Sitio de Querétaro

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Sitio de Querétaro: Marzo-mayo de 1867.
Segunda Intervención Francesa en México
AHPFMB-AF 010.jpg
Milicianos republicanos ingresan a Querétaro
Fecha 6 de marzo de 1867 - 15 de mayo de 1867
Lugar Querétaro, MéxicoFlag of Mexico.svg México
Coordenadas 20°35′17″N 100°23′17″O / 20.588055555556, -100.38805555556Coordenadas: 20°35′17″N 100°23′17″O / 20.588055555556, -100.38805555556
Resultado

Victoria Republicana decisiva

Beligerantes
Flag of Mexico (1823-1864, 1867-1893).svg República Mexicana Flag of France.svg Segundo Imperio Francés
Bandera del Segundo Imperio Mexicano (1864-1867).svg II Imperio Mexicano
Comandantes
Mariano Escobedo
Ramón Corona
Miguel Miramón
Leonardo Márquez
Tomás Mejía
Fuerzas en combate
40.000[1] 10.000[1]
Bajas
2057 9534
Queretarovista.jpg

El Sitio de Querétaro fue el enfrentamiento culminante de la Segunda Intervención Francesa y del Segundo Imperio Mexicano, a los que dio término. Tuvo lugar en esa ciudad entre el 6 de marzo y el 15 de mayo de 1867 y enfrentó a los ejércitos Imperial y Republicano.

Antecedentes[editar]

Después de la retirada del ejército francés durante la Segunda Intervención Francesa en México, cuando Napoleón III desconoció el Tratado de Miramar presionado por los Estados Unidos, abandonó al emperador Maximiliano de Habsburgo; éste, negándose a abdicar, se dio a la tarea de organizar un ejército propio, apoyándose en los generales Miguel Miramón, Leonardo Márquez y Tomás Mejía, además de que tuvo el apoyo de algunos contingentes franceses (formados por batallones franceses, austríacos y algunos belgas) que se quedaron en México por solidaridad con el emperador. En una junta de guerra llevada a cabo en la capital a principios de febrero, los jefes imperialistas optaron por hacer de la ciudad de Querétaro la base de

Queretaro2.jpg

operaciones para iniciar una campaña en el Bajío en contra de las fuerzas republicanas que se concentraban en San Luis, como lo había dispuesto el presidente Benito Juárez.

El sitio de Querétaro[editar]

El 15 de mayo de 1867, luego de un sitio que duró más de tres meses, el ejército republicano tomó la ciudad de Querétaro y aprehendió a Maximiliano de Habsburgo y sus generales más leales, dando fin a su imperio. Este fue el acto final del gran drama que llevo a la consolidación de la soberanía nacional.

Este drama se había iniciado en 1862, cuando el ejército francés invadió el territorio y luego de ser derrotado el 5 de mayo de ese año en Puebla y hacer frente a la resistencia del ejército mexicano en esa misma ciudad, había logrado ocupar la capital de la República en mayo de 1863, imponiendo poco tiempo después a un príncipe extranjero, Maximiliano de Habsburgo, como emperador, quién aceptó el cargo ofrecido por los representantes de un importante sector de la sociedad mexicana que a la postre lo defendieron con las armas.

La legalidad republicana fue encarnada por el presidente Benito Juárez, mientras que a lo largo de todo el territorio nacional muchos mexicanos se armaron y organizaron en guerrillas pare repeler la invasión. Esta infatigable resistencia y el frágil equilibrio de poder en el Viejo Continente obligaron al emperador de Francia, Napoleón III, a retirar a su ejército a fines de 1866, dejando a Maximiliano solo con el apoyo de sus partidarios mexicanos y pequeños destacamentos austríacos y belgas.

Los guerrilleros mexicanos se unieron en cuatro grandes ejércitos: el del Norte, encabezado por Mariano Escobedo; el del Centro, de Vicente Riva Palacio; el de Occidente, que mandaba Ramón Corona; y el de Oriente, a las órdenes de Porfirio Díaz

Queretaromax3.jpg

México, Puebla y Querétaro eran las últimas plazas en poder de los imperialistas y esta última, la capital del Imperio desde la llegada de Maximiliano. Se eligió porque desde sus flancos norte y oeste, que eran los puntos más probables para recibir el ataque de las fuerzas republicanas, Querétaro podía ser puesta en estado de defensa. El 19 de febrero de 1867, Maximiliano de Habsburgo se instala por primera vez en la "Nueva Capital del Imperio", y de hecho el lugar que sería el "punto de concentración" de las fuerzas imperiales compuestas por alrededor de 9.000 hombres. A pesar de haber elaborado Miramón un atrevido plan de campaña que contemplaba movimientos ofensivos, y que fue aprobado en junta de guerra el 26 de febrero; el ejército imperial es inmovilizado en la ciudad, a instancias del Lugarteniente del Imperio, general Leonardo Márquez, sin impedir, como le era imperativo hacerlo, la concentración de los republicanos alrededor de Querétaro. Es así que hasta el 6 de marzo logra el ejército republicano cerrar por completo el cerco sin ser molestado.

