Power ballad

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Para enfatizar la emoción de la canción, los espectadores suelen prender sus encendedores, actualmente también es muy común utilizar los teléfonos celulares.

Power ballad (en español balada potente) es un estilo de canciones que son frecuentemente incluidas en los álbumes de rock, hard rock o heavy metal. El estilo fue desarrollado en los años 70 y 80 derivando en distintas formas. A menudo hablan de temas sentimentales, como la angustia, la necesidad, el amor o la pérdida. Estas baladas eran muy populares, y era común que estuviesen a mitad de los discos, para bajar el ritmo y recordar las anteriores canciones, generalmente rápidas.

Características[editar]

Normalmente, una power ballad comienza con una introducción de teclado suave o guitarra acústica. Las baterías pesadas y guitarras distorsionadas no forman parte de la canción hasta el estribillo o más adelante. Las partes de guitarra eléctrica por lo general suelen usar acordes de quinta o power chords que se sostienen hasta el siguiente cambio de acorde. Los gritos y solos de guitarra melódicos son también puntos importantes de este estilo. La Batería puede hacer un patrón muy suave compuesto por platillos y toms, para luego en estribillos volverse más pesado, la línea del bajo suele ser muy sencilla, involucra marcar las notas raíz y usar acordes de quintas (o Power Chords) a veces pueden reemplazar el bajo por un Contrabajo para obtener un sonido menos definido. La interacción en todas partes del arreglo entre timbres "limpios" y distorsionados es crucial a la hora de la creación de tensión emocional en la power ballad estética. Las letras suelen tratar temas muy sentimentales o profundos, lo que marca la diferencia de las otras pistas de un disco de heavy metal fuerte. Además de los típicos instrumentos del metal, puede contener arreglos de cuerdas o pianos.

Historia[editar]

Las baladas de poder originadas en los años 1970 con los grupos de power pop con bandas como The Raspberries y con grupos de rock arena como Queen, Styx, Boston, Def Leppard, y bandas de metal pesado. Un precursor fue The Carpenters con el single "Goodbye to Love" en 1972. En el cual destacó un fuzz-tone que canta el solo de guitarra[cita requerida]. Una de las primeras canciones fue "Don't Wanna Say Goodbye", de the Raspberries y "I'm in Love with My Car", de Queen (de su álbum de 1975 A Night at the Opera). En esa época, Kiss obtuvo su más exitoso single con la balada "Beth", de su álbum "Destroyer" de 1976, un tema orquestal y diferente a lo que la banda venía haciendo hasta entonces. En los años 1980, el rock, el hard rock y cintas de heavy metal comenzaron a ascender a la fama mediante las baladas, la MTV mantuvo durante 4 meses "Home Sweet Home" de Mötley Crüe como la canción más pedida creada en 1985 en el disco "Theater of Pain" que muchos la consideran la balada por excelencia. Otro ejemplo fue el de Scorpions, que tras su gran éxito de su canción Still Loving You, incluida en su álbum "Love at First Sting", comenzaron a centrarse e incluir más Power Ballads en sus futuros trabajos, y salieron baladas como "Moment of Glory", su famosa "Wind of Change", "Send Me an Angel", "When Love Kills Love" o "Here in My Heart". Para algunos grupos de los 70 las "baladas potentes" ayudan a reavivar sus carreras en los 80.

Como técnica de marketing[editar]

Técnica plástica, los grupos la utilizan para vender. A pesar del empujón que suponían las baladas, las discográficas sentían que las lanzaban como sencillo para dar un gran golpe comercial.

De vez en cuando este término es usado por canciones que empiezan lentas y silenciosas y comienzan a crecer, como es el caso de "We are the Champions" de Queen. Sin embargo estas son muy aptas para el baile, debido a su tempo moderado.

Enlaces externos[editar]