, but a fixed quota of conscripts for the Royal Navy was levied from the sea-coast burghs during the second half of the seventeenth century.[209]​ Royal Navy patrols were now found in Scottish waters even in peacetime.[210]​ In the Second (1665–67) and Third Anglo-Dutch Wars (1672–74) between 80 and 120 captains, took Scottish letters of marque and privateers played a major part in the naval conflict.[211]​ In the 1690s a small fleet of five ships was established by merchants for the Darien Scheme,[212]​ and a professional navy was established for the protection of commerce in home waters during the Nine Years War, with three purpose-built warships bought from English shipbuilders in 1696. After the Act of Union in 1707, these vessels were transferred to the Royal Navy.[213]​ By the time of the Act of Union, the Kingdom of Scotland had a standing army of seven units of infantry, two of horse and one troop of Horse Guards, besides varying levels of fortress artillery in the garrison castles of Edinburgh, Dumbarton, and Stirling.[214]​ As part of the British Army, Scottish regiments took part in the War of the Spanish Succession (1702–13), the Quadruple Alliance (1718–20), wars with Spain (1727–29) and (1738–48) and the War of the Spanish Succession (1740–48).[206]​ The first official Highland regiment to be raised for the British army was the Black Watch in 1740, but the growth of Highland regiments was delayed by the 1745 Jacobite Rebellion.[215]​ The bulk of Jacobite armies were made up of Highlanders, serving in clan regiments.[216]​ The clan gentlemen formed the front ranks of the unit and were more heavily armed than their impoverished tenants who made up the bulk of the regiment.[217]​ Because they served in the front ranks, the gentlemen suffered higher proportional casualties than the common clansman.[218]​ The Jacobites often started campaigns poorly armed, but arms tended to become more conventional as the campaigns progressed.[219]

Cultura[editar]

Educación[editar]

Carving of a seventeenth-century classroom with a dominie and scholars from George Heriot's School, Edinburgh

Protestant reformers shared the humanist concern with widening education, with a desire for a godly people replacing the aim of having educated citizens. In 1560 the First Book of Discipline set out a plan for a school in every parish, but this proved financially impossible.[220]​ In the burghs the old schools were maintained, with the song schools and a number of new foundations becoming reformed grammar schools or ordinary parish schools. Schools were supported by a combination of kirk funds, contributions from local heritors or burgh councils and parents that could pay. They were inspected by kirk sessions, who checked for the quality of teaching and doctrinal purity. There were also large number of unregulated "adventure schools", which sometimes fulfilled local needs and sometimes took pupils away from the official schools. Outside of the established burgh schools masters often combined their position with other employment, particularly minor posts within the kirk, such as clerk.[221]​ At their best, the curriculum included catechism, Latin, French, Classical literature and sports.[222]

In 1616 an act in Privy council commanded every parish to establish a school "where convenient means may be had", and when the Parliament of Scotland ratified this with the Education Act of 1633, a tax on local landowners was introduced to provide the necessary endowments. A loophole that allowed evasion of this tax was closed in the Education Act of 1646, which established a solid institutional foundation for schools on Covenanter principles. Although the Restoration brought a reversion to the 1633 position, in 1696 new legislation restored the provisions of 1646, together with means of enforcement "more suitable to the age".[223]​ It took until the late seventeenth century to produce a largely complete network of parish schools in the Lowlands, and in the Highlands basic education was still lacking in many areas by the passing of the Education Act 1696, which would be the basis of administration of the system until 1873.[224]​ In rural communities this act obliged local heritors to provide a schoolhouse and pay a schoolmaster, while ministers and local presbyteries oversaw the quality of the education. In many Scottish towns, burgh schools were operated by local councils.[223]​ In the Highlands, as well as problems of distance and physical isolation, most people spoke Gaelic which few teachers and ministers could understand. Here the Kirk's parish schools were supplemented by the Society for Promoting Christian Knowledge, established in 1709. Its aim was to teach the English language and to end the Roman Catholicism associated with rebellious Jacobitism. Although the Gaelic Society schools eventually taught the Bible in Gaelic, the overall effect was a contribution to the erosion of Highland culture.[225]

Francis Hutcheson (1694–1746), one of the founding fathers of the Scottish Enlightenment

After the Reformation, Scotland's universities underwent a series of reforms associated with Andrew Melville, who returned from Geneva to become principal of the University of Glasgow in 1574. A distinguished linguist, philosopher and poet, he had trained in Paris and studied law at Poitiers, before moving to Geneva and developing an interest in Protestant theology. Influenced by the anti-Aristotelian Pierre Ramus, he placed an emphasis on simplified logic and elevated languages and sciences to the same status as philosophy, allowing accepted ideas in all areas to be challenged.[226]​ He introduced new specialist teaching staff, replacing the system of "regenting", where one tutor took the students through the entire arts curriculum.[227]Metaphysics were abandoned and Greek became compulsory in the first year followed by Aramaic, Syriac and Hebrew, launching a new fashion for ancient and biblical languages. Glasgow had probably been declining as a university before his arrival, but students now began to arrive in large numbers. He assisted in the reconstruction of Marischal College, Aberdeen, and to do for St Andrews what he had done for Glasgow, he was appointed Principal of St Mary's College, St Andrews, in 1580. The results were a revitalisation of all Scottish universities, which were now producing a quality of education the equal of that offered anywhere in Europe.[226]

After the religious and political upheavals of the seventeenth century, the universities recovered with a lecture-based curriculum that embraced economics and science, offering a high quality liberal education to the sons of the nobility and gentry. It helped them to become major centres of medical education and to put Scotland at the forefront of Enlightenment thinking.[224]​ Key figures in the Scottish Enlightenment who had made their mark before the mid-eighteenth century included Francis Hutcheson (1694–1746), who was professor of moral philosophy at Glasgow. He was an important link between the ideas of Shaftesbury and the later school of Scottish Common Sense Realism. Colin Maclaurin (1698–1746) was chair of mathematics by the age of 19 at Marischal College, University of Aberdeen and the leading British mathematician of his era. Perhaps the most significant intellectual figure of this era in Scotland was David Hume (1711–76) whose Treatise on Human Nature (1738) and Essays, Moral and Political (1741) helped outline the parameters of philosophical empiricism and scepticism.[228]​ and he would be a major influence of later Enlightenment figures including Adam Smith, Immanuel Kant and Jeremy Bentham.[229]

Idioma[editar]

James VI's Basilikon Doron, was hurriedly translated into English from Scots at his accession to the English throne, marking the beginnings of an emphasis on Southern English as a language.[230]

By the early modern period Gaelic had been in geographical decline for three centuries and had begun to be a second class language, confined to the Highlands and Islands. It was gradually being replaced by Middle Scots, which became the language of both the nobility and the majority population. It was derived substantially from Old English, with Gaelic and French influences. It was called Inglyshe and was very close to the language spoken in northern England,[231]​ but by the sixteenth century it had established orthographic and literary norms largely independent of those developing in England.[232]​ From the mid sixteenth century, written Scots was increasingly influenced by the developing Standard English of Southern England due to developments in royal and political interactions with England.[233]​ With the increasing influence and availability of books printed in England, most writing in Scotland came to be done in the English fashion.[234]​ Unlike many of his predecessors, James VI generally despised Gaelic culture.[235]​ Having extolled the virtues of Scots "poesie", after his accession to the English throne, he increasingly favoured the language of southern England. In 1611 the Kirk adopted the Authorized King James Version of the Bible. In 1617 interpreters were declared no longer necessary in the port of London because Scots and Englishmen were now "not so far different bot ane understandeth ane uther". Jenny Wormald, describes James as creating a "three-tier system, with Gaelic at the bottom and English at the top".[230]

After the Union in 1707 and the shift of political power to England, the use of Scots was discouraged by many in authority and education, as was the notion of Scottishness itself.[236]​ Many leading Scots of the period, such as David Hume, considered themselves Northern British rather than Scottish.[237]​ They attempted to rid themselves of their Scots in a bid to establish standard English as the official language of the newly formed Union.[234]​ Many well-off Scots took to learning English through the activities of those such as Thomas Sheridan, who in 1761 gave a series of lectures on English elocution. Charging a guinea at a time (about £NaN in today's moneyPlantilla:Inflation-fn) they were attended by over 300 men, and he was made a freeman of the City of Edinburgh. Following this, some of the city's intellectuals formed the Select Society for Promoting the Reading and Speaking of the English Language in Scotland.[238]​ Nevertheless, Scots remained the vernacular of many rural communities and the growing number of urban working-class Scots.[239]

Literatura[editar]

Como patrón de los poetas y autores Jacobo V apoyó a William Stewart y John Bellenden, que tradujo la History of Scotland compilado en 1527 por Hector Boece, en verso y prosa. Sir David Lindsay of the Mount, Lord Lyon, el jefe de la Lyon Court y diplomático, fue un prolífico poeta. Produjo un interludio en el Palacio de Linlithgow pensado para ser una versión de su obra de teatro El Thrie Estaitis en 1540. Jacobo también atrajo la atención de los autores internacionales. Cuando se casó con María de Guisa, Giovanni Ferrerio, un académico italiano que había estado en Abbey Kinloss en Escocia, dedicó a la pareja una nueva edición de su obra, On the true significance of comets against the vanity of astrologers.[240]​ Al igual que Henry VIII, Jacobo empleó a muchos artesanos extranjeros y sabios para mejorar el prestigio de su renacimiento.[241]

