Santiago Vidaurri

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Santiago Vidauri
Santiago Vidaurri

23 de mayo de 1855-12 de diciembre de 1856
Predecesor Jerónimo Cardona
Sucesor Juan Nepomuceno de la Garza y Evia

17 de agosto de 1857-25 de septiembre de 1859
Predecesor Juan Nepomuceno de la Garza y Evia (Nuevo León)
Santiago Rodríguez del Bosque (Coahuila)
Sucesor José Silvestre Aramberri

11 de abril de 1860-26 de febrero de 1864
Predecesor Domingo Martínez
Sucesor Jesús María Benítez y Pinillos (Nuevo León)
Andrés S. Viesca (Coahuila)

Datos personales
Nacimiento 24 de julio de 1808
Villa de la Punta de Lampazos, Nuevo Reino de León
Fallecimiento 8 de julio de 1867 (58 años)
Ciudad de México, Distrito Federal
Cónyuge Juana Vidaurri Borrego (1831-1865)
Hijos Prudenciana Vidaurri y Vidaurri
Indalecio Vidaurri y Vidaurri
Profesión Militar y político

José Santiago Vidaurri Valdéz (Lampazos, Nuevo León; 24 de julio de 1808 - Ciudad de México, 8 de julio de 1867), fue un militar y político mexicano, oficial de frontera, perseguidor de indios comanches, promotor de un proyecto separatista en 1855 llamado la República de la Sierra Madre y gobernador de los estados de Nuevo León y Coahuila.

Tras el estallido de la Revolución de Ayutla contra la dictadura de Santa Anna, Vidaurri proclamó el Plan Restaurador de la Libertad con la que secundó la Revolución en el Norte, logrando el derrocamiento y expulsión del dictador.

A pesar de haber prestado sus servicios a favor de los liberales, sus deseos de crear una nueva república en el norte de México le acarrearían varios y múltiples enfrentamientos con Benito Juárez, tanto durante la Guerra de Reforma, como durante la intervención francesa, lo que lo obligaría a pasarse al bando imperial. Tras la caída del imperio de Maximiliano, Vidaurri fue fusilado a las pocas horas después de haber sido capturado por tropas del general Porfirio Díaz.

Inicios[editar]

Nació en Villa de la Punta de Lampazos, Nuevo Reino de León, el 24 de julio de 1808, siendo el mayor de los 4 hijos de don Pedro José Vidaurri de la Cruz y de María Teodora Valdéz Solís. Paradójicamente, Vidaurri inició su carrera pública en la cárcel. La referencia más antígua de su estancia en Monterrey, es una consignación en su contra hecha el 12 de enero de 1832 por el comandante principal del estado al alcalde primero de la ciudad. Al joven Vidaurri, de 24 años de edad, se le acusó de haber cercenado de una cuchillada la mano izquierda al soldado de la Compañía de Lampazos Juan Olivares en una riña.

Hecho prisionero en la cárcel, Vidaurri figuró como escribano oficial, y más tarde ejercería ese mismo oficio en la Secretaría de Gobierno. Fue oficial mayor durante la primera gubernatura de Juan Nepomuceno de la Garza y Evia (1835-1837) y secretario de gobierno en tiempos de Joaquín García (1837-1839), de Manuel María de Llano (1844-1845) y de Jerónimo Cardona (1854-1855).

Carrera militar[editar]

Como muchos otros neoleoneses que eran habilitados para repeler los ataques de grupos indígenas, en 1840, Vidaurri fue nombrado capitán y comandante de una compañía que se encargaría de contener las ofensivas de los indios bárbaros y, en su caso, perseguirlos y reprimirlos.

Doce años después, el gobernador Agapito García Dávila designó a Vidaurri secretario por la entidad ante la junta que se celebró en Saltillo para coordinar las fuerzas de Tamaulipas, Coahuila, Zacatecas y Nuevo León en un plan de seguridad y defensa contra los ataques constantes de las tribus nómadas y filibusteros norteamericanos.

Revolución de Ayutla[editar]

Durante la Revolución de Ayutla, Vidaurri sostuvo varias juntas secretas con Antonio Rosales y otros lliberales. En 1855, dejó la secretaría de gobierno y salió de la ciudad rumbo a Lampazos, en donde proclamó el Plan Restaurador de la Libertad. Con esa bandera se dirigió a Monterrey y el 23 de mayo, una vez apoderado de la capital neoleonesa, se declaró gobernador y comandante general del Estado. Su nombramiento fue secundado por Ignacio Zaragoza en Ciudad Victoria, y por José Silvestre Aramberri y Mariano Escobedo en el sur de Nuevo León.

