Tatoi

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Tatoi
Τατόι
TATOI PALACE.JPG
Vista frontal del palacio.
Tatoi ubicada en Grecia
Tatoi
Tatoi
Localización de Tatoi en Grecia.
Información general
Estado Abandonado
Uso(s) Residencia real
Localización Psykhikó, GreciaFlag of Greece.svg Grecia
Coordenadas 38°09′46″N 23°47′37″E / 38.162730555556, 23.793688888889Coordenadas: 38°09′46″N 23°47′37″E / 38.162730555556, 23.793688888889
Inicio 1871
Diseño y construcción
Arquitecto(s) Savva Bouki
Vista del Palacio Real de Tatoi.
La finca a finales del siglo XIX

Tatoi es un paraje griego situado a unos veinte kilómetros al norte de Atenas. Pertenece al municipio de Psykhikó. En él estuvo ubicado el palacio de verano de la antigua familia real griega y están enterrados cinco reyes de Grecia. La reina consorte de España, Sofía de Grecia, también nació en este lugar. Actualmente se encuentra abandonado y a la espera de ser convertido en un museo.[1]

Historia[editar]

En tiempos de la Antigua Grecia, había en ese lugar, a los pies del monte Parnés, una fortaleza espartana, en la colina que domina el demo (población) ático de Decelia. Más tarde, fue lugar de escondite de bandoleros y guerrilleros que luchaban contra el Imperio otomano.

En 1871, los reyes de Grecia, Jorge I y Olga, cansados del viento de Atenas, compraron un palacete en aquel lugar. Poco a poco, se fueron construyendo villas, una granja, y se hizo un viñedo. Así se convirtió en la residencia favorita de la familia real, su residencia de verano, y la más grande del Estado. La familia de la reina Olga, la dinastía Romanov, se encargó de sufragar prácticamente la totalidad de las obras, de hecho, se contrató al arquitecto Savva Bouki para que edificara el palacete igual que la Villa de San Petersburgo. Tras la muerte de los reyes, se convirtió en el cementerio de ellos y sus descendientes. Incluso, uno de ellos, el rey Alejandro I, murió en dicho lugar en 1920.

Durante la I Guerra Mundial, en 1916, el palacete fue incendiado y saqueado, posiblemente por la policía secreta griega, ya que la reina consorte Sofía de Prusia era hermana del káiser Guillermo II y se sospechaba de ser pro-alemana.[2]

Durante la II Guerra Mundial, el rey fue exiliado y los alemanes ocuparon el país, quemando árboles de los terrenos para combustible y enterrando cadáveres de la contienda en los terrenos.[3]

Los reyes Pablo y Federica de Grecia la recuperaron, restauraron y devolvieron a su antiguo esplendor en 1946, convirtiéndola unos años después en su residencia oficial real. Ambos se encuentran enterrados en el panteón situado en la finca.

Expropiación de la finca[editar]

Tras la instauración de la Tercera República Helena y la abolición de la monarquía, la familia real se exilió, por lo que el palacio comenzó su declive. Constantino II e Irene de Grecia regresaron a Tatoi en 1993 con esperanzas de volver a restaurarlo; sin embargo, un año después, el Gobierno socialista de Andreas Papandréu dictaba un decreto por el que procedía a confiscar los bienes y privar de nacionalidad y pasaporte a los antiguos miembros de la familia real griega, este decreto se desarrolla en el contexto histórico de una campaña electoral en 1993.

Los miembros de la Familia Real agotaron la vía interna del país y recurrieron en última instancia al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, solicitando el reconocimiento de la vulneración de su derecho a la propiedad reconocido en la Declaración de 1948.

En el año 2000, el Tribunal de Derechos Humanos, sentenció en favor de los miembros de la antigua Casa Real, Constantino, Irene, Sofía y Catalina; aunque la reina española renunció a su parte y la donó a sus hermanos.[4]​ El Tribunal dio un plazo de dos años a las partes para que procedieran a la negociación de la devolución, pero la noticia sentó como un jarro de agua fría a Costas Simitis, el entonces primer ministro socialista, que se negó a negociar.