En la década de 1580 y de 1590 Jacobo VI promovió la literatura de su país de nacimiento. Su tratado, Some Rules and Cautions to be Observed and Eschewed in Scottish Prosody, publicado en 1584, cuando tenía 18, era a la vez un manual poético y una descripción de la tradición poética en su lengua materna, escoceses, al cual él aplica los principios del Renacimiento.[242]​ También hizo disposición legal para reformar y promover la enseñanza de la música, al ver a los dos en conexión.[243]​ Se convirtió en patrono y miembro de un amplio círculo de poetas y músicos de la corte jacobina de Escocia, la banda de Castalian, que incluía entre otros William Fowler y Alexander Montgomerie, siendo esta último uno de los favoritas del rey.[244]​ A finales de 1590 su defensa de la tradición escocesa nativa era hasta cierto punto difundida por la perspectiva de heredar el trono inglés,[245]​ y algunos poetas cortesanos que siguieron al rey Londres después de 1603, como William Alexander, comenzó a usar el inglés en su language.[246]​ El característico rol de Jacobo como participante activo literario y patrón en el tribunal escocés haciéndose una figura que definió la poesía y el drama del Renacimiento Inglés, que alcanzaría un pináculo de los logros en su reinado,[247]​ pero su patrocinio para el alto estilo en su propia tradición escocesa se convirtió en gran medida marginado.[248]

Este fue el período en que el romance surgió como una forma escrita significativa en Escocia. Algunas baladas pueden remontarse a la Edad Media tardía y hacer frente a eventos y personas que se remonta hasta el siglo XIII, entre ellos "Sir Patrick Spens" y "Thomas the Rhymer", pero que no se sabe si existieron hasta el siglo XVIII.[249]​ Probablemente fueron compuestas y transmitidas oralmente y sólo comenzó a ser escrito e impreso, a menudo como broadsides y como chapbook, después siendo grabado y anotados en los libros por los coleccionistas como Robert Burns y Walter Scott.[250]​ Desde el siglo XVII fueron utilizados como una forma literaria de autores como  Robert Sempill (c. 1595-c. 1665), Lady Elizabeth Wardlaw (1627–1727) y Lady Grizel Baillie (1645–1746).[251]Allan Ramsay (1686–1758) sentaron las bases de un despertar de mayor interés por la literatura escocesa, así como la tendencia principal de la poesía pastoril, ayudando a desarrollar la Habbie stanza como forma poética.[252]

Musica[editar]

The interior of the Chapel Royal, Stirling Castle, a major focus for liturgical music

The outstanding Scottish composer of the first half of the sixteenth century was Robert Carver (c. 1488–1558), a canon of Scone Abbey. His complex polyphonic music could only have been performed by a large and highly trained choir such as the one employed in the Chapel Royal. James V was also a patron to figures including David Peebles (c. 1510–79?), whose best known work "Si quis diligit me" (text from John 14:23), is a motet for four voices. These were probably only two of many accomplished composers from this era, whose work has largely only survived in fragments.[253]​ In this era Scotland followed the trend of Renaissance courts for instrumental accompaniment and playing. James V, as well as being a major patron of sacred music, was a talented lute player and introduced French chansons and consorts of viols to his court, although almost nothing of this secular chamber music survives.[254]

The Reformation had a severe impact on church music. The song schools of the abbeys, cathedrals and collegiate churches were closed down, choirs disbanded, music books and manuscripts destroyed and organs removed from churches.[255]​ The Lutheranism that influenced the early Scottish Reformation attempted to accommodate Catholic musical traditions into worship, drawing on Latin hymns and vernacular songs. The most important product of this tradition in Scotland was The Gude and Godlie Ballatis, which were spiritual satires on popular ballads composed by the brothers James, John and Robert Wedderburn. Never adopted by the kirk, they nevertheless remained popular and were reprinted from the 1540s to the 1620s. Later the Calvinism that came to dominate the Scottish Reformation was much more hostile to Catholic musical tradition and popular music, placing an emphasis on what was biblical, which meant the Psalms. The Scottish Psalter of 1564 was commissioned by the Assembly of the Church. It drew on the work of French musician Clément Marot, Calvin's contributions to the Strasbourg Psalter of 1529 and English writers, particularly the 1561 edition of the Psalter produced by William Whittingham for the English congregation in Geneva. The intention was to produce individual tunes for each psalm, but of 150 psalms, 105 had proper tunes and in the seventeenth century. Common tunes, which could be used for psalms with the same metre, became more frequent. The need for simplicity for whole congregations that would now all sing these psalms, unlike the trained choirs who had sung the many parts of polyphonic hymns,[256]​ necessitated simplicity and most church compositions were confined to homophonic settings.[257]​ There is evidence that polyphony survived and it was incorporated into editions of the Psalter from 1625, but usually with the congregation singing the melody and trained singers the contra-tenor, treble and bass parts.[256]

The statue of Habbie Simpson in Kilbarchan

The return of Mary from France in 1561 to begin her personal reign, and her position as a Catholic, gave a new lease of life to the choir of the Scottish Chapel Royal, but the destruction of Scottish church organs meant that instrumentation to accompany the mass had to employ bands of musicians with trumpets, drums, fifes, bagpipes and tabors.[258]​ Like her father she played the lute, virginals and (unlike her father) was a fine singer.[258]​ She brought French musical influences with her, employing lutenists and viol players in her household.[259]​ James VI was a major patron of the arts in general. He made statutory provision to reform and promote the teaching of music,[243]​ attempting to revive burgh song schools from 1579.[255]​ He rebuilt the Chapel Royal at Stirling in 1594 and the choir was used for state occasions like the baptism of his son Henry.[260]​ He followed the tradition of employing lutenists for his private entertainment, as did other members of his family.[261]​ When he went south to take the throne of England in 1603 as James I, he removed one of the major sources of patronage in Scotland. The Scottish Chapel Royal was now used only for occasional state visits, beginning to fall into disrepair, and from now on the court in Westminster would be the only major source of royal musical patronage.[260]

The secular popular tradition of music continued, despite attempts by the Kirk, particularly in the Lowlands, to suppress dancing and events like penny weddings at which tunes were played. Large numbers of musicians continued to perform, including the fiddler Pattie Birnie and the piper Habbie Simpson (1550–1620).[262]​ In the Highlands the seventeenth century saw the development of piping families including the MacCrimmonds, MacArthurs, MacGregors and the Mackays of Gairlock. There is also evidence of adoption of the fiddle in the Highlands with Martin Martin noting in his A Description of the Western Isles of Scotland (1703) that he knew of eighteen in Lewis alone.[263]​ The oppression of secular music and dancing began to ease between about 1715 and 1725 and the level of musical activity was reflected in a flood musical publications in broadsheets and compendiums of music such as the makar Allan Ramsay's verse compendium The Tea Table Miscellany (1723) and William Thomson's Orpheus Caledonius (1725).[262]​ The Italian style of classical music was probably first brought to Scotland by the Italian cellist and composer Lorenzo Bocchi, who travelled to Scotland in the 1720s, introducing the cello to the country and then developing settings for lowland Scots songs. He possibly had a hand in the first Scottish Opera, the pastoral The Gentle Shepherd, with libretto by Allan Ramsay.[264]

Arquitectura[editar]

Cawdor church, built in 1619 on a Greek cross plan.

James V encountered the French version of Renaissance building while visiting for his marriage to Madeleine of Valois in 1536 and his second marriage to Mary of Guise may have resulted in longer term connections and influences.[265]​ Work from his reign largely disregarded the insular style adopted in England under Henry VIII and adopted forms that were recognisably European, beginning with the extensive work at Linlithgow,[266]​ the first Scottish royal residence to be described as a palace. This was followed by re-buildings at Holyrood, Falkland, Stirling and Edinburgh,[267]​ described as "some of the finest examples of Renaissance architecture in Britain".[268]​ Rather than slavishly copying continental forms, most Scottish architecture incorporated elements of these styles into traditional local patterns,[267]​ adapting them to Scottish idioms and materials (particularly stone and harl).[269]​ Work undertaken for James VI demonstrated continued Renaissance influences, with the Chapel Royal at Stirling having a classical entrance built in 1594 and the North Wing of Linlithgow, built in 1618, using classical pediments. Similar themes can be seen in the private houses of aristocrats, as in Mar's Wark, Stirling (c. 1570) and Crichton Castle, built for the Earl of Bothwell in the 1580s.[270]

The unique style of great private house in Scotland, later known as Scots baronial, has been located in origin to the period of the 1560s. It kept many of the features of the high walled Medieval castles and may have been influenced by the French masons brought to Scotland to work on royal palaces. It drew on the tower houses and peel towers,[271]​ which had been built in hundreds by local lords since the fourteenth century, particularly in the borders. These abandoned defensible curtain walls for a fortified refuge, designed to outlast a raid, rather than a sustained siege.[272][273]​ They were usually of three stories, typically crowned with a parapet, projecting on corbels, continuing into circular bartizans at each corner.[274]​ New houses retained many of these external features, but with a larger ground plan, classically a "Z-plan" of a rectangular block with towers, as at Colliston Castle (1583) and Claypotts Castle (1569–88). Particularly influential was the work of William Wallace, the king's master mason from 1617 until his death in 1631. He worked on the rebuilding of the collapsed North Range of Linlithgow from 1618, Winton House for George Seton, 3rd Earl of Winton and began work on Heriot's Hospital, Edinburgh. He adopted a distinctive style that applied elements of Scottish fortification and Flemish influences to a Renaissance plan like that used at Château d'Ancy-le-Franc. This style can be seen in lords houses built at Caerlaverlock (1620), Moray House, Edinburgh (1628) and Drumlanrig Castle (1675–89), and was highly influential until the baronial style gave way to the grander English forms associated with Inigo Jones in the later seventeenth century.[271]

Kinross House, one of the first Palladian houses in Britain.

