Solitario George

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Solitario George
Giant Tortoise, Galapagos.jpg
Especie Chelonoidis abingdonii
Sexo Macho
Nacimiento Entre 1903 y 1919
Bandera de Ecuador Isla Pinta, Ecuador
Muerte 24 de junio de 2012 (entre 93 y 109 años)
Bandera de Ecuador Puerto Ayora, Ecuador
Peso 80 kg
Distinguido por
  • Haber sido el último ejemplar de su especie.
  • Ser símbolo de los esfuerzos invertidos por la conservación de especies amenazadas.
  • Ser Patrimonio cultural de la Nación ecuatoriana.

Solitario George (del inglés, Lonesome George, también llamado en español Solitario Jorge: isla Pinta, Ecuador; entre 1903 y 1919Puerto Ayora, Ecuador; 24 de junio de 2012) fue el último macho e individuo conocido de Chelonoidis abingdonii, una de las especies de tortuga gigante de las islas Galápagos.

Cuando ya se creía que la especie había desaparecido, George fue encontrado el 1 de diciembre de 1971 en la isla Pinta por el zoólogo húngaro de la Universidad de Harvard, Joseph Vagvolgyi.[1][2]​ El año siguiente se reubicó a George en la Estación Científica Charles Darwin, en la isla Santa Cruz,[3]​ donde fue cuidado por Fausto Llerena en el Centro de Reproducción y Crianza de la Dirección del Parque Nacional Galápagos. Los esfuerzos para su conservación tuvieron un eco en la comunidad científica, nacional e internacional, con respecto al cuidado de las especies en peligro de extinción.[2][4][5]​ Por este hecho, se lo consideró como el símbolo de los esfuerzos invertidos por el Ecuador y la comunidad científica internacional por conservar las especies amenazadas.[1][6][7]

Con el objetivo de que sus genes fuesen conservados con descendencia, George permaneció encerrado junto con dos hembras de una especie similar (Chelonoidis becki, del volcán Wolf),[8]​ sin embargo, a pesar de los muchos programas de reproducción, no pudo obtener descendencia antes de su muerte, por causas naturales, en 2012, confirmando la extinción definitiva de Chelonoidis abingdonii.[9]​ Ya que el Museo Americano de Historia Natural fue elegido por el Parque Nacional Galápagos y por el gobierno ecuatoriano para realizar el proceso de taxidermia, sus restos fueron trasladados a los Estados Unidos, donde, una vez disecados, permanecieron en exhibición hasta enero de 2017.[10][11]​ Después pasó al centro de apoyo de George Dante, para finalmente regresar a Ecuador en febrero de 2017,[12]​ donde permanece en la Sala de Exhibición del Solitario George del Circuito Fausto Llerena, en Puerto Ayora, Santa Cruz.[13]

Su genoma ha despertado interés en la comunidad científica y ha sido estudiado para entender la capacidad de las tortugas para vivir un largo tiempo, tener una protección ante enfermedades como el cáncer y una fácil recuperación en heridas graves.[14]

En 2017 su cuerpo fue declarado Patrimonio cultural de la Nación por el Ministerio de Cultura y Patrimonio de Ecuador.[15][16]

Descubrimiento[editar]

En 1906, expedicionarios de la Academia de Ciencias de California visitaron la isla Pinta y capturaron tres machos de la especie Chelonoidis abingdonii,[17]​ estos fueron los últimos ejemplares vistos en 60 años, por lo que todas las tortugas de la isla habían sido trasladadas para un programa de conservación. No obstante, cuando ya se creía que la especie había desaparecido, Solitario George fue descubierto el 1 de diciembre de 1971, en la isla Pinta, por el zoólogo húngaro de la Universidad de Harvard, Joseph Vagvolgyi y su esposa María.[1][4]​ Sin embargo, Vagvolgyi no se percató de la importancia de su encuentro con la tortuga hasta semanas después, cuando platicó con el experto en tortugas, Peter Pritchard, sobre su encuentro con el animal, y ahí comprendió la relevancia de su hallazgo; la tortuga gigante de la isla Pinta no estaba extinta. En marzo de 1972, una expedición organizada por la Estación Científica Charles Darwin del gobierno de Ecuador se encaminó hacia la isla Pinta. Alertados por los rumores sobre el encuentro de Vagvolgyi, los miembros de la expedición, entre los que se encontraba Fausto Llerena, emprendieron la búsqueda de tortugas en la isla. Dos de los técnicos encontraron a George a la sombra de un árbol del que el animal se estaba alimentando. Se tomó la decisión de capturar al gigantesco galápago para trasladarlo a la estación científica de Santa Cruz, donde había instalaciones adecuadas para la manutención y reproducción en cautiverio de las tortugas. El nombre que se le puso, «Solitario George», fue inspirado en el actor George Gobel, además que describía muy bien la condición de este animal como el último y solitario sobreviviente de su especie. [1][2][3][18][19]

When we were on Pinta, I remember one of the park wardens telling me there had been feces of a tortoise found the year before but no one had seen alive tortoise in many years.(A report was filed at the station and park by Joseph Vagvolgyi who was on Pinta studying snails in November of 1971, he reported finding a tortoise but was unaware of its significance) [...] One day we were at about 300 meters altitude and we observed something moving about 60 to 70 metersdistant. We both thought it was a goat and taking aim with our rifles we walked closer until we saw that it was actually a tortoise! The tortoise was under a palo santo tree and surrounded by large rocks which appeared to enclose the area.[3]

Cuando estábamos en Pinta, recuerdo que uno de los guardias del parque me dijo que habían encontrado heces de una tortuga el año anterior, pero nadie había visto tortugas vivas en muchos años (Un informe fue archivado en la estación y en el parque por Joseph Vagvolgyi quien estaba en Pinta estudiando los caracoles en noviembre de 1971, informó que había encontrado una tortuga pero que no estaba al tanto de su importancia). [...] Un día estábamos a unos 300 metros de altitud y observamos que algo se movía a unos 60 a 70 metros de distancia. Ambos pensamos que era una cabra y apuntando con nuestros rifles nos acercamos hasta que vimos que en realidad era una tortuga. La tortuga estaba debajo de un árbol de palo santo y rodeada de grandes rocas que parecían encerrar el área.

