Kinesiología

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Quinesiología»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Una serie de imágenes que representan la investigación (izquierda) y la práctica (derecha) en el campo de la kinesiología académica.

La kinesiología o quinesilogía[1][2]​ (del griego kínēsis 'movimiento', y logos, 'tratado, estudio') es el estudio científico del movimiento del cuerpo. La kinesiología aborda los principios y mecanismos de movimiento fisiológicos, biomecánicos y psicodinámicos. Las aplicaciones de la kinesiología a la salud humana (es decir, kinesiología humana) incluyen biomecánica y ortopedia (fuerza y acondicionamiento), psicología del deporte (control motor) adquisición de habilidades y aprendizaje motor, métodos de rehabilitación (terapia física y ocupacional) y fisiología del deporte y el ejercicio. Los estudios del movimiento humano y animal incluyen medidas de sistemas de seguimiento de movimiento, electrofisiología de la actividad muscular y cerebral. Así como varios métodos para monitorear la función fisiológica y otras técnicas de investigación cognitiva y conductual.[3][4]

Historia[editar]

El análisis de grabaciones del movimiento humano, iniciado por E. Muybridge, ocupa un lugar destacado en la kinesiología.
En 1894, el barón sueco Nils Posse (1862-1895) escribió el libro "La Kinesiología Especial de la Gimnasia Educativa".

El Royal Central Institute of Gymnastics fue fundado en 1813 en Estocolmo, Suecia por Pehr Henrik Ling. Fue la primera escuela de fisioterapia del mundo, formando a cientos de médicos gimnastas que difundieron la fisioterapia sueca por todo el mundo. En 1887, Suecia fue el primer país del mundo en otorgar una licencia estatal nacional a fisioterapeutas[5]

El médico gimnasta y kinesiólogo sueco Carl August Georgii, profesor del Instituto Real Central de Gimnasia en Estocolmo, fue quien creó y acuñó el término kinesiología en 1854.El término Kinesiología es una traducción literal al griego+españól de la palabra sueca original Rörelselära, que significa "ciencia del movimiento". Fue la base de la medicina gimnástica, la fisioterapia y terapia física original, desarrollada por más de 100 años en Suecia (a partir de 1813).

La nueva terapia médica creada en Suecia se llamó originalmente Rörelselära, y más tarde en 1854 se tradujo al nuevo término internacional "Kinesiología". La kinesiología consistía de casi 2000 movimientos físicos y 50 tipos diferentes de técnicas de terapia de masaje. Todos se usaban para afectar diversas disfunciones e incluso enfermedades, no solo en el aparato de movimiento, sino también en la fisiología interna humana. Así, la kinesiología clásica y tradicional original no era solo un sistema de rehabilitación para el cuerpo, o biomecánica como en la kinesiología académica moderna, sino también una nueva terapia para aliviar y curar enfermedades, al afectar el sistema nervioso autónomo, órganos y glándulas en el cuerpo.[5][6]

En 1886, el médico gimnasta sueco Nils Posse (1862-1895) introdujo el término kinesiología a EE. UU.[7]​ Nils Posse se graduó del Royal Gymnastic Central Institute en Estocolmo, Suecia y fue fundador del Posse Gymnasium en Boston, MA. y enseñaba en el Boston Normal School of Gymnastics.[8]La Kinesiología Especial de la Gimnasia Educativa fue el primer libro escrito en el mundo con la palabra "Kinesiología" en el título del libro. Fue escrito por Nils Posse y publicado en Boston entre 1894 y 1895.[9]

El primer departamento de kinesiología del mundo se inauguró en 1967 en la Universidad de Waterloo, Canadá.[10]

Principios[editar]

Adaptación a través del ejercicio[editar]

Resumen de adaptaciones a largo plazo al ejercicio aeróbico y anaeróbico regular. El ejercicio aeróbico puede causar varias adaptaciones cardiovasculares centrales, incluido un aumento en el volumen sistólico (VS)[11]​ y la capacidad aeróbica máxima ( VO 2 máx ) [12]​, así como una disminución en la frecuencia cardíaca en reposo.[13][14][15]​ Las adaptaciones a largo plazo al entrenamiento de resistencia, la forma más común de ejercicio anaeróbico, incluyen hipertrofia muscular,[16][17]​ un aumento en el área de sección transversal fisiológica de músculos y un aumento en el impulso neural,[18][19]​ ambos conducentes a un aumento de la fuerza muscular.[20]​ Las adaptaciones neuronales comienzan más rápidamente y se estabilizan antes de la respuesta hipertrófica.[21][22]

