Sofía Casanova

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Sofía Casanova
Sofía Casanova 1919.jpg
Información personal
Nombre de nacimiento Sofía Guadalupe Pérez Casanova
Nacimiento 30 de septiembre de 1861
Almeiras, La Coruña, Flag of Spain.svg España
Fallecimiento 16 de enero de 1958, 96 años
Poznań, Flag of Poland.svg Polonia
Nacionalidad Española
Familia
Cónyuge Vicente Lutosławski
Hijos 4 hijas
Información profesional
Ocupación Poetisa, Escritora y Periodista
Género poesía, novela y teatro
[editar datos en Wikidata]

Sofía Guadalupe Pérez Casanova de Lutosławski, conocida como Sofía Casanova, (La Coruña[1] 30 de septiembre de 1861 - Poznań (Polonia) 16 de enero de 1958), fue una poetisa, escritora y periodista y la primera española que se convirtió en corresponsal permanente en un país extranjero y corresponsal de guerra.[2] Fue una mujer culta, muy conocida en los ambientes literarios de la época.[3] En su trabajo destacó el perfil humano de sus crónicas como corresponsal del diario ABC en Polonia y Rusia en las que narraba el sufrimiento de la población civil durante las guerras que cubrió, a las que se añadía el valor literario.[4] Su actividad por toda Europa le permitió vivir acontecimientos como la lucha de las sufragistas en Inglaterra, el desarrollo del sindicalismo, la formación del Partido Bolchevique en la Rusia zarista, la Primera y la Segunda Guerra Mundial además de la persecución de los judíos por el régimen nazi en el gueto de Varsovia. Colaboró en periódicos como ABC, La Época, El Liberal, El Imparcial de Madrid; en la revista Galicia, en otras publicaciones gallegas y en prensa internacional, como la Gazeta Polska y el New York Times. De convicciones católicas y monárquicas en la guerra civil española se sumó a las filas franquistas.

Vivió 96 años. Su longeva vida le permitió dejar una amplia obra abarcando todos los géneros literarios.[5]

Biografía[editar]

Su padre, Vicente Pérez Eguía, litógrafo de Orense, abandona a su mujer y a sus tres hijos cuando Sofía era muy pequeña dejando sin recursos a su familia que sobrevive con el apoyo económico del abuelo ferrolano Juan Bautista Casanova Pla Cancela, marino de profesión.[6]

Pasa su infancia en el Pazo del Hombre en San Julián de Almeiras (La Coruña) y comienza sus estudios en la escuela de Doña Concha que más tarde completará en el Conservatorio de Madrid, ciudad en donde fija su residencia a los 12 años donde se traslada con su madre, hermanos y abuelos maternos.[7] En la capital de España empieza a estudiar poesía y declamación.[6]

Sus primeros poemas se publican cuando ella tenía 15 años en el Faro de Vigo. No es ella sino su madre quien los remite al periódico al encontrarlos guardados en su habitación. El talento por la poesía de Sofía se reconoce en los círculos literarios más selectos[8] que frecuenta con asiduidad.[6]

En la corte de Alfonso XII[editar]

Fue protegida por el poeta Ramón de Campoamor quien la introdujo en las tertulias literarias del Conde de Andino tutor del rey Alfonso XII y del Marqués de Valmar,[5] que se convirtió en un buen amigo y mentor.[6] A través del marqués es presentada en la corte de Alfonso XII, que organizaba sesiones poética. A los 20 años Sofía Casanova es ya una poetisa consagrada.

En 1885 el propio monarca costea la edición de su libro "Poesías". Según los biógrafos de Alfonso XII la debilidad que siente por Sofía se debe e parte al gran parecido físico que esta tenía con la Infanta Eulalia de Borbón.[6]

En las tertulias que frecuenta mantiene trato con intelectuales de la época, entre ellos Emilio Ferrari o Bernard Shaw. Entre las mujeres escritoras que conoce figuran Concepción Jimeno Gil, su amiga de juventud Blanca de los Ríos,[5] Sofía Tartilán, Filomena Dato y Emilia Pardo Bazán.