Manuel Cruz (1994, pp 16-17)
Señal de dirección a la estación de investigación Charles Darwin (2011).

En 1972 las autoridades reubicaron a George en la Estación Científica Charles Darwin, en la isla Santa Cruz, y, al transmitirse la noticia de una tortuga gigante de Pinta viva, este se convirtió en un símbolo de esperanza para las Islas Galápagos[4]​ y el mundo,[2]​ llegando a ser conocido por alrededor del 90% de los visitantes del archipiélago, y una figura para el turismo de la isla.[7]​ Se estimó que su peso oscilaba alrededor de 165 libras (80 kg).[20]

En el siglo XIX los marineros y piratas utilizaron las islas del océano Pacífico como parada para repostar. Cazaron un gran número de tortugas para sustraer aceite y se llevaban cientos de ellas como fuente de comida, pues pueden vivir hasta seis meses sin comida en la cocina de una embarcación y todavía suministrar hasta 200 libras de carne de edible.[5][21]​ Las cabras que se introdujeron en la isla Pinta dejaban a las tortugas sin alimento, lo cual hizo que disminuyera mucho su población. Gracias a los diferentes proyectos de control y erradicación de especies invasoras, se completó un prolongado esfuerzo para retirar a las cabras introducidas en la isla de George, a fin de que la vegetación de la isla volviera a ser lo que era antes.[1][3][18][22][23]

Vida e intentos de acoplamiento[editar]

Solitario George en su corral (2008).

Desde su hallazgo en 1971, el cuidado de George estuvo en manos de Fausto Llerena, en el Centro de Reproducción y Crianza de la Dirección del Parque Nacional Galápagos en la isla Santa Cruz,[24]​ y fue alimentado con una dieta de cactus, arbustos, pastos y plantas de hoja ancha.[1][20]

En 1992 se le construyó un nuevo corral con zonas de anidación, el cual despertó gran interés turístico en el público y entre celebridades.[25][26][27][28]

Con la esperanza de que George tuviera congéneres en su isla de origen, se realizaron búsquedas sistemáticas para encontrar individuos para que la especie persistiera, incluso se ofreció a los parques zoológicos una recompensa de 10 000 dólares por la confirmación de una hembra en isla Pinta.[17][29]​ El fracaso de estos intentos hizo que los investigadores se inclinaran hacia la solución de hibridación. Al principio de su emparejamiento en la isla Santa Cruz, George no mostraba interés alguno por las hembras, lo cual elevó las preocupaciones de los especialistas, considerando la posibilidad de que fuese fisiológicamente incapaz de reproducirse,[30]​ hasta que en 1983 una estudiante suiza graduada en zoología, Sveva Grigioni, logró demostrar un par de veces que George era capaz de una erección al cubrir sus manos con las secreciones genitales de tortugas hembras y acariciarlo suavemente. Pero mientras que su técnica podía inducir a otras tortugas macho a alcanzar el orgasmo en pocos minutos, con George nunca logró recolectar esperma. Sus ministraciones parecían despertar el interés de George por las tortugas hembra[17]​ y con el tiempo llegó a copular con sus compañeras.[31]​ En 1992 a George se unieron algunas hembras de la isla Isabela, la principal del archipiélago, en la creencia que por la proximidad geográfica, de que las dos poblaciones que se asentaron en esa isla, Chelonoidis becki y Chelonoidis nigra, fueran las filogenéticamente más cercanas a la especie de George. No obstante, a fines de los años noventa, algunos estudios genéticos mostraron que el parentesco más cercano con abingdonii eran los de Chelonoidis nigra hoodensis y Chelonoidis nigra chathamensis, asignados respectivamente en las islas Española y San Cristóbal, diametralmente opuestas por Pinta en la geografía del archipiélago y a más de 300 km de distancia. Esta aparente anomalía se explicaría por el hecho de que las dos subespecies de la isla Isabela son en realidad el resultado de una colonización separada y diferente del archipiélago, mientras que las dos subespecies de Española y San Cristóbal (hoodensis y chathamensis) fueron separadas geográficamente por corrientes marinas.[21]​ Por lo tanto, es con las hembras de estas dos últimas subespecies que la afinidad reproductiva de George hubiera sido mayor. Sin embargo, los resultados de este estudio no se siguieron.[32]

Mapa topográfico de la isla Santa Cruz.

En enero de 1995 los «pepineros» que ocupan los locales de la estación amenazaban con matar a George, ya que la conservación de los galápagos y las nuevas leyes de control limítrofe sobre el mar se revelaron como una amenaza económica para estas personas.[5]​ La discordia de la población insular frente a la Fundación Ciudadanía y Desarrollo se centraba el rechazo a los animales que simbolizan la conservación de la naturaleza (puesto que se tenía que aceptar pagar un precio muy alto por esta conservación, ya que sirve a fines científicos, mediáticos y comerciales). En consecuencia, para la fundación Darwin era necesario establecer una imagen de su trabajo en las Galápagos que pudiera difundirse fácilmente, dando lugar a un marketing conservacionista. Las tortugas se encontraban en el centro de la lucha entre los conservacionistas y sus opositores: los primeros las utilizaban para alertar a la opinión pública internacional, enarbolando la amenaza de desaparición del animal emblemático de las Galápagos, y los segundos atacaban al tótem de la Función Ciudadanía y Desarrollo, a la que acusan de interesarse más en los animales que en los hombres. El mismo año, los marinos ecuatorianos capturaron el centro de acopio; George sobrevivió pero 81 de las tortugas gigantes habían sido matadas de manera violenta.[5]​ Es así que los naturalistas tuvieron que convencer al Estado de crear en las islas una reserva natural.[33]

En marzo de 2011, George fue trasladado como precaución a una zona de tierras altas tras el terremoto y el tsunami que azotó la costa de Japón. En contraste, el laboratorio de biología marina en la Estación de Investigación Charles Darwin, ubicado en la línea de costa, había sufrido graves daños y permaneció inactivo hasta que se reemplazó el equipo clave.[34]

Evolución del programa de cría[editar]

Solitario George en su corral junto a otras tortugas hembra (2005).