La adaptación a través del ejercicio es un principio clave de la kinesiología que se relaciona con la mejora del estado físico en los atletas, así como con la salud y el bienestar de las poblaciones clínicas. El ejercicio es una intervención simple y establecida para muchos trastornos del movimiento y afecciones musculoesqueléticas debido a la neuroplasticidad del cerebro[23]​ y la adaptabilidad del sistema musculoesquelético.[18][19][20]​ Se ha demostrado que el ejercicio terapéutico mejora el control neuromotor y las capacidades motoras tanto en poblaciones normales[24]​ como patológicas.[12][25]

Hay muchos tipos diferentes de intervenciones con ejercicio que se pueden aplicar en kinesiología a poblaciones atléticas, normales y clínicas. Las intervenciones de ejercicio aeróbico ayudan a mejorar la resistencia cardiovascular.[26]​ Los programas de entrenamiento de fuerza anaeróbicos pueden aumentar la fuerza muscular,[19]​ potencia[27]​ y la masa corporal magra.[28]​ Se puede atribuir una disminución del riesgo de caídas y un aumento del control neuromuscular a los programas de intervención del equilibrio.[29]​ Los programas de flexibilidad pueden aumentar el rango funcional de movimiento y reducir el riesgo de lesiones.[30]

En conjunto, los programas de ejercicio pueden reducir los síntomas de depresión[31]​ y el riesgo de enfermedades cardiovasculares[32]​ y metabólicas.[33]​ Además, pueden ayudar a mejorar la calidad de vida,[34]​ los hábitos de sueño, la función del sistema inmunológico,[35]​ y la composición corporal.[36]

Neuroplasticidad[editar]

La plasticidad adaptativa junto con la práctica en tres niveles: En el nivel de comportamiento, el desempeño (por ejemplo, tasa de éxito y precisión) mejoró después de la práctica.[37][38]​ A nivel cortical, las áreas de representación motora de los músculos actuantes se agrandan. Se refuerza la conectividad funcional entre la corteza motora primaria y el área motora suplementaria.[39][40][41][42][43][44][45]​ A nivel neuronal el número de dendritas y neurotransmisores aumenta con la práctica.[46][47]

La neuroplasticidad también es un principio científico clave utilizado en kinesiología para describir cómo se relacionan el movimiento y los cambios en el cerebro. El cerebro humano se adapta y adquiere nuevas habilidades motoras basadas en este principio, lo que incluye cambios cerebrales tanto adaptativos como desadaptativos.

Plasticidad adaptativa

La evidencia empírica reciente indica el impacto significativo de la actividad física en la función cerebral. Por ejemplo, una mayor cantidad de actividad física se asocia con una función cognitiva mejorada en los adultos mayores.[48]​ Los efectos de la actividad física se pueden distribuir por todo el cerebro, dando como resultado una mayor densidad de materia gris e integridad de la materia blanca después del entrenamiento físico,[49][50]​ y / o en áreas específicas del cerebro, como una mayor activación en la corteza prefrontal y el hipocampo.[51]​ La neuroplasticidad es también el mecanismo subyacente de la adquisición de habilidades. Por ejemplo, después de un entrenamiento a largo plazo, los pianistas mostraron una mayor densidad de materia gris en la corteza sensoriomotora e integridad de la materia blanca en la cápsula interna en comparación con los no músicos.[52][53]

Plasticidad desadaptativa

La plasticidad desadaptativa se define como neuroplasticidad con efectos negativos o consecuencias perjudiciales en la conducta.[54][55]​ Pueden ocurrir anomalías del movimiento entre personas con y sin lesiones cerebrales debido a una remodelación anormal en el sistema nervioso central.[42][56]​ La falta de uso aprendido es un ejemplo que se observa comúnmente entre los pacientes con daño cerebral, como un accidente cerebrovascular. Pacientes que han sufrido un accidente cerebrovascular han aprendido a suprimir el movimiento parético de las extremidades después de una experiencia fallida en el uso de la mano parética. Esto puede causar una disminución de la activación neuronal en áreas adyacentes a la corteza motora infartada.[57][58]

En la práctica clínica y la investigacióna existen muchos tipos de terapias diseñadas para superar la plasticidad desadaptativa , como por ejemplo la terapia de movimiento inducida por restricción, el entrenamiento en cinta rodante con soporte de peso corporal y la terapia de realidad virtual. Se ha demostrado que estas intervenciones mejoran la función motora en las extremidades paréticas[59][60][61]​ y estimulan la reorganización cortical[62][63][64]​ en pacientes con daño cerebral.