Calvinists rejected ornamentation in places of worship, with no need for elaborate buildings divided up by ritual, resulting in the widespread destruction of Medieval church furnishings, ornaments and decoration.[275]​ There was a need to adapt and build new churches suitable for reformed services, particularly putting the pulpit and preaching at the centre of worship. Many of the earliest buildings were simple gabled rectangles, a style that continued to be built into the seventeenth century. A variation of the rectangular church that developed in post-Reformation Scotland was the "T"-shaped plan, often used when adapting existing churches, which allowed the maximum number of parishioners to be near the pulpit. In the seventeenth century a Greek cross plan was used for churches such as Cawdor (1619) and Fenwick (1643). In most of these cases one arm of the cross would have been closed off as a laird's aisle, meaning that they were in effect "T"-plan churches.[276]

During the era of civil wars and the Commonwealth, significant building in Scotland was largely confined to military architecture.[205]​ After the Restoration, large scale building began again, often incorporating more comprehensive ideas of reviving classicism.[205]Sir William Bruce (1630–1710), was the key figure in introducing the Palladian style into Scotland, following the principles of the Venetian architect Andrea Palladio (1508–80). He built and remodelled country houses, including Thirlestane Castle and Prestonfield House.[277]​ Among his most significant work was his own Palladian mansion at Kinross.[277]​ As the Surveyor and Overseer of the Royal Works he undertook the rebuilding of the Royal Palace of Holyroodhouse in the 1670s, which gave the palace its present appearance.[278]James Smith worked as a mason on the Bruce's rebuilding of Holyrood Palace. With his father-in-law, the master mason Robert Mylne, Smith worked on Caroline Park in Edinburgh (1685), and Drumlanrig Castle (1680s). Smith's country houses followed the pattern established by William Bruce, with hipped roofs and pedimented fronts, in a plain but handsome Palladian style.[278]​ After the Act of Union, growing prosperity in Scotland led to a spate of new building, both public and private. William Adam (1689–1748), was the foremost architect of his time in Scotland,[279][280]​ designing and building numerous country houses and public buildings. His individual, exuberant, style was built on the Palladian style, but with Baroque details inspired by Vanbrugh and Continental architecture.[281]

Arte[editar]

The seventeenth-century painted ceiling at Aberdour Castle, Fife.

Surviving stone y maderas talladas, pinturas murales y tapices sugieren la riqueza del arte real del siglo XVI. En Stirling tallas de piedra del castillo en el palacio real desde el reinado de Jacobo V tomaron patrones alemanes,[282]​ así como los sobrevivientes retratos tallados de roble, de la Cámara de presencia del Rey, conocido como los Jefes de Stirling, que incluyen figuras clásicas, contemporáneas y bíblicas.[283]​ El arte eclesiástico de Escocia sufrió como resultado de la Reforma iconoclasia, con la pérdida casi total de vidrieras medievales, esculturas religiosas y pinturas. La pérdida paralela de patronato eclesiástico creó una crisis para los artesanos y artistas nativos, que se dirigían a los clientes seculares. Un resultado de esto fue el florecimiento de Scottish Renacimiento pintó techos y paredes, con un gran número de casas particulares de burgueses, terratenientes y señores que ganan a menudo patrones y escenas altamente detalladas y de color, de los cuales más de cien ejemplos sobreviven. Estos incluyen el techo a Prestongrange, llevado a cabo en 1581 por Mark Kerr, comendador de Newbattle y la larga galería en el meñique Casa, pintado por Alexander Seaton, conde de Dunfermline en 1621. Estos se llevaron a cabo por artistas escoceses no identificadas utilizando libros de patrones continentales que a menudo condujeron a la incorporación de humanista simbolismo moral y filosófica, con elementos que hacen escala en heráldica, la piedad, mitos clásicos y alegorías.[255]​ La tradición de la pintura del retrato real en Escocia, probablemente, fue interrumpida por las minorías y las regencias sufridas durante gran parte del siglo XVI, pero comenzaron a florecer después de la Reforma. Había retratos anónimos de individuos importantes, entre ellos el conde de Bothwell (1556) y George, quinto conde de Seaton (c. 1570).[284]​ Jacobo VI empleaba dos artistas flamencos, Arnold Bronckorst a principios de los años 1580 y Adrian Vanson entre 1584 1602, que nos han dejado un registro visual del rey y las principales figuras en la corte. El primer artista nativo significativo fue George Jamesone de Aberdeen (1589 / 90-1644), que se convirtió en uno de los retratistas más exitosos de la época de Carlos I y entrenó al artista barroco John Michael Wright (1617-94).[255]​ Muchos pintores de la primera parte del siglo XVIII permanecieron en gran parte artesanos, como los miembros de la familia Norie, James (1684-1757) y sus hijos, que pintaron las casas de la nobleza con paisajes escoceses que eran pastiches de paisajes italianos y holandeses.[285]

Notas[editar]