Durante el año 2008 se descubrió que una de las hembras que acompañaba a Solitario George desde 1993 había puesto un total de nueve huevos, de los cuales solo tres eran fértiles. Estos fueron colocados en incubadoras, dos de ellos con temperatura de 29,5 °C para obtener hembras y uno a 28 °C para obtener un macho.[35][36]​ Sin embargo, tras permanecer 130 días en las incubadoras, ocho huevos fueron abiertos, para analizar su contenido, en el laboratorio Fabricio Valverde del PNG; las pruebas solo confirmaron que los huevos nunca estuvieron fertilizados ya que ninguno presentó el menor indicio de un embrión desarrollado y se confirmó la infertilidad de los huevos.[36]

En julio de 2009 se dio la noticia de una segunda deposición por una hembra de otros cinco huevos, reputación de estar en excelentes condiciones, y en octubre, otra de las acompañantes de George puso seis huevos más.[37]​ que resultaron igualmente infértiles, lo que terminó con la esperanza de salvar la especie de la extinción total.[38]

En 2012, cuando murió George, su necropsia pudo constatar que tenía problemas fisiológicos que no permitieron su reproducción.[14]

Muerte y extinción de la especie[editar]

Placa conmemorativa de la muerte de George (2013).

Tras su larga vida, el Solitario George falleció el 24 de junio de 2012; con él se extinguió esta especie.[4][9][15][23][39]​ El mismo día, el parque nacional Galápagos anunció su muerte en su cuenta de Twitter, lamentando lo sucedido y anunciando la futura necropsia.[40]

El personal del Parque Nacional Galápagos, Fausto Llerena, cuidador de George desde 1971, lo encontró muerto en su corral.[4]​ El cuerpo del Solitario George yacía dirigiéndose al bebedero, y rápidamente su cuerpo fue llevado a una cámara de frío, a una temperatura de 2°C para evitar su descomposición.[41]

Una veterinaria local realizó la necropsia de George, la cual apuntó a que la mayoría de sus órganos estaban saludables menos el hígado, que demostraba señales de edad avanzada, lo cual indica que murió por causas naturales,[2][42]​ además de revelar problemas fisiológicos que no permitieron su reproducción.[14]​ Su muerte supuso un antes y un después en la concienciación y conservación de la biodiversidad.[43]

Vista frontal del animal (2007).

Se estima que George nació a principios del siglo xx (cca. 1903-1919),[8]​ lo que indicaría que murió a una edad de alrededor de 100 años, considerando que las tortugas gigantes de las islas Galápagos tienen una esperanza de vida que supera el siglo.[4][23]

Después de su muerte, el cuerpo se preservó a cincuenta grados Celsius bajo cero con cuidados especiales para conservar sus tejidos. Sus restos fueron trasladados a los Estados Unidos, para embalsamarlo, luego de lo cual George regresó a Galápagos para ser exhibido en un centro de interpretación en la isla de Santa Cruz.[44]

En julio de 2012, el Parque Nacional Galápagos celebró un taller internacional para intercambiar ideas de cómo restaurar las poblaciones de tortugas gigantes durante la década siguiente.[23]

Descendencia y clonación[editar]

A pesar de las iniciativas para lograr que el Solitario George se reprodujera, inicialmente con hembras de la especie de volcán Wolf de la isla Isabela y posteriormente con hembras de la especie de la isla Española, la DPNG no consiguió que los huevos fueran fértiles.[9]​ De todas formas sus crías no hubiesen sido de la especie Chelonoidis abingdonii, ya que según el biólogo Jesús Córdova Santa Gadea:[45]

Esta ha sido una especie plena, por eso que no podía reproducirse con ninguna otra. Además al cruzarse con otras especies o sus emparentadas se iban a hibridar y al hibridarse pierde sus características originales. Ya no va a ser la estirpe del Solitario George, sino la estirpe híbrida del Solitario George.

Jesús Córdova, jefe del departamento de Herpetología del Museo de Historia Natural de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

Según investigadores de Galapagos Conservancy, el sistema que aplica el Parque Nacional Galápagos es utilizar una especie similar a la de George para repoblar la isla Pinta, pues clonarlo no sería una opción para la recuperación y conservación de esta especie, dado que se realiza copia exacta de un individuo con sus virtudes y defectos.[14][19]

Desarrollar la técnica [de clonación] es prohibitivamente caro y ese dinero puede ser invertido en acciones reales de conservación. Cuando murió George se pudo constatar que él tenía problemas fisiológicos que no permitieron su reproducción y eso solo lo aprendimos en su necropsia. Sus clones tendrían los mismos problemas y no se podrían reproducir con otras hembras.