Redundancia motora[editar]

Animación que ilustra el concepto de redundancia motora: la acción motora de poner el dedo en contacto con un punto en el espacio se puede lograr utilizando una amplia variedad de configuraciones de las extremidades.

La redundancia motora es un concepto ampliamente utilizado en kinesiología el cual establece que, para cualquier tarea que el cuerpo humano pueda realizar, existe efectivamente un número ilimitado de formas en que el sistema nervioso podría lograr esa tarea. Esta redundancia aparece en múltiples niveles en la cadena de ejecución motora:[65]

  • La redundancia cinemática significa que para una ubicación final deseada (por ejemplo, de la mano o un dedo), existen muchas configuraciones de las articulaciones que producirían la misma ubicación final en el espacio.
  • La redundancia muscular significa que el mismo torque articular neto podría ser generado por muchas contribuciones relativas diferentes de músculos individuales.
  • La redundancia de unidades motoras significa que para la misma fuerza muscular neta, la fuerza podría ser generada por muchas contribuciones relativas diferentes de unidades motoras dentro de ese músculo.

El concepto de redundancia motora se explora en numerosos estudios,[66][67][68]​ generalmente con el objetivo de describir la contribución relativa de un conjunto de elementos motores (por ejemplo, músculos) en varios movimientos humanos, y cómo estas contribuciones pueden ser predichas a partir de una teoría integral. Han surgido dos teorías distintas (pero no incompatibles) sobre cómo el sistema nervioso coordina elementos redundantes: Simplificación y optimización:

  • En la teoría de la simplificación, los movimientos complejos y las acciones de los músculos se construyen a partir de movimientos más simples, a menudo conocidos como primitivos o sinergias, lo que resulta en un sistema más simple de controlar para el cerebro.[69][70]
  • En la teoría de la optimización, las acciones motoras surgen de la minimización de un parámetro de control, como el costo energético del movimiento o errores en el desempeño del movimiento.[71]

Alcance de la práctica[editar]

Los kinesiólogos trabajan en una variedad de roles como profesionales de la salud: Como proveedores de rehabilitación en hospitales, clínicas y entornos privados que trabajan con poblaciones que necesitan atención por afecciones musculoesqueléticas, cardíacas y neurológicas. Proporcionan rehabilitación a personas lesionadas en el trabajo y en accidentes de tráfico. También trabajan como especialistas en evaluación funcional, fisioterapeutas, ergonomistas, especialistas en reincorporación al trabajo, administradores de casos y evaluadores médicos legales. Se pueden encontrar en entornos hospitalarios, de atención a largo plazo, clínicas, laborales y comunitarias. Además, la kinesiología se aplica en áreas de salud y acondicionamiento físico para todos los niveles de atletas, pero se encuentra con mayor frecuencia en el entrenamiento de atletas de élite.[72][73]

