Trabajo de cuidados

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
El cuidado de niños es un ejemplo de trabajo de cuidados.

El trabajo de cuidados, en ocasiones asimilable al trabajo reproductivo, es un especialidad o categoría de trabajo para el cuidado de las personas. Históricamente se ha diferenciado del trabajo productivo tradicional porque se le consideraba consustancial a la condición de quien lo realizaba, mayoritaraimente mujeres, lo que implicaba que no tenían porque recibir una retribución digna y en muchos casos ninguna retribución o pago ya que se suponía que dicho trabajo se realizaba por esa mima condición femenina o por responsabilidad o afecto familiar. Algunos de los trabajos de cuidados, sobre todo cuando han salido del entorno familiar y se han socializado se han remunerado: guarderías, cuidado de niños, cuidado de enfermos, cuidado de mayores, residencia de personas mayores.[1]

Tipos de trabajo de cuidados[editar]

Trabajo de cuidados se refiere a aquellas ocupaciones por las que se proporciona servicios que ayudan a otras personas a desarrollar sus capacidades, o a perseguir aspectos de sus vidas que valoran. Entre los ejemplos de estas ocupaciones se incluyen el cuidado infantil, la enseñanza, el asistencia sanitaria o el cuidado de ancianos. El trabajo de cuidados también incluye a la variedad de trabajos domésticos no remunerados que son mayoritariamente realizados por mujeres.[2][3]

El estudio de trabajo de cuidados es un concepto de análisis y está estrechamente relacionado con la economía feminista y la teoría legal feminista.

La ciudad de los cuidados[editar]

Desde la industrialización las ciudades se han puesto casi exclusivamente al servicio de la movilidadad, el comercio y el consumo en aras de la productividad. Esta orientación histórica acaba haciendo de la ciudad un medio hostil para muchos colectivos -niños, discapacitados, ancianos, madres, jóvenes- que no pueden realizar actividades no productivas pero necesarias e imprescindibles para el equilibrio social y mental y la vida ordinaria -sentarse solos o en grupos a descansar, beber agua potable sin coste, pasear por lugares tranquilos, etcétera-. Para la arquitecta Izaskun Chinchilla las ciudades necesitan ponerse al servicio de sus ciudadanos y atender todas estas necesidades de socialización y cuidados. El urbanismo y la arquitectura deben ser humanos y permitir y acompañar en los cuidados a los demás, evitando la arquitectura hostil.[4]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Carrasco, Cristina (2019). El trabajo de cuidados: Historia, teoría y políticas. La Catarata. ISBN 9788490977378. 
  2. England, Paula (2005). «Emerging theories of care work». Annual Review of Sociology 31: 381-399. doi:10.1146/annurev.soc.31.041304.122317. 
  3. Human Development Report 1999. United Nations Development Programme (UNDP). 1999. p. 77. 
  4. Más allá de la productividad: así debería ser la ciudad de los cuidados, El Salto, Carlos Madrid, 2 de febrero de 2021