Washington Tapia, investigador de Galapagos Conservancy.[14]

Genoma[editar]

La proteína FGF19, codificada por el gen homónimo en el cromosoma humano 11, está presente en el genoma de George y muestra un posible papel destacado de longevidad, el mismo que también parece clave en humanos que han vivido 100 años o más.[46]

En 2008, científicos estadounidenses conducidos por James Gibbs, de la Universidad Estatal de Nueva York, comenzaron a tomar muestras de sangre de 1.600 tortugas en las laderas del volcán Wolf, al norte de Isabela, descubriendo que varios ejemplares conservaban buena parte del ADN de la Chelonoidis abingdonii, la especie del Solitario George.[47]​ Posteriormente, estudios realizados por investigadores de la Universidad de Yale revelaron resultados similares, que el ADN de George y sus antepasados seguía vivo en una zonas del Volcán Wolf[48]​ y han esperado revivir la especie tomando los ejemplares con el ADN más puro y cruzándolos sucesivamente hasta conseguir una tortuga con el porcentaje más alto de ADN de la Chelonoidis abingdonii y de esta manera recuperar la especie.[47]

En 2012, científicos del Zoológico Congelado, una institución que se encarga de congelar material genético de distintos animales para su conservación, viajaron hasta Ecuador al momento de enterarse de la muerte del animal. Utilizando nitrógeno congelado, tomaron muestras de George para criogenizarlas e intentar su clonación.[49]​ Sin embargo, la idea de clonar a George ha sido criticada por las dificultades técnicas que presentaría y por las cuestiones éticas sobre si es adecuado crear copias idénticas de una tortuga que fue la última de su especie durante más de cincuenta años.[50]

El 3 de diciembre de 2018, la revista Nature Ecology & Evolution presentó un estudio que indicaba que el genoma del Solitario George fue descifrado por un equipo internacional de investigadores de las universidades de Oviedo (España), Yale (Estados Unidos), la organización Galapagos Conservancy y técnicos de la Dirección del Parque Nacional Galápagos, que utilizaron la genómica bioinformática y comparativa para encontrar pistas sobre las características que hacen especiales a las tortugas gigantes. Se determinó que dentro de los cerca de 27.000 genes que forman su genoma, hay cerca de 43 secuencias específicas que estarían relacionadas con la longevidad y la capacidad que tienen las tortugas de Galápagos de estar libres de enfermedades, una serie de variantes genéticas relacionadas con la reparación del ADN, y un gen que impide la variabilidad genética.[14]​ Este resultado ha aportado información útil para la toma de decisiones vinculadas a la Iniciativa para la Restauración de las Tortugas Gigantes (GTRI, por sus siglas en inglés),[46]​ y puede ayudar a entender si el hombre tiene los genes que se encontraron en los quelonios que los hacen propensos a vivir largo tiempo, a tener una protección ante enfermedades como el cáncer y una fácil recuperación a heridas graves.[14][19][46]

Embalsamamiento[editar]

Espécimen expuesto al público en Nueva York (2014). Los taxidermistas que trabajaron con el cuerpo, decidieron colocarlo en una postura que muestre la altura de la tortuga, con sus extremidades y cuello extendidos.[51]

El Parque Nacional de Galápagos (DPNG) fabricó una caja hecha de madera cubierta con fibra de vidrio y material aislante, lo cual mantuvo la baja temperatura de 50°C bajo cero por 48 horas. Esto aseguró que el quelonio llegara sin daño alguno en sus tejidos a la isla de Manhattan, en Nueva York. El viaje duró aproximadamente 18 horas.[52]​ Según lo manifestado por el titular del departamento de Investigación Aplicada del Parque Nacional Galápagos (PNG), Washington Tapia, el Solitario George fue llevado en estas condiciones en un avión a Estados Unidos y le tomó un periodo de tres días para que se descongelara, tras lo cual comenzaron con el debido proceso para su embalsamamiento.[53]

El Museo Americano de Historia Natural fue elegido por el Parque Nacional Galápagos y por el gobierno ecuatoriano, para realizar el proceso de taxidermia,[11]​ el cual duró más de un año y que trabajó a detalle sobre el cuerpo del Solitario George de 6 metros de ancho, 4 metros de profundidad y 7 metros de altura.[39][51]​ El mismo museo se hizo cargo del financiamiento del proceso, mientras que los gastos de transporte fueron cubiertos por la organización no gubernamental Galapagos Conservancy, para que posteriormente George volviera a las Galápagos en marzo de 2014; sin embargo, estuvo en exhibición en Nueva York desde septiembre de 2014 hasta enero de 2015.[54][53]​ Después pasó al centro de apoyo de George Dante, para finalmente regresar a Ecuador en febrero de 2017.[12]

Estancia en Estados Unidos y regreso al Ecuador[editar]

Espécimen en exhibición en la Estación de investigación Charles Darwin (2017).

Desde septiembre de 2014 hasta enero de 2015, el Solitario George ha sido exhibido en el Museo Americano de Historia Natural, en Nueva York, puesto que ese lugar poseía los requisitos ambientales para poder conservar el cuerpo del espécimen disecado sin que este sufriera daño alguno.[10]​ El Museo Americano de Historia Natural, en su sitio web, titula: «Conoce al Solitario George, la cara de la extinción».[55]

A comienzos de 2015, George pasó al centro de apoyo de George Dante (quien dirigió el equipo de expertos en preservación de vida silvestre del Museo Americano de Historia Natural),[39]​ donde permaneció mientras en Ecuador se adecuaba un lugar en el cual el animal embalsamado pudiera tener las condiciones que requería. Después de disputas sobre el lugar donde se exhibiría (el gobierno ecuatoriano planeaba exhibirlo en Quito),[20]​ se decidió exhibirlo en Galápagos. El 17 de febrero de 2017, una avión de la Fuerza Aérea Ecuatoriana trajo de vuelta a George a la isla Santa Cruz, y para celebrar su llegada el Parque Nacional Galápagos inauguró «La Ruta de la Tortuga» en Puerto Ayora,[56]​ la cual consiste en un recorrido interpretativo con una ruta elevada, hecha con madera inmunizada con piedra volcánica, la cual cruza por cuatro estaciones en las que se informa sobre el trabajo del científico Charles Darwin, la evolución, las labores de conservación del Parque, especies invasoras y el cambio que requiere la sociedad frente a la naturaleza para su conservación, que concluye con la sala «Símbolo de Esperanza» (llamada popularmente «la casa de George») en el Centro de Crianza de tortugas Charles Darwin.[57]​ Este proyecto tomó el nombre de «Circuito de Visita Fausto Llerena y Sala de Exhibición del Solitario George», y tiene como objetivo exaltar el valor de los bienes y servicio ambientales, y sembrar el compromiso de cuidar y conservar su entorno natural.[7]​ La Sala de Exhibición del Solitario George del Circuito Fausto Llerena es metálica prepintada, y el vidrio fue importado de Estados Unidos,[16]​ tiene la característica de repeler los rayos UV, y cuenta con un generador eléctrico para el mantenimiento de una temperatura y humedad adecuadas para su conservación. El Ministerio del Ambiente indicó que la sala tiene una pequeña área de laboratorio donde un taxidermista podrá realizar cada seis meses el mantenimiento que requiere el cuerpo disecado. Ahí George es exhibido como Símbolo de la esperanza».[12][13]​ La exhibición abierta al público tuvo lugar el 23 de febrero de 2017.[56]

Reconocimiento[editar]

Solitario George en postal de Correos del Ecuador (2012).