Los kinesiólogos que trabajan en el entrenamiento atlético lo hacen en cooperación con médicos. Estos preparadores físicos se esfuerzan por evitar que los deportistas sufran lesiones, diagnosticarlas si han sufrido alguna lesión y en caso necesario aplicar el tratamiento adecuado.[74]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «kinesiología | Diccionario de la lengua española». «Diccionario de la lengua española» - Edición del Tricentenario. Consultado el 24 de septiembre de 2020. 
  2. «quinesiología | Diccionario de la lengua española». «Diccionario de la lengua española» - Edición del Tricentenario. Consultado el 24 de septiembre de 2020. 
  3. Bodo Rosenhahn, Reinhard Klette and Dimitris Metaxas (eds.). Human Motion - Understanding, Modelling, Capture and Animation. Volume 36 in Computational Imaging and Vision, Springer, Dordrecht, 2007
  4. Ahmed Elgammal, Bodo Rosenhahn, and Reinhard Klette (eds.) Human Motion - Understanding, Modelling, Capture and Animation. 2nd Workshop, in conjunction with ICCV 2007, Rio de Janeiro, Lecture Notes in Computer Science, LNCS 4814, Springer, Berlin, 2007
  5. a b Ottosson, Anders (2010). «The First Historical Movements of Kinesiology: Scientification in the Borderline between Physical Culture and Medicine around 1850». The International Journal of the History of Sport 27 (11): 1892-1919. PMID 20653114. doi:10.1080/09523367.2010.491618. 
  6. Ottosson, Anders (2007). Sjukgymnasten - vart tog han vägen? En undersökning av sjukgymnastyrkets maskulinisering och avmaskulinisering 1813-1934. Gothenburg Sweden, Göteborg Sverige: Doctoral Theses from University of Gothenburg. ISBN 978-91-88614-56-8. 
  7. «Ling, Branting, Georgii, or Dally: Who Was the Real Father of Kinesiology?» (en inglés). Archivado desde el original el 11 de septiembre de 2016. Consultado el 6 de noviembre de 2017. 
  8. «Archived copy». Archivado desde el original el 7 de noviembre de 2017. Consultado el 6 de noviembre de 2017. 
  9. www.Kinesiology.com, Mac Pompeius Wolontis. «Kinesiology.com - manual muscle testing MMT». kinesiology.com. Archivado desde el original el 7 de noviembre de 2017. Consultado el 27 de abril de 2018. 
  10. «Home - Kinesiology». uwaterloo.ca. 20 de agosto de 2012. Archivado desde el original el 21 October 2012. Consultado el 27 de abril de 2018. 
  11. Wang, E; Næss, MS; Hoff, J; Albert, TL; Pham, Q; Richardson, RS; Helgerud, J (16 de noviembre de 2013). «Exercise-training-induced changes in metabolic capacity with age: the role of central cardiovascular plasticity». Age (Dordrecht, Netherlands) (en inglés) 36 (2): 665-676. PMC 4039249. PMID 24243396. doi:10.1007/s11357-013-9596-x. 
  12. a b Potempa, K; Lopez, M; Braun, LT; Szidon, JP; Fogg, L; Tincknell, T (January 1995). «Physiological outcomes of aerobic exercise training in hemiparetic stroke patients.». Stroke: A Journal of Cerebral Circulation 26 (1): 101-5. PMID 7839377. doi:10.1161/01.str.26.1.101. 
  13. Wilmore, JH; Stanforth, PR; Gagnon, J; Leon, AS; Rao, DC; Skinner, JS; Bouchard, C (July 1996). «Endurance exercise training has a minimal effect on resting heart rate: the HERITAGE Study.». Medicine & Science in Sports & Exercise 28 (7): 829-35. PMID 8832536. doi:10.1097/00005768-199607000-00009. 
  14. Carter, JB; Banister, EW; Blaber, AP (2003). «Effect of endurance exercise on autonomic control of heart rate.». Sports Medicine 33 (1): 33-46. PMID 12477376. doi:10.2165/00007256-200333010-00003. 
  15. Chen, Chao‐Yin; Dicarlo, Stephen E. (enero de 1998). «Endurance exercise training‐induced resting Bradycardia: A brief review». Sports Medicine, Training and Rehabilitation (en inglés) 8 (1): 37-77. doi:10.1080/15438629709512518. 
  16. Crewther, BT; Heke, TL; Keogh, JW (Febrero de 2013). «The effects of a resistance-training program on strength, body composition and baseline hormones in male athletes training concurrently for rugby union 7's.». The Journal of Sports Medicine and Physical Fitness (en inglés) 53 (1): 34-41. PMID 23470909. 