En un intento deseperado por vencer a los republicanos, Maximiliano reunió a poco más de nueve mil soldados y a sus mejores generales en la ciudad de Querétaro, donde quedó sitiado el 9 de marzo de 1867 por el ejército republicano que mandaban los generales Escobedo, Gerónimo Treviño y Corona, y que los superaba en número y en armamento.

El Templo y exconvento de la Cruz funcionó como cuartel general del Ejército Imperial Mexicano durante los poco más de dos meses que duró el sitio. En sus inmediaciones sucedieron numerosos hechos de armas.

Los efectivos de los sitiadores llegaron a ser casi a 40.000 soldados de las tres armas, organizados en dos cuerpos de ejército, el del Norte y el de Occidente. Los republicanos intentaron, sin éxito, tomar la plaza en varias ocasiones; los primeros combates se registraron el 12 de marzo, pero los más encarnizados ocurrieron los días 14 y 17 de marzo. El 22, el general Leonardo Márquez, acompañado de Santiago Vidaurri y mil dragones de la caballería de Julián Quiroga sale sin oposición hacia Ciudad de México con la misión de regresar con refuerzos y levantar el sitio. El 10 de abril, después de un tiroteo, Maximiliano da una fiesta para celebrar el aniversario de su aceptación del trono. El último enfrentamiento de envergadura se efectuó el 26 de abril, fue la llamada Batalla del Cimatario, acción en que Miguel Miramón una vez más demostró sus grandes atributos y dotes militares y su arrojo, atacando sorpresivamente con dos mil hombres una posición defendida por alrededor de diez mil elementos del Cuerpo de Ejército de Occidente y logrando abrir el cerco por varias horas.

Durante casi cien días los ejércitos combatieron en Querétaro, mientras que en otras partes del país los partidarios de Maximiliano eran derrotados. Cuando se agotaron las posibilidades de resistencia de los últimos defensores del imperio, encerrados en Querétaro y la Ciudad de México, el emperador entregó Querétaro a los jefes republicanos el 15 de mayo.

El 14 de mayo, siendo ya insostenible la posición de los sitiados, Maximiliano decide hacer una salida rompiendo el sitio, para intentar reunirse con el resto de su ejército en la ciudad de México. La salida se efectuaría por la noche del 14 al 15 de mayo, pero a sugerencia del general Ramón Méndez fue aplazada por veinticuatro horas, y en esa noche fue traicionado por el coronel Miguel López del Regimiento de la Emperatriz, quien, pasándose al bando enemigo, dejó a las fuerzas republicanas apoderarse de la clave de la línea defensiva de la plaza, el convento de la Cruz; permitiendo así la caída de la ciudad y la captura de los principales personajes del Imperio. Maximiliano, al saber de la traición, empuñó sus pistolas y acompañado de unos cuantos allegados, se dirigió al Cerro de las Campanas, diciendo: "Salir de aquí o morir es el único camino". Pero todo era inútil, la ciudad estaba completamente en manos republicanas. Al rendirse, entregó su espada al general republicano Mariano Escobedo.

Un mes después, Maximiliano y los generales Miguel Miramón y Tomás Mejía fueron fusilados en el Cerro de las Campanas.

Conclusiones[editar]

  • Con la victoria republicana en Querétaro, concluye la Segunda Intervención Francesa y el Segundo Imperio Mexicano.
  • El Partido Conservador deja de ser factor político, y se consolida definitivamente la República.
  • Maximiliano es juzgado con arreglo a la Ley del 3 de octubre de 1865 por un Consejo de Guerra, el cual le condena a muerte el 14 de junio; así, es fusilado junto con los generales Miguel Miramón y Tomás Mejía la mañana del miércoles 19 de junio de 1867 en el Cerro de las Campanas.
  • Su ejecución dio lugar a una ilustración célebre de Édouard Manet, La ejecución del Emperador Maximiliano de México, realizada desde 1867 pero con un gran error: el emperador no estaba en el centro, sino en unos de los lados, ya que él cedió su lugar al general Miguel Miramón.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Robert L. Scheina (2003). Latin America's Wars: The age of the Caudillo, 1791-1899. Tomo I. Washington DC: Potomac Books. ISBN 978-1-59797-477-6.

Bibliografía[editar]