El Solitario George, ha sido recordado como hito histórico de conservación por los esfuerzos nacionales e internacionales de evitar la extinción de su especie. Incluso se lo consideró como uno de los promotores para el turismo hacia las Islas Galápagos.[41]​ La Ministra de Ambiente del Ecuador, Lorena Tapia, manifestó: «Como Estado ecuatoriano luchamos por conseguir la preservación de esta especie, pero el tiempo nos ganó la batalla. Su historia conmovió corazones y traspasó fronteras; motivó luchas y despertó esperanza».[6]

Al morir George se le rindió un homenaje con una muestra fotográfica realizada frente a su corral, donde se reunieron cerca de 40 fotos presentando algunos momentos de su vida, que fueron captados por los visitantes que se animaron a compartirlas. El Ministerio de Turismo también participó en el acto con la donación de una placa que recuerda la fecha de su muerte, en la misma fue incluido el texto: «Solitario George prometemos contar tu historia y transmitir tu mensaje de conservación».[58]​ En el mismo mes, el Ministerio del Ambiente, le rindió homenaje a George con el concurso «Tu mejor relato descriptivo de la tortuga George», en la que se permitió compartir relatos y anécdotas que describan la visita de niños y jóvenes a las Galápagos, contando su experiencia y acercamiento con la tortuga George; con el fin de dar a conocer que las especies son parte del patrimonio y capital simbólico ecuatoriano, y fomentar la importancia de la responsabilidad de cuidar y apoyar el turismo responsable.[59]

Billete de 5000 sucres ecuatorianos emitido en 1995.

En 2015, como otro homenaje a lo que simbolizaba el Solitario George, el Ministerio el Ambiente, a través de la Dirección del Parque Nacional Galápagos, junto a la organización Galápagos Conservancy, ejecutó la reintroducción de 205 tortugas gigantes, de la especie Chelonoidis hoodentes, criadas en cautiverio a la isla Santa Fe, luego de que las originarias desaparecieran hace más de 150 años.[6]

Desde su muerte en 2012, la Ministra Coordinadora de Patrimonio acordó reconocer al Solitario George, como símbolo de la lucha por la conservación del patrimonio natural de las Islas Galápagos del Ecuador y del planeta; así como elemento emblemático de la memoria colectiva e identidad cultural de la población de las Islas. En el 2017, a través de un Acuerdo Ministerial del 17 de febrero de ese año se acordó elevarlo a la categoría de Patrimonio Cultural Nacional, por lo que el cuerpo de George fue declarado como Patrimonio Cultural de la Nación por el Ministerio de Cultura y Patrimonio.[15]

El Solitario George pudo ser reconocido en la cara posterior del billete de 5 mil sucres ecuatorianos hasta el 9 de enero de 2000, cuando empezó la dolarización de Ecuador.[60]​ Actualmente existen postales conmemorativas del Solitario George realizadas localmente, como las de Correos del Ecuador, cuya edición de postales fue realizada en el 2013 con el fin de solemnizar el aniversario de su muerte.[61]

Internacional[editar]

George estuvo presente en dos ocasiones en los Guinness World Records; en 2001, como la «criatura viva más rara del mundo»,[62]​ y en 2009 como «el animal más amenazado».[63]

En 2010, el profesor de Ciencias Biológicas y Antropología de la Universidad del Sur de California, Craig Stanford, escribió The Last Tortoise, un libro que trata sobre la especie de George y las adaptaciones que les han permitido poblar con éxito una amplia gama de hábitats.[64]​ Al morir George, Stanford dijo:

It is always sad and disturbing when humans drive a species into extinction. But extinction is rarely so clear-cut as with the tortoises of Pinta. One last surviving member lived on and on, reminding us of our past sins to his race and beckoning us to try one more time to save them. In the case of Lonesome George, it was too little, too late.[65]

Siempre es triste y perturbador cuando los humanos llevan a una especie a la extinción. Pero la extinción rara vez es tan clara como con las tortugas de Pinta. Un último miembro sobreviviente vivió una y otra vez, recordándonos nuestros pecados pasados hacia su raza y nos indicó que intentáramos una vez más salvarla. En el caso de Solitario George, fue muy poco, muy tarde.

Craig Stanford.

En 2012, la Asociación de Ecuatorianos Residentes en México, con motivo de la celebración del Día de Muertos, junto con artistas y ecologistas mexicanos, rindieron homenaje a Solitario George con el ánimo de reunir a la comunidad ecuatoriana.[66]

En marzo de 2013, el Festival de Cine Medioambiental de Washington inauguró su vigésima primera edición con 23 documentales que versan sobre Latinoamérica, de las cuales destacó documental de la BBC sobre el Solitario George, enfocando la realidad de Galápagos.[67]

En los agradecimientos del artículo de 2013, sobre el descubrimiento de híbridos del galápago de la isla Pinta, el equipo de Yale escribió «Este trabajo está dedicado al Solitario George».[50]

En Hawái, el endling de Achatinella apexfulva (extinta en 2019), también fue llamado George al ser último de su especie.[68]

Cultura popular[editar]

Grafiti dedicado a George en Puerto Ayora, isla Santa Cruz, Galápagos (2011).

