Tienda en línea

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Una tienda en línea (también conocida como tienda online, tienda virtual o tienda electrónica) se refiere a un tipo de comercio que usa como medio principal para realizar sus transacciones un sitio web o una aplicación conectada Internet.

Los vendedores de productos y servicios ponen a disposición de sus clientes una página web (o aplicación informática) en la que se pueden observar imágenes de los productos, leer sus especificaciones y, finalmente, adquirirlos. Este servicio le da al cliente rapidez en la compra, la posibilidad de hacerlo desde cualquier lugar del mundo y a cualquier hora del día. Algunas tiendas en línea incluyen dentro de la propia página del producto los manuales de usuario de manera que el cliente puede darse una idea de antemano de lo que está adquiriendo. Igualmente, muchas tiendas online ofrecen a los compradores la posibilidad de calificar y evaluar el producto. Estas valoraciones se pueden llevar a cabo a través de la propia página o a través de aplicaciones de terceros, estando siempre visibles para cualquier visitante de la web.

Típicamente estos productos se pagan mediante tarjeta de crédito y se le envían al cliente por correo o agencia de transporte, aunque según el país y la tienda pueden haber otras opciones, como Paypal. También suelen ofrecerse métodos de pago alternativos como la transferencia bancaria o el pago contra-reembolso (pago en destino al recibir el pedido). Este último suele llevar asociada una comisión en la mayor parte de las tiendas online que lo ofrecen.

La inmensa mayoría de tiendas en línea requieren la creación de un usuario en el sitio web a partir de datos como nombre, dirección y correo electrónico. Este último a veces es utilizado como medio de validación.

Visión general[editar]

Una tienda virtual o Webstore es un sitio web que vende productos o servicios y, por lo general, tiene un carrito de compra asociado a ella. Con la popularidad de Internet se ha producido un rápido aumento de tiendas online y las compras en línea se han convertido en ventaja para los propietarios de tiendas al por menor. En este tipo de tiendas las personas pueden comprar desde sus casas logrando tener más poder ya que tienen una gran variedad de alternativas para elegir y no necesita caminar grandes distancias para llegar a otras tiendas.

Al estar en Internet se puede vender a personas en todo el mundo y, aunque se pueden hacer envíos internacionales, por ejemplo desde Estados Unidos hacia algún país de América Latina, se debe tener en cuenta que estos envíos internacionales dificultan las devoluciones y los reclamos por garantía incrementando costos, salvo si se trata de productos digitales. Además, los servicios de aduana de cada país pueden exigir el pago de impuestos adicionales a la hora de despachar o introducir los productos al respectivo país.

El comercio electrónico también ha sido de gran beneficio para muchas pequeños y medianas empresas, ya que pueden tener una tienda abierta para todo el mundo a un coste inferior comparado con la inversión que debería realizar para llegar a más lugares con diferentes sucursales.

Normalmente la tiendas online tienen distintas formas de pago para que el cliente pueda acceder sin problemas como el sistema de tarjetas de crédito o el pago contra entrega, este último es el pago al momento de entregar el producto en el domicilio del cliente, también algunos ocupan la transferencia bancaria o el pago contra-reembolso.

Privacidad y seguridad[editar]

Debido a las amenazas a la privacidad de los datos en Internet y la amenaza de robo de identidad es muy importante hacer compras en línea solamente en sitios reconocidos y de buena reputación. Igualmente es recomendable no proporcionar datos personales ni de tarjeta de crédito si no se está utilizando una conexión segura.

Para asegurarse que la tienda visitada es legitima, se puede comprobar, entre otros, los siguientes elementos:

  • Presencia de Condiciones de Uso y Aviso legal,
  • Datos de contacto completos, incluyendo el nombre y la dirección de la empresa (LOPD),

Elementos que otorgan seriedad y confianza:

  • Sello de confianza reconocido como el de Confianza Online, o recomendación por la FECEMD, (No es necesario para que la tienda sea legal y su uso va disminuyendo con el paso del tiempo. Inicialmente estaban pensados para aportar seriedad y confianza, pero actualmente la mayoría de sellos de confianza online solo requieren un elevado pago anual por tenerlo y cada día está más discutido este método como imagen de seriedad para un comercio electrónico).
  • Existencia de una tienda física. Muchos negocios físicos se complementan con una tienda online y esto hace que los compradores tengan más confianza a la hora de comprar en este tipo de comercios.
  • Aviso de consumidores en sitios externos (comparadores, foros, directorios de tiendas...),
  • Ganador de premios de comercio electrónico.( No es necesario para que una tienda online sea legal. Sería imposible crear una tienda y para ser legal recibir un premio antes de abrirla, recibir un premio de comercio electrónico puede requerir años, incluso no recibirlo nunca, muchas tiendas muy importantes no tienen ninguno, a no ser que lo hayan comprado y en ese caso no tiene mérito).

Historia[editar]

En materia de Internet y comercio electrónico, una tienda virtual (comercio virtual) es una página web cuyo objetivo es la venta a terceros de productos o servicios.

A principios de la década de los 70, surgieron las primeras relaciones comerciales que usaban un ordenador para transmitir datos. Este tipo de intercambio de información incluía entre otros la transferencia de documentos, como facturas y ordenes de compra. Como resultado, se experimentaron grandes mejoras en este tipo de empresas.

A mediados de 1980, surgió la venta por catálogo o venta directa. De esta manera, los productos eran mostrados con mayor realismo, y con la posibilidad de exhibirlos al público, resaltando sus características. La venta se solía realizar mediante un teléfono, mientras el pago era realizado mediante una tarjeta de crédito.

En 1989 aparece un nuevo servicio, la WWW (World Wide Web). Cuatro años después las empresas y el público en general se dan cuenta de su potencial.

A finales de los años 90, el comercio electrónico creció de manera muy considerable, prolongándose su crecimiento durante la década siguiente.

Como dato anecdótico, en 2012 la empresa Pickbe instaló dos tiendas virtuales en las estaciones de La Sagrera y Diagonal del metro de Barcelona, para que los viajeros pudieran comprar en línea todo tipo de productos y servicios con el uso del teléfono móvil.[1]

En 2014, y de acuerdo con datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, la facturación de las tiendas online en España crece a niveles que rondan el 25% interanual, y alcanzó en el tercer trimestre de 2014 una facturación de 4100 millones de euros.[2]

Tipos[editar]

La actividad de las tiendas virtuales se da a conocer como comercio electrónico, y sus ventas se consideran legalmente ventas a distancia, disponiendo el comprador de una serie de derechos en la contratación de estos servicios o productos a distancia.

Dependiendo de quién sea el destinatario de sus servicios o productos, se habla de:

  • B2C (Business to Consumer): venta para consumidores finales
  • B2B (Business to Business): venta para otras empresas
  • B2A (Business to Administration): venta para administraciones públicas

Y un largo listado de combinaciones de 2 y 3 letras, que incluyen a empleados, y otras instituciones.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «El metro instala tiendas virtuales en Diagonal y La Sagrera». El Periódico de Catalunya. 27 de noviembre de 2012. Consultado el 4 de marzo de 2013. 
  2. «El comercio electrónico supera en España los 4.100 millones de euros en el tercer trimestre de 2014, un 25% más que el año anterior.». CNMC - Notas de prensa. 18 de mayo de 2015. Consultado el 15 de septiembre de 2015.