  17. Schoenfeld, BJ (Junio de 2013). «Postexercise hypertrophic adaptations: a reexamination of the hormone hypothesis and its applicability to resistance training program design». Journal of Strength and Conditioning Research (en inglés) 27 (6): 1720-30. PMID 23442269. doi:10.1519/JSC.0b013e31828ddd53. 
  18. a b Dalgas, U; Stenager, E; Lund, C; Rasmussen, C; Petersen, T; Sørensen, H; Ingemann-Hansen, T; Overgaard, K (Julio de 2013). «Neural drive increases following resistance training in patients with multiple sclerosis.». Journal of Neurology (en inglés) 260 (7): 1822-32. PMID 23483214. doi:10.1007/s00415-013-6884-4. 
  19. a b c Staron, RS; Karapondo, DL; Kraemer, WJ; Fry, AC; Gordon, SE; Falkel, JE; Hagerman, FC; Hikida, RS (Marzo de 1994). «Skeletal muscle adaptations during early phase of heavy-resistance training in men and women.». Journal of Applied Physiology (en inglés) 76 (3): 1247-55. PMID 8005869. doi:10.1152/jappl.1994.76.3.1247. 
  20. a b Folland, JP; Williams, AG (2007). «The adaptations to strength training : morphological and neurological contributions to increased strength.». Sports Medicine 37 (2): 145-68. PMID 17241104. doi:10.2165/00007256-200737020-00004. 
  21. Moritani, T; deVries, HA (Junio de 1979). «Neural factors versus hypertrophy in the time course of muscle strength gain.». American Journal of Physical Medicine (en inglés) 58 (3): 115-30. PMID 453338. 
  22. Narici, MV; Roi, GS; Landoni, L; Minetti, AE; Cerretelli, P (1989). «Changes in force, cross-sectional area and neural activation during strength training and detraining of the human quadriceps.». European Journal of Applied Physiology and Occupational Physiology 59 (4): 310-9. PMID 2583179. doi:10.1007/bf02388334. 
  23. Forrester, LW; Wheaton, LA; Luft, AR (2008). «Exercise-mediated locomotor recovery and lower-limb neuroplasticity after stroke.». Journal of Rehabilitation Research and Development 45 (2): 205-20. PMID 18566939. doi:10.1682/jrrd.2007.02.0034. 
  24. Roig, M; Skriver, K; Lundbye-Jensen, J; Kiens, B; Nielsen, JB (2012). «A single bout of exercise improves motor memory». PLoS ONE 7 (9): e44594. Bibcode:2012PLoSO...744594R. PMC 3433433. PMID 22973462. doi:10.1371/journal.pone.0044594. 
  25. Hirsch, MA; Farley, BG (Junio de 2009). «Exercise and neuroplasticity in persons living with Parkinson's disease.». European Journal of Physical and Rehabilitation Medicine (en inglés) 45 (2): 215-29. PMID 19532109. 
  26. Schjerve, IE; Tyldum, GA; Tjønna, AE; Stølen, T; Loennechen, JP; Hansen, HE; Haram, PM; Heinrich, G et al. (November 2008). «Both aerobic endurance and strength training programmes improve cardiovascular health in obese adults.». Clinical Science 115 (9): 283-93. PMID 18338980. doi:10.1042/CS20070332. 
  27. Jozsi, AC; Campbell, WW; Joseph, L; Davey, SL; Evans, WJ (Noviembre de 1999). «Changes in power with resistance training in older and younger men and women.». The Journals of Gerontology. Series A, Biological Sciences and Medical Sciences (en inglés) 54 (11): M591-6. PMID 10619323. doi:10.1093/gerona/54.11.m591. 
  28. Campbell, WW; Crim, MC; Young, VR; Evans, WJ (Agosto de 1994). «Increased energy requirements and changes in body composition with resistance training in older adults.». The American Journal of Clinical Nutrition (en inglés) 60 (2): 167-75. PMID 8030593. doi:10.1093/ajcn/60.2.167. 
  29. El-Khoury, F; Cassou, B; Charles, MA; Dargent-Molina, P (29 de octubre de 2013). «The effect of fall prevention exercise programmes on fall induced injuries in community dwelling older adults: systematic review and meta-analysis of randomised controlled trials» [en]. BMJ (Clinical Research Ed.) 347 (20): f6234. PMC 3812467. PMID 24169944. doi:10.1136/bmj.f6234. 