Vidaurri movilizó sus tropas hacia Matamoros a fin de combatir al general santanista Adrian Woll, pero, sin llegar a aquél puerto, se volvió a Saltillo para combatir a Francisco Güitián. Obtenida el 23 de julio una victoria sobre este jefe centralista y destacando sobre el interior del país a Juan Zuazua, Vidaurri volvió a Monterrey.

Ocupó la primera magistratura de Nuevo León entre 1855 y 1864; a lo largo de estos nueve años sólo en dos ocasiones abandonó la gubernatura durante unos meses debido a conflictos con la federación y a pugnas interregionales.

En virtud de los éxitos que había alcanzado en la lucha contra la dictadura santanista, el 19 de febrero de 1856 a través de un decreto y por su cuenta, Vidaurri declaró la anexión de Coahuila al estado de Nuevo León. Por este motivo tuvo sus primeros distanciamientos con el gobierno federal. El presidente Ignacio Comonfort ordenó a Vidaurri renunciar, pero después de un breve conflicto armado se llegó a un acuerdo en donde Vidaurri se comprometía a realizar un plebiscito para la aprobación de la unión en un solo estado de Coahuila y Nuevo León y respetar el resultado.

El plebiscito fue favorable a Vidaurri, por ello, la Constitución de 5 de febrero de 1857 reconoció formalmente al estado de Nuevo León y Coahuila y que con fundamento en ésta, se redactó la Constitución del Estado libre y soberano de Nuevo León y Coahuila sancionada el 14 de octubre de 1857. La constitución federal de 1857 fue rechazada por el clero y el Partido Conservador; vacilante, Comonfort desconoció la constitución y dio un golpe de estado.

Guerra de Reforma[editar]

Durante el periodo inicial de la Guerra de Reforma destacó el desempeño de Vidaurri como caudillo del Ejército del Norte: obtuvo una serie de importancia vital para la causa liberal, hasta que Miramón logró derrotar a sus tropas en Ahualulco. Don Santiago se retiró entonces a la ciudad de Monterrey, donde continuó gobernando la entidad, y dejó el mando del Ejército del Norte al general Juan Zuazua, su brazo armado.

Hacia septiembre de 1859, habiendo emprendido de nueva cuenta la campaña hacia el sur y tras apoderarse de la plaza de San Luis, Zuazua se puso a las órdenes de los altos mandos de las fuerzas constitucionales para incorporarse a la lucha que se escenificaba en el centro del país. Ello disgustó enormemente a Vidaurri, quien temía quedar desarmado, y dispuso que Zuazua regresara a Nuevo León. Mariano Escobedo e Ignacio Zaragoza desconocieron entonces a Vidaurri y, por órdenes del ministro de Guerra Santos Degollado, marcharon hacia Monterrey para destituir al gobernador. Fue así que el general José Silvestre Aramberri asumió el mando político y militar del Estado; luego gobernó el licenciado Domingo Martínez, aunque durante muy pocos meses porque para abril de 1860 Vidaurri había sido elegido nuevamente gobernador de Nuevo León.

Administración[editar]

Durante sus distintos mandatos, Nuevo León vivió un gran desarrollo: se estableció la fábrica de hilados y tejidos La Fama; se incrementó el comercio; hubo abundancia de oro circulando en moneda; aumentaron las fuentes de ingresos; se trazó la alameda de Monterrey; se creó la Plaza de la Llave; se erigió el Mercado Colón; se establecieron algunos jardines públicos, y se edificó el Teatro del Progreso.

Intervención Francesa[editar]

Reelegido para un nuevo periodo constitucional en febrero de 1863, Santiago Vidaurri gobernó Nuevo León casi con absoluta independencia del centro. De hecho sus distanciamientos con el gobierno federal son célebres.

En la huida hacia el norte del gobierno de Juárez, perseguido por los conservadores e imperiales, la Presidencia de la República se instaló en San Luis Potosí. La carencia de recursos era enorme, el ejército, convertido en una serie de grupos más guerrilla que fuerza regular, bajo presión en todos los frentes.

Juárez pidió a Vidaurri que apoyara a la Federación con el dinero de las aduanas de Nuevo León y Coahuila, que el gobernador había estado reteniendo. Vidaurri se opuso con el argumento de que eso “le traería la ruina al estado” y de pasada soltó algunas amenazas contra el gobierno republicano de Juárez.

Juárez, obligado a seguirse replegando, llegó a Saltillo y finalmente se reunió con Vidaurri en Monterrey el 12 de febrero de 1864. Guillermo Prieto narra en Lecciones de historia Patria el encontronazo. Juárez había llegado acompañado de su gabinete y Vidaurri se presentó con una multitud:

“La entrevista fue fría y llena de majestad por parte de Juárez. Un hijo de Vidaurri (Indalecio), sacando su pistola, rompió toda contestación y declaró el motín. Lerdo había previsto el desenlace y tenía listo el coche: con suma precipitación subieron a él, el mismo Lerdo, Juárez, Iglesias, Suárez y Navarro (...) Entonces se desencadenó el populacho y siguió al coche, haciendo disparos. El coronel Guiccione, con unos cuantos hombres y haciendo prodigios de valor, detuvo a la multitud enfurecida.”

