Sección Femenina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Sección Femenina (SF) fue la rama femenina del partido Falange Española, y posteriormente de FET de las JONS. La Sección Femenina fue constituida en Madrid en 1934,[1] y llegó a funcionar durante cuarenta años, siendo disuelta tras la muerte del general Franco y el consiguiente desmontaje del régimen.[2]

Fue dirigida desde su nacimiento hasta su liquidación por Pilar Primo de Rivera y Sáenz de Heredia, hermana de José Antonio Primo de Rivera, el fundador de Falange. Impregnada su Jefa Nacional de un ferviente catolicismo, la Sección Femenina adoptó las figuras de Isabel la Católica y Santa Teresa de Jesús como modelos de conducta y símbolos de su acción.

Historia[editar]

Pilar Primo de Rivera (segunda por la derecha), participando en una reunión en la Alemania nazi (1941).

Durante la Segunda República española, las militantes de la Sección Femenina realizaron tareas de apoyo a la militancia masculina del partido, especialmente visitas a los presos del partido y a sus familias, así como tareas de enlace entre los presos y la calle (mensajes, consignas, etc.).[3]

Durante la Guerra Civil española se dedicaron a prestar apoyo a las familias de los caídos del bando sublevado en la lucha, además de sus tareas anteriores en la retaguardia republicana, y fueron progresivamente adquiriendo protagonismo en la retaguardia de las poblaciones conquistadas por los sublevados, organizando espontáneamente la asistencia básica a la población (ranchos de comida para los niños, ropa, sanidad, reparto de cartillas de racionamiento...), en competencia velada con el Auxilio de Invierno creado para estas funciones por Mercedes Sanz Bachiller. Su confirmación institucional les llegó en 1937, cuando el general Franco les entregó el control exclusivo del recién creado Servicio Social de la Mujer, émulo fascista del Servicio militar masculino y, como éste, obligatorio.

En los primeros años del franquismo se consolidó su papel institucional, al serles encomendado el Auxilio Social (heredero del Auxilio de Invierno) y sobre todo, el control exclusivo de la formación femenina, centrada sobre todo en la instrucción de las jóvenes para ser buenas patriotas, buenas cristianas y buenas esposas.[4]
Franco les llegó a ceder un Monumento Nacional, el castillo de la Mota de Medina del Campo (Valladolid), como sede central de la Sección Femenina.[5]

Tras la muerte de Franco y el desmontaje de la dictadura franquista muchas de las mujeres vinculadas a la Sección Femenina —alrededor de 24.000— fueron recolocadas con puestos de trabajo en las bibliotecas públicas del Estado, incluso sin haber realizado cursos de reciclaje profesional.[6] Sin embargo, diferencia de lo ocurrido en otras administraciones del estado, esta medida provocó numerosas protestas de los funcionarios del cuerpo de bibliotecarios.[7]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]