  30. Hartig, DE; Henderson, JM (marzo - abril de 1999). «Increasing hamstring flexibility decreases lower extremity overuse injuries in military basic trainees.». The American Journal of Sports Medicine (en inglés) 27 (2): 173-6. PMID 10102097. doi:10.1177/03635465990270021001. 
  31. Brand, S; Gerber, M; Beck, J; Hatzinger, M; Pühse, U; Holsboer-Trachsler, E (Febrero de 2010). «High exercise levels are related to favorable sleep patterns and psychological functioning in adolescents: a comparison of athletes and controls.». The Journal of Adolescent Health (en inglés) 46 (2): 133-41. PMID 20113919. doi:10.1016/j.jadohealth.2009.06.018. 
  32. Cederberg, H; Mikkola, I; Jokelainen, J; Laakso, M; Härkönen, P; Ikäheimo, T; Laakso, M; Keinänen-Kiukaanniemi, S (Junio de 2011). «Exercise during military training improves cardiovascular risk factors in young men.» [en]. Atherosclerosis 216 (2): 489-95. PMID 21402378. doi:10.1016/j.atherosclerosis.2011.02.037. 
  33. Borghouts, LB; Keizer, HA (enero de 2000). «Exercise and insulin sensitivity: a review.». International Journal of Sports Medicine (en inglés) 21 (1): 1-12. PMID 10683091. doi:10.1055/s-2000-8847. 
  34. Tsai, JC; Yang, HY; Wang, WH; Hsieh, MH; Chen, PT; Kao, CC; Kao, PF; Wang, CH et al. (abril de 2004). «The beneficial effect of regular endurance exercise training on blood pressure and quality of life in patients with hypertension.». Clinical and Experimental Hypertension (New York, N.Y. : 1993) (en inglés) 26 (3): 255-65. PMID 15132303. doi:10.1081/ceh-120030234. 
  35. Nieman, DC (octubre de 1994). «Exercise, infection, and immunity.». International Journal of Sports Medicine (en inglés). 15 Suppl 3: S131-41. PMID 7883395. doi:10.1055/s-2007-1021128. 
  36. Zorba, E; Cengiz, T; Karacabey, K (diciembre de 2011). «Exercise training improves body composition, blood lipid profile and serum insulin levels in obese children.». The Journal of Sports Medicine and Physical Fitness (en inglés) 51 (4): 664-9. PMID 22212270. 
  37. Marston, A (Mayo de 1967). «Self-reinforcement and external reinforcement in visual-motor learning.». Journal of Experimental Psychology (en inglés) 74 (1): 93-8. PMID 6032584. doi:10.1037/h0024505. 
  38. Marchant, David C.; Clough, Peter J.; Crawshaw, Martin; Levy, Andrew (Enero de 2009). «Novice motor skill performance and task experience is influenced by attentional focusing instructions and instruction preferences». International Journal of Sport and Exercise Psychology (en inglés) 7 (4): 488-502. doi:10.1080/1612197X.2009.9671921. 
  39. Yoo, Kwangsun; Sohn, William S.; Jeong, Yong (2013). «Tool-use practice induces changes in intrinsic functional connectivity of parietal areas». Frontiers in Human Neuroscience 7: 49. PMC 3582314. PMID 23550165. doi:10.3389/fnhum.2013.00049. 
  40. Dayan, Eran; Cohen, Leonardo G. (Noviembre de 2011). «Neuroplasticity Subserving Motor Skill Learning». Neuron (en inglés) 72 (3): 443-454. PMC 3217208. PMID 22078504. doi:10.1016/j.neuron.2011.10.008. 
  41. Nudo, RJ; Wise, BM; SiFuentes, F; Milliken, GW (21 de junio de 1996). «Neural substrates for the effects of rehabilitative training on motor recovery after ischemic infarct». Science (en inglés) 272 (5269): 1791-4. Bibcode:1996Sci...272.1791N. PMID 8650578. doi:10.1126/science.272.5269.1791. 
  42. a b Nudo, RJ; Milliken, GW (Mayo de 1996). «Reorganization of movement representations in primary motor cortex following focal ischemic infarcts in adult squirrel monkeys.». Journal of Neurophysiology (en inglés) 75 (5): 2144-9. PMID 8734610. doi:10.1152/jn.1996.75.5.2144. 
  43. Pascual-Leone, A; Nguyet, D; Cohen, LG; Brasil-Neto, JP; Cammarota, A; Hallett, M (Septiembre de 1995). «Modulation of muscle responses evoked by transcranial magnetic stimulation during the acquisition of new fine motor skills.». Journal of Neurophysiology (en inglés) 74 (3): 1037-45. PMID 7500130. doi:10.1152/jn.1995.74.3.1037. 
