Refugio marítimo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
El refugio marítimo y puerto de la isla de Capri visto desde Anacapri (Italia).

Un refugio marítimo hace referencia a un puerto costero protegido de forma natural, o bien a una cala o bahía con una profundidad y características concretas que permiten anclar o amarrar una embarcación y brindarle protección contra el viento, las corrientes y el oleaje.[1]​ Un refugio puede ser tanto natural como artificial, siendo este último construido mediante el uso de malecones, embarcaderos o rompeolas.[2]​ Un ejemplo de refugio naval artificial es el puerto de Long Beach en California (Estados Unidos), que solía ser una serie de marismas y llanuras de marea demasiado poco profundas para los barcos mercantes modernos antes de que se dragara por primera vez a principios del siglo XX.[3]

Historia[editar]

Desde sus comienzos, la navegación empleó determinados lugares costeros, como bahías, ensenadas o desembocaduras de ríos, que ofrecieron refugios seguros para atracar las embarcaciones primitivas. Los pueblos navegantes como fenicios, griegos, vikingos y polinesios dieron uso a estos lugares privilegiados para el desarrollo del comercio, actos de piratería y migraciones. El pueblo fenicio dotó de faros a los refugios naturales para favorecer los viajes nocturnos, dando inicio a la construcción de puertos artificiales. De este modo, en el siglo XIII a. C., construyeron puertos de piedra en Tiro y Sidón con una técnica pulida.[4]​ Uno de los principales puertos artificiales de la antigüedad fue el de Alejandría, levantado en el año 331 a. C. ante la necesidad de proteger sus embarcaciones.[5]​ Con el posterior crecimiento del tráfico marítimo, los refugios marítimos dieron cabida a instalaciones que satisfacían las necesidades técnicas y comerciales, como es el caso de los puertos medievales del mar del Norte o ciudades mediterráneas como Génova, Venecia o Barcelona.[4]

Panorama de Columbrete Grande en el archipiélago de las Islas Columbretes (España). Dada su ubicación —a 56 km de la costa de Castellón[6]​ y su abrigo natural fue un refugio marítimo de piratas y contrabandistas hasta el siglo XX.[7]

El descubrimiento de América y la posterior apertura de nuevas rutas marítimas y comerciales aumentó el tamaño y calado de los buques, lo que obligó desde el siglo XVI a la construcción de muelles para facilitar la carga y descarga de mercancías. En el siglo XIX, el desarrollo de los buques de vapor, sustituyendo la propulsión por viento, permitió aumentar notablemente el tonelaje y la capacidad de carga de las embarcaciones, por lo que los puertos tuvieron que modernizarse en consecuencia.[4]

Piratería[editar]

Mapa que muestra los refugios marítimos (harbours en inglés) de Port Royal y Kingston en Jamaica.

Durante toda la historia de la navegación ha sido común que piratas y bucaneros aprovecharan los refugios marítimos naturales para guarecerse. Un ejemplo es el caso de Port Royal, que en un inicio fue conquistado por Inglaterra en 1665. Estos construyeron un fuerte en el sur de la isla de Jamaica aprovechando un refugio costero natural. Ante la poca población del pueblo cercano a la fortificación, los colonos invitaron a piratas para asentarse en el refugio marítimo y así contar con defensa contra los ataques españoles. La ocupación de bucaneros aumentó debido a las condiciones favorables del puerto natural, que contaba con la profundidad adecuada para proteger a los barcos fondeados.[8]

Tipos[editar]

Se pueden encontrar tanto refugios marítimos naturales como artificiales. Ambos presentan características diferentes, aunque pueden proporcionar la misma función. Mientras que algunos países protegen sus puertos naturales con tal de conservar el entorno, otros emplean refugios artificiales para emplear instalaciones más productivas. Algunos ejemplos de refugios manipulados por el ser humano incluyen el puerto de Róterdam en Países Bajos o el de Houston en Estados Unidos, mientras que algunos puertos naturales se pueden encontrar en Visakhapatnam (India) o Trincomalee (Sri Lanka). Otro tipo de refugio marítimo incluye los puertos libres de hielo, ubicados cerca del polo norte y sur, siendo algunos exponentes los ubicados en Hammerfest (Noruega) y Múrmansk (Rusia).[9]

Geología[editar]

Los refugios marítimos naturales suelen situarse en bahías o ensenadas dadas sus características. Una bahía consiste en una entrada de agua rodeada por tierra menos por una apertura; un refugio marítimo destacado en una bahía es el puerto de Cádiz en España.[10]​ Por otra parte, una ensenada presenta similitud con la bahía pero a un tamaño más reducido. Estas se originan en zonas donde las franjas de roca con resistencia a las inclemencias se colocan de forma paralela a la costa. Se forman mediante distintas líneas de rocas, siendo las exteriores y con contacto al mar más resistentes (como roca ígnea o caliza), mientras que en el interior se deposita arena o arcilla.[11]

Referencias[editar]

  1. «harbour». The Free Dictionary (en inglés). Consultado el 17 de enero de 2022. 
  2. «Glossary of Marine Terms» (en inglés). Consultado el 17 de enero de 2022. 
  3. «Los Angeles and Long Beach Harbors» (en inglés). Archivado desde el original el 23 de febrero de 2014. Consultado el 18 de enero de 2022. 
  4. a b c «Origen y Evolucion de los puertos». 2012. Consultado el 18 de enero de 2022. 
  5. «Puertos: Su historia y evolución». Confluencia Portuaria. 17 de mayo de 2019. Consultado el 18 de enero de 2022. 
  6. «Columbretes, historia viva». Levante. 24 de agosto de 2009. Consultado el 18 de enero de 2022. 
  7. «Historia y cultura». Generalidad Valenciana. Consultado el 18 de enero de 2022. 
  8. «La historia de Port Royal, Jamaica». 30 de mayo de 2019. Consultado el 18 de enero de 2022. 
  9. «The Meaning Of Harbour And Its Function» (en inglés). 22 de octubre de 2017. Consultado el 18 de enero de 2022. 
  10. «Definición de bahía». Consultado el 18 de enero de 2022. 
  11. «Ensenada». 12 de enero de 2012. Consultado el 18 de enero de 2022. 

Enlaces externos[editar]