Premio Juan Andrés de Ensayo e Investigación en Ciencias Humanas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Juan Andrés (1740-1817).

El Premio Juan Andrés de Ensayo e Investigación en Ciencias Humanas, creado por el Grupo de Investigación Humanismo-Europa de la Universidad de Alicante, está dedicado fundamentalmente a Ciencias humanas, Historia de las ideas y a la reconstrucción de la cultura hispánica.[1]​ Es un proyecto vinculado y mantenido por el "INSTITUTO JUAN ANDRÉS de Comparatística y Globalización" mediante "Biblioteca HUMANISMOEUROPA".[2]​ Se otorga anualmente en España a un trabajo innovador, bien "por su objeto o método o por sus resultados".

Fue instituido en 2010 y está dirigido a obras de materia humanística, escritas en español, salvo caso excepcional, y sin extensión predeterminada. Una vez resuelto, en primavera de cada año, se entrega un día del mes de junio, en sesión especial como acto público del Seminario Permanente Juan Andrés, de forma itinerante en lugar y ciudad no predeterminados.

El Premio Juan Andrés se propone, por sí mismo, como programa abierto de ideación y renovación en el campo de las Ciencias Humanas y los tiempos actuales de globalización.

Concepto[editar]

El premio no es un galardón regido por una dotación económica ni por otras funcionalidades, ya comerciales o políticas, pues su otorgación consiste en el estricto reconocimiento intelectual y publicación de la obra seleccionada. La denominación se sirve de la figura de Juan Andrés, jesuita ilustrado e intelectual humanista español autor de Origen, progresos y estado actual de toda la literatura, obra cumbre de la historiografía europea y primera historia universal y comparada de las ciencias y las letras. Ésta representa, en consecuencia, junto al Catálogo de las lenguas de las naciones conocidas, de Lorenzo Hervás, la progresión del comparatismo humanístico y la fundación propiamente dicha de la Comparatística moderna.

El Premio constituye, pues, un proyecto de defensa y renovación de las Ciencias Humanas, así como una manifestación académica de homenaje destinada a la preservación y difusión de la obra y el pensamiento de Juan Andrés y, por extensión, del lugar actual de la Comparatística y la "Escuela Universalista Española del siglo XVIII". Tiene su fundamento en la investigación principal producida por el Grupo de Investigación: Teoría del Humanismo.[3]

Autores y obras premiados[editar]

2010:[nota 1]Isaac Donoso y Andrea Gallo, por Literatura hispano-filipina actual (Madrid, Verbum, 2011).[4][5]

Sobre todo a partir de 1987, año en que la lengua española dejó de ser oficial en el Archipiélago Filipino tras más de cuatro siglos, se ha dado por extinguida la literatura filipina de lengua española. Ahora bien, una última aunque reducida generación de hispanohablantes filipinos seguía en vida, y esto no ha hecho sino espolear aún más las inquietudes de la juventud por reconocer la tradición de la cultura y la lengua en que escribiera el héroe nacional José Rizal. Habiendo representado la literatura nacional de Filipinas a comienzos del siglo XX y hasta no ser más que una de las literaturas marginales de un archipiélago políglota a comienzos del XXI, la literatura hispanofilipina actual refleja la coyuntura del laberinto filipino: la escisión de una nación como consecuencia de la desvertebración social y la diáspora a que la ha conducido el subdesarrollo. Pero si actualmente los medios de recepción literaria en Filipinas son limitados, el ciberespacio ha dado al escritor filipino una posible audiencia de quinientos millones de lectores. Literatura hispanofilipina actual pone en común toda la producción literaria filipina en español desde 1987 hasta el presente, con el fin de mostrar la coherencia de un mundo creativo hasta ahora ignorado por la Letras Hispánicas. A pesar de este olvido, mediante un esfuerzo de resultados insólitos destinado a dilucidar el dilema de la modernidad filipina, autores diseminados desde Vancouver o San Francisco a Santiago de Chile pasando por Manila continúan dando cuerpo a una literatura asiática en español.