  44. Liepert, J; Terborg, C; Weiller, C (Abril de 1999). «Motor plasticity induced by synchronized thumb and foot movements.». Experimental Brain Research. Experimentelle Hirnforschung. Experimentation Cerebrale (en inglés) 125 (4): 435-9. PMID 10323289. doi:10.1007/s002210050700. 
  45. Eickhoff, SB; Dafotakis, M; Grefkes, C; Shah, NJ; Zilles, K; Piza-Katzer, H (Julio de 2008). «Central adaptation following heterotopic hand replantation probed by fMRI and effective connectivity analysis.». Experimental Neurology (en inglés) 212 (1): 132-44. PMID 18501895. doi:10.1016/j.expneurol.2008.03.025. 
  46. Johansson, B. B. (1 de enero de 2000). «Brain Plasticity and Stroke Rehabilitation : The Willis Lecture». Stroke (en inglés) 31 (1): 223-230. PMID 10625741. doi:10.1161/01.STR.31.1.223. 
  47. Gomez-Pinilla, F. (1 de noviembre de 2002). «Voluntary Exercise Induces a BDNF-Mediated Mechanism That Promotes Neuroplasticity». Journal of Neurophysiology (en inglés) 88 (5): 2187-2195. PMID 12424260. doi:10.1152/jn.00152.2002. 
  48. Mora, F (Marzo de 2013). «Successful brain aging: plasticity, environmental enrichment, and lifestyle». Dialogues in Clinical Neuroscience (en inglés) 15 (1): 45-52. PMC 3622468. PMID 23576888. 
  49. Hopkins, ME; Bucci, DJ (Septiembre de 2010). «BDNF expression in perirhinal cortex is associated with exercise-induced improvement in object recognition memory.». Neurobiology of Learning and Memory (en inglés) 94 (2): 278-84. PMC 2930914. PMID 20601027. doi:10.1016/j.nlm.2010.06.006. 
  50. Thomas, C; Baker, CI (Junio de 2013). «Teaching an adult brain new tricks: a critical review of evidence for training-dependent structural plasticity in humans.». NeuroImage (en inglés) 73: 225-36. PMID 22484409. doi:10.1016/j.neuroimage.2012.03.069. 
  51. Erickson, KI; Weinstein, AM; Lopez, OL (Noviembre de 2012). «Physical activity, brain plasticity, and Alzheimer's disease.». Archives of Medical Research (en inglés) 43 (8): 615-21. PMC 3567914. PMID 23085449. doi:10.1016/j.arcmed.2012.09.008. 
  52. Han, Y; Yang, H; Lv, YT; Zhu, CZ; He, Y; Tang, HH; Gong, QY; Luo, YJ et al. (31 de julio de 2009). «Gray matter density and white matter integrity in pianists' brain: a combined structural and diffusion tensor MRI study.». Neuroscience Letters (en inglés) 459 (1): 3-6. PMID 18672026. doi:10.1016/j.neulet.2008.07.056. 
  53. PANTEV, C.; ENGELIEN, A.; CANDIA, V.; ELBERT, T. (25 de enero de 2006). «Representational Cortex in Musicians». Annals of the New York Academy of Sciences (en inglés) 930 (1): 300-314. Bibcode:2001NYASA.930..300P. doi:10.1111/j.1749-6632.2001.tb05740.x. 
  54. «Harnessing neuroplasticity for clinical applications». Brain 134 (Pt 6): 1591-609. Junio de 2011. PMC 3102236. PMID 21482550. doi:10.1093/brain/awr039. 
  55. Nahum, A; Sznajder, JI; Solway, J; Wood, LD; Schumacker, PT (Mayo de 1988). «Pressure, flow, and density relationships in airway models during constant-flow ventilation.». Journal of Applied Physiology 64 (5): 2066-73. PMID 3391905. doi:10.1152/jappl.1988.64.5.2066. 
  56. Kadota, H; Nakajima, Y; Miyazaki, M; Sekiguchi, H; Kohno, Y; Amako, M; Arino, H; Nemoto, K et al. (Julio de 2010). «An fMRI study of musicians with focal dystonia during tapping tasks.». Journal of Neurology (en inglés) 257 (7): 1092-8. PMID 20143109. doi:10.1007/s00415-010-5468-9. 
  57. «An operant approach to rehabilitation medicine: overcoming learned nonuse by shaping». Journal of the Experimental Analysis of Behavior (en inglés) 61 (2): 281-93. Marzo de 1994. PMC 1334416. PMID 8169577. doi:10.1901/jeab.1994.61-281. 
  58. «Motor system plasticity in stroke models: intrinsically use-dependent, unreliably useful». Stroke: A Journal of Cerebral Circulation (en inglés) 44 (6 Suppl 1): S104-6. Junio de 2013. PMC 3727618. PMID 23709698. doi:10.1161/STROKEAHA.111.000037. 
  59. Macko, RF; Smith, GV; Dobrovolny, CL; Sorkin, JD; Goldberg, AP; Silver, KH (Julio de 2001). «Treadmill training improves fitness reserve in chronic stroke patients.». Archives of Physical Medicine and Rehabilitation (en inglés) 82 (7): 879-84. PMID 11441372. doi:10.1053/apmr.2001.23853. 