En el año 2002, el Tribunal de Estrasburgo, ante la imposibilidad de acuerdo, estableció una indemnización millonaria por la confiscación del patrimonio de la antigua familia real. Se trata de la mayor cuantía que este tribunal establecía en su historia, superando los 12 millones de euros, más las costas judiciales y la indemnización por daños y perjuicios en favor de los miembros de la Casa Real griega.

En el año 2003 el gobierno griego pagó la suma de dinero; sin embargo, la propiedad no ha dejado de ser fuente de polémica. El Gobierno justificó la expropiación señalando que existía interés general.

Desde el año 1994 en que se procedió a su confiscación, la propiedad ha sufrido un abandono casi total de las autoridades, lo que ha sido fuente de críticas en los medios griegos: muchos critican que las autoridades justificaran su expropiación por existir un interés general, cuando la propiedad ha estado totalmente abandonada por las autoridades estatales.

La mayor polémica resultó en el año 2009, cuando un anónimo, en la sección de opinión de un periódico de tirada nacional, publicó una foto del interior del Palacio donde se veía perfectamente una habitación amueblada, con sus lámparas, sábanas, etc., como si el tiempo no hubiera transcurrido; la polémica surgió porque un año antes y para acallar críticas, las autoridades habían convocado a la prensa internacional para dar a conocer el inicio de las obras de restauración, a la vez que se mostraba cómo un grupo de trabajadores sacaba escombros, muebles viejos, frigoríficos, cuadros..., dando a entender que el Palacio estaba siendo vaciado; sin embargo. la foto acreditaba que no era del todo cierto que se estuviera restaurando.

La verdad es que no se llevó restauración ninguna sobre el edificio principal; en el año 2010, la prensa afirmaba que el tejado del Palacio amenazaba ruina.

Si el estado de Tatoi era objeto de polémica para los periodistas griegos, quienes criticaban al Gobierno su falta de interés y el abandono, el empeoramiento de la economía de Grecia, aun existiendo voces contra los políticos griegos por su comportamiento respecto de la finca, determinó que el Palacio fuera incluido entre los bienes patrimoniales que el Estado vendiera en el 2013, además de otros edificios de titularidad pública, dentro y fuera de Grecia. Sin embargo, y tras la polémica surgida por la ciudadanía y por la existencia del cementerio con restos de la familia real, llevaron al gobierno griego a indicar que no se vendería, resurgiendo la idea de la restauración de los jardines y la finca.[5]

Cementerio de Tatoi[editar]

El cementerio de Tatoi, donde están enterrados los miembros de las familias reales griegas desde 1913, se encuentra en el bosque que rodea al palacio, un terreno de 4.000 hectáreas a los pies del monte Parnés, y entre las tumbas se alza la capilla ortodoxa, llamada iglesia de la Resurrección.[6]​ En él se encuentran enterrados todos los miembros de la dinastía real griega, reyes, príncipes, etc.; y miembros de otras relevantes Casas Reales europeas, como las princesas de Prusia y de Hannover, princesas Bonaparte, y miembros de la familia imperial rusa como la reina Olga, Gran Duquesa de Rusia.[7]

La última reina de Yugoslavia, Alejandra, fue enterrada aquí de 1993 a 2013, cuando su cuerpo fue desenterrado y trasladado a la iglesia de San Jorge, en Oplenac, Serbia.

Referencias[editar]

  1. «Tatoi Palace: An abandoned oasis of 10,000 acres near Athens is a symbol of the Greek Monarchy - Abandoned Spaces». Abandoned Spaces (en inglés estadounidense). 15 de abril de 2018. Consultado el 18 de agosto de 2018. 
  2. «Lady Katherine Brandram» (en inglés británico). 3 de octubre de 2007. ISSN 0307-1235. Consultado el 18 de agosto de 2018. 
  3. John Van der Kiste (1994). Kings of the Hellenes. Stroud, Gloucestershire: Alan Sutton Publishing. p. 173. ISBN 0-7509-0525-5.
  4. https://www.abc.es/estilo/casas-reales/20140308/abci-tatoi-discordia-201403071828.html
  5. «Tatoi o la infancia expropiada a la Reina . Noticias de Casas Reales». El Confidencial. Consultado el 18 de agosto de 2018. 
  6. Vanitatis
  7. Reino de Grecia

Enlaces externos[editar]