2011: Javier Portús, por El concepto de Pintura Española. Historia de un problema (Madrid, Verbum, 2012).[6][7]

Se trata del estudio histórico de la definición y categorización del concepto de "pintura española": un proceso largo, variable y ciertamente dinámico, pues ha estado sometido a constantes cambios y revisiones, los cuales han tenido que ver con cuestiones de gusto y paradigma estético, con el acrecentamiento de los conocimientos positivos así como con las distintas consideraciones que a lo largo del tiempo se han efectuado acerca del país y sus producciones artísticas. El proceso ha sido acumulativo y enriquecedor, pues con los años se han ido sucediendo los fenómenos susceptibles de ser integrados en esa historia, y esto no sólo como consecuencia de la natural aparición de nuevos artistas en activo, sino también porque la mirada hacia el pasado se ha hecho cada vez más integradora. Para efectuar el análisis se ha atendido a tres ejes principales: a) la historia y la crítica artística, a fin de identificar las principales ideas que a lo largo del tiempo se han puesto en juego; b) el coleccionismo y la museografía, los cuales permiten examinar de la manera más adecuada la manifestación y la visualización del concepto de “pintura española” desde el siglo XVII; c) la práctica pictórica propiamente, a través de las cuales posible advertir cómo ese concepto entitativo y definitorio, lejos de estar limitado a historiadores y coleccionistas, desempeñó una importante función en el desarrollo del arte español a partir de finales del siglo XVIII, es decir cuando aparecen artistas conscientes de esa tradición y cuyas obras, en consecuencia, son explicables dentro de la misma.

2012: José Luis Villacañas, por Dificultades con la Ilustración (Madrid, Verbum, 2013).[8][9]

Cabría pensar que la “dialéctica de la Ilustración” no es sino el equívoco realizado por una Ilustración no consciente de sus dificultades. Quizá si esas dificultades hubieran sido mejor conocidas, no se hubiera culpabilizado a una “razón” cuyo peor defecto fue mostrarse ufana acerca de sus ilusorias seguridades. Este libro quiere alegar en favor de una tesis: una ilustración consciente de su propia improbabilidad no debiera sentirse decepcionada por la escasez de sus prestaciones. Acaso alrededor de los textos kantianos podemos todavía hallar el ámbito en el que, más allá de la limitada lectura de Foucault, sea perceptible el sentido clásico de la Ilustración, fortalecida por su anclaje en la historia de la razón occidental, siempre con la voluntad de distanciarse de Platón y de hacer pie en las playas epicúreas y estoicas.

2013: Xabier Pikaza, por Religión y Globalización (Madrid, Verbum, 2014).[10][11]

Las religiones son proyectos globales de comunicación por su contenido (la sacralidad universal) y por su deseo de expansión. En ese contexto han surgido a veces rivalidades y enfrentamientos, incluso militares; pero también se han abierto y se siguen abriendo poderosos caminos de iluminación mutua y encuentro. Así lo quiere mostrar este libro, dividido en cuatro partes. 1) Las religiones son proyectos y modelos de comunicación sagrada. 2) En principio, éstas se sitúan en el plano del mundo de la vida, no del "sistema" económico-político. 3) Las religiones ofrecen ideales y abren caminos distintos, aunque convergentes, de globalización. 4) Este libro expone las implicaciones y exigencias de una globalización ilustrada y cristiana, en línea de diálogo, no de sometimiento de religiones.

2014: Miguel Catalán, por Ética de la verdad y de la mentira (Madrid, Verbum, 2015).[12][13][14]

Consiste el libro en una indagación, con innovadores resultados, en torno al problema de la licitud moral de la mentira. Plantea desde una perspectiva transcultural la cuestión del rigorismo de la verdad que ha caracterizado al pensamiento de Occidente y el Islam. El origen de la prohibición moral de toda forma de mentira, aun de las más altruistas, se encuentra en la base religiosa común a judíos, cristianos y musulmanes. Antes de ser considerada una virtud perfecta por los filósofos morales, la veracidad fue un mandamiento religioso cuya transgresión implicaba la perdición del alma. La mentira fue un pecado que alcanzó al judaísmo a través desde la religión irania y luego se extendió por las tres religiones del Libro, llegando a nuestros días transformada y secularizads, pero en plena vigencia. Este trabajo, que forma parte de una serie de estudios sobre el engaño titulado Seudología, concluye con la exposición de una teoría normativa naturalista de la mentira alternativa a la tradición rigorista.