  1. G. Menzies, Who are the Scots? (Edinburgh: Edinburgh University Press, 2002), ISBN 1-902930-38-X, p. 179.
  2. a b J. Wormald, Court, Kirk, and Community: Scotland, 1470–1625 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 1991), ISBN 0-7486-0276-3, p. 12.
  3. J. Wormald, Court, Kirk, and Community: Scotland, 1470–1625 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 1991), ISBN 0-7486-0276-3, pp. 8–9.
  4. R. Mason, "Renaissance and Reformation: the sixteenth century", in J. Wormald, ed., Scotland: A History (Oxford: Oxford University Press, 2005), ISBN 0-19-162243-5, p. 102.
  5. M. Nicholls, A History of the Modern British Isles, 1529–1603: the Two Kingdoms (Oxford: Wiley-Blackwell, 1999), ISBN 0-631-19334-0, p. 87.
  6. J. Wormald, Court, Kirk, and Community: Scotland, 1470–1625 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 1991), ISBN 0-7486-0276-3, p. 100.
  7. a b A. Grant and K. J. Stringer, Uniting the Kingdom?: the Making of British History (Psychology Press, 1995), ISBN 3-03910-948-0, pp. 115–6.
  8. J. Wormald, Mary, Queen of Scots: Politics, Passion and a Kingdom Lost (Tauris Parke Paperbacks, 2001), ISBN 1-86064-588-7, p. 63.
  9. J. E. A. Dawson, Scotland Re-Formed, 1488–1587 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 2007), ISBN 0-7486-1455-9, p. 156.
  10. J. E. A. Dawson, Scotland Re-Formed, 1488–1587 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 2007), ISBN 0-7486-1455-9, p. 179.
  11. a b J. E. A. Dawson, Scotland Re-Formed, 1488–1587 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 2007), ISBN 0-7486-1455-9, p. 172.
  12. J. Wormald, Court, Kirk, and Community: Scotland, 1470–1625 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 1991), ISBN 0-7486-0276-3, pp. 115–17.
  13. J. Wormald, Court, Kirk, and Community: Scotland, 1470–1625 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 1991), ISBN 0-7486-0276-3, pp. 102–4.
  14. M. F. Graham, "Scotland", in A. Pettegree, The Reformation World (London: Routledge, 2000), ISBN 0-415-16357-9, p. 414.
  15. J. Wormald, Court, Kirk, and Community: Scotland, 1470–1625 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 1991), ISBN 0-7486-0276-3, pp. 120–1.
  16. J. Wormald, Court, Kirk, and Community: Scotland, 1470–1625 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 1991), ISBN 0-7486-0276-3, pp. 121–33.
  17. J. E. A. Dawson, Scotland Re-Formed, 1488–1587 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 2007), ISBN 0-7486-1455-9, p. 208.
  18. R. Mitchison, A History of Scotland (London: Routledge, 3rd edn., 2002), ISBN 0-415-27880-5, pp. 129–33.
  19. D. H. Willson, King James VI & I (London: Jonathan Cape Ltd, [1956] 1963), ISBN 0-224-60572-0, p. 19.
  20. J. Wormald, Mary, Queen of Scots: Politics, Passion and a Kingdom Lost (Tauris Parke Paperbacks, 2001), ISBN 1-86064-588-7, p. 183.
  21. J. E. A. Dawson, Scotland Re-Formed, 1488–1587 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 2007), ISBN 0-7486-1455-9, pp. 316–7.
  22. P. Croft, King James (Basingstoke and New York: Palgrave Macmillan, 2003), ISBN 0-333-61395-3, p. 11.
  23. Bergeron, David M. (2002). «Writing King James's Sexuality». En Fischlin, Daniel; Fortier, Mark. Royal Subjects: Essays on the Writings of James VI and I. Wayne State University Press. p. 345. ISBN 0814328776. 
  24. A. Stewart, The Cradle King: A Life of James VI & I (London: Chatto and Windus, 2003), ISBN 0-7011-6984-2, pp. 51–63.
  25. A. Stewart, The Cradle King: A Life of James VI & I (London: Chatto and Windus, 2003), ISBN 0-7011-6984-2, p. 66.
  26. P. Croft, King James (Basingstoke and New York: Palgrave Macmillan, 2003), ISBN 0-333-61395-3, p. 20.
  27. P. Croft, King James (Basingstoke and New York: Palgrave Macmillan, 2003), ISBN 0-333-61395-3, p. 22.
  28. D. H. Willson, King James VI & I (London: Jonathan Cape Ltd, [1956] 1963), ISBN 0-224-60572-0, pp. 85–95.
  29. D. Ross, Chronology of Scottish History (Geddes & Grosset, 2002), ISBN 1-85534-380-0, p. 56.
  30. D. L. Smith, A History of the Modern British Isles, 1603–1707: The Double Crown (Wiley-Blackwell, 1998), ISBN 0-631-19402-9, ch. 2.
  31. J. Wormald, Court, Kirk, and Community: Scotland, 1470–1625 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 1991), ISBN 0-7486-0276-3, pp. 191–2.
  32. R. Mitchison, A History of Scotland (London: Routledge, 3rd edn., 2002), ISBN 0-415-27880-5, pp. 166–8.
  33. R. Mitchison, A History of Scotland (London: Routledge, 3rd edn., 2002), ISBN 0-415-27880-5, pp. 169–73.
  34. R. Mitchison, A History of Scotland (London: Routledge, 3rd edn., 2002), ISBN 0-415-27880-5, p. 175.
  35. R. Mitchison, A History of Scotland (London: Routledge, 3rd edn., 2002), ISBN 0-415-27880-5, p. 176.
  36. a b J. D. Mackie, B. Lenman and G. Parker, A History of Scotland (London: Penguin, 1991), ISBN 0-14-013649-5, p. 202.
  37. R. Mitchison, A History of Scotland (London: Routledge, 3rd edn., 2002), ISBN 0-415-27880-5, pp. 180–1.
  38. J. D. Mackie, B. Lenman and G. Parker, A History of Scotland (London: Penguin, 1991), ISBN 0-14-013649-5, pp. 201–2.
  39. a b J. D. Mackie, B. Lenman and G. Parker, A History of Scotland (London: Penguin, 1991), ISBN 0-14-013649-5, p. 203.
  40. M. B. Young, Charles I (Palgrave Macmillan, 1997), ISBN 0-312-16516-1, p. 73.
  41. J. D. Mackie, B. Lenman and G. Parker, A History of Scotland (London: Penguin, 1991), ISBN 0-14-013649-5, p. 204.
  42. a b J. D. Mackie, B. Lenman and G. Parker, A History of Scotland (London: Penguin, 1991), ISBN 0-14-013649-5, pp. 205–6.
  43. J. D. Mackie, B. Lenman and G. Parker, A History of Scotland (London: Penguin, 1991), ISBN 0-14-013649-5, pp. 208–9.
  44. J. D. Mackie, B. Lenman and G. Parker, A History of Scotland (London: Penguin, 1991), ISBN 0-14-013649-5, pp. 209–10.
  45. J. D. Mackie, B. Lenman and G. Parker, A History of Scotland (London: Penguin, 1991), ISBN 0-14-013649-5, pp. 211–2.
  46. J. D. Mackie, B. Lenman and G. Parker, A History of Scotland (London: Penguin, 1991), ISBN 0-14-013649-5, pp. 213–4.
  47. J. D. Mackie, B. Lenman and G. Parker, A History of Scotland (London: Penguin, 1991), ISBN 0-14-013649-5, pp. 217–8.
  48. R. Mitchison, A History of Scotland (London: Routledge, 3rd edn., 2002), ISBN 0-415-27880-5, p. 223.
  49. R. Mitchison, A History of Scotland (London: Routledge, 3rd edn., 2002), ISBN 0-415-27880-5, pp. 225–6.
  50. J. D. Mackie, B. Lenman and G. Parker, A History of Scotland (London: Penguin, 1991), ISBN 0-14-013649-5, pp. 221–4.
  51. J. D. Mackie, B. Lenman and G. Parker, A History of Scotland (London: Penguin, 1991), ISBN 0-14-013649-5, pp. 225–6.
  52. a b J. D. Mackie, B. Lenman and G. Parker, A History of Scotland (London: Penguin, 1991), ISBN 0-14-013649-5, pp. 226–9.
  53. a b c J. D. Mackie, B. Lenman and G. Parker, A History of Scotland (London: Penguin, 1991), ISBN 0-14-013649-5, pp. 241–5.
  54. J. D. Mackie, B. Lenman and G. Parker, A History of Scotland (London: Penguin, 1991), ISBN 0-14-013649-5, p. 239.
  55. a b J. D. Mackie, B. Lenman and G. Parker, A History of Scotland (London: Penguin, 1991), ISBN 0-14-013649-5, pp. 231–4.
  56. R. Mitchison, A History of Scotland (London: Routledge, 3rd edn., 2002), ISBN 0-415-27880-5, p. 253.
  57. J. D. Mackie, B. Lenman and G. Parker, A History of Scotland (London: Penguin, 1991), ISBN 0-14-013649-5, p. 238.
  58. a b J. D. Mackie, B. Lenman and G. Parker, A History of Scotland (London: Penguin, 1991), ISBN 0-14-013649-5, p. 241.
  59. P. Langford, The Eighteenth Century, 1688–1815 (Oxford: Oxford University Press, 2002), p. 47.
  60. J. D. Mackie, B. Lenman and G. Parker, A History of Scotland (London: Penguin, 1991), ISBN 0-14-013649-5, pp. 252–3.
  61. J. D. Mackie, B. Lenman and G. Parker, A History of Scotland (London: Penguin, 1991), ISBN 0-14-013649-5, pp. 283–4.
  62. M. Pittock, Jacobitism (St. Martin's Press, 1998), ISBN 0-312-21306-9, p. 45.
  63. J. D. Mackie, B. Lenman and G. Parker, A History of Scotland (London: Penguin, 1991), ISBN 0-14-013649-5, pp. 287–8.
  64. R. Mitchison, A History of Scotland (London: Routledge, 3rd edn., 2002), ISBN 0-415-27880-5, pp. 291–2 and 301-2.