  60. Wolf, SL; Winstein, CJ; Miller, JP; Taub, E; Uswatte, G; Morris, D; Giuliani, C; Light, KE et al. (1 de noviembre de 2006). «Effect of constraint-induced movement therapy on upper extremity function 3 to 9 months after stroke: the EXCITE randomized clinical trial». JAMA: The Journal of the American Medical Association (en inglés) 296 (17): 2095-104. PMID 17077374. doi:10.1001/jama.296.17.2095. 
  61. Turolla, A; Dam, M; Ventura, L; Tonin, P; Agostini, M; Zucconi, C; Kiper, P; Cagnin, A et al. (1 de agosto de 2013). «Virtual reality for the rehabilitation of the upper limb motor function after stroke: a prospective controlled trial». Journal of Neuroengineering and Rehabilitation (en inglés) 10: 85. PMC 3734026. PMID 23914733. doi:10.1186/1743-0003-10-85. 
  62. «Neural reorganization accompanying upper limb motor rehabilitation from stroke with virtual reality-based gesture therapy.». Topics in Stroke Rehabilitation (en inglés) 20 (3): 197-209. Mayo–Junio de 2013. PMID 23841967. doi:10.1310/tsr2003-197. 
  63. Szaflarski, JP; Page, SJ; Kissela, BM; Lee, JH; Levine, P; Strakowski, SM (Agosto de 2006). «Cortical reorganization following modified constraint-induced movement therapy: a study of 4 patients with chronic stroke.». Archives of Physical Medicine and Rehabilitation (en inglés) 87 (8): 1052-8. PMID 16876549. doi:10.1016/j.apmr.2006.04.018. 
  64. Yang, YR; Chen, IH; Liao, KK; Huang, CC; Wang, RY (Abril de 2010). «Cortical reorganization induced by body weight-supported treadmill training in patients with hemiparesis of different stroke durations.». Archives of Physical Medicine and Rehabilitation (en inglés) 91 (4): 513-8. PMID 20382280. doi:10.1016/j.apmr.2009.11.021. 
  65. Bernstein, Nikolai (1967). The Co-ordination and Regulation of Movement. Long Island City, NY: Permagon Press. p. 196. 
  66. Latash, ML; Scholz, JP; Schöner, G (Enero de 2002). «Motor control strategies revealed in the structure of motor variability.». Exercise and Sport Sciences Reviews (en inglés) 30 (1): 26-31. PMID 11800496. doi:10.1097/00003677-200201000-00006. 
  67. Tresch, MC; Jarc, A (Diciembre de 2009). «The case for and against muscle synergies.». Current Opinion in Neurobiology (en inglés) 19 (6): 601-7. PMC 2818278. PMID 19828310. doi:10.1016/j.conb.2009.09.002. 
  68. Todorov, E; Jordan, MI (Noviembre de 2002). «Optimal feedback control as a theory of motor coordination.». Nature Neuroscience (en inglés) 5 (11): 1226-35. PMID 12404008. doi:10.1038/nn963. 
  69. d'Avella, A; Saltiel, P; Bizzi, E (Marzo de 2003). «Combinations of muscle synergies in the construction of a natural motor behavior.». Nature Neuroscience (en inglés) 6 (3): 300-8. PMID 12563264. doi:10.1038/nn1010. 
  70. Mussa-Ivaldi, FA; Giszter, SF; Bizzi, E (2 de agosto de 1994). «Linear combinations of primitives in vertebrate motor control». Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America (en inglés) 91 (16): 7534-8. Bibcode:1994PNAS...91.7534M. PMC 44436. PMID 8052615. doi:10.1073/pnas.91.16.7534. 
  71. Harris, CM; Wolpert, DM (20 de agosto de 1998). «Signal-dependent noise determines motor planning». Nature (en inglés) 394 (6695): 780-4. Bibcode:1998Natur.394..780H. PMID 9723616. doi:10.1038/29528. 
  72. «Archived copy» (en inglés). Archivado desde el original el 28 de junio de 2013. Consultado el 26 de junio de 2014. 
  73. «CKA - Canadian Kinesiology Alliance - Alliance Canadienne de Kinésiologie». Cka.ca. Archivado desde el original el 3 de junio de 2009. Consultado el 25 de julio de 2009. 
  74. «Bureau of Labor Statistics, U.S. Department of Labor, Occupational Outlook Handbook, 2016-17 Edition, Athletic Trainers» (en inglés). 20 de abril de 2016. Archivado desde el original el 19 de abril de 2016. 

Enlaces externos[editar]