2015: Fernando Miguel Pérez Herranz, por Lindos y tornadizos. El Pensamiento Hispano (siglos XV-XVII) (Madrid, Verbum, 2016).[15][16][17]

La Hispania de los siglos XI-XV desarrolló alrededor de la Biblia una cultura singular y plena, que es parte constituyente, y no un mero añadido superfluo, de la historia general de Europa. En el siglo XVI, precisamente cuando la monarquía española creyó que debía liderar el proyecto de una Cristiandad unida contra musulmanes y judíos, Europa se fraccionó. Entonces, la España oficial elaboró unos planes dirigidos hacia objetivos que, por un lado, traicionaban la historia que la había conducido hasta allí, y, por otro, la excluían de los fines y los planes de los reinos europeos, que antes la habían presionado sin cesar para que los aceptase. Tal es la tesis central de este libro. Y, sorprendentemente para un observador actual, en vez de supeditarse al pensamiento de la nueva Europa, aquella España desplegó, junto con las Américas, una literatura que alcanzó las más profundas experiencias de la naturaleza humana, aunque la cultura protestante no la valoró más que como un exotismo “paraclásico”. Si entendemos con Unamuno que el pensamiento filosófico se encuentra diluido en la literatura, en la acción o en la mística, la floración intelectual española de los siglos XVI y XVII, en contra de cualquier pronóstico, deslumbró y todavía deslumbra a cualquier estudioso honrado de la época. No hubo ningún erial, porque aquellos hombres y aquellas mujeres supieron convertir el resentimiento en ironía; la amargura y la angustia, en discurso capaz de comprender aquellos tiempos incomprensibles; y el miedo, en narración que explicaba su propia existencia: Vives, León Hebreo, Fernando de Rojas, los traductores de la Biblia Políglota, fray Luis de León, Pérez de Oliva, Vitoria, Molina, Vázquez de Menchaca, Suárez, Servet, Juan de la Cruz, Cervantes, Calderón o Gracián hornean un pensamiento que había fermentado ya durante el siglo XV en Alfonso de la Torre, El Tostado, Sibiuda, Cartagena o Martínez de Osma.

2016: Jesús García Gabaldón, por Juan Andrés (1740-1817). Ensayo de una biografía intelectual (Madrid, Verbum, 2017).[18][19]

Era indispensable disponer de una biografía accesible del gran humanista desterrado realizada con la perspectiva intelectual y los medios bibliográficos actualmente exigibles y disponibles. Esto es lo que cumple el libro conciso, documentado y de necesaria dimensión divulgadora en el cumplimiento del bicentenario de la muerte de Juan Andrés. Se contribuye así al conocimiento de la Escuela Universalista Española del siglo XVIII al igual que al estudio y difusión de la figura principal de ese gran momento de la Comparatística universal y de la Ilustración humanística española.

2017: Javier Pérez Bazo, Sylvie Baulo y Renaud Cazalbou, por la edición crítica de Juan Andrés, Histoire Générale de Sciences et de la Littérature.[20]

Véase además[editar]

Notas[editar]

  1. Los textos que siguen proceden de los informes emitidos para difusión pública, periodística, editorial o bibliográfica, por la propia entidad que promueve el Premio. Al menos parcialmente suelen aparecer como información de solapa o contracubierta de los libros una vez publicados.

Referencias[editar]

  1. Universidad de Alicante (Consultado el 22 de febrero 2017).
  2. https://humanismoeuropa.org/ (Consultado el 25 de febrero 2017).
  3. "Ética y dignidad en la Era Digital" (Consultado el 25 de febrero 2017).
  4. Artículo de A. Gallo en Revista Filipina (Consultado el 25 de febrero 2017).
  5. Noticias de la Biblioteca UA (Consultado el 25 de febrero 2017).
  6. Actualidad Universitaria (Consultado el 25 de febrero 2017).
  7. Artículo de prensa (Consultado el 25 de febrero 2017).
  8. Noticia de la Fundación Pastor (Consultado el 25 de febrero 2017).
  9. Actualidad científica universitaria (Consultado el 25 de febrero 2017).
  10. Noticia de revistas (Consultado el 25 de febrero 2017).
  11. Actualidad Universitaria (Consultado el 25 de febrero 2017).
  12. Actualidad Universidad Cardenal Herrera (Consultado el 25 de febrero 2017).
  13. Artículo en Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico (Consultado el 25 de febrero 2017).
  14. Revista SIEU (Consultado el 25 de febrero 2017).
  15. Artículo de prensa (Consultado el 25 de febrero 2017).
  16. Reportaje fotográfico del seminario de entrega del Premio
  17. Entrevista de prensa (Consultado el 25 de febrero 2017).
  18. Artículo de prens a (Consultado el 25 de febrero 2017).
  19. Actualidad científica universitaria (Consultado el 25 de febrero 2017).
  20. Reportaje de entrega del Premio en la Biblioteca Histórica de la Universidad Complutense el 14 de junio de 2017: [1]

Enlaces externos[editar]