En estos círculos Campoamor, le presenta al profesor, filósofo y diplomático polaco, Wincenty Lutosławski, idealista y experto en Platón[7] que llega a Madrid procedente de Francia. Se casan en la Iglesia de San Marcos el 19 de marzo de 1887 y tienen 4 hijas, María, Izabela, Yadwiga, que morirá de disentería en 1895, sumiendo a Sofía en una fuerte depresión y Halina, que nació en Galicia.[6]

Tras la boda se instala en Drozdowo, en el norte de Polonia, que por aquel entonces era una provincia de Rusia. Sin embargo, la pareja y su familia viajaban cada año a Galicia durante el período de verano, lo que le permitió a Sofía mantener una relación directa con su tierra. Sus desplazamientos continuos, como consecuencia de la carrera diplomática de su marido, los combinó con su trabajo de periodista y con su estudio de los idiomas de los países donde residió, lo que le permitió dominar además del castellano y el gallego otros seis idiomas: francés, inglés, italiano, polaco, portugués y ruso, conocimientos clave para las traducciones que realizaría en un futuro. Sus viajes le permitieron además conocer a personalidades del mundo intelectual y político como Tolstoi, Marie Curie, Morel Fatio cuyas opiniones sobre lo español recogió en libros y conferencias.[5]

El matrimonio se distanció. El hecho de no haber tenido hijos varones, apuntan algunas biografías, parece que influyó la separación de la pareja, pues Wincenty comenzó a tener relaciones con otras mujeres en busca del heredero de su apellido.[6]

En 1905 Sofía decide instalarse definitivamente en España, tiene 43 años de edad y empieza a tener problemas de visión. Realiza colaboraciones literarias con ‘ABC’, ‘El Debate’, ‘Blanco y Negro’, ‘El Mundo, ‘Galicia’ y su hogar madrileño se convierte en un espacio de encuentro por el que pasan Basilio Álvarez, Alfredo Vicenti, Ramón y Cajal, Alberto Insua, Victoriano García Martí y Castelao, que ilustrará su libro ‘Princesa del amor hermoso’ (1909). Mantiene una intensa actividad social, pronunciando conferencias y participando en las llamadas "obras sociales".

En 1906 es elegida miembro de la Real Academia Gallega, en 1911 entra a formar parte de la Academia Española de la Poesía Española.

"La madeja" Pérez Galdós estrena su primera obra de teatro[editar]

Sofia Casanova es una de las pocas mujeres a las que Benito Pérez Galdos elogió. Tras Gertrudis Gómez de Avellaneda, sólo Rosario de Acuña había conseguido representar sus dramas en el Teatro Español antes que Sofía Casanova. Pérez Galdos estrenó así la primera pieza dramática de Sofía, "La madeja" el 12 de marzo de 1913. En la decisión pesó la influyente opinión de la primera actriz, Matilde Moreno. El argumento de la obra respondía a la idea de que las extranjeras, con su afán de emancipación, deseaban la destrucción de la familia. Una reacción, según la estudiosa María del Carmen Simón Palmer, de numerosos escritos de finales del XIX y primeros del XX contra las corrientes feministas que llegaban de Estados Unidos. Aunque la crítica elogió el contenido de la obra, la mala interpretación de la noche del estreno -cuenta la crónica- impidió que la comedia se representara en días sucesivos.[5]

Corresponsal de guerra[editar]

Viaja frecuentemente a Polonia, donde viven sus hijas. Durante uno de estos viajes, en julio de 1914, estalla la Primera Guerra Mundial. Tras un mes de resistencia abandonan Drozdowo en dirección a Varsovia, allí Sofía se hace enfermera de batallones de moribundos. Ese viaje al horror, cuentan sus biografías, la hiere profundamente y cambiará su vida.[7]

Lo narra en una carta al diario ABC, intentado convencer a sus compatriotas de que no está justificada su creciente admiración por los alemanes.[6] Torcuato Luca de Tena, propietario y director del diario ABC le escribe otra carta con la propuesta de que se convirtiera en la corresponsal de ABC en la Europa oriental, propuesta que Sofía Casanova acepta.[9]

En 1915 el avance alemán obliga a evacuar Varsovia. Sigue trabajando en el hospital hasta que los alemanes entran en la ciudad del Vístula y huye con sus hijas en el último tren a Minsk, Moscú y, finalmente, a San Petersburgo.[7] La dinastía Romanov está a punto de caer y la escritora y periodista fue testigo del momento e informó de ello no sin dificultades, ya que fue perseguida y censurada por sus crónicas desde San Petersburgo, desde donde narró la muerte de Rasputín y entrevistó a Trotski[7] . Tras estas crónicas, la censura rusa le prohibió la comunicación con España y su silencio provocó que incluso se la llegara a dar por muerta.[6]