  65. K. J. Cullen, Famine in Scotland: The "Ill Years" of the 1690s (Edinburgh University Press, 2010), ISBN 0-7486-3887-3.
  66. a b c d e R. Mitchison, A History of Scotland (London: Routledge, 3rd edn., 2002), ISBN 0-415-27880-5, p. 314.
  67. a b E. Richards, Britannia's Children: Emigration from England, Scotland, Wales and Ireland since 1600 (Continuum, 2004), ISBN 1-85285-441-3, p. 79.
  68. D. R. Hidalgo, "To Get Rich for Our Homeland: The Company of Scotland and the Colonization of the Darién", Colonial Latin American Historical Review, 10:3 (2001), p. 156.
  69. a b M. Pittock, Jacobitism (St. Martin's Press, 1998), ISBN 0-312-21306-9, p. 32.
  70. J. D. Mackie, B. Lenman and G. Parker, A History of Scotland (London: Penguin, 1991), ISBN 0-14-013649-5, pp. 282–4.
  71. M. Pittock, Jacobitism (St. Martin's Press, 1998), ISBN 0-312-21306-9, p. 33.
  72. R. Mitchison, A History of Scotland (London: Routledge, 3rd edn., 2002), ISBN 0-415-27880-5, pp. 269–74.
  73. M. McLaren, Bonnie Prince Charlie (New York, NY: Dorset Press, 1972), pp. 39–40.
  74. M. McLaren, Bonnie Prince Charlie (New York, NY: Dorset Press, 1972), p. 59.
  75. M. McLaren, Bonnie Prince Charlie (New York, NY: Dorset Press, 1972), pp. 69–75.
  76. M. McLaren, Bonnie Prince Charlie (New York, NY: Dorset Press, 1972), pp. 98–108.
  77. M. McLaren, Bonnie Prince Charlie (New York, NY: Dorset Press, 1972), pp. 145–150.
  78. M. McLaren, Bonnie Prince Charlie (New York, NY: Dorset Press, 1972), pp. 157–62.
  79. J. D. Mackie, B. Lenman and G. Parker, A History of Scotland (London: Penguin, 1991), ISBN 0-14-013649-5, p. 298.
  80. a b R. Mitchison, A History of Scotland (London: Routledge, 3rd edn., 2002), ISBN 0-415-27880-5, p. 2.
  81. World and Its Peoples (London: Marshall Cavendish), ISBN 0-7614-7883-3, p. 13.
  82. J. Wormald, Court, Kirk, and Community: Scotland, 1470–1625 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 1991), ISBN 0-7486-0276-3, pp. 39–40.
  83. A. G. Ogilvie, Great Britain: Essays in Regional Geography (Cambridge: Cambridge University Press, 1952), p. 421.
  84. J. E. A. Dawson, Scotland Re-Formed, 1488–1587 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 2007), ISBN 0-7486-1455-9, pp. 8–11.
  85. W. Taylor, The Military Roads in Scotland (1976, Dundurn, 1996), ISBN 1-899863-08-7, p. 13.
  86. R. Mitchison, A History of Scotland (London: Routledge, 3rd edn., 2002), ISBN 0-415-27880-5, p. 130.
  87. J. Wormald, Court, Kirk, and Community: Scotland, 1470–1625 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 1991), ISBN 0-7486-0276-3, pp. 41–55.
  88. a b c C. A. Whatley, Scottish Society, 1707–1830: Beyond Jacobitism, Towards Industrialisation (Manchester: Manchester University Press, 2000), ISBN 0-7190-4541-X, p. 17.
  89. a b J. Wormald, Court, Kirk, and Community: Scotland, 1470–1625 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 1991), ISBN 0-7486-0276-3, pp. 166–8.
  90. J. Wormald, Court, Kirk, and Community: Scotland, 1470–1625 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 1991), ISBN 0-7486-0276-3, pp. 172–3.
  91. R. Mitchison, A History of Scotland (London: Routledge, 3rd edn., 2002), ISBN 0-415-27880-5, pp. 291–3.
  92. R. A. Houston, Scottish Literacy and the Scottish Identity: Illiteracy and Society in Scotland and Northern England, 1600–1800 (Cambridge: Cambridge University Press, 2002), ISBN 0-521-89088-8, p. 16.
  93. R. Mitchison, A History of Scotland (London: Routledge, 3rd edn., 2002), ISBN 0-415-27880-5, pp. 254–5.
  94. R. H. Campbell, "The Anglo-Scottish Union of 1707. II: The Economic Consequences", Economic History Review, vol. 16, April 1964.
  95. J. D. Mackie, B. Lenman and G. Parker, A History of Scotland (London: Penguin, 1991), ISBN 0-14-013649-5, pp. 288–91.
  96. J. D. Mackie, B. Lenman and G. Parker, A History of Scotland (London: Penguin, 1991), ISBN 0-14-013649-5, p. 292.
  97. J. D. Mackie, B. Lenman and G. Parker, A History of Scotland (London: Penguin, 1991), ISBN 0-14-013649-5, p. 296.
  98. J. D. Mackie, B. Lenman and G. Parker, A History of Scotland (London: Penguin, 1991), ISBN 0-14-013649-5, pp. 292–3.
  99. J. D. Mackie, B. Lenman and G. Parker, A History of Scotland (London: Penguin, 1991), ISBN 0-14-013649-5, p. 297.
  100. R. Mitchison, Lordship to Patronage, Scotland 1603–1745 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 1983), ISBN 0-7486-0233-X, p. 79.
  101. A. Grant, "Service and tenure in late medieval Scotland 1324–1475" in A. Curry and E. Matthew, eds, Concepts and Patterns of Service in the Later Middle Ages (Woodbridge: Boydell, 2000), ISBN 0-85115-814-5, pp. 145–65.
  102. J. Wormald, Court, Kirk, and Community: Scotland, 1470–1625 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 1991), ISBN 0-7486-0276-3, pp. 51–2.
  103. a b R. Mitchison, Lordship to Patronage, Scotland 1603–1745 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 1983), ISBN 0-7486-0233-X, p. 80.
  104. J. E. A. Dawson, Scotland Re-Formed, 1488–1587 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 2007), ISBN 0-7486-1455-9, p. 331.
  105. R. Mitchison, Lordship to Patronage, Scotland 1603–1745 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 1983), ISBN 0-7486-0233-X, p. 82.
  106. A. Grant, "Late medieval foundations", in A. Grant and K. J. Stringer, eds, Uniting the Kingdom?: the Making of British History (London: Routledge, 1995), ISBN 0-415-13041-7, p. 99.
  107. J. Goodacre, State and Society in Early Modern Scotland (Oxford: Oxford University Press, 1999), ISBN 0-19-820762-X, pp. 57–60.
  108. K. Stevenson, "Thai war callit knynchtis and bere the name and the honour of that hye ordre: Scottish knighthood in the fifteenth century", in L. Clark, ed., Identity and Insurgency in the Late Middle Ages (Woodbridge: Boydell, 2006), ISBN 1-84383-270-4, p. 38.
  109. J. Wormald, Court, Kirk, and Community: Scotland, 1470–1625 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 1991), ISBN 0-7486-0276-3, pp. 48–9.
  110. J. E. A. Dawson, Scotland Re-Formed, 1488–1587 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 2007), ISBN 0-7486-1455-9, p. 286.
  111. J. Wormald, Court, Kirk, and Community: Scotland, 1470–1625 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 1991), ISBN 0-7486-0276-3, pp. 29–35.
  112. J. W. Armstrong, "The 'fyre of ire Kyndild' in the fifteenth-century Scottish Marches", in S. A. Throop and P. R. Hyams, eds, Vengeance in the Middle Ages: Emotion, Religion and Feud (Aldershot: Ashgate, 2010), ISBN 0-7546-6421-X, p. 71.
  113. R. Mitchison, Lordship to Patronage, Scotland 1603–1745 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 1983), ISBN 0-7486-0233-X, pp. 15–16.
  114. R. Mitchison, Lordship to Patronage, Scotland 1603–1745 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 1983), ISBN 0-7486-0233-X, p. 92.
  115. G. W. S. Barrow, Robert Bruce (Berkeley CA.: University of California Press, 1965), p. 7.
  116. a b J. L. Roberts, Clan, King, and Covenant: History of the Highland Clans from the Civil War to the Glencoe Massacre (Edinburgh: Edinburgh University Press, 2000), ISBN 0-7486-1393-5, p. 13.
  117. M. J. Green, The Celtic World (London: Routledge, 1996), ISBN 0-415-14627-5, p. 667.
  118. D. Moody, Scottish Family History (Baltimore, MA: Genealogical Publishing Com, 1994), ISBN 0-8063-1268-8, pp. 99–104.
  119. R. Mitchison, Lordship to Patronage, Scotland 1603–1745 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 1983), ISBN 0-7486-0233-X, p. 122.
  120. R. Mitchison, Lordship to Patronage, Scotland 1603–1745 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 1983), ISBN 0-7486-0233-X, pp. 166–7.
  121. S. H. Rigby, ed., A Companion to Britain in the Later Middle Ages (Oxford: Wiley-Blackwell, 2003), ISBN 0-631-21785-1, pp. 109–11.
  122. R. Mitchison, A History of Scotland (London: Routledge, 3rd edn., 2002), ISBN 0-415-27880-5, p. 145.
  123. K. J. Cullen, Famine in Scotland: The 'Ill Years' of The 1690s (Edinburgh: Edinburgh University Press, 2010), ISBN 0-7486-3887-3, pp. 123–4.
  124. E. Gemmill and N. J. Mayhew, Changing Values in Medieval Scotland: a Study of Prices, Money, and Weights and Measures (Cambridge: Cambridge University Press, 1995), ISBN 0-521-47385-3, pp. 8–10.
