Rodolfo de Habsburgo (príncipe heredero de Austria)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Rodolfo de Habsburgo
Príncipe heredero de Austria, Hungría y Bohemia
Mayerling10.jpg
El archiduque Rodolfo de Habsburgo.
Información personal
Nacimiento 21 de agosto de 1858
Laxenburg, Flag of the Habsburg Monarchy.svg Imperio austríaco
Fallecimiento 30 de enero de 1889
(30 años)
Mayerling, Flag of Austria-Hungary (1869-1918).svg Imperio austrohúngaro
Entierro Cripta Imperial de Viena
Familia
Dinastía Casa de Habsburgo-Lorena
Padre Francisco José I de Austria
Madre Isabel de Baviera
Cónyuge Estefanía de Bélgica
Descendencia Isabel María de Austria
[editar datos en Wikidata]

El Archiduque Rodolfo de Habsburgo-Lorena, príncipe heredero de Austria, Hungría y Bohemia (Viena, 21 de agosto de 1858 - Mayerling, 30 de enero de 1889) fue el único hijo varón del emperador Francisco José I y de su esposa la emperatriz Isabel de Austria. Su muerte, aparentemente por suicidio, junto con la de su amante, la baronesa María Vetsera, en su pabellón de caza de Mayerling en 1889 dio lugar a titulares por todo el mundo, despertando rumores internacionales de conspiración y al final pudo haber sellado el destino de la monarquía Habsburgo.

Formación[editar]

Recibió una educación destinada a convertirle en digno sucesor de su padre y continuador de su régimen, pero Rodolfo tenía el temperamento artístico de su madre, fue un redomado mujeriego y, en política, simpatizaba con las ideas liberales y los movimientos nacionalistas húngaros. Su matrimonio de conveniencia celebrado en 1881 con la princesa Estefanía de Lieja, hija del rey Leopoldo II de Bélgica, fue una farsa desde el principio, pues Rodolfo nunca renunció a sus aventuras amorosas, especialmente desde que en 1888 conoció a María Vetsera, una bella aristócrata de origen húngaro de la que no se separó hasta su muerte.

El "pacto de suicidio" de Mayerling[editar]

El 30 de enero de 1889 fue el desenlace del llamado Crimen de Mayerling; Rodolfo de Habsburgo, heredero del Imperio austrohúngaro, fue hallado muerto en su dormitorio del pabellón de caza de Mayerling. Junto a él, la pistola que supuestamente había usado para dispararse en la sien y sobre la cama el cuerpo también sin vida de su amante, la joven baronesa María Vetsera, con un tiro en la cabeza. Todo apuntaba a un pacto suicida entre ambos amantes; pero, nadie podía creer que Rodolfo, con 30 años, se hubiera quitado la vida voluntariamente. Además, los torpes intentos del gobierno austríaco por ocultar los detalles del suceso y la presencia de algunos extraños en Mayerling inducían a pensar que podía tratarse de un complot para asesinar al heredero imperial. Incluso hubo rumores de que el cádaver del archiduque tenía cortes de sable y que le faltaba una mano que le habían cortado sus asesinos, y que para ocultarlo le habían puesto unos guantes rellenos de paja. Sin embargo otra versión apunta a un suicidio pactado al descubrir los amantes Rodolfo y María que eran hermanos, por ser María fruto de una antigua infidelidad del emperador Francisco José I a su esposa la emperatriz Sissi, con la madre de la baronesa.

Gerd Holler, en su libro "Mayerling: Die Lösung des Rätsels", apunta que en la primavera tardía de 1945, la artillería soviética bombardeó el monasterio en que reposaban los restos mortales de María Vetsera. Un proyectil de largo alcance desplazó la placa de granito que cubría su tumba. Holler, que por aquel entonces era un joven físico de Heiligenkreuz, fue llamado para examinar los restos de la baronesa y fue testigo de su re-entierro. El doctor Holler escudriñó cuidadosamente el cráneo y otros huesos en busca de huecos y destrozos causados por proyectiles, pero no había daño alguno en el esqueleto. Despertada su curiosidad, el doctor Holler esperó a que se abriese el Archivo Secreto Vaticano. La familia Habsburgo-Lorena, de religión católica, tuvo que pedir dispensa al Papa con el fin de proveer un funeral católico para su hijo, quien se habría suicidado. Ante la demanda, el Papa envió a su nuncio a Mayerling. Cuando éste regresó al Vaticano, escribió un detallado reporte acerca del incidente que había tenido lugar en el refugio de caza. Basándose en la detallada búsqueda de premisas, el nuncio reportó que solamente se había ejecutado un disparo. Todo esto, sumado al hecho de que el cuerpo de Rodolfo presentaba diversas contusiones y cortes, algo bastante insólito en un suicidio, sustenta la hipótesis de que la pareja fue atacada y que la baronesa murió a causa de una paliza, y no de un disparo mortal. De aquí nace una nueva hipótesis, en este caso de complot: por un lado urdido por los servicios secretos austriacos dada la ideología liberal de Rodolfo, y por otro, por los servicios secretos franceses, dada la negativa de Rodolfo a dar un golpe mortal a la política de su padre. Helmut Flatzelsteiner exhumó de nuevo el cuerpo de María Vetsera sin permisos, y fue reenterrada en su tumba original en el mes de octubre de 1993. A pesar de todo, los hechos exactos del llamado Crimen de Mayerling continúan siendo un misterio al día de hoy.

Distinciones honoríficas[editar]

Enlaces externos[editar]

Precedido por:
Archiduque Fernando, Príncipe Heredero de Austria
Príncipe Heredero de Austria
1858 - 1889
Sucedido por:
Archiduque Otón, Príncipe Heredero de Austria
Precedido por:
Archiduque Maximiliano de Austria
Heredero al trono Austriaco
1858 - 1889
Sucedido por:
Archiduque Carlos Luis de Austria