En 1917 es testigo de la Revolución Bolchevique, que comparte de nuevo en sus escritos.[10]  

Durante la insurrección popular del 3 de julio, reprimida con dureza por parte de las tropas gubernamentales, Sofia recibe un golpe accidental en los ojos de parte de uno de los que huían del tiroteo callejero. Las consecuencias de este accidente fueron nefastas para la escritora, ya que a pesar de los cuidados a los que tuvo que someterse no logrará volver a ver bien nunca más. A pesar de todo no deja de escribir.[6]

En 1918 Polonia logra la independencia y Sofia puede regresar. En 1919 regresa a España y es recibida como una heroína con multitud de homenajes.[6]

Entre 1920 y 1930 regresa seis veces a España. Escribe más de cuatrocientos artículos y cuatro libros. En 1925 su nombre se baraja entre los candidatos españoles al Premio Nobel de Literatura. Ese mismo año recibe la Gran Cruz de la Orden Civil de Beneficencia de Alfonso XIII por su colaboración con la Cruz Roja durante la 1ª Guerra Mundial.[6]

En 1931 es testigo de la proclamación de la Segunda República Española, con la convicción de que va a ocurrir en su país lo que le tocó vivir en Rusia en 1917. Con el cierre del periódico ABC, pierde el trabajo durante unos meses. Este hecho la hace aborrecer a los republicanos, sentimiento que va en aumento hasta que en 1936 escribe uno de sus últimos artículos de su colaboración con el diario: ‘Mirando a Rusia’.[6]

Guerra Civil Española[editar]

Vive la Guerra Civil Española desde Varsovia, y desde allí, con el ABC incautado, mueve cartas y crónicas en defensa del bando nacional. Rosario Martínez, estudiosa de la figura de Sofía Casanova señala que su posición fue utilizada por el franquismo:

Sofía Casanova estaba pasando por unos años horribles de penuria extrema, y pretendía incluso mantener a la familia, una familia que había tenido mucho dinero pero que vivió una larga serie de guerras: la primera guerra mundial, la revolución bolchevique, las guerras de fronteras de Polonia, vivió persecuciones políticas y las pasó canutas. Y Sofía, en un momento determinado, se dejó llevar, quizá con buena voluntad, por los consejos de algunos amigos, y fue muy utilizada. No hay que olvidar que en 1938 la trajeron expresamente a Burgos para un acto de propaganda política. Pero tampoco hay que olvidar que Sofía era una persona de ideas conservadoras y que había vivido la revolución bolchevique y que de buena fe confió en el fascismo. Dentro de su mentalidad fue coherente pero en España se la utilizó mucho más allá de lo que pueda ser ético.[2]

Franco querrá conocerla y se reúne con él en Burgos en 1938. En diciembre de ese año declara a La Voz de Galicia con ocasión de su marcha a Varsovia, que estaba convencida de que el golpe de Estado provocado por un sector del Ejército traería momentos de desarrollo y esplendor a España.[3] Es también el año en el que visitó La Coruña y su aldea por última vez. Siempre contó con el cuidado y con el cariño de una mujer de Almeiras que, además de hacerle compañía permanente, mantuvo vivo en ella el idioma gallego y le ayudó en el cuidado de sus hijas.

Segunda Guerra Mundial[editar]

Regresó a Polonia para pasar la navidad con su familia y le sorprendió el inicio en 1939 de la Segunda Guerra Mundial y se produjo la ocupación nazi del territorio polaco. Ante la firma entre Hitler y Stalin de la alianza germano-soviética para terminar con la independencia de Polonia y se ve obligada a huir a una aldea con una de sus hijas y sus nietos.

La intercesión del embajador de España en Berlin le permite vivir con cierta seguridad mientras contempla la barbarie de los campos de concentración. Sofia puede regresar a España cuando la División Azul regresa vencida pero tiene 80 años ya y aún conserva las fuerzas necesarias para ayudar a su familia en las actividades clandestinas contra la ocupación alemana.[6]

En 1952 la Real Academia Gallega la nombra Académica de Honor.

Murió en 16 de enero de 1958. Aunque estaba casi ciega seguía escribiendo ayudada por sus nietos a los que dictaba sus últimas vivencias. No vio cumplido su deseo de acabar sus días en España.[4] El 25 de enero el diario ABC escribió un breve artículo titulado "Ha muerto Sofia Casanova".