Literatura[editar]

Música[editar]

En enero de 2015, un canal de la radio estadounidense NPR, Skunk Bear, publicó Lonesome George (A Musical Memorial) en YouTube, relatando la vida del galápago y su inevitable extinción.[70]

En 2018, el poeta y escritor Paul Muldoon, en su regreso al Hopewell Theater, manifestó haber compuesto una canción dedicada al galápago: «Hay canciones sobre todo y sobre cualquier cosa: hay una canción de amor llamada "Solitario George", que trata sobre una tortuga gigante en las islas Galápagos».[71]

Arte[editar]

En la pintura El Solitario George (Velarde, 2009), un ejemplo de arte contemporáneo ecuatoriano, el galápago aparece como símbolo de detenimiento ante el oficio del arte pictórico, expresando la amenaza al mismo tipo de arte.[72]

En 2016, colaboradores del proyecto no lucrativo e independiente, Artimalia, publicaron un álbum conmemorativo donde se muestra al Solitario George en diversas obras gráficas según su visión.[73]​ También se ha podido observar a George como protagonista de muchas caricaturas en los periódicos de Ecuador.[74][75]

Televisión y videojuegos[editar]

  • En el intro del noticiero 24 Horas, de Teleamazonas, se puede apreciar una imagen de George, la cual hace alusión a su importancia en el Ecuador.[76]
  • En Futurama, el capítulo «Naturama» fue creado en honor a George.[77]
  • En el juego Golden Sun: The Lost Age existe como personaje una tortuga marina solitaria que se puede encontrar en el Is of Sea Islet, que se llama Lonesome George.[78]
  • En World of Warcraft: Mists of Pandaria una tortuga fantasma, llamada Lon'li Guju, flota en las costas de Kun-Lai. Este personaje es un recato al solitario George.[79]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c d e f Nicholls, Henry (2016). «Discovery». Lonesome George: The Life and Loves of a Conservation Icon (en inglés). London: Springer. pp. 1-17. ISBN 9781137097453. Consultado el 29 de febreo de 2016. 
  2. a b c d e Cayot, Linda (2017). La Historia del Solitario George ¿Hacia dónde nos dirigimos ahora? (PDF). pp. 2-4. Consultado el 22 de mayo de 2018. 
  3. a b c d Cruz, Manuel (Abril de 1994). «The discovery of the tortoise Lonesome George on Pinta island.». Noticias de Galápagos (en inglés) (53): 16-18. Consultado el 31 de enero de 2019. 
  4. a b c d e f «La muerte del "Solitario George" pone fin a una especie única». CNN. 25 de junio de 2012. Consultado el 15 de octubre de 2018. 
  5. a b c d Casey, C (19 de octubre de 1996). «GALAPAGOS The survival of the slowest Lonesome George is old and gruff, and suffers from hyperthyroidism, gout and impotence. That would make it hard enough to find a mate, but it looks like he may also be the last of his kind.». The Globe and Mail (en inglés) (Toronto). Consultado el 14 de marzo de 2019. 
  6. a b c «Solitario George es recordado con histórico hito de conservación». Ministerio del Ambiente (Ecuador). 23 de junio de 2015. Consultado el 21 de mayo de 2018. 
  7. a b c Gamboa, Sandra (2017). «Plan de marketing turístico para el Ciruito Fausto Llerena y la Sala de Exhibición del Solitario George en la ciudad de Puerto Ayora» (PDF). Escuela Superior Politécnica del Litoral (Guayaquil, Ecuador): 18, 79. Consultado el 24 de noviembre de 2018. 
  8. a b «El Solitario George revive esperanza de ser padre». El Universo (Quito). 21 de julio de 2009. Consultado el 18 de mayo de 2019. 
  9. a b c «Muere sin descendencia el "solitario George", la última tortuga gigante de su especie». RTVE.es. 25 de julio de 2012. Consultado el 4 de agosto de 2015. 
  10. a b El Solitario George ya se exhibe en Nueva York. El Universo (Ecuador), 18 de septiembre de 2014. Consultado el 25 de abril de 2015
  11. a b American Museum of Natural History (22 de septiembre de 2014), Preserving Lonesome George [Preservando al Solitario George] (en inglés), Nueva York, Estados Unidos, consultado el 26 de octubre de 2018 
  12. a b c «Llega a Ecuador el "Solitario George", la tortuga "símbolo de esperanza"». EFE (España). 17 de febrero de 2017. Consultado el 21 de mayo de 2018. 
  13. a b «El Solitario George vuelve a Galápagos, esta vez embalsamado». Clarín. Argentina. 16 de febrero de 2017. Consultado el 14 de agosto de 2017. 
  14. a b c d e f g «Clonación del Solitario George no es una opción para recuperar su especie». El Universo. 23 de diciembre de 2018. Consultado el 24 de diciembre de 2018. 
  15. a b c Ministerio de Cultura y Patrimonio de Ecuador (2017). «El cuerpo del “Solitario George” fue declarado Patrimonio Cultural del Ecuador». www.culturaypatrimonio.gob.ec. Consultado el 20 de octubre de 2018. 
  16. a b «El Solitario George, exhibido y declarado un Patrimonio Cultural». El Universo (Ecuador). 24 de febrero de 2017. Consultado el 19 de junio de 2018. 
  17. a b c Tierney, John (8 de mayo de 2007). «Lonesome George - A Renowned Bachelor, and a Search for a Mate». The New York Times (en inglés) (Nueva York, EE. UU.). Consultado el 18 de octubre de 2018. 
  18. a b Cayot, Linda (2017). La Historia del Solitario George ¿Hacia dónde nos dirigimos ahora? (PDF). p. 10. Consultado el 22 de mayo de 2018. 