  125. F. M. L. Thompson, The Cambridge Social History of Britain 1750–1950: People and Their Environment (Cambridge: Cambridge University Press, 1992), ISBN 0-521-43815-2, p. 5.
  126. K. A. Edwards, "Witchcraft in Tudor and Stuart Scotland", in K. Cartwright, A Companion to Tudor Literature Blackwell Companions to Literature and Culture (Oxford: John Wiley & Sons, 2010), ISBN 1-4051-5477-2, p. 32.
  127. P. Croft, King James (Basingstoke and New York: Palgrave Macmillan, 2003), ISBN 0-333-61395-3, p. 26.
  128. a b J. Keay and J. Keay, Collins Encyclopaedia of Scotland (London: Harper Collins, 1994), ISBN 0-00-255082-2, p. 556.
  129. P. Croft, King James (Basingstoke and New York: Palgrave Macmillan, 2003), ISBN 0-333-61395-3, p. 27.
  130. S. J. Brown, "Religion and society to c. 1900", in T. M. Devine and J. Wormald, eds, The Oxford Handbook of Modern Scottish History (Oxford: Oxford University Press, 2012), ISBN 0-19-956369-1, p. 81.
  131. B. P. Levak, "The decline and end of Scottish witch-hunting", in J. Goodare, ed., The Scottish Witch-Hunt in Context (Manchester: Manchester University Press, 2002), ISBN 0-7190-6024-9, p. 169.
  132. B. P. Levak, "The decline and end of Scottish witch-hunting", in J. Goodare, ed., The Scottish Witch-Hunt in Context (Manchester: Manchester University Press, 2002), ISBN 0-7190-6024-9, pp. 166–180.
  133. R. Mitchison, Lordship to Patronage, Scotland 1603–1745 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 1983), ISBN 0-7486-0233-X, p. 143.
  134. R. Mitchison, The Old Poor Law in Scotland: the Experience of Poverty, 1574–1845 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 2000), ISBN 0-7486-1344-7.
  135. R. Mitchison, A History of Scotland (London: Routledge, 3rd edn., 2002), ISBN 0-415-27880-5, p. 96.
  136. R. Mitchison, Lordship to Patronage, Scotland 1603–1745 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 1983), ISBN 0-7486-0233-X, pp. 127 and 145.
  137. J. Wormald, Court, Kirk, and Community: Scotland, 1470–1625 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 1991), ISBN 0-7486-0276-3, p. 13.
  138. J. Wormald, Court, Kirk, and Community: Scotland, 1470–1625 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 1991), ISBN 0-7486-0276-3, p. 161.
  139. R. Mitchison, A History of Scotland (London: Routledge, 3rd edn., 2002), ISBN 0-415-27880-5, pp. 29–30.
  140. R. Mitchison, A History of Scotland (London: Routledge, 3rd edn., 2002), ISBN 0-415-27880-5, p. 70.
  141. R. Mitchison, A History of Scotland (London: Routledge, 3rd edn., 2002), ISBN 0-415-27880-5, pp. 123 and 136-7.
  142. A. Thomas, "The Renaissance", in T. M. Devine and J. Wormald, The Oxford Handbook of Modern Scottish History (Oxford: Oxford University Press, 2012), ISBN 0-19-162433-0, pp. 192–93.
  143. a b A. Thomas, "The Renaissance", in T. M. Devine and J. Wormald, The Oxford Handbook of Modern Scottish History (Oxford: Oxford University Press, 2012), ISBN 0-19-162433-0, p. 200.
  144. a b A. Thomas, "The Renaissance", in T. M. Devine and J. Wormald, The Oxford Handbook of Modern Scottish History (Oxford: Oxford University Press, 2012), ISBN 0-19-162433-0, p. 188.
  145. J. D. Mackie, B. Lenman and G. Parker, A History of Scotland (London: Penguin, 1991), ISBN 0-14-013649-5.
  146. A. Thomas, "The Renaissance", in T. M. Devine and J. Wormald, The Oxford Handbook of Modern Scottish History (Oxford: Oxford University Press, 2012), ISBN 0-19-162433-0, pp. 200–2.
  147. C. Carlton, Charles I: The Personal Monarch (London: Routledge, 1995), ISBN 0-415-12141-8, p. 20.
  148. R. Mitchison, A History of Scotland (London: Routledge, 3rd edn., 2002), ISBN 0-415-27880-5, p. 60.
  149. M. Lynch, Scotland: A New History (London: Pimlico, 1992), ISBN 0-7126-9893-0, p. 302.
  150. Miles Glendinning, Aonghus MacKechnie, Richard D. Oram, The Architecture of Scottish Government: from Kingship to Parliamentary Democracy (Dundee: Dundee University Press, 2004), ISBN 1-84586-000-4, p. 144.
  151. a b F. N. McCoy, Robert Baillie and the Second Scots Reformation (Berkeley CA: University of California Press, 1974), ISBN 0-520-02447-8, pp. 1–2.
  152. J. Goodare, The Government of Scotland, 1560–1625 (Oxford: Oxford University Press, 2004), ISBN 0-19-924354-9, p. 135.
  153. J. D. Mackie, B. Lenman and G. Parker, A History of Scotland (London: Penguin, 1991), ISBN 0-14-013649-5, p. 287.
  154. R. A. Mason, Scots and Britons: Scottish Political Thought and the Union of 1603 (Cambridge: Cambridge University Press, 2006), ISBN 0-521-02620-2, p. 82.
  155. K. M. Brown and R. J. Tanner, The History of the Scottish Parliament volume 1: Parliament and Politics, 1235–1560 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 2004), ISBN 0-7486-1485-0, pp. 1–28.
  156. Alan R. MacDonald, The Burghs and Parliament in Scotland, c. 1550–1651 (Aldershot: Ashgate, 2007), ISBN 0-7546-5328-5, p. 14.
  157. K. M. Brown, Parliament and Politics in Scotland, 1235–1560 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 2004), ISBN 0-7486-1485-0, p. 50.
  158. a b R. J. Tanner, 'The Lords of the Articles before 1540', in Scottish Historical Review, 79 (2000), pp. 189–212.
  159. J. Wormald, Court, Kirk, and Community: Scotland, 1470–1625 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 1991), ISBN 0-7486-0276-3, p. 21.
  160. J. Wormald, Court, Kirk, and Community: Scotland, 1470–1625 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 1991), ISBN 0-7486-0276-3, p. 22.
  161. J. Wormald, Court, Kirk, and Community: Scotland, 1470–1625 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 1991), ISBN 0-7486-0276-3, p. 157.
  162. J. Goodare, The Government of Scotland, 1560–1625 (Oxford: Oxford University Press, 2004), ISBN 0-19-924354-9, p. 46.
  163. A. I. Macinnes, Union and Empire: The Making of the United Kingdom in 1707, Cambridge Studies in Early Modern British History (Cambridge: Cambridge University Press, 2007), ISBN 0-521-85079-7, p. 68.
  164. J. Wormald, Court, Kirk, and Community: Scotland, 1470–1625 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 1991), ISBN 0-7486-0276-3, p. 158.
  165. a b J. Wormald, Court, Kirk, and Community: Scotland, 1470–1625 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 1991), ISBN 0-7486-0276-3, pp. 162–3.
  166. J. Wormald, Court, Kirk, and Community: Scotland, 1470–1625 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 1991), ISBN 0-7486-0276-3, pp. 164–5.
  167. R. A. Houston, I. D. Whyte, Scottish Society, 1500–1800 (Cambridge: Cambridge University Press, 2005), ISBN 0-521-89167-1, p. 202.
  168. a b R. Mitchison, Lordship to Patronage, Scotland 1603–1745 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 1983), ISBN 0-7486-0233-X, p. 144.
  169. R. Mitchison, Lordship to Patronage, Scotland 1603–1745 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 1983), ISBN 0-7486-0233-X, pp. 80–1.
  170. a b J. Wormald, Court, Kirk, and Community: Scotland, 1470–1625 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 1991), ISBN 0-7486-0276-3, pp. 24–5.
  171. K. Reid and R. Zimmerman, A History of Private Law in Scotland: I. Introduction and Property (Oxford: Oxford University Press, 2000), ISBN 0-19-829941-9, p. 68.
  172. J. Wormald, Court, Kirk, and Community: Scotland, 1470–1625 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 1991), ISBN 0-7486-0276-3, pp. 154–5.
  173. Anne-Marie Kilday, Women and Violent Crime in Enlightenment Scotland (Boydell & Brewer, 2007), ISBN 0-86193-287-0, p. 29.
  174. M. Brown, The Wars of Scotland, 1214–1371 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 2004), ISBN 0-7486-1238-6, p. 58.
  175. G. Phillips, The Anglo-Scots Wars, 1513–1550: A Military History (Woodbridge: Boydell Press, 1999), ISBN 0-85115-746-7, p. 60.
  176. a b G. Phillips, The Anglo-Scots Wars, 1513–1550: A Military History (Woodbridge: Boydell Press, 1999), ISBN 0-85115-746-7, p. 61.
  177. a b G. Phillips, The Anglo-Scots Wars, 1513–1550: A Military History (Woodbridge: Boydell Press, 1999), ISBN 0-85115-746-7, p. 62.
  178. G. Phillips, The Anglo-Scots Wars, 1513–1550: A Military History (Woodbridge: Boydell Press, 1999), ISBN 0-85115-746-7, p. 63.