Quienes han investigado y recogido su historia denuncian el olvido al que ha sido sometida su figura a pesar de la relevancia de su biografía y obra.[2]

Trayectoria periodística y literaria[editar]

En el momento de la fundación de la Real Academia Galega, en el año 1906, Sofía Casanova ya tenía trabajo y reconocimiento a nivel mundial, lo que motivó que fuera nombrada miembro de este organismo y que en el año 1952 se le concediese por unanimidad el título de académica de honor.[11]

Sofia Casanova publicó novelas, cuentos, una comedia y más de 1.200 artículos en periódicos y revistas en Galicia (España) y Polonia. Su producción literaria, de narrativa, poesía y teatro fue muy prolífica. Incluyen cuatro colecciones de poesía, cinco novelas, ocho novelas cortas, relatos cortos, una obra de teatro que Benito Pérez Galdós le estrenó una obra en el teatro español un libro infantil y ocho volúmenes de comentarios sociales, culturales y políticos, además de más de mil artículos en publicaciones gallegas, españolas, hispanoamericanas y polacas. Impartió numerosas conferencias sobre la situación de la mujer y relaciones internacionales, tanto en España como en Polonia, tradujo obras clásicas del polaco y el ruso al castellano.

Como periodista escribió casi un millar de crónicas[4] en las que destacan los artículos publicados en ABC entre 1915 y 1936 y los títulos La mujer española en el extranjero (Madrid, 1910), De la Revolución rusa (Madrid, 1918), Impresiones de una mujer en el frente oriental de la guerra europea (Madrid, 1919), La revolución bolchevista, Diario de un testigo (Madrid, 1920) y El martirio de Polonia (Madrid, 1946).[12]

Sofia manifestó y tomó partido en una postura pacifista y antibélica; así lo manifestó en sus colaboraciones en la prensa en la guerra del Rif (Marruecos) y en la Semana Trágica de Barcelona; pero la obra donde evidencia esta postura de forma más contundente es en las crónicas de Polonia y Rusia que ella escribía para la prensa y que se publicaron reunidas en el libro De la guerra en el año 1916.

Su afición al estudio le llevó a conocer cinco idiomas y traducir los escritores polacos más famosos como Sienkiewiz o Kowalewska al español. También su obra fue traducida al francés, polaco, sueco u holandés.[5]

Obras[editar]

  • Amores y confidencias: de Rusia. Madrid, Libr. y Edit. Madrid, 1927 (Obras completas, 4)
  • Las catacumbas de Rusia roja. Madrid, Espasa Calpe, 1933
  • Como en la vida. Madrid, Aguilar, 1931
  • Como en la vida. Madrid, 1947 (Novelas y cuentos, Año 19, nº 951)
  • El crimen de Beira-Mar. Madrid, Talleres de Ediciones Españolas, 1914 (El libro popular, Año 3, nº 8)
  • De la guerra: crónicas de Polonia y Rusia. Primera serie. Madrid, Renacimiento, 1916
  • De la Revolución rusa en 1917. Madrid, Renacimiento, 1917
  • El doctor Wolski: páginas de Polonia y Rusia. Madrid, Imp. del Suc. de J. Cruzado a cargo de Felipe Marqués, 1894
  • El doctor Wolski. Madrid, Prensa Popular, 1920 (La novela corta, Año 5, nº 255)
  • El doctor Wolski. Madrid, Libr. y Edit. Madrid, 1925 (Obras completas, 2)
  • El dolor de reinar. Madrid, Publicaciones Prensa Gráfica, 1925 (La novela semanal, Año 5, nº 213)
  • En la corte de los zares. Madrid, Libr. y Edit. Madrid, 1924 (Obras completas, 1)
  • En la corte de los zares (del principio y del fin del imperio). Madrid, Biblioteca Rubén Darío, 1929 (Obras completas, 1)
  • Episodio de guerra. Madrid, Prensa Popular, 1921 (La novela corta, Año 6, nº 299)
  • Lo eterno. Madrid, Prensa Popular, 1920 (La novela corta, Año 5, nº 218)
  • Exóticas. Madrid, Suc. de Hernando, 1913
  • Galicia la inefable. Edición de Mª Rosario Martínez Martínez. Santiago de Compostela, Junta de Galicia, 1996
  • Idilio epistolar. Madrid, Aguilar, 1931
  • Kola el bandido. Madrid, Publicaciones Prensa Gráfica, 1923 (La novela semanal, Año 3, nº 101)
  • La madeja. Madrid, Imp. de “Alrededor del mundo”, 1913 (Los contemporáneos y los maestros, 241) [Teatro]
  • El martirio de Polonia. 2.ª ed. Madrid, Atlas, 1945 (con Miguel Branicki)
  • La mujer española en el extranjero: conferencia... 1910. Madrid, 1910
  • El pecado. Madrid, Imp. de Alrededor del Mundo / Libr. de los Suc. de Hernando, 1911 (Biblioteca de escritores gallegos, 10)
  • El pecado. Madrid, Libr. y Edit. Madrid, 1926 (Obras completas, 3)
  • El pecado. Madrid, Dédalo, [193-?] (Novelas y cuentos)
  • Princesa del amor hermoso. Madrid, Impr. Artística Española, 1909 (El cuento semanal, Año 3, nº 156)
  • Princesa del amor hermoso. En: Novelas breves de escritoras españolas, 1900-1936. Edición de Ángeles Ena Bordonada. Madrid, Castalia / Instituto de la Mujer, 1990 (Biblioteca de escritoras, 10)
  • Princesa rusa. Madrid, Publicaciones Prensa Gráfica, 1922 (La novela semanal, Año 2, nº 55)
  • La revolución bolchevista: (diario de un testigo). Madrid, Biblioteca Nueva, 1920
  • La revolución bolchevista: (diario de un testigo). Edición de M. Victoria López Cordón. Madrid, Castalia / Instituto de la Mujer, 1990 (Biblioteca de escritoras, 11)
  • Sobre el Volga helado. Madrid, Prensa Popular, 1919 (La novela corta, Año 4, nº 196)
  • Triunfo de amor. Madrid, Prensa Popular, 1919 (La novela corta, Año 4, nº 186)
  • Valor y miedo. Madrid, Prensa Popular, 1922 (La novela corta, Año 7, nº 348)
  • Viajes y aventuras de una muñeca española en Rusia. Burgos, Hijos de Santiago Rodríguez, 1920

