Aplicación informática

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
OpenOffice.org Writer ejecutándose en el sistema operativo GNU/Linux.

En informática, una aplicación es un programa informático diseñado como herramienta para permitir a un usuario realizar uno o diversos tipos de tareas. Esto lo diferencia principalmente de otros tipos de programas, como los sistemas operativos (que hacen funcionar la computadora), las utilidades (que realizan tareas de mantenimiento o de uso general), y las herramientas de desarrollo de software (para crear programas informáticos).

Suele resultar una solución informática para la automatización de ciertas tareas complicadas, como pueden ser la contabilidad, la redacción de documentos, o la gestión de un almacén. Algunos ejemplos de programas de aplicación son los procesadores de textos, hojas de cálculo, y base de datos.

Ciertas aplicaciones desarrolladas a medida suelen ofrecer una gran potencia ya que están exclusivamente diseñadas para resolver un problema específico. Otros, llamados paquetes integrados de software, ofrecen menos potencia pero a cambio incluyen varias aplicaciones, como un programa procesador de textos, de hoja de cálculo y de base de datos.

Diagrama mostrando la ubicación y relación que tienen las aplicaciones frente al usuario final, y con otros programas informáticos existentes.

Otros ejemplos de programas de aplicación pueden ser: programas de comunicación de datos, multimedia, presentaciones, diseño gráfico, cálculo, finanzas, correo electrónico, navegador web, compresión de archivos, presupuestos de obras, gestión de empresas, etc.

Algunas compañías agrupan diversos programas de distinta naturaleza para que formen un paquete (llamados suites o paquetes ofimáticos) que sean satisfactorios para las necesidades más apremiantes del usuario. Todos y cada uno de ellos sirven para ahorrar tiempo y dinero al usuario, al permitirle hacer cosas útiles con la computadora; algunos con ciertas prestaciones, otros con un determinado diseño; unos son más amigables o fáciles de usar que otros, pero bajo el mismo principio.

Actualmente, con el uso de dispositivo móviles se ha extendido el término app, que es un acortamiento de la palabra inglesa application, y extendida por el éxito de la App Store de Apple. En español se desaconseja su uso, pero de usarla se debe escribir en cursiva,[1] y no se deletrea al leerla porque no es una sigla, se pronuncia /ap/, aunque puede dificultar la pronunciación de muchas de las palabras que se pronuncien a continuación al forzar una pausa para pronunciar la p final —que no es algo que se dé en español—. El acortamiento recomendado de aplicación es apli o su plural aplis, escritas en redonda.

Referencias[editar]

  1. «aplicación, alternativa a app» (en español de España). Consultado el 30 de marzo de 2017. 

Véase también[editar]