  19. a b c Arita, Héctor T (2016). «Crónicas de la extinción: la vida y la muerte de las especies animales». ProQuest Ebook Central. FCE - Fondo de Cultura Económica. p. 14. Consultado el 5 de abril de 2019. (requiere suscripción). 
  20. a b c «Row over Galapagos tortoise's body». BBC News (en inglés británico). 22 de septiembre de 2014. Consultado el 15 de octubre de 2018. 
  21. a b Connor, S (9 de noviembre de 1999). «Column One: At last, Lonesome George can come out of his shell». The Independent (Londres): 1, 2. Consultado el 14 de marzo de 2019. 
  22. New Scientist (8 de agosto de 1978). New Scientist. 1114 (en inglés) 79. Reed Business Information. p. 336. ISSN 0262-4079. Consultado el 18 de octubre de 2018. 
  23. a b c d «Adiós al solitario George». National Geographic. 9 de noviembre de 2017. Consultado el 5 de diciembre de 2018. 
  24. «Fausto Llerena dice que a George lo amó tanto como si fuera un hijo». El Universo (Ecuador). 27 de junio de 2012. Consultado el 24 de mayo de 2018. 
  25. Cayot, Linda (2017). La Historia del Solitario George ¿Hacia dónde nos dirigimos ahora? (PDF). p. 12. Consultado el 22 de mayo de 2018. 
  26. «El príncipe Carlos visita la tortuga gigante George y apadrina una cría galápago». Periodista Digital. 17 de marzo de 2009. Consultado el 29 de septiembre de 2018. 
  27. «Richard Gere fue seducido por el encanto de Galápagos». El Universo (Ecuador). 21 de marzo de 2009. Consultado el 29 de septiembre de 2018. 
  28. «Gloria Estefan y Galápagos». El Universo (Ecuador). 20 de abril de 2009. Consultado el 29 de septiembre de 2018. 
  29. Gardner, Simón (6 de febrero de 2001). «Lonesome George faces own Galapagos tortoise curse» [El solitario George enfrenta su propia maldición de tortuga de Galápagos] (en inglés). Ecuador. Archivado desde el original el 4 de junio de 2011. Consultado el 23 de abril de 2015. 
  30. «La solitaria tortuga George parece incapaz de aparearse». El Mundo (España). Madrid, España: Unidad Editorial Información General, S.L.U. 3 de julio de 2007. Consultado el 29 de septiembre de 2018. 
  31. Angulo, Eduardo (18 de agosto de 2016). «El caso del “Solitario” George» (HTML). En Cátedra de Cultura Científica de la UPV/EHU. Cuaderno de Cultura Científica (Bilbao). ISSN 2529-8984. Consultado el 18 de mayo de 2019. 
  32. Caccone, Adalgisa; Gibbs, James P.; Ketmaier, Valerio; Suatoni, Elizabeth; Powell, Jeffrey R. (9 de noviembre de 1999). «Origin and evolutionary relationships of giant Galápagos tortoises». Proceedings of the National Academy of Sciences (en inglés) 96 (23): 13223-13228. ISSN 0027-8424. PMID 10557302. doi:10.1073/pnas.96.23.13223. Consultado el 15 de octubre de 2018. 
  33. Grenier, Christophe (2000). «Conservation contre nature: les îles Galápagos (en francés)» (María Dolores Villamar, Alejandra Adoum y Cristina Carrión, trad.) [Conservación contra natura: las islas Galápagos] (PDF). París, Francia: IRD éditions. pp. 114, 340, 341. ISBN 978-9978-22-654-4. Consultado el 7 de diciembre de 2018. 
  34. UNESCO World Heritage Centre (16 de marzo de 2011). «Tsunami Spares Galapagos Wildlife, but Destroys Marine Laboratory». whc.unesco.org (en inglés). Consultado el 27 de octubre de 2018. 
  35. El País (22 de julio de 2008). «Solitario George logró fecundar y espera crías». El Universo (Puerto Ayora, Galápagos). Consultado el 18 de mayo de 2019. 
  36. a b «Los análisis a los huevos de George indican infertilidad». El Universo. 4 de diciembre de 2008. Consultado el 18 de mayo de 2019. 
  37. «Hallan huevos de parejas del "Solitario George", la última tortuga gigante de las Galápagos». Emol. 6 de octubre de 2009. Consultado el 29 de septiembre de 2018. 
  38. «Esperanza en Galápagos: hallan genes del Solitario George en otras tortugas». Clarín (periódico). 21 de noviembre de 2012. Consultado el 12 de marzo de 2013. 
  39. a b c «Solitario George, la cara de la extinción | Fotogalerías». El Universo (Ecuador). 18 de septiembre de 2014. pp. 1, 4, 5. Consultado el 29 de octubre de 2018. 
  40. Parque Nacional Galápagos. (24 de junio de 2012). La DPNG lamenta informar que el #SolitarioGeorge, último individuo de la especie de la isla Pinta ha muerto. Se practicará necropsia [Publicación de Twitter]. Recuperado de https://twitter.com/parquegalapagos/status/216952199174029315
  41. a b Ayala, Carina (2015). «Cortometraje Animado Sobre Solitario George». Universidad de las Américas (Quito): 15. Consultado el 23 de noviembre de 2018. 
  42. «La autopsia practicada al "Solitario George" reveló que murió de viejo». CNN. 26 de junio de 2012. Consultado el 15 de octubre de 2018. 
  43. Europa Press (24 de junio de 2017). «'Solitario' George, cinco años sin la tortuga símbolo de Galápagos». notimerica.com. Consultado el 22 de noviembre de 2018. 
  44. «Trasladan los restos de "Solitario George" para embalsamarlo en EE.UU.». Clarín. Galápagos. 12 de marzo de 2013. Consultado el 12 de marzo de 2013. 
  45. «Biólogo: Hay probabilidades de clonar a ´Solitario George´». RPP noticias. Perú. 25 de junio de 2012. Consultado el 4 de agosto de 2015. 