El atentado contra el presidente Juárez fue celebrado por Vidaurri y sus amigos con repique de campanas, salvas de artillería y otras demostraciones de regocijo. Y como para que no quedara duda del camino que había tomado, el gobernador dio a la publicidad una carta circular en la que insultaba al gobierno y a la camarilla que pretendía introducir la desmoralización en todo el estado; al mismo tiempo prevenía a las autoridades de la entidad, “que no obedeciesen al gobierno de Juárez, se aprehendiese a sus agentes y se desconociese esa autoridad.”

Juárez respondió movilizando a las tropas de Naranjo y Escobedo hacia Monterrey. No podía permitirse en plena ofensiva de los imperiales un flanco abierto. Tras aquél incidente, el gobierno de la República desconoció su administración y Vidaurri, en su afán por conservar el poder, entabló una cruenta batalla contra las tropas juaristas, las cuales terminaron por derrotarlo.

Habiéndose refugiado en Texas, Santiago Vidaurri regresó a Nuevo León una vez que Monterrey fue ocupada por los franceses y se sometió al Imperio; reconoció a Maximiliano como emperador de México y se comprometió a serle fiel, dándole la espalda al gobierno al que había jurado lealtad. Durante este periodo fue designado consejero imperial y llegó a ser ministro de Hacienda.

Captura y muerte[editar]

Al triunfo de la República, Vidaurri se encontraba escondido en la Ciudad de México. Ahí, Porfirio Díaz dio un plazo para que se entregaran y fueran juzgados quienes habían servido al Imperio; de lo contrario, serían pasados por las armas. Vidaurri no acató tal orden, por lo que fue aprehendido y fusilado por la espalda, por traidor a la Patria, el 8 de julio de 1867 en la plaza de Santo Domingo. Sus últimas palabras fueron: "Deseo que mi sangre sea la última derramada y que México sea feliz". Sus restos fueron trasladados a Candela, Coahuila y descansan en una capilla privada en el rancho de la meseta de Mesa de Cartujanos ubicada a un lado de Lampazos de Naranjo, Nuevo León.

Carácter[editar]

Santiago Vidaurri observó desde siempre un carácter que no admitía réplica a sus decisiones. Durante su estancia en el gobierno de Nuevo León enfrentó por igual a conservadores y liberales, con el propósito de que nadie cuestionara sus arbitrios y con el fin de garantizar el bienestar de El Nuevo Reino de León.

Descendencia[editar]

Su hija, Pudenciana Vidaurri, contrajo matrimonio el 23 de abril de 1857 con el empresario de orígen irlandés, Patricio Milmo O'Dowd, de cuyo matrimonio nacería Patricio Milmo Vidaurri, quien a su vez contraería matrimonio con Patricia Hickman Morales, quienes fueron padres de Laura Milmo Hickman, esposa de Emilio Azcárraga Vidaurreta, pionero de la televisión mexicana y uno de los fundadores de la empresa Televisa; ambos fueron padres del famoso empresario Emilio Azcárraga Milmo,[1] y éste, a su vez, fue padre del actual presidente del consejo de administración del Grupo Televisa, Emilio Azcárraga Jean.

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • Autores varios. Los Gobernantes de Nuevo León, historia (1579 - 1989). México, D.F: J.R. FORTSON y CÍA., S.A. de C.V. Editores, 1990
  • CAVAZOS GARZA, Israel (coordinador). La enciclopedia de Monterrey, Tomo 3. El Diario de Monterrey, 1996, Monterrey, N.L.; Ed. Grijalbo, 1996, México, D.F.

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Jerónimo Cardona
Gobernador de Nuevo León
1855 - 1856
Sucesor:
Juan Nepomuceno de la Garza y Evia
Predecesor:
Juan Nepomuceno de la Garza y Evia (Nuevo León)
Santiago Rodríguez del Bosque (Coahuila)
Gobernador de Nuevo León y Coahuila
1857 - 1858
Sucesor:
Domingo Martínez
Predecesor:
Domingo Martínez
Gobernador de Nuevo León y Coahuila
1858 - 1859
Sucesor:
José Silvestre Aramberri
Predecesor:
Domingo Martínez
Gobernador de Nuevo León y Coahuila
1860 - 1862
Sucesor:
Domingo Martínez
Predecesor:
Domingo Martínez
Gobernador de Nuevo León y Coahuila
1862 - 1864
Sucesor:
Jesús María Benítez y Pinillos (Nuevo León)
Andrés S. Viesca (Coahuila)