Bibliografía[editar]

  • Martín Rodrigo, Inés "Azules son las horas". Espasa
  • Martínez Martínez, Rosario "Sofía Casanova, mito y realidad". Xunta de Galicia
  • Pazos, Antón M. "Vida e tempo de Sofía Casanova (1861-1958)". CSIC, Santiago de Compostela, 2010. ISBN 978-84-00-09130-9

Referencias[editar]

  1. MARTÍNEZ MARTÍNEZ, Rosario, Sofía Casanova, mito y literatura; el documento n.º 1 del Apéndice documental incluye la partida de nacimiento de Sofía Casanova: Libro Registro de Nacimientos de la ciudad de La Coruña. Año 1861. Nacimiento n.º 715, folio 14
  2. a b c «Rosario Martínez, estudiosa de la figura de Sofía Casanova: Sofía Casanova no interesa a nadie, su figura no da juego´». www.laopinioncoruna.es. 3 de diciembre de 2009. Consultado el 27 de febrero de 2017. 
  3. a b María José Turrión (23 de enero de 2014). «Sofía Casanova, una reportera en la Gran Guerra». Historia[S]. Consultado el 27 de febrero de 2016. 
  4. a b c «Escucha a Inés Martín Rodrigo, autora de 'Azules son las horas' en La Tarde | COPE». www.cope.es. Consultado el 27 de febrero de 2016. 
  5. a b c d e f Simón Palmer, María del Carmen (1989). Sofia Casanova, autora de La Madeja. Actas del tercer congreso internacional de estudios Galdosianos II. 
  6. a b c d e f g h i j k l m n «Sofía Casanova (1862-1958) «  Galería da Lonxevidade». www.galeriadalonxevidade.com. Consultado el 27 de febrero de 2016. 
  7. a b c d e «Las cuatro guerras de Sofía Casanova». abc (en español de España). 21 de febrero de 2016. Consultado el 27 de febrero de 2016. 
  8. «Azules son las horas | Planeta de Libros». PlanetadeLibros (en español de España). Consultado el 27 de febrero de 2016. 
  9. Martín Rodrigo, Inés (2016). Azules son las horas. Espasa. ISBN 9788467046724. 
  10. Sofía Casanova en la Revolución Rusa de 1917 en FronteraD Revista digital. 5 de agosto de 2010.
  11. ¿Quién conoce a Sofía Casanova? Diario El Mundo. 9 de julio de 2011.
  12. Sofía Casanova en Cultura Gallega.org (en gallego) Consultado el 20 de junio de 2012.

Enlaces externos[editar]