  46. a b c Domínguez, Nuño (3 de diciembre de 2018). «George el Solitario desvela cómo vivir 100 años sin cáncer». El País. Consultado el 5 de diciembre de 2018. 
  47. a b «Científicos intentarán revivir al Solitario George». Heroe593. 5 de enero de 2016. Consultado el 24 de noviembre de 2018. 
  48. National Geographic (9 de noviembre de 2017). «La descendencia del Solitario George». La descendencia del Solitario George. Consultado el 5 de febrero de 2019. 
  49. «Buscan clonar a El Solitario George». Publinews (Guatemala). s. f. Consultado el 24 de mayo de 2018. 
  50. a b Arita, Héctor T. (9 de diciembre de 2016). Crónicas de la extinción: La vida y la muerte de las especies animales (1ra edición). Ciudad de México, México: Fondo de Cultura Económica. ISBN 9786071646125. Consultado el 3 de diciembre de 2018. 
  51. a b «El Solitario George se exhibirá embalsamado en Nueva York». elsalvador.com. 4 de septiembre de 2014. Consultado el 29 de septiembre de 2018. 
  52. «Cuerpo del Solitario George fue trasladado a Nueva York para ser embalsamado». Ministerio del Ambiente. 12 de marzo de 2013. Consultado el 18 de mayo de 2018. 
  53. a b «La tortuga 'solitario George' será embalsamada». El Mundo. Quito. 11 de junio de 2013. Consultado el 5 de agosto de 2015. 
  54. «Solitario George, el símbolo que no muere en Galápagos | Infografías». El Universo (Ecuador). 22 de junio de 2013. Consultado el 27 de septiembre de 2018. 
  55. «Lonesome George» [Solitario George]. Museo Americano de Historia Natural (en inglés). Nueva York, Estados Unidos. s. f. Consultado el 18 de mayo de 2018. 
  56. a b Parque Nacional Galápagos (23 de febrero de 2018), «Al Día con la DPNG - El Solitario George vuelve a su casa» (Archivo de video), YouTube, consultado el 26 de octubre de 2018 
  57. «El nuevo hogar equipado para Solitario George costó 800 mil dólares». El Universo (Ecuador). 19 de febrero de 2017. Consultado el 29 de septiembre de 2018. 
  58. «Homenaje a Solitario George». Ministerio del Ambiente. Ecuador. 4 de julio de 2012. Consultado el 11 de febrero de 2019. 
  59. «Se rinde homenaje al "Solitario George" a través de un concurso». Ecuadorinmediato.com (5231). 25 de julio de 2012. Consultado el 11 de febrero de 2019. 
  60. Banco Central del Ecuador (s. f.). «El Sucre» (PDF). contenido.bce.fin.ec. Ecuador. pp. 7-8. Consultado el 15 de diciembre de 2018. 
  61. «SELLO POSTAL SOLITARIO JORGE». Correos del Ecuador. Ecuador. s. f. Consultado el 24 de mayo de 2018. 
  62. Footman, T (2000). Guinness World Records 2001 (en inglés británico). Guinness Records. p. 182. ISBN 0-85112-102-0. Consultado el 23 de enero de 2019. 
  63. «Most endangered animal». Guinness World Records (en inglés británico). s. f. Consultado el 31 de enero de 2019. 
  64. Stanford, Craig Britton (2010). The Last Tortoise: A Tale of Extinction in Our Lifetime (en inglés). Harvard University Press. ISBN 9780674049925. Consultado el 15 de diciembre de 2018. 
  65. «In Loving Memory of Lonesome George». Harvard University Press Blog. 28 de junio de 2012. Consultado el 15 de diciembre de 2018. 
  66. «Artistas y ecologistas mexicanos rinden homenaje a Solitario George». Ecuadorinmediato.com. 14 de marzo de 2019. Consultado el 14 de marzo de 2019. 
  67. «Documental de la BBC sobre Solitario George se presentará en Washington». El Universo (Ecuador). 13 de marzo de 2013. Consultado el 19 de junio de 2018. 
  68. «RIP, George». The Garden Island (en inglés estadounidense). Hawái, EE.UU. 5 de enero de 2019. Consultado el 9 de enero de 2019. 
  69. «Solitario George inspira nueva historia en libro». El Universo (Ecuador). 18 de abril de 2018. Consultado el 19 de junio de 2018. 
  70. Cole, Adam (11 de enero de 2015). «A Musical Memorial For The Face Of Extinction». NPR (en inglés). Consultado el 29 de septiembre de 2018. 
  71. Lewis, Alexander (31 de agosto de 2018). «Paul Muldoon returns to Hopewell Theater to mark one-year anniversary of dine-in arts venue on Sept. 8». My Central Jersey (en inglés). Consultado el 18 de mayo de 2019. 
  72. «Revista de Cultura y Patrimonio, número 1». Issuu (en inglés). 2013. p. 11. Consultado el 27 de septiembre de 2018. 
  73. Oyón, Amaya (24 de junio de 2016). «El día de la tortuga gigante de la isla Pinta». Artimalia. Consultado el 18 de febrero de 2019. 
  74. «Síntesis Informativa Diaria n.° 02». Pontificia Universidad Católica del Ecuador (Quito, Ecuador: Dirección de Comunicación Institucional y Relaciones Públicas): 3. 6 de enero de 2015. Consultado el 18 de febrero de 2019. 
  75. El Universo (20 de marzo de 2009). Textuales: «Dear Charles» [Blog]. Recuperado de http://solotextuales.blogspot.com/search/label/solitario%20George
  76. Teleamazonas Ecuador (2013), Noticiero 24 Horas Emisión Central (Archivo de video), YouTube, consultado el 7 de diciembre de 2018. 
  77. «Futurama:Naturama (2012) Full Cast & Crew». IMDb (en inglés). Consultado el 26 de octubre el 2018. 
  78. «Golden Sun: The Lost Age - Walkthrough». IGN (en inglés). 2 de mayo de 2003. Consultado el 26 de octubre de 2018. 
  79. «Lon’li Guju». Warcraft Less Traveled (en inglés). 14 de marzo de 2014. Consultado el 26 de octubre de 2018. 

Enlaces externos[editar]