  179. G. Phillips, The Anglo-Scots Wars, 1513–1550: A Military History (Woodbridge: Boydell Press, 1999), ISBN 0-85115-746-7, p. 68.
  180. G. Phillips, The Anglo-Scots Wars, 1513–1550: A Military History (Woodbridge: Boydell Press, 1999), ISBN 0-85115-746-7, pp. 69–70.
  181. a b J. E. A. Dawson, Scotland Re-Formed, 1488–1587 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 2007), ISBN 0-7486-1455-9, p. 76.
  182. T. W. West, Discovering Scottish Architecture (Botley: Osprey, 1985), ISBN 0-85263-748-9, p. 27.
  183. M. McLeod, "Warfare, weapons and fortifications: 2 1450–1600" in M. Lynch, ed., The Oxford Companion to Scottish History (Oxford: Oxford University Press, 2001), ISBN 0-19-211696-7, pp. 637–8.
  184. N. Macdougall, James IV (Tuckwell, 1997), p. 235.
  185. a b T. Christopher Smout, Scotland and the Sea (Edinburgh: Rowman and Littlefield, 1992), ISBN 0-85976-338-2, p. 45.
  186. a b S. Murdoch, The Terror of the Seas?: Scottish Maritime Warfare, 1513–1713 (Leiden: Brill, 2010), ISBN 90-04-18568-2, pp. 33–4.
  187. a b J. Grant, "The Old Scots Navy from 1689 to 1710", Publications of the Navy Records Society, 44 (London: Navy Records Society, 1913-4), pp. i–xii.
  188. J. E. A. Dawson, Scotland Re-Formed, 1488–1587 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 2007), ISBN 0-7486-1455-9, pp. 181–2.
  189. S. Murdoch, The Terror of the Seas?: Scottish Maritime Warfare 1513–1713 (Leiden: Brill, 2010), ISBN 90-04-18568-2, p. 39.
  190. T. Andrea, The Princelie Majestie: The Court of James V of Scotland 1528–1542 (Birlinn, 2005), p. 164.
  191. S. Murdoch, The Terror of the Seas?: Scottish Maritime Warfare, 1513–1713 (Leiden: Brill, 2010), ISBN 90-04-18568-2, p. 169.
  192. R. B. Manning, An Apprenticeship in Arms: The Origins of the British Army 1585–1702 (Oxford: Oxford University Press, 2006), ISBN 0-19-926149-0, p. 118.
  193. S. Murdoch, The Terror of the Seas?: Scottish Maritime Warfare, 1513–1713 (Leiden: Brill, 2010), ISBN 90-04-18568-2, p. 172.
  194. S. Murdoch, The Terror of the Seas?: Scottish Maritime Warfare, 1513–1713 (Leiden: Brill, 2010), ISBN 90-04-18568-2, p. 174.
  195. R. Mitchison, A History of Scotland (London: Routledge, 3rd edn., 2002), ISBN 0-415-27880-5, p. 183.
  196. a b J. S. Wheeler, The Irish and British Wars, 1637–1654: Triumph, Tragedy, and Failure (London: Routledge, 2002), ISBN 0-415-22131-5, pp. 19–21.
  197. J. S. Wheeler, The Irish and British Wars, 1637–1654: Triumph, Tragedy, and Failure (London: Routledge, 2002), ISBN 0-415-22131-5, p. 48.
  198. P. Edwards, S. Murdoch and A. MacKillop, Fighting for Identity: Scottish Military Experience c. 1550–1900 (Leiden: Brill, 2002), ISBN 90-04-12823-9, p. 240.
  199. M. C. Fissel, The Bishops' Wars: Charles I's Campaigns Against Scotland, 1638–1640 (Cambridge: Cambridge University Press, 1994), ISBN 0-521-46686-5, p. 28.
  200. S. Reid, The Campaigns of Montrose: A Military History of the Civil War in Scotland 1639–1646 (Mercat Press, 1990), ISBN 0-901824-92-5, p. 51.
  201. J. Barratt, Cavalier Generals: King Charles I and his Commanders in the English Civil War, 1642–46 (Pen & Sword Military, 2004), ISBN 1-84415-128-X, p. 169.
  202. S. Murdoch, The Terror of the Seas?: Scottish Maritime Warfare, 1513–1713 (Leiden: Brill, 2010), ISBN 90-04-18568-2, p. 198.
  203. S. Murdoch, The Terror of the Seas?: Scottish Maritime Warfare, 1513–1713 (Leiden: Brill, 2010), ISBN 90-04-18568-2, pp. 204–10.
  204. S. Murdoch, The Terror of the Seas?: Scottish Maritime Warfare 1513–1713 (Leiden: Brill, 2010), ISBN 90-04-18568-2, p. 239.
  205. a b c M. Glendinning, R. MacInnes and A. MacKechnie, A History of Scottish Architecture: from the Renaissance to the Present Day (Edinburgh: Edinburgh University Press, 2002), ISBN 978-0-7486-0849-2, p. 70.
  206. a b c E. M. Furgol, "Warfare, weapons and fortifications: 3 1600–1700" in M. Lynch, ed., The Oxford Companion to Scottish History (Oxford: Oxford University Press, 2001), ISBN 0-19-211696-7, pp. 637–8.
  207. J. Young, "Army: 1600–1750" in M. Lynch, ed., The Oxford Companion to Scottish History (Oxford: Oxford University Press, 2001), ISBN 0-19-211696-7, pp. 24–5.
  208. Leask, Anthony (2006). Sword of Scotland: Our Fighting Jocks. Pen and Sword Books Limited. p. 85. ISBN 1-84415-405-X. 
  209. D. Brunsman, The Evil Necessity: British Naval Impressment in the Eighteenth-Century Atlantic World (University of Virginia Press, 2013), ISBN 0-8139-3352-8.
  210. A.Campbell, A History of Clan Campbell: From The Restoration To The Present Day (Edinburgh: Edinburgh University Press, 2004), ISBN 0-7486-1790-6, p. 44.
  211. S. Murdoch, The Terror of the Seas?: Scottish Maritime Warfare 1513–1713 (Leiden: Brill, 2010), ISBN 90-04-18568-2, pp. 239–41.
  212. A. I. MacInnes and A. H. Williamson, eds., Shaping the Stuart World, 1603–1714: The Atlantic Connection (Brill, 2006), ISBN 90-04-14711-X, p. 349.
  213. J. Grant, "The Old Scots Navy from 1689 to 1710", Publications of the Navy Records Society, 44 (London: Navy Records Society, 1913-4), p. 48.
  214. D. Grove, and C. Abraham, Fortress Scotland and the Jacobites (Batsford/Historic Scotland, 1995), ISBN 978-0-7134-7484-8, p. 38.
  215. A. Mackillop, "Highland Regiments 1750–1830" in M. Lynch, ed., The Oxford Companion to Scottish History (Oxford: Oxford University Press, 2001), ISBN 0-19-211696-7, pp. 25–6.
  216. A. Mackillop, "Jacobitism" in M. Lynch, ed., The Oxford Companion to Scottish History (Oxford: Oxford University Press, 2001), ISBN 0-19-211696-7, pp. 25–6.
  217. M. Barthorp, The Jacobite Rebellions 1689–1745 (Barthrop: Osprey, 1982), ISBN 0-85045-432-8, pp. 17–18.
  218. S. Reid, Highland Clansman 1689–1746 (Botley: Osprey, 1997), ISBN 1-85532-660-4, p. 58.
  219. S. Reid, Highland Clansman 1689–1746 (Botley: Osprey, 1997), ISBN 1-85532-660-4, pp. 20–22.
  220. R. A. Houston, Scottish Literacy and the Scottish Identity: Illiteracy and Society in Scotland and Northern England, 1600–1800 (Cambridge: Cambridge University Press, 2002), ISBN 0-521-89088-8, p. 5.
  221. M. Todd, The Culture of Protestantism in Early Modern Scotland (Yale University Press, 2002), ISBN 0-300-09234-2, pp. 59–62.
  222. J. Wormald, Court, Kirk, and Community: Scotland, 1470–1625 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 1991), ISBN 0-7486-0276-3, pp. 183–3.
  223. a b «School education prior to 1873», Scottish Archive Network, 2010, archivado desde el original el 3 July 2011 
  224. a b R. Anderson, "The history of Scottish Education pre-1980", in T. G. K. Bryce and W. M. Humes, eds, Scottish Education: Post-Devolution (Edinburgh: Edinburgh University Press, 2nd edn., 2003), ISBN 0-7486-1625-X, pp. 219–28.
  225. C. Kidd, British Identities Before Nationalism: Ethnicity and Nationhood in the Atlantic World, 1600–1800 (Cambridge: Cambridge University Press, 1999), ISBN 0-521-62403-7, p. 138.
  226. a b J. Wormald, Court, Kirk, and Community: Scotland, 1470–1625 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 1991), ISBN 0-7486-0276-3, pp. 183–4.
  227. J. Kirk, "'Melvillian reform' and the Scottish universities", in A. A. MacDonald and M. Lynch, eds, The Renaissance in Scotland: Studies in Literature, Religion, History, and Culture Offered to John Durkhan (BRILL, 1994), ISBN 90-04-10097-0, p. 280.
  228. R. Mitchison, Lordship to Patronage, Scotland 1603–1745 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 1983), ISBN 0-7486-0233-X, p. 150.
  229. B. Freydberg, David Hume: Platonic Philosopher, Continental Ancestor (Suny Press, 2012), ISBN 1-4384-4215-7, p. 105.
  230. a b J. Wormald, Court, Kirk, and Community: Scotland, 1470–1625 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 1991), ISBN 0-7486-0276-3, pp. 192–3.
  231. J. Wormald, Court, Kirk, and Community: Scotland, 1470–1625 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 1991), ISBN 0-7486-0276-3, pp. 60–1.
  232. J. Corbett, D. McClure and J. Stuart-Smith, "A Brief History of Scots" in J. Corbett, D. McClure and J. Stuart-Smith, eds, The Edinburgh Companion to Scots (Edinburgh, Edinburgh University Press, 2003), ISBN 0-7486-1596-2, p. 9ff.
  233. J. Corbett, D. McClure and J. Stuart-Smith, "A Brief History of Scots" in J. Corbett, D. McClure and J. Stuart-Smith, eds, The Edinburgh Companion to Scots (Edinburgh, Edinburgh University Press, 2003), ISBN 0-7486-1596-2, p. 10ff.
  234. a b J. Corbett, D. McClure and J. Stuart-Smith, "A Brief History of Scots" in J. Corbett, D. McClure and J. Stuart-Smith, eds, The Edinburgh Companion to Scots (Edinburgh, Edinburgh University Press, 2003), ISBN 0-7486-1596-2, p. 11.
  235. J. Wormald, Court, Kirk, and Community: Scotland, 1470–1625 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 1991), ISBN 0-7486-0276-3, p. 40.
  236. C. Jones, A Language Suppressed: The Pronunciation of the Scots Language in the 18th Century (Edinburgh: John Donald, 1993), p. vii.
  237. C. Jones, A Language Suppressed: The Pronunciation of the Scots Language in the 18th Century (Edinburgh: John Donald, 1993), p. 2.
  238. J. Corbett, D. McClure and J. Stuart-Smith, "A Brief History of Scots" in J. Corbett, D. McClure and J. Stuart-Smith, eds, The Edinburgh Companion to Scots (Edinburgh, Edinburgh University Press, 2003), ISBN 0-7486-1596-2, p. 13.
  239. J. Corbett, D. McClure and J. Stuart-Smith, "A Brief History of Scots" in J. Corbett, D. McClure and J. Stuart-Smith, eds, The Edinburgh Companion to Scots (Edinburgh, Edinburgh University Press, 2003), ISBN 0-7486-1596-2, p. 14.
  240. Ferrerio, Giovanni, De vera cometae significatione contra astrologorum omnium vanitatem. Libellus, nuper natus et aeditus, Paris , Vascovan (1538).
  241. T. Andrea, Princelie Majestie, the Court of James V (John Donald, 2005), ISBN 0-85976-611-X, pp. 226–43.
  242. R. D. S. Jack, "Poetry under King James VI", in C. Cairns, ed., The History of Scottish Literature (Aberdeen University Press, 1988), vol. 1, ISBN 0-08-037725-4, pp. 126–7.
  243. a b R. D. S. Jack, "Scottish Literature: 1603 and all that", Association of Scottish Literary Studies (2000), retrieved 18 October 2011.
  244. R. D. S. Jack, Alexander Montgomerie (Edinburgh: Scottish Academic Press, 1985), ISBN 0-7073-0367-2, pp. 1–2.
  245. R. D. S. Jack, "Poetry under King James VI", in C. Cairns, ed., The History of Scottish Literature (Aberdeen University Press, 1988), vol. 1, ISBN 0-08-037725-4, p. 137.
  246. M. Spiller, "Poetry after the Union 1603–1660" in C. Cairns, ed., The History of Scottish Literature (Aberdeen University Press, 1988), vol. 1, ISBN 0-08-037725-4, pp. 141–52.
  247. N. Rhodes, "Wrapped in the Strong Arm of the Union: Shakespeare and King James" in W. Maley and A. Murphy, eds, Shakespeare and Scotland (Manchester: Manchester University Press, 2004), ISBN 0-7190-6637-9, pp. 38–9.
  248. R. D. S. Jack, "Poetry under King James VI", in C. Cairns, ed., The History of Scottish Literature (Aberdeen University Press, 1988), vol. 1, ISBN 0-08-037725-4, pp. 137–8.
  249. E. Lyle, Scottish Ballads (Edinburgh: Canongate Books, 2001), ISBN 0-86241-477-6, pp. 9–10.
  250. R. Crawford, Scotland's Books: a History of Scottish Literature (Oxford: Oxford University Press, 2009), ISBN 0-19-538623-X, pp. 216–9.
  251. R. Crawford, Scotland's Books: a History of Scottish Literature (Oxford: Oxford University Press, 2009), ISBN 0-19-538623-X, pp. 224, 248 and 257.
  252. J. Buchan (2003), Crowded with Genius, Harper Collins, p. 311, ISBN 0-06-055888-1 
  253. J. E. A. Dawson, Scotland Re-Formed, 1488–1587 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 2007), ISBN 0-7486-1455-9, p. 118.
  254. J. Patrick, Renaissance and Reformation (London: Marshall Cavendish, 2007), ISBN 0-7614-7650-4, p. 1264.
  255. a b c d A. Thomas, "The Renaissance", in T. M. Devine and J. Wormald, The Oxford Handbook of Modern Scottish History (Oxford: Oxford University Press, 2012), ISBN 0-19-162433-0, pp. 198–9.
  256. a b J. Wormald, Court, Kirk, and Community: Scotland, 1470–1625 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 1991), ISBN 0-7486-0276-3, pp. 187–90.
  257. A. Thomas, "The Renaissance", in T. M. Devine and J. Wormald, The Oxford Handbook of Modern Scottish History (Oxford: Oxford University Press, 2012), ISBN 0-19-162433-0, p. 198.
  258. a b A. Frazer, Mary Queen of Scots (London: Book Club Associates, 1969), pp. 206–7.
  259. M. Spring, The Lute in Britain: A History of the Instrument and Its Music (Oxford: Oxford University Press, 2006), ISBN 0-19-518838-1, p. 452.
  260. a b P. Le Huray, Music and the Reformation in England, 1549–1660 (Cambridge: Cambridge University Press, 1978), ISBN 0-521-29418-5, pp. 83–5.
  261. T. Carter and J. Butt, The Cambridge History of Seventeenth-Century Music (Cambridge: Cambridge University Press, 2005), ISBN 0-521-79273-8, pp. 280, 300, 433 and 541.
  262. a b J. Porter, "Introduction" in J. Porter, ed., Defining Strains: The Musical Life of Scots in the Seventeenth Century (Peter Lang, 2007), ISBN 3-03910-948-0, p. 22.
  263. J. Porter, "Introduction" in J. Porter, ed., Defining Strains: The Musical Life of Scots in the Seventeenth Century (Peter Lang, 2007), ISBN 3-03910-948-0, p. 35.
  264. R. Cowgill and P. Holman, "Introduction: centres and peripheries", in R. Cowgill and P. Holman, eds, Music in the British Provinces, 1690–1914 (Aldershot: Ashgate, 2007), ISBN 0-7546-3160-5, p. 4.
  265. A. Thomas, "The Renaissance", in T. M. Devine and J. Wormald, The Oxford Handbook of Modern Scottish History (Oxford: Oxford University Press, 2012), ISBN 0-19-162433-0, p. 195.
  266. J. Wormald, Court, Kirk, and Community: Scotland, 1470–1625 (Edinburgh: Edinburgh University Press, 1991), ISBN 0-7486-0276-3, p. 5.
  267. a b A. Thomas, "The Renaissance", in T. M. Devine and J. Wormald, The Oxford Handbook of Modern Scottish History (Oxford: Oxford University Press, 2012), ISBN 0-19-162433-0, p. 189.
  268. R. Mason, "Renaissance and Reformation: the sixteenth century", in J. Wormald, Scotland: A History (Oxford: Oxford University Press, 2005), ISBN 0-19-162243-5, p. 102.
  269. D. M. Palliser, The Cambridge Urban History of Britain: 600–1540, Volume 1 (Cambridge: Cambridge University Press, 2000), ISBN 0-521-44461-6, pp. 391–2.
  270. A. Thomas, "The Renaissance", in T. M. Devine and J. Wormald, The Oxford Handbook of Modern Scottish History (Oxford: Oxford University Press, 2012), ISBN 0-19-162433-0, pp. 201–2.
  271. a b J. Summerson, Architecture in Britain, 1530 to 1830 (Yale University Press, 9th edn., 1993), ISBN 0-300-05886-1, pp. 502–11.
  272. S. Toy, Castles: Their Construction and History (New York: Dover Publications, Sidney, 1985), ISBN 978-0-486-24898-1, p. 224.
  273. S. Reid, Castles and Tower Houses of the Scottish Clans, 1450–1650 (Botley: Osprey, 2006), ISBN 978-1-84176-962-2, p. 33.
  274. J. Summerson, Architecture in Britain, 1530 to 1830 (Yale University Press, 9th edn., 1993), ISBN 0-300-05886-1, p. 502.
  275. Royal Institute of British Architects, Kirks throughout the ages, architecture.com, consultado el 13 January 2010 
  276. A. Spicer, "Architecture", in A. Pettegree, The Reformation World (London: Routledge, 2000), ISBN 0-415-16357-9, p. 517.
  277. a b J. Gifford, William Adam 1689–1748 (Mainstream Publishing/RIAS, 1989), ISBN 1-85158-296-7, pp. 57–8.
  278. a b H. Colvin, A Biographical Dictionary of British Architects, 1600–1840 (New Haven/London: Yale University Press, 1995), ISBN 0-300-12508-9, pp. 755–8.
  279. C. McWilliam, The Buildings of Scotland: Lothian (except Edinburgh) (London: Penguin, 1978), ISBN 0-14-071066-3, p. 57.
  280. M. Glendinning, A. McKechnie, R. McInnes Building a Nation: The Story of Scotland's Architecture (Canongate, 1999), ISBN 0-86241-830-5, p. 48.
  281. N. Pevsner, An Outline of European Architecture (London: Pelican, 2nd Edition, 1951), p. 237.
  282. C. McKean, The Scottish Chateau (Sutton, 2nd edn., 2004), ISBN 0-7509-3527-8, p. 90.
  283. J. Dunbar, The Stirling Heads (RCAHMS/HMSO, 1975), ISBN 0-11-491310-2, p. 21.
  284. R. Tittler, "Portrait, politics and society", in R. Tittler and N. Jones, eds, A Companion to Tudor Britain (John Wiley & Sons, 2008), ISBN 1-4051-3740-1, pp. 455–6.
  285. I. Baudino, "Aesthetics and Mapping the British Identity in Painting", in A. Müller and I. Karremann, ed., Mediating Identities in Eighteenth-Century England: Public Negotiations, Literary Discourses, Topography (Aldershot: Ashgate, 2011), ISBN 1-4